Últimos temas
» || Petición de Rol ||
Dom Jul 09, 2017 7:49 am por Alix Rosewain

» You are with me now || Jules & Caleb Nightshade
Jue Ene 05, 2017 9:27 am por Caleb A.Nightshade

» Mundo Subterráneo (Reapertura) {Afiliación Elite} {Cambio de Botón}
Jue Oct 27, 2016 7:18 pm por Invitado

» Walk Of Fame - normal.
Sáb Oct 22, 2016 4:33 am por Invitado

» Forever is only the beginning [Normal]
Miér Oct 12, 2016 5:47 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza - Cambio de Botón
Jue Sep 29, 2016 11:15 pm por Invitado

» Dark Paradise (af. Elite)
Mar Sep 06, 2016 1:28 pm por Invitado

» University of Southern California [Af.Elitel]
Mar Sep 06, 2016 10:53 am por Invitado

» The Worlds Collide - Afiliación Élite
Mar Ago 30, 2016 2:41 pm por Invitado

» [Af. Normal] Cazadores de Sombras RPG
Vie Ago 12, 2016 11:08 am por Invitado

»  || Ficha de Jules M. Nightshade || (En Proceso)
Sáb Ago 06, 2016 6:23 pm por Jules M. Nightshade

» The next stop is...[Kate Weatherrose]
Miér Jul 06, 2016 11:07 am por Cónsul J. Nightshade

» Un nuevo comienzo. [ Jane Youngblood]
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» Lose your mind, comienzan los problemas (priv.)
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» ||New truth|| Alexandra C. Gray & James F. Jackson
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

Afiliados Hermanos
1 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios es una creación de Arabella23
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33

Tell-Tale Heart || Concurso de Cuentos Cortos de Terror y Suspenso || INSCRIPCIONES CERRADAS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tell-Tale Heart || Concurso de Cuentos Cortos de Terror y Suspenso || INSCRIPCIONES CERRADAS

Mensaje por Cónsul J. Nightshade el Sáb Oct 25, 2014 11:16 am



Tell-Tale Heart

Concurso de Cuentos Cortos de Terror y Suspenso


"Apenas si respiraba. Sostenía la linterna de modo que no se moviera, tratando de mantener con toda la firmeza posible el haz de luz sobre el ojo. Entretanto, el infernal latir del corazón iba en aumento. Se hacía cada vez más rápido, cada vez más fuerte, momento a momento. El espanto del viejo tenía que ser terrible. ¡Cada vez más fuerte, más fuerte! ¿Me siguen ustedes con atención? Les he dicho que soy nervioso. Sí, lo soy. Y ahora, a medianoche, en el terrible silencio de aquella antigua casa, un resonar tan extraño como aquél me llenó de un horror incontrolable. Sin embargo, me contuve todavía algunos minutos y permanecí inmóvil. ¡Pero el latido crecía cada vez más fuerte, más fuerte! Me pareció que aquel corazón iba a estallar."

Edgar Allan Poe, Tell-Tale Heart


Cazadores, humanos, subterráneos y demonios del foro, con gran orgullo  tengo el agrado de anunciaros el primer concurso de narrativa de la Ciudad Silenciosa. Desde el inicio y por casi dos años, ha sido nuestro honor y privilegio rodearnos de un grupo de personas tan apasionadas por la escritura, con talento que excede con creces lo que fuimos capaces de imaginar al establecer los cimientos del foro. Así, creemos que pocas formas hay mejores de celebrar esta pasión que nos une, que fomentar la interactividad y premiar la inventiva. Hoy, en el marco de los próximos Halloween y día de los muertos, damos por iniciado el concurso “Tell-Tale Heart” de cuentos cortos de terror y suspenso.




Bases del Concurso




  • Título: Cada relato, sin excepción, debe contar con un título al que se pueda referir después en las votaciones.


  • Extensión: A criterio de cada participante. Lo que importa no es la cantidad, sino la calidad.


  • Advertencia: Pedimos encarecidamente que coloquéis al inicio del post un aviso si es que contiene Gore o contenido apto para mayores de edad.


  • Temática: Libre. El marco del concurso es Halloween y el día de los muertos, pero vuestras narraciones no tienen necesariamente que estar condicionadas por ello.


  • Género: Terror, suspenso y géneros derivados de los mismos.


  • Originalidad: El cuento puede retomar personajes del foro o personajes originales. Pedimos que no se haga de él un fan fic.  


  • Fecha límite: Deberán postear sus cuentos como respuesta a este tema antes del 2 de noviembre a las 00:00 hs.  A partir de dicho momento, se darán por terminadas las inscripciones y se preparará la votación.


  • Premio: El ganador o los ganadores recibirán un premio sorpresa. Así mismo, habrá menciones para todos los participantes.



¿Dudas?



Por cualquier duda, no dudéis en enviar un mensaje privado a mi cuenta personal. Es importante que sólo se posteen en este tema los cuentos participantes. Todo contenido extra será eliminado.
Sin más que añadir, quedo a su disposición y a la espera ansiosa de vuestra participación en el concurso.  ¡Que el Ángel os proteja y os guarde!

Atentamente,
Cónsul James Nightshade.


Creado por MikeStark paraSourcecode






Última edición por Cónsul J. Nightshade el Lun Nov 03, 2014 9:57 am, editado 1 vez
Cónsul J. Nightshade
avatar
Cónsul de La Clave
Mensajes :
410

Volver arriba Ir abajo

Re: Tell-Tale Heart || Concurso de Cuentos Cortos de Terror y Suspenso || INSCRIPCIONES CERRADAS

Mensaje por Katarina Volkov el Sáb Oct 25, 2014 4:33 pm

Paso a dejar mi cuento. Lo pongo en spoiler para no consumir demasiado espacio. Si cometo alguna falta de algún tipo, diganme y le corrijo.

---------------------------------------------------------------

El Monstruo
Spoiler:
¿Recuerdas esa casa?

Si. Esa casa. La que estaba abandonada. Claro que la recuerdas.

Bueno, había un monstruo viviendo allí.

Pero eso no es realmente un secreto. ¿No es así? Conocías las historias desde que preguntaste por primera vez sobre el lugar. Algunos decían que el lugar estaba encantado por espiritus, otros insistían que allí habitaba una bruja, y hay quienes afirmaban que un asesino serial ocupaba ilegalmente la casa. No hay ninguna leyenda de barrio sin algo de inconsistencia, ¿No es así? Y lo sabias bien, salvo por un pequeño detalle que parecía repetirse en todas las historias:

"El ser que habita el lugar solo se aparece a quienes van por la noche en la habitación más grande del segundo piso".

¿Pero que es un pequeño detalle recurrente frente al sentido común? ¿Un asesino suelto? Lo habrían descubierto rápidamente. Incluso un vagabundo cualquiera habría sido reportado. ¿Fantasmas y brujas? Puras fantasías. Si, los padres siempre insistían con que nadie debía pisar ese lugar, pero era una petición razonable, podía ocurrirte un accidente.

¿Pero qué tal si en realidad no era por eso? Incluso tu habías visto extrañas sombras en el segundo piso ciertas noches. Aunque la razón impere, la duda nunca se borra por completo, mucho menos la curiosidad. Y desde joven lo sabías bien, por eso te resulto difícil decir que no entonces. Eso y algo más.

Eras joven cuando paso, cuando el reto se planteo. Era un día común y corriente, cerca de Halloween. Te encontrabas con tus amigos y amigas hablando sobre historias, cuentos, y planes para ese día en el que se celebra lo espeluznante. Y surgió la historia de la casa, y la idea de pasar la noche allí. Pero eso no tenía sentido. Quien fuera que habitara el lugar no se aparecería a una muchedumbre, todas las historias lo afirmaban. Y entonces alguien se sumo a la conversación sin ser invitado. Era esa persona, aquella que te hacía la vida imposible día a día, fuera con golpes al cuerpo o a la mente. Sin importar el cómo y el porqué, siempre te trataba como la peor basura. Y tenías toda seguridad que esa tarde no sería la excepción.

Había propuesto un reto. Quien durara más tiempo solo en la casa saldría victorioso. Se tomarían turnos mientras los demás esperaban afuera. Algo simple. Pero sabías que planeaba algo más. Pero como todos accedieron, decidiste ser parte del reto.

Y finalmente llego la noche.

No era una mala noche. Era húmeda, si, y las estrellas se ocultaban detrás de inmensas nubes grises, pero el clima era placido, aun anunciando un torrencial de esa forma.

Todos se reunieron a la hora acordada, y uno por uno fueron pasando a la casa. Algunos duraron una hora, otros no lograron ni diez minutos, e incluso hubieron aquellos que ni pisaron la entrada por temor. Eventualmente la noche avanzo, y algunos empezaron a irse a su casa.

Y finalmente llego tu turno. Y como era de esperar, tú fuiste la penúltima persona en entrar. Aquella persona que detestabas iría después. Así lo había acordado porque, desde luego, nadie le diría que no, por alguna razón. Pero no te importó eso ni tampoco la hora tardía, tu solo entraste, con la resolución de demostrar que no eras cobarde.

El lugar era un completo desastre, azotado por completo por el pasar del tiempo. Prendiste tu linterna e iluminaste todo el lugar. Antiguos muebles destrozados y mohosos llenaban la planta baja, que decidiste explorar por pura curiosidad. Pero no había nada inesperado realmente. Tablones mohosos partidos y roídos por las ratas, viejos muebles rotos cubiertos por espesas capas de polvo, paredes con su papel tapiz desgarrado y caído, cuando no pintado por alguna banda de idiotas pasajeros. Nada inesperado, realmente.

Subiste, finalmente, con la decisión de terminar con eso de una vez por todas. El cuarto principal era como te lo habían descripto. Una gran cama doble ocupaba gran parte de la habitación. Era una de esas antiguas camas dobles con dosel, con cuatro pesadas patas de madera para soportar el colosal peso de colchón enorme, colchón que permanecía allí, roñoso por el pasar de los años, junto a un delicado dosel apolillado. Las paredes estaban pobladas por bibliotecas  llenas de tomos viejos y carcomidos por los elementos que atacaban eventualmente, entrando por las ventas destruidas. Algunos incluso seguían desperdigados por el piso, acompañados por otros pequeños muebles rotos o incompletos, y astillas de ventanas destrozadas.

Ubicaste rápidamente un pequeño lugar en el suelo frente a la cama donde había un soporte para una vela. Un detalle que se le había ocurrido a una amiga: Todos llevarían una vela, la prenderían al llegar a la habitación, y la apagarían al salir, y no podrían usar otra fuente de luz mientras estuviera prendida. Luego compararían velas y verían quien estuvo más tiempo allí. Un detalle interesante, sin duda. Prendiste la vela, apagaste tu linterna y te pusiste a esperar.

Y como era de esperar, el aburrimiento te asalto rápidamente. Tomaste un libro al azar de todos los que había en la habitación e intentaste ponerte a leerlo al borde de la cama. Rápidamente cambiaste de idea por culpa de la poca luz que recibías, y por el ominoso crujido de las maderas de la cama al apoyarte sobre el colchón. Te sentaste junto a la vela, y luego de leer unas pocas páginas, ocurrió.

Te dormiste.

No fue por mucho tiempo, no mucho más de unos veinte minutos, pero el despertar fue inquietante. Un ruido te hizo sobresaltar y te llevo a ponerte de pie, y cuando peleabas por erguirte por completo, sentiste algo agarrando con fuerza tu tobillo.

El susto fue tan inmediato como tu reacción. Tiraste con tu pierna fuertemente para soltarte, saliendo victorioso, pero perdiendo el balance. Te tambaleaste, chocaste contra una de las bibliotecas, y ésta cayó al suelo junto a ti, haciendo caer la aun ardiente vela al suelo. Ahora, frente a frente con la cama, pudiste ver al monstruo que se encontraba bajo ésta.

Era ESA persona. La que hacía tu vida imposible, panza abajo y mirándote con esa cara que tanto te hacía irritar, y una risa que no hacía más que alimentar tu creciente ira.

Te contó como los demás se habían ido ya, y que había prometido avisarte de ello, pero que te había visto tan vulnerable que no pudo evitar hacerte eso. Y ahí te diste cuenta.

Lo había planeado todo.

El reto, el orden, todo. Lo había anticipado todo, incluso que te dormirías en algún punto. Y si su plan fallaba, eso no importaba, el ser el último le permitiría hacer trampa de alguna forma y quedar como la persona más valiente. Tu enojo llego a un nivel donde ya no pudiste controlarte más. Hiciste algo que nunca pensaste qué harías en tu vida. Te acercaste y le propinaste la patada más fuerte que pudiste a su cara.

Su enojo fue inmediato. Intento salir levantándose de golpe, pero se pego contra la cama, lo cual llevo a que parte de esta se rompiera, atrapándole contra el suelo. Las injurias mezcladas con pedidos de ayuda no se hicieron esperar, al contrario de tus actos. Te quedaste viendo en silencio, regodeándote internamente de verle tan incapaz de nada. Estabas por encima de éste en toda manera en ese momento, no dejarías pasar aquello como si nada. Pero una bocanada de humo irrumpió tus pensamientos.

La vela había hecho contacto con uno de los tantos libros caídos por el suelo, y las llamas consumían rápidamente las páginas inflamables, extendiéndose por los demás restos de mueblería y literatura muerta desperdigadas por doquier. El pánico del momento te llevo a olvidar tus rencores y fuiste hacia el lado caído de la cama para ayudarle a salir.

Y ocurrió lo que esperaba. Aun en peligro de muerte, no se detuvo. Los insultos seguían brotando de sus labios, como si fuera una obligación natural de su parte hacia ti. Sus órdenes desesperadas continuaban flagelándote por la adición innecesaria de aquellas dolorosas palabras. Pero no podías dejarle morir. Y ahí fue cuando apareció.

Ahí fue cuando lo conociste.

¿No podías dejarlo morir? ¿Por qué no? ¿Quién se enteraría? Sería fácil inventar una historia, y sin dudas ni te agradecería que le salvases la vida. Todo seguiría igual. No, no se lo merecía.

Comenzaste a alejarte de esa persona, mirándole con sumo desprecio mientras sus labios continuaban impartiendo comandos que rápidamente se transformaron en suplicadas acompañadas por llanto. Dudaste, pero no. Había algo más allí. Una tercer presencia que te empujaba a salir de allí. Además, ya era tarde, si hubieras intentado algo entonces, nadie habría salido vivo.

Huiste cómo pudiste de allí hacia la calle vacía, y corriste con todas tus fuerzas hacia tu casa. Llegaste agitado, pero aun así, un peculiar momento de frialdad cerebral te llevo a hacer un absoluto silencio para evitar despertar a alguien. Fuiste a dormir y te olvidaste de todo por el resto de la noche.

El incendio salió en las noticias al día siguiente, junto con la desaparición de una persona. ESA persona. Abrieron investigaciones, y el cuerpo calcinado fue encontrado rápidamente entre los escombros. Eventualmente las indagaciones llegaron hasta ti y tus amigos y los juegos del día anterior. Todos dieron su historia y tú diste la tuya:

Poco después de que todos salvo la persona difunta se fueran, saliste de la casa y volviste a la tuya. No despertaste a nadie y fuiste a dormir. Esto levanto ciertas sospechas que llevaron a más preguntas.

Y entonces apareció de nuevo, hablándote con la misma frialdad que antes.

“Calla. No digas nada. Si no hablas, no hay evidencia. No tienen que puedan usar contra ti”

Y efectivamente, no había nada. El único detalle que el fuego no había consumido fue el de la muerte de aquella odiosa persona. La casa era una trampa de fuego esperando a una chispa caritativa que le diera el descanso eterno.  Cuando la policía finalmente te dejo en paz, sentiste algo muy particular.

Era alivio. Calma. Alegría y satisfacción de que no solo te encontrabas a salvo de las consecuencias de tus actos, sino que ahora estabas libre de esa persona. Una sonrisa complaciente se formo en tu rostro sin que te dieras cuenta.

Pero eventualmente te diste cuenta. Notaste esa sonrisa. Ese alivio. Alivio ante un acto atroz e imperdonable. Podías haber salvado una vida, pero no, la dejaste ir. Podías haber sido mejor que aquel detestable ser. Pero no, dejaste que la venganza te consumiera, y que el fuego le consumiera a él. Y entonces te percataste de la realidad.

Había un monstruo, pero no habitaba aquella casa antigua.

Habitaba en ti.
Katarina Volkov
avatar
Brujo Novato
Mensajes :
11

Volver arriba Ir abajo

Re: Tell-Tale Heart || Concurso de Cuentos Cortos de Terror y Suspenso || INSCRIPCIONES CERRADAS

Mensaje por Camiel Carstairs el Lun Oct 27, 2014 10:46 pm

Como no me he decidido si dedicar la historia al gore o al terror psicologico, he escrito ambas, si no esta permitido, pido que me lo informe la administración, aunque yo no he leído que no sea posible, espero que les guste mi trabajo, una de las historias es bastante violenta, la otra no tanto, va mas de terror psicologico, así que ustedes decidan,

Violencia:
La fría lluvia caía sobre la ciudad insistentemente, repiqueteando sobre los tejados de las casas, los edificios, las tiendas y la catedral, como si de un sudario transparente se tratase, anticipaba la carnicería que se avecinaba, arriba, subida en el torreón de una iglesia, una sombra encapuchada estaba en cuclillas sobre una de las gárgolas, mirando hacia la calle inferior, esperaba a su próxima victima.

El muchacho parecía calcular las posibilidades, y recordaba aquel lejano día de su sexto cumpleaños, cuando su padre había llegado ebrio al hogar, como ya era costumbre, el hombre había perdido el trabajo, y se pasaba el día entero en la cantina, bebiendo hasta embriagarse y luego regresaba a su casa para golpear salvajemente a su mujer y a su hijo para desahogar su frustración.

La mujer, que sin tantos golpes cubriendo su rostro debería ser muy bella, era tímida y reservada, trataba como mal podía de tapar las marcas que los golpes le dejaban a ella y a su hijo, y ocultaba ante la gente el alcoholismo y la violencia de su marido, el niño temía a su padre con el alma, pero también le odiaba, y tenia un solo deseo en la mente: librarse por siempre de ese monstruo.

Tres meses habían pasado ya, y el hombre había hecho la típica promesa que nunca se cumplía “voy a cambiar” pero todo seguía igual, su esposa estaba cada vez mas débil por las continuas palizas, y su hijo mas resentido, esa noche fue el colmo, el hombre llego ahogado en alcohol, y había usado los puños y su cinturón para propinarle la golpiza de su vida a la indefensa dama que era su esposa.

El hombre, con descaro, estaba gozando la golpiza, hasta que la brillante hoja de una navaja de mariposa de unos 10 cm. se le incrustó en la nuca desde atrás, y se desplomó lentamente al lado de su mujer en el suelo, en su lugar, apareció el niño, bañado en sangre, era el quien había asesinado a su padre, cansado del maltrato y abuso, la mujer lloraba y miraba a su hijo llena de agradecimiento, juntos enterraron el cadáver y se mudaron al día siguiente.

Desde ese día, el muchacho había jurado que nunca permitiría que nadie sufriera si algo podía hacer por evitarlo, pero ante la incompetencia de la policía local, había decidido tomar la justicia en sus manos, era así que cada noche deambulaba por la ciudad, vestido de negro, cubriendo su cara con una capucha, y armado con un impresionante arsenal de navajas y cuchillos, una espada antigua que había comprado, y un hacha de leñador.

A lo lejos, en un callejón cercano, escucho los gritos de una mujer, el encapuchado bajó del torreón de la iglesia de un salto, aterrizando el tejado del edificio mas cercano, y corrió a la dirección de los gritos, era una bella chica de no mas de 20 años, acorralada por 8 tipos, que intentaban arrancarle la ropa, sin dudarlo, el muchacho saco dos de sus navajas, y salto desde el tejado, aterrizando sobre uno de ellos y apuñalándolo con violencia.

Los violadores sin comprender nada de lo que sucedía se vieron casi imposibilitados para defenderse, el hábil asesino sacó rápidamente ambas navajas del cuerpo inerte ante el, y las arrojo a las frentes de los dos mas cercanos, quienes no tuvieron tiempo de nada antes de caer fulminados, un cuarto calló con la cabeza hendida por un hachazo, y otros dos con el pecho abierto en canal por la hoja de la espada.

El séptimo tropezó en su intento de huida, y termino con el cuello rebanado por un cuchillo de supervivencia, y el ultimo tuvo tiempo de sacar un Revolver y disparar tres tiros contra el atacante, dos de ellos erraron, el tercero le golpeó en el pecho de lleno, pero el parecía no darse cuenta, ante la atónita mirada del criminal, la herida se cerró en un segundo, el joven asesino clavo un chuchillo en cada una de sus manos clavándolo a la pared del callejón.

-Dios, por favor, ten piedad te lo suplico- rogó el violador aterrorizado y presa de un gran dolor.

-¿Y tu ibas a tenérsela a ella? No lo creo infeliz, prepárate, por que no harás mas daño.

Dicho esto, el joven encapuchado le dio un seco golpe en el cuello con el hacha, segando su cuello de un solo corte limpio, tantos años de hacer esto le habian dado una gran habilidad, luego de esta carnicería, recuperó los chuchillos lanzados y le tendió la mano a la chica, para ayudarla a levantarse, luego le dio dinero y la envió a una tienda de ropa cercana, y de ahí a reportar lo sucedido a la policía.

Después del combate, desapareció en las sombras, trepando por un tejado, y volviendo a su vigilancia, esa era la rutina de este Ángel Oscuro, castigar al culpable y ayudar al inocente, luego miró la piedra runica en su bolsillo, aquella poderosa magia que le otorgaba su regeneración acelerada, hasta que un nuevo grito se escuchó del siguiente callejón, llamando a nuestro asesino a su siguiente acto de justicia.

Terror Psicologico:
Sus luminosos ojos envueltos en llamas escudriñan los rincones de tu habitación en la oscuridad, vigilándote mientras duermes, en espera de su alimento, el cual les encanta obtener de las maneras mas viles y crueles, atormentando a sus victimas con las visiones mas horrendas, poco les importa la moral, y nunca sienten remordimiento, los tres son hermanos y solo ellos mismos se importan unos a otros, y siempre van juntos de caza.

¿Sus nombres? Cobos, Ignus y Gargentis, los tres demonios del sueño, son hermanos, creados por el terror y la fantasía humana, nacidos de las sombras y el fuego, siempre han estado con el hombre, por que de el hombre se alimentan, el temor y la desesperación los fortalecen, durante muchos siglos, creyeron que la respuesta eran la amenazas del exterior, así que se dedicaban a incitar e instigar a los animales salvajes para atacar al hombre.

Pero pronto, muy pronto, se dieron cuenta de que aunque las bestias eran buenas, a veces mataban, haciéndolos perder fuentes de alimento, además, los cazadores humanos se volvían mas y mas valientes, y dejaban de temerles como antaño, es por eso que, durante siglos, los tres hermanos tuvieron que alimentarse únicamente del poco temor que les ofrecían las peleas, por eso esperaban las guerras con ansia.

Al final, casi desaparecieron, estaban por rendirse y entregarse al vacío, y lo hubieran hecho si un hubiera sido por que un pequeño niño les mostró su salvación, al verlo temblar ante la sola idea de criaturas tan macabras como las que existían en las leyendas de su pueblo, se dieron cuenta del poder que tenia la mente humana para producir terror, aflicción, y desesperación, así que aprendieron a introducirse en los sueño, y dominarlos.

Desde entonces, Cobos, Ignus y Gargentis han vivido ocultos, cobijados por el velo de la noche, y han aprendido a usar las pesadillas como su arma mas poderosa, la mente humana les proporciona seres tan temibles, que ellos solo deben proyectarlos en los sueños de su victima, para obtener tal terror y tanta desesperación, que una sola noche de caza les basta para un mes, aunque se han vuelto glotones, y solo quieren mas y mas.

Los tres entran juntos en las casas, y vigilan a los niños y jóvenes, quienes tienen su mente fresca y abierta para el terror, hasta que descifran sus miedos mas profundos, luego, los proyectan en sus sueños, creando pesadillas terribles, y alimentándose del terror que generan, a veces, ellos mismos entran al sueño de su victima, para hacer la pesadilla aun mas insoportable, y jadean de éxtasis ante tal despliegue de desesperación y terror.

Es imposible impedir que Cobos Ignus y Gargentis entren en tu hogar, podrían estar ahora mismo mirándote, mientras lees esta historia, siempre detrás de ti, a tus espaldas, riendo al ver tu cara de incredulidad o sorpresa, esperando la noche para alimentarse de cualquiera de los miembros de tu familia, sin embargo, si se les puede combatir, el valor, una de las virtudes mas luminosas les ahuyenta y debilita.

Puedes creerme o no, esa ya es tu elección, recuerda que ni ellos, ni ninguna de sus criaturas de pesadilla son invencibles, ve a dormir tranquilo, apaga el computador, las luces y métete entre las cobijas para descansar, ellos no podrán hacerte daño, ¿y sabes por que? Por que tu no les tienes miedo… ¿o si?
Camiel Carstairs
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
30

Volver arriba Ir abajo

Re: Tell-Tale Heart || Concurso de Cuentos Cortos de Terror y Suspenso || INSCRIPCIONES CERRADAS

Mensaje por Azael Di Maccio el Mar Oct 28, 2014 3:27 pm

Bueno aquí dejo mi historia, no es la mejor historia del mundo, tampoco es muy de terror ni muy de suspenso... Quizás algo en el medio.
Saludos y desde ya muchas gracias por sus votos (?)

Historia Corta:

¿Como se define la locura?
¿Quienes son los locos y quienes los cuerdos?
¿Es cuestión de mayorías?
¿Que tal si los locos controlaran el mundo y los cuerdos estuvieran encerrados?
Afortunadamente, los cuerdos controlan el mundo y a los locos se los encierra en celdas acolchonadas....
Por su protección y la nuestra...













Paciente 843



La lamparilla de tugsteno parpadeaba intermitentemente mientras una mosca revoloteaba a su alrededor.
Clac... Clac...Clac clac... El sonido del golpeteo del molesto insecto sobre el cristal de la lamparilla era una de las pocas cosas que mantenía en vilo a David.
El velo amarillento con el que iluminaba aquella lamparilla tornaba las paredes del cuarto de un color repugnante, nauseabundo, que se mezclaba con  manchas negras de  humedad. Además de la puerta de madera  barnizada y oscura, el resto del cuarto estaba bañada por aquella tenue luz que engañaba a los ojos de David con cada parpadear.  
O quizás su mente fuese  la que lo engañaba...Después de todo por algo estaba allí, confinado, atado de pies y manos por  gruesas cadenas de tela y con un bozal de cuero en la boca.
No.. No era su mente la que estaba mal, era la de los demás. Nadie podía verlo, pero allí estaba, nadie podía oirlo, pero a él le hablaba... Fue él quien lo llevo a  hacer las cosas que había hecho.
Al principio solo eran pesadillas, sueños malos, por culpa de la crisis bancaria. David soñaba con su casa en llamas, siempre era el mismo sueño, la casa se incendiaba y el lo veía desde afuera, intentaba salir corriendo en busca de su mujer pero algo lo detenía, cuando intentaba correr sus piernas no respondían. Luego de intentar varias veces sin éxito alguno, podía ver a su esposa saliendo de la casa, llevando su vestido de bodas envuelto en llamas que le consumían las piernas , el torso y parte de la cara. Sus cabellos eran dorados, o lo habían sido ya que en el sueño eran una maraña negruzca que se desarmaba en cenizas mientras caminaba despreocupada. En el sueño, la mujer tenía algo entre sus manos, un bebe. Al principio David no comprendía a quien pertenecía el niño pero con los años entendió. Era su hijo no nato, aquél que su mujer había perdido unos meses antes de que todo comenzara.
De todos modos, aquella pesadilla era uno de sus problemas menores. El ruido de la mosca, los gritos y las risas de los otros  internos, las pesadillas que lo azotaban en la noche... Nada se comparaba con aquellos ojos viperinos que lo observaban desde una esquina. Envuelto en sombras a pesar de encontrarse erguido.

- ¿Nadie te cree?.-  Allí estaba de nuevo, la voz tenía un tono grave, y parecía salir de forma ta que cada palabra raspaba la garganta de aquello que se escondía entre las sombras. Las palabras hacían un pequeño eco en la cabeza de David. Al tiempo que intentaba poner la mayor distancia entre él y aquellos ojos.
Sus esfuerzos eran inútiles, ya que se encontraba en una esquina  y por más que presionaba su espalda contra la pared esta no sedaría ante el ruego del hombre.
Un pestañeo de la lamparilla y los ojos brillantes habían desaparecido junto con las sombras.

- No estoy loco... Yo lo sé..- Decía en susurro el hombre que perdía cada vez con más facilidad la capacidad de dormir. El tiempo no pasaba dentro de aquellas paredes, solo distinguía el momento en que lo bañaban, contra una punta de la habitación y el momento en el que los guardias le daban de comer.
¿Dos semanas? ¿Dos meses? ¿Un año?

Toda la vida de David pasaba dentro de esas 4 paredes acolchonadas. A veces cuando estaba aburrido comenzaba a golpear su cabeza contra el suelo que estaba algo más duro que las paredes. Mientras los ojos viperinos lo contemplaban sin emitir palabra. Por más que David intentaba  hacer que se marchase no lo conseguía, incluso cuando comprendió que los gritos no surtirían efecto arremetió contra aquellas sombras, pero solo consiguió una herida en la cabeza. En vez de auyentar a aquella criatura solo había conseguido atraer a lso guardias y a los médicos. De vez en cuando David intentaba escapar, quería ver a su esposa, pero otras veces no recordaba si tenía esposa, o si tenía hijos. Aquellas veces eran  cuando los guardias lo llevaban ante una mesa de madera, lo sentaban en una silla de hierro con acolchado forrado en cuero rojo y lo ataban de manos y pies mientras una persona vestida de blanco le hacía preguntas sobre su vida, le pedía que contestara verdadero o falso a sentencias que iba soltando. Pero todas parecían de otra vida.

Otras veces, sentía golpes en las paredes y podía sentir el suelo moviéndose bajo sus pies. Lo peor comenzó luego de una visita al hombre de la bata blanca. David pensó que sería buena idea golpear con  s cuerpo a uno de los guardias. Pero solo logró enfurecerlos y fue noqueado por uno de ellos.
Al despertar se encontraba atado de pies y manos. con cintos de cuero al rededro de la cintura, de las extremidades y del cuello.
David apenas podía ver hacia arriba. Unas luces blancas le apuntaban directo en los ojos, casi cegándolo. No podía moverse, su cuerpo estaba atado, pero tampoco parecía poder respirar. Él lo intentaba, pero ni siquiera podía sentir el movimiento de las fosas nasales.
Entonces lo vio... Eran unas manos vestidas con guantes blancos manchados de sangre que se movían sobre su cabeza, si movía los ojos un poco podía ver brillos metálicos que destellaban de unas herramientas mientras  las manos pasaban de un lado a otro.
- No...No... Detenles...Vamos...¿Que estás haciendo?.- La voz de aquella criatura sonaba cada vez más fuerte aunque era lo único que podía escuchar David. No sentía sus pies, sus manos, su estomago, no sentía ni olía nada, tampoco podía saber si su boca estaba seca o siquiera si aún tenía boca.

No podía cerrar los ojos por más que quisiera y la vista se le nubló, de pronto todo eran nubes que se movian por sobre su cabeza. La voz seguía gritando, pero cada vez con menos fuerza. Un dolor punzante se apoderó de toda su columna haciendo que el cuerpo se estremeciera desde los pies a la cabeza. Sintió el frío del acero en su cerebro mezclado con el calor de los focos en su cara. Millones de agujas se clavaban en su espina. Intentó gritar pero esta vez sintió la boca llena de un espeso liquido que no lo dejaba hablar, ni respirar.  

- Lo hemos perdido doctor... Uno más... El 843...- La voz de una mujer fue lo ultimo que pudo escuchar antes que el ultimo suspiro de vida se escapara de su cuerpo.

Azael Di Maccio
avatar
Brujo Novato
Mensajes :
32

Volver arriba Ir abajo

Re: Tell-Tale Heart || Concurso de Cuentos Cortos de Terror y Suspenso || INSCRIPCIONES CERRADAS

Mensaje por Cónsul J. Nightshade el Lun Nov 03, 2014 9:56 am

¡FIN DEL PERÍODO DE INSCRIPCIONES! ¡PROXIMAMENTE SE VOTARÁ AL GANADOR!
Cónsul J. Nightshade
avatar
Cónsul de La Clave
Mensajes :
410

Volver arriba Ir abajo

Re: Tell-Tale Heart || Concurso de Cuentos Cortos de Terror y Suspenso || INSCRIPCIONES CERRADAS

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.