Últimos temas
» You are with me now || Jules & Caleb Nightshade
Jue Ene 05, 2017 9:27 am por Caleb A.Nightshade

» Mundo Subterráneo (Reapertura) {Afiliación Elite} {Cambio de Botón}
Jue Oct 27, 2016 7:18 pm por Invitado

» Walk Of Fame - normal.
Sáb Oct 22, 2016 4:33 am por Invitado

» Forever is only the beginning [Normal]
Miér Oct 12, 2016 5:47 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza - Cambio de Botón
Jue Sep 29, 2016 11:15 pm por Invitado

» || Petición de Rol ||
Miér Sep 07, 2016 11:20 am por Gareth Beckett

» Dark Paradise (af. Elite)
Mar Sep 06, 2016 1:28 pm por Invitado

» University of Southern California [Af.Elitel]
Mar Sep 06, 2016 10:53 am por Invitado

» The Worlds Collide - Afiliación Élite
Mar Ago 30, 2016 2:41 pm por Invitado

» [Af. Normal] Cazadores de Sombras RPG
Vie Ago 12, 2016 11:08 am por Invitado

»  || Ficha de Jules M. Nightshade || (En Proceso)
Sáb Ago 06, 2016 6:23 pm por Jules M. Nightshade

» The next stop is...[Kate Weatherrose]
Miér Jul 06, 2016 11:07 am por Cónsul J. Nightshade

» Un nuevo comienzo. [ Jane Youngblood]
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» Lose your mind, comienzan los problemas (priv.)
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» ||New truth|| Alexandra C. Gray & James F. Jackson
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

Afiliados Hermanos
1 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios es una creación de Arabella23
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33

Under the rain

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Under the rain

Mensaje por Kate Weatherrose el Miér Mar 09, 2016 3:10 pm

Música ambiente:



La lluvia había vuelto a Moscú. El aumento de las temperaturas indicaba la llegada del verano y con ello las lluvias.

Aquel coche seguía allí, bajo el techo de uralita del aparcamiento, inmune a la lluvia. Los años habían pasado por él dejándolo bajo una enorme capa de polvo y suciedad que se veía interrumpida una vez al día por una pequeña runa en el maletero dibujada con un dedo. Aquel destartalado vehículo ya ni si quiera tenía ruedas, hacía tiempo que se habían desinflado y, posteriormente, las habían robado. El tiempo pasaba y las cosas cambiaban a su alrededor, pero él se mantenía en el mismo sitio y observaba callado. Había presenciado tantas historias ya... revoluciones, discusiones, romances, peleas...

Aquella tarde, bajo un atardecer extrañamente hermoso, dos figuras yacían bajo la lluvia. Una tumbada y la otra inclinada sobre ella. Al agua se acumulaba a su alrededor haciendo que el pequeño riachuelo que se había formado se partiese en dos y luego se volviese a juntar. La bifurcación del riachuelo se había tornado roja, se había teñido con la sangre de la joven que yacía tumbada. Las manos de ambas figuras se entrecruzaban en el abdomen de la que yacía tumbada, una joven esbelta, morena, de ojos color ámbar y repleta de runas. Apenas unos segundos antes había acaecido una batalla entre la néphilim y varios demonios que acabó en tragedia para la joven morena de pelo lacio. Minutos después una joven pelirroja de su misma condición había llegado en un rescate fallido para después gritar su nombre mientras se lanzaba a tapar la enorme herida que atravesaba el abdomen de la joven.

-No, no, no, no – repetía una y otra vez la pelirroja – Tú no Vita – apretaba la herida intentando taponarla, pero era demasiado tarde como para cortar la hemorragia.

Vita la observaba con los ojos entrecerrados, la vida se le escapaba por segundos, el frío comenzaba a afectarla hasta el punto de estar casi en hipotermia. Por ello apenas sentía dolor allí donde la carne se abría y fluía la sangre, por ello agarró la mano de la pelirroja; Vita lo sabía de sobra, su vida acababa aquí, tras un acto temerario que jamás debió cometer. Por el ángel, iba a ser su parabatai, la ceremonia estaba próxima, pero ella lo había fastidiado con su maldita impulsividad.

-K-Ka... - intentó hablar con voz ronca – Kate – dijo mientras intentaba apartar las manos de su compañera de armas, negando con la cabeza sujeta con la chaqueta de Kate – Déjalo – el nudo que tenía en la garganta le impedía hablar con claridad, además sentía como la boca se le había llenado de sangre.

Pero se lo tenía que decir, no podía dejar que Kate sufriera por más tiempo, debía decírselo. Ella ya estaba acabada, no había esperanza para ella, su vida había llegado hasta aquí y no iba a permitir que Kate se creara falsas esperanzas.

-Déjame ir – dijo finalmente.

Kate la miró con los ojos muy abiertos, lo que Vita le pedía era inconcebible para ella, jamás la abandonaría. A pesar de intentar sanarla con una iratze, no había funcionado, pero no pensaba rendirse de esa manera, no iba a dejar de luchar por la vida de su futura parabatai. Era una promesa que le había hecho, y para Kate las promesas eran sumamente importantes, jamás había roto una.

- Ni lo sueñes – dijo notando como las lágrimas se acumulaban en sus ojos – Jamás – apretó más la herida y las manos de Vita - ¿Me oyes? ¡Jamás! - gritó mientras veía como su amiga correspondía el apretón de manos.

Pero acto seguido perdieron fuerza, le quedaban quizás segundos de vida, y no iba a desperdiciarlos. Se incorporó agarrando el brazo desnudo de Kate, aguantando ahora sí el dolor de la herida; miró a los ojos verdes de la joven néphilim y la abrazó. Ambas se sumieron en un abrazo fuerte y cargado de sentimientos y recuerdos.

-Kate – la susurró al oído – Te quiero – una lágrima resbaló por su mejilla – Yo … Kate, lamento esto – acarició el húmedo cabello rojo y apretó aún más el abrazo – Siempre serás mi parabatai.

-No gastes fuerzas – le dijo agarrando su cara entre sus manos – resiste Vita, yo sé que pue...

-No – la interrumpió – Se acabó. Kate, ya no hay más de mi, ya no puedo más.

Poco a poco la llama se fue apagando, el corazón dejó de latirle, los pulmones dejaron de respirar. Kate la sostuvo en brazos y cuando asimiló que se había ido gritó, gritó con amargura desgarrando  su garganta y clamando que le devolvieran a su amiga. Lloró, pero las lágrimas se mezclaron con la lluvia. Sus manos manchadas de sangre apretaron a Vita contra sí sintiendo el calor que aún quedaba en ella.

Y allí quedó, la complicidad y la amistad de ambas néphilims quedó allí, en la memoria del coche destartalado que todo lo observaba.
Kate Weatherrose
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
65

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.