Últimos temas
» || Petición de Rol ||
Dom Jul 09, 2017 7:49 am por Alix Rosewain

» You are with me now || Jules & Caleb Nightshade
Jue Ene 05, 2017 9:27 am por Caleb A.Nightshade

» Mundo Subterráneo (Reapertura) {Afiliación Elite} {Cambio de Botón}
Jue Oct 27, 2016 7:18 pm por Invitado

» Walk Of Fame - normal.
Sáb Oct 22, 2016 4:33 am por Invitado

» Forever is only the beginning [Normal]
Miér Oct 12, 2016 5:47 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza - Cambio de Botón
Jue Sep 29, 2016 11:15 pm por Invitado

» Dark Paradise (af. Elite)
Mar Sep 06, 2016 1:28 pm por Invitado

» University of Southern California [Af.Elitel]
Mar Sep 06, 2016 10:53 am por Invitado

» The Worlds Collide - Afiliación Élite
Mar Ago 30, 2016 2:41 pm por Invitado

» [Af. Normal] Cazadores de Sombras RPG
Vie Ago 12, 2016 11:08 am por Invitado

»  || Ficha de Jules M. Nightshade || (En Proceso)
Sáb Ago 06, 2016 6:23 pm por Jules M. Nightshade

» The next stop is...[Kate Weatherrose]
Miér Jul 06, 2016 11:07 am por Cónsul J. Nightshade

» Un nuevo comienzo. [ Jane Youngblood]
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» Lose your mind, comienzan los problemas (priv.)
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» ||New truth|| Alexandra C. Gray & James F. Jackson
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

Afiliados Hermanos
1 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios es una creación de Arabella23
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33

¡Un brindis por el agua bendita! Invierno 2010 (Jeriel)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Un brindis por el agua bendita! Invierno 2010 (Jeriel)

Mensaje por Angelique Nightshade el Jue Ene 10, 2013 12:24 pm

- Enhorabuena rubito, comenzaba a pensar que te habías acobardado- Angelique curvó los delicados labios en una sonrisa burlona y alzó las cejas.

Resultaba curioso lo rápido que se había acostumbrado al húmedo clima de Londres, ese que no hacía más que dejar su cabello tan esponjoso como la melena de un león. También resultaba curioso que la querida Nightshade se dignase aparecer en el punto de encuentro media hora antes de lo acordado cuando le era más propio llegar al menos veinte minutos tarde, si es que osaba presentarse. Muchas cosas no eran como de costumbre, pero bueno, ella tampoco se enconrtraba en el mismo sitio que de costumbre.
Inglaterra le fascinaba, con su modernidad salpicada del humor de otra época. No habían palabras para lo que una nativa de Idris sentía al ver por primera vez el London Eye, proyectando su espectacular show de luces en las aguas del río mientras el edificio del parlamento se erguía imponente a unos cuantos metros de distancia. Tampoco podía describirse fácilmente en cúmulo de emociones que le había significado el reencuentro con Jamie, aunque el chico hubiese probado no ser más que una molestia la mayoría de las veces.

Flashback
- ¡Ni hablar! ¿¡Es que te has vuelto total y completamente loca!? – bramó su hermano, golpeando con fuerza la mesa de la biblioteca en la que estudiaba.

Angelique a penas y levantó la mirada del ejemplar gastado de Dracula que estaba leyendo, dirigiéndole a su hermano un gesto con la muñeca que denotaba exasperación. Nunca había terminado de comprender cómo podía estar emparentada con alguien tan jodidamente cobarde y carente de sentido de la aventura. Vamos, que su idea tampoco era tan mala: inmiscuirse en el nido de vampiros más cercano y joderles las motocicletas con una buena cantidad de agua bendita. ¿Qué podía salir mal?

- Prefiero el término “ligeramente excéntrica” – respondió destilando acidez con cada palabra, sin moverse ni medio centímetro de su cómoda posición en el sillón de terciopelo- Creí que querías hacerme las de guía turística de la ciudad. Bien, esta turista quiere ir a ver las famosas motocicletas de esos cadáveres andantes y echarles como un litro de agua bendita a cada una.
- ¡Por el Ángel, eres imposible!

La cazadora respondió alzando una ceja y cerrando el libro que tenía entre manos de un golpe. No creía que Jamie hubiera tenido ninguna etapa de rebeldía adolescente, pero ella llevaba en esta etapa una considerable cantidad de años, y era demasiado divertida como para abandonar así sin más el complejo de peter pan y madurar.

- Soy improbable, pero ya me ves, estoy aquí y no me voy a ninguna parte hasta que me digas, mínimo, donde queda el nido. Ya iré yo sola si debo hacerlo.

Fin del Flashback
Al final resultó que la biblioteca no estaba tan vacía como los Nightshade creían, y alguien más, aparentemente fascinado con la idea, se ofreció a escoltarla. Sabía poco y nada sobre el dichoso sujeto, solo que era condenadamente guapo y que le iban las misiones suicida. Más que suficiente.
Recostada contra la cabina telefónica roja que habían tomado como punto de encuentro, la muchacha se revolvió la melena con los dedos. Llevaba un sobretodo gris, botas de taco aguja con runas de silencio, una bufanda verde musgo y bajo todo eso un vestido de terciopelo negro considerablemente escotado. Descansaban a sus pies algunos bidones de lo que a simple vista parecía agua de grifo.
- ¿Y bien? ¿sabes o no sabes dónde se encuentra el dichoso nido de ese montón de chupasangres?
Angelique Nightshade
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
138

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Un brindis por el agua bendita! Invierno 2010 (Jeriel)

Mensaje por Jeriel Cross el Sáb Ene 12, 2013 2:42 am

Bueno, ¿quién iba a pensar que Jeriel iba a encontrar distracción como esa en un día como aquel? Aquella mañana, el rubio había acudido a aquel lugar inhóspito y remoto, un rincón que se considera sagrado para tantos jóvenes, buscadores de secretos que escapaban a su entendimiento del mundo al que pertenecían. Un lugar místico que escondía el conocimiento sin fin, siglos de sabiduría reunida en líneas llenas de verdades y certezas. Maravilloso lugar capaz de convertirlo, en definitiva, en alguien sabio.

Todo nephilim estaba obligado a prepararse para la eterna guerra con duras pruebas físicas, pero también debían someterse a la tortura de aprender todo tipo de gilipolleces y detalles carentes de vital importancia. Jeriel no se consideraba un joven de conocimientos mediocres incapaz de saber la diferencia entre un libro de un periódico, nada mas allá de la realidad, pero detestaba pasar las horas muertas buscando entre polvorientos libros lo que ya sabía incluso antes de ser capaz de sostener una daga.

Su padre era un hombre estricto, dedicado a criar a guerreros en lugar de niños. Desde temprana edad, Jeriel y su hermano ya conocían los nombres de distintos tipos de demonios, así como la forma de eliminarnos con eficacia. Demonología práctica para niños se decía a sí mismo con cinismo, cuentos e historias de su linaje para ir a la cama aderezados con una pizca de macabro sentido del deber. Jeriel siempre había sido un niño aplicado y obediente, un tanto revoltoso, pero desde la muerte de su madre y sus consecuencias, el joven se había convertido en un versión retorcida y mordaz, tan solo una sombra del muchacho que antes había sido.

-...esta turista quiere ir a ver las famosas motocicletas de esos cadáveres andantes y echarles como un litro de agua bendita a cada una...- Exclamó una voz femenina que sonaba terriblemente airada. Joder, si quería un guía personal para embaucarse en una misión suicida, había dado con uno. Jeriel no había dudado ni dos segundos en ofrecerse voluntario para tal osadía. Aquella muchachita recién llegada de Idris iba a descubrir el lado oscuro de la ciudad en la mejor compañía posible.

- ¿Acaso dudabas de mi palabra? .- Preguntó en un tono entre insolente y divertido conforme se paraba frente a la joven y bajaba la mirada. Era pequeña, pero Jeriel no se dejaba engañar por su aspecto frágil y delicado. - Te dije que vendría, y aquí estoy. Jamás dudes de la palabra de un inglés,- Murmuró con una sonrisa engreída. - Somos demasiado considerados como para faltar a nuestras promesas.

El muchacho metió las manos en los bolsillos de su cazadora, la cual llevaba con la capucha alzada y ocultaba parte de su rostro. Golpeó con aire distraído uno de los bidones de agua con la punta de su bota conforme una expresión traviesa se formaba en su rostro. La joven Nightshade hablaba en serio cuando decía de echar un litro entero a las motos... Sus ojos dorados se alzaron de pronto, escuchando la pregunta que deseaba ser respondida y que la llevaría al lugar deseado. Bueno, la palabra exacta era, ¨exigir,¨ como si se tratase de una imperiosa orden. Se preguntó no sin cierta curiosidad si era igual de exigente en otros aspectos...

- ¿Qué ocurre, Nightshade?.- Replicó a su vez fijando la mirada en sus ojos castaños. Su tono era condescendiente y juguetón, detalle que no le pasaría desapercibido a la joven.- Pareces ansiosa, ¿Acaso esto se trata de una especie acto por despecho hacia algún vampiro en concreto o es tu forma de hacerles saber que has llegado a la ciudad? Por que créeme, solo hay alguien tan loco como para llevarte hasta allí, y ese soy yo.
Jeriel Cross
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
168

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Un brindis por el agua bendita! Invierno 2010 (Jeriel)

Mensaje por Angelique Nightshade el Dom Ene 13, 2013 1:52 pm

“Soy inglés”, “soy judío”, “estoy casado”, “no era mi intención”, “me gusta el pan con queso”. Todas las afirmaciones, si bien distintas y discordantes tenían en común un único factor esencial: no le importaban una mierda. La castaña no comprendía la imperiosa necesidad que tenían algunos Nephilim de llenarse de cabeza a pies de innecesarias etiquetas mundanas, ligadas al lugar de nacimiento, la religión, la política y demás estupideces. Teniendo en consideración lo recién expuesto, no es de extrañar que su reacción ante los primeros comentarios del cazador de sombras fueran enarcar una perfilada ceja y cruzar los brazos por sobre el pecho. Ninguna promesa tenía valor alguno para ella, a menos que fuese un juramento en nombre del Ángel.

- Si fuera a basarme en el estereotipo que tengo de un inglés, deberías usar un monóculo, tomar té con el meñique levantado y caminar con un innecesario bastón. – Una sonrisa burlesca se dibujó en sus finos labios, y se intensificó el suave color rosa que tenían sus mejillas gracias al frío. – No sé cómo tomarás té, pero basada en lo que veo, diría que sé tanto de los ingleses como asumo, tu sabes de maquillaje.

Angelique trazó con descaro una fina línea que atravesaba de norte a sur el pecho del hombre, aplicando sólo la fuerza necesaria para que sintiese el tacto de su uña en la piel bajo la tela. Su sonrisa se desdibujó en una mezcla de fingido enojo, captando el tono juguetón de aquel a quien ya había descubierto contemplándola.

- Querido, si me fuera la necrofilia estaría en la morgue en lugar de perder el tiempo contigo. – comentó jugando despreocupadamente con un mechón de cabello- Sólo soy una damisela en apuros... –añadió con un deje dramático en su tono- Si no me divierto pronto moriré de un ataque de aburrimiento... y mi idea de la diversión no es apta para débiles de corazón.

Levantando un bidón de agua sin apenas hacer un esfuerzo, la muchacha se llevó la mano libre a la cintura y escudriñó a su acompañante de arriba abajo.

- Así que, inglesito, ¿vas a tenerme a cuento todo el día o vas a demostrarme cómo lo hacen en Inglaterra?

Frase con doble, triple o cuádruple sentido. ¿Acaso a alguien le sorprende?
Angelique Nightshade
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
138

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Un brindis por el agua bendita! Invierno 2010 (Jeriel)

Mensaje por Jeriel Cross el Miér Ene 16, 2013 3:37 am

Un sonrisa contenida tiraba de la comisura de los labios del muchacho ante el comentario de la joven y, sin poder evitarlo, pronto se convirtió en una sonora carcajada. Como ella decía, tenía una visión demasiado estereotipada de los ingleses. Y, ¿Porqué no? Los ingleses tenían que mantener una imagen de educación y terrible cordialidad. Mejor que Angy pensara eso de Jeriel a que conociera al autentico hooligan en potencia que había en su interior y al que le encantaba beber toda la cerveza que su cuerpo pudiera soportar.

- ¿Qué te hace pensar que no hago eso en mis ratos libres? - Respondió a su vez con una expresión seria, exagerando su acento inglés, así como la carencia de su tono. Por un momento parecía todo un aristócrata inglés hablando de esa forma tan condescendiente. Joder, con la broma se había convertido en su padre por un momento. - Y para tu información, yo tomo el té con leche. Va siendo hora de que te amoldes a las costumbres de este país, ya que los vampiros son terriblemente refinados asesinando, y casi tan antiguos como las propias costumbres Londinenses.

Por un momento, la cercanía de ambos combinada con esa mano juguetona sobre su pecho, le proporcionó a Jeriel una visión de la joven desde una perspectiva totalmente distinta. Podía apreciar el sonrojo de sus mejillas provocado por el frío, el leve matiz verdoso que se fundía con el color de café de sus ojos y que pasaba desapercibido a primeras, la palidez en la nívea piel de su rostro menudo... A sus ojos, la muchacha poseía un conjunto general para nada descartable. Hermosa, tenaz, y...completamente loca. Jeriel no comprendía el por qué siempre terminaba involucrándose con mujeres tan sumamente complicadas. Y mientras este fugaz pensamiento atravesaba su mente, sus ojos se entretuvieron involuntariamente en la mueca juguetona de sus labios, así como esa imagen terriblemente aniñada.

- Por el Ángel, es mas que evidente que yo no soy un auténtico caballero inglés ni tu una verdadera dama en apuros, - Chasqueó el rubio de vuelta no sin diversión. Su tono casi podría considerarse escandalizado, al igual que si le hubieran acusado de ser visto por Piccadilly Circus vestido con un ridiculo tutú rosa y mallas. - Da gracias de que la diversión a la que estoy acostumbrado tampoco es para los puros de corazón, si no, ni tú ni yo estaríamos aquí.

El joven observó a la cazadora tomar el bidón de agua con el rostro ligeramente inclinado y una sonrisilla arrogante en el rostro. El comentario ¨no tan sutil¨ no le pasó desapercibido a Jeriel, el cual no dudó en sacar las manos de sus bolsillos y acercarse un par de pasos hasta ella para enfrentarla desde la distancia que le confería su estatura. Se inclinó ligeramente y tomó el bidón que ella sostenía, demorándose mas de lo estrictamente necesario con su mano posada sobre la de ella. No que ella necesitara ayuda para llevarlo, pero le daba la escusa perfecta para hacer una toma de contacto conforme sus siguientes palabras susurradas abandonaban sus labios curvados en una mueca divertida.

- No, no como en Inglaterra. Tienden a ser frios y distantes... - Confesó muy cerca de su oído. Se separó ligeramente y la miró fijamente antes de continuar, susurrando a pocos centímetros de sus labios. - Solo un Thruscross es capaz de hacerle el amor a la vida con verdadera pasión. ¿Crees que podrás seguirme el ritmo?

Y ahora ella que tomara sus palabras en el sentido literal, horizontal o vertical. Se encogió de hombros en una actitud como de ¨ ¿Qué vas a hacer?¨ Un brillo malicioso se podía atisbar en sus ojos dorados, y su expresión casi parecía infantil, al igual que la de un niño travieso. Se alejó de ella rápidamente, tomando el otro de los bidones junto a ellos y haciendo como si el intercambio de palabras que acababa de sucederse entre ambos nunca hubiera existido. Casi parecía que el joven iba a emprender el camino hacia su destino tanto si ella le seguía como si no.

- Por el momento, será mejor que nos pongamos en marcha, no tenemos toda la noche y esas motos solo permanecerán ahí por unas horas.
Jeriel Cross
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
168

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Un brindis por el agua bendita! Invierno 2010 (Jeriel)

Mensaje por Angelique Nightshade el Jue Ene 17, 2013 1:19 pm

Nadie nunca terminaba de comprender a Angelique. La muchacha era como un puzle de mil piezas. Cada vez que reunías una cuantas y creías que habías logrado conferirle una pisca de sentido, descubrías que ninguna de las otras piezas encajaba, y debías de empezar otra vez. Así era la Nightshade, un conjunto de piezas discordantes, sentimientos incoherentes e ideas imprudentes.
Normal que el joven inglés resultase de su agrado, siendo como era, un imán para malas compañías y una mala influencia en sí misma. Le había bastado ver el rostro de Jamie cuando su mirada se trabó con la del rubio para saber que el chico era un problema, una complicación. Bien pudo estar adornado con banderitas rojas, luces de advertencia y señales de peligro. Aquello no hacía más que agregar un poquito más de picante a la apetecible idea de la joven de arriesgar la vida en una misión del todo innecesaria, pero la mar de divertida.
La cazadora de sombras no se movió ni un ápice de su lugar, contemplando con una sonrisa socarrona como su escolta se quitaba las manos de los bolsillos y avanzaba hacia ella. No acababa de decidir si le agradaba o no sentirse un duendecillo a merced del otro, con aquella impresionante altura y cincelada musculatura que era capaz de adivinar incluso por sobre la ropa. Se le ocurrían uno que otro par de cosas que le gustarían experimentar en el cazador... unas más agradables que otras.
Indescifrable era el semblante de Angelique en esos momentos, mezcla de complacido con divertido y zalamero. Mantenía los orbes café fijos y desafiantes en el océano dorado que eran los ojos del otro, reacia a dejarse vencer. No era más que una simple fachada, un bonito espectáculo diseñado para desviar la atención de aquel galán inglés. Aquí quien de verdad estaban obrando maravillas eran los ágiles dedos finos de la cazadora, tan dados a la manipulación de delicados instrumentos de cacería. Era un uso un poco menos honrado el que le estaba dando a su entrenamiento y sigilo innatos pero ¡Que va! ¡Si era divertido!
- Ja. Hablas mucho. –comentó, eligiendo culpar al frío del rubor en sus mejillas.

Él se encogió de hombros y ella tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano por no soltar una estridente carcajada. Habían un par de cosas que el chico iba a tener que ir aprendiendo de buenas a primeras. Quizás la más práctica podría haber sido jamás perder de vista sus manos, aunque la más eficiente sin dudas era el no subestimarla. Angelique distaba mucho del estereotipo de cazadora de sombras y se encontraba a años luz de ser una devota niña buena.
Para cuando Jeriel Cross se dio la vuelta, su cinturón ya había sido removido y la muchacha lo tenía bien sujeto con su mano derecha. Angelique se preguntó cuánto tiempo le tomaría el darse cuenta, o si acabaría tropezándose con sus propios pantalones antes de que el destello de la realización cruzara sus preciosos ojos. Al final le ganó la altanería.
- Un Nightshade no le sigue el ritmo a nadie, cariño. - enunció divertida, estampándole el cinto en la espalda- Más te vale estar a la altura.

Se dispuso a caminar a la par del otro cargando dos bidones de agua en la mano izquierda y llevándose la derecha al profundo bolsillo del abrigo. Era lo suficientemente grande para que un cuchillo serafín cupiese allí... y vaya y que lo traía consigo.
- Así que dime, Cross ¿a qué antro perdido de Londres me estás conduciendo?

La joven ya había marcado su punto así que no tenía caso alguno pasar toda la excursión discutiendo. Después de todo, en las oscuras calles de Londres y a la luz de las farolas encendidas, la similitud entre ambos Nephilim destellaba tan fuertemente como la luz de la luna.
Tal para cual, y un verdadero peligro.
Angelique Nightshade
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
138

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Un brindis por el agua bendita! Invierno 2010 (Jeriel)

Mensaje por Jeriel Cross el Lun Ene 21, 2013 8:47 am

La sonrisa divertida jamás abandonó el rostro del rubio conforme le mantenía la mirada a la muchacha. Le desafiaba abiertamente, sus ojos trabados en los suyos sin inmutarse ni un ápice por la cercanía invasora de su presencia, a pesar de encontrarse en una desventaja de tamaño y altura.
Cualquiera podría subestimar a tal criatura , tan dada a la altanería y a la arrogancia de un apellido mas bien grande en comparación. Seguramente pocos eran los cazadores que se paraban a observar mas allá de su propia nariz para apreciar en ella esa fuerza interior, casi tan brillante que podría incluso llegar a cegarte si te acercabas demasiado.
Pero Jeriel conocía a el otro de los Nightshade lo suficiente como para notar esos detalles. Los meses anteriores había tenido el desagradable placer de compartir con él horas de entrenamiento mas bien infructuosas. El joven podía atisbar fácilmente la diferencia que había entre ambos hermanos con casi tanta claridad como cuando miraba su propio reflejo frente al espejo. El primogénito Nightshade era un joven de un carácter mas bien predecible y fácilmente subestimable, pero ella...Bien, en ella brillaba un fuego interior que te abrasaba con tan solo posar esa mirada fija sobre ti. Era pequeña, pero casi tan peleona y difícil de ignorar como una terrible resaca tras una noche de abandono y desenfrenada diversión.

Para cuando el rubio se apartó, ella ya comenzó con su particular comentario arrogante, el cual no se hizo de esperar. La iba conociendo lo suficiente como para adivinar sus reacciones, puesto que no distaban mucho de las suyas propias. Por supuesto que lo que aquella castaña alocada hizo con su cinto fue un movimiento de lo mas sutil e ingenioso, pero para nada logró sorprender al joven. Hubo algo que la delató, ya fuera algo en el tono mordaz o en el brillo malicioso de sus ojos instantes antes de apartarse de ella, no estaba seguro. Quizá tenía mucho que ver el hecho de que llevaba firmemente grabada una runa de percepción entre otras, pero de lo que si estaba seguro es de que no pensaba ni tenia intención de dejar que se saliera con la suya.

En un acto casi reflejo, el rubio se movió rápidamente y atrapó firmemente entre su mano el cinturón en el momento justo. De un fuerte tirón, la atrajo hacia sí mismo conforme sus respiraciones quedaban atrapadas por el impacto repentino. La agarró de la muñeca conforme sus dedos hacían una leve presión sobre su cálida piel sin apartar ni un ápice su mirada desafiante. Una sonrisita de superioridad se formaba en su rostro masculino mientras los segundos pasaban en silencio.

- No me pongas a prueba, Nightshade.- Murmuró en un tono bajo y grave apenas susurrado.

Sin más, tiró con suavidad del cinto enredado entre sus manos y lo devolvió a su lugar de origen rápidamente antes de volver a retomar su camino con los bidones. La noche solo hacía que comenzar y ya la diversión prometía acompañarlos en aquella velada.

- Voy a llevarte al matadero.- Afirmó el joven mirándola de medio lado con una expresión conspiradora sin apenas detener su avance por la calle junto a ella.- Es un antiguo almacén que aún hoy se utiliza de forma ilegal por los hijos de la noche. Les proporciona una tapadera perfecta para conseguir sangre, pero también es un antro convertido en club nocturno en el que cometen infracciones. - Sus pasos lo dirigían hacia el este de la ciudad, dejando tras ellos todo el tumulto de mundanos que iban y venían de aquí para allá sumergidos en sus ignorantes vidas. Ellos pasaban desapercibidos como cualquier otro transeúnte mas a pesar de que las armas del joven sobresalían de sus vainas y llevaban enormes bidones de agua bendita. - Todo el que entre allí se convierte directamente en alimento fresco, y como consecuencia, en una yugular disponible para uso y disfrute de esas criaturas. Los mundanos se sienten atraídos con la promesa de asistir a una fiesta clandestina sin saber que se están metiendo en boca de lobo.

Conforme Jeriel iba comentando y proporcionándole un resumido informe a su acompañante, la noche se iba acercando y los matices grises del cielo encapotado de Londres iban adquiriendo tonalidades púrpuras. El paisaje podía cambiar casi tan rápidamente como el tiempo, y pronto aquella zona de gran modernidad dio paso a otra mas vieja y gris. Pocos eran los comercios que habían abiertos, quitando algunas galerías de arte de estilo bohemio y alternativo. Las calles estaban cada vez mas desiertas y los callejones oscuros proliferaron rápidamente alrededor de aquellos dos nephilim que se adentraban en una de las zonas mas apartadas de la ciudad y totalmente cargada de un ambiente peligroso.

- La Clave los tiene bajo su mira desde hace meses, pero nadie se atreve a romper los acuerdos entrando por la fuerza en su territorio sin pruebas factibles por miedo a posibles consecuencias entre los lazos políticos. Las alianzas entre los nephilim y los hijos de la noche son inestables, como ya sabes, pero a mi no me ata ninguna promesa para con ellos con pactos ni gilipolleces políticas, asumo mi propia responsabilidad arriesgando mi vida al entrar allí, ya que me parece una estupidez quedarme de brazos cruzados aún sabiendo lo que ocurre ahí dentro. Un poco de agua bendita por aquí, quizá algún vampirito sometido a una extracción de colmillos de urgencia por el doctor Cross...- El joven se encogió de hombros divertido al imaginar el abanico de posibilidades que se abría ante él.- Por supuesto eres libre de irte cuando te plazca, no quisiera que tu hermano abalanzara sobre mí con todo el peso de su ira por algo que le hice a su hermanita menor. - Finalizó como si nada a pesar de que esa afirmación sonaba como si le viniera al fresco lo que Jamie pensara o hiciera.
Jeriel Cross
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
168

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Un brindis por el agua bendita! Invierno 2010 (Jeriel)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.