Últimos temas
» You are with me now || Jules & Caleb Nightshade
Jue Ene 05, 2017 9:27 am por Caleb A.Nightshade

» Mundo Subterráneo (Reapertura) {Afiliación Elite} {Cambio de Botón}
Jue Oct 27, 2016 7:18 pm por Invitado

» Walk Of Fame - normal.
Sáb Oct 22, 2016 4:33 am por Invitado

» Forever is only the beginning [Normal]
Miér Oct 12, 2016 5:47 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza - Cambio de Botón
Jue Sep 29, 2016 11:15 pm por Invitado

» || Petición de Rol ||
Miér Sep 07, 2016 11:20 am por Gareth Beckett

» Dark Paradise (af. Elite)
Mar Sep 06, 2016 1:28 pm por Invitado

» University of Southern California [Af.Elitel]
Mar Sep 06, 2016 10:53 am por Invitado

» The Worlds Collide - Afiliación Élite
Mar Ago 30, 2016 2:41 pm por Invitado

» [Af. Normal] Cazadores de Sombras RPG
Vie Ago 12, 2016 11:08 am por Invitado

»  || Ficha de Jules M. Nightshade || (En Proceso)
Sáb Ago 06, 2016 6:23 pm por Jules M. Nightshade

» The next stop is...[Kate Weatherrose]
Miér Jul 06, 2016 11:07 am por Cónsul J. Nightshade

» Un nuevo comienzo. [ Jane Youngblood]
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» Lose your mind, comienzan los problemas (priv.)
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» ||New truth|| Alexandra C. Gray & James F. Jackson
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

Afiliados Hermanos
1 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios es una creación de Arabella23
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33

In the silence of the night.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

In the silence of the night.

Mensaje por Adara Carstairs. el Jue Ene 17, 2013 1:00 pm

La luna se proyectaba a través de las amplias ventanas de la biblioteca, esta noche no se oían los maullidos de Iglesia y Adara sentía, por primera vez, que el lugar estaba deshabitado. Estaba sentada con un libro en el regazo, frustrada por no poder concentrarse. No era común en ella distraerse mientras leía, pero en un día así, cuando se sentía más sola de lo normal, su mente viajaba a través de los pocos recuerdos que su mente aún conservaba.

Sin querer divagar en su mente y consciente de que no conseguiría concentrarse en el libro, lo cerró con cuidado procurando no hacer ningún ruido, no quería interrumpir la extraña tranquilidad de uno de sus lugares favoritos del instituto. Tenía confianza en que la runa de la memoria, situada en su pecho, le recordaría al día siguiente la página exacta de "Historia de las dos ciudades", un libro antiguo y que Adara había leído miles de veces, pero que a pesar de todo, seguía introduciéndola en la trama como si fuera la primera vez.

Se levanto dispuesta a vagar por la biblioteca al menos unos minutos más. En su habitación la sensación de soledad se incrementaría, aquí tenía la buena compañía de los libros. El olor peculiar del lugar le recordaba que nunca estaría sola, siempre tendría la buena compañía de miles de aventuras escondidas en palabras. Vago por las hileras estudiando con cuidado los títulos tan conocidos por ella, acariciando cada uno y deteniéndose solo para saca alguno y sonreír al recordar a los personajes.

Aunque sabía que las personas del instituto eran su familia, la sensación de vació nunca la abandonaba. Hubiera preferido tener la certeza de saber quienes eran sus padres. Saber el motivo por el cual la dejaron en el instituto. Hubiera preferido saber que era huérfana. No le molestaría serlo, un gran porcentaje de Cazadores lo eran. Ser una Cazadora de Sombras era un paquete con todo incluido, la certeza de que en cualquier momento tu vida o la de alguien querido acabaría, la invitación explícita de que en cualquier momento un demonio dejaría el vació de alguien en su vida. El instituto era todo para ella, en el estaban las únicas personas en las cuales podía confiar, había convivido con ellos toda su vida y conocía a cada uno por igual. Eran buenas personas... Y ella esperaba serlo algún día, porque aunque no sabía nada acerca de su pasado más que suposiciones, aún recordaba las frías palabras de alguien diciéndole que era una vergüenza.

El olor de los libros llegaron a ella y la inundaron de paz. Cada página, cada capítulo, cada palabra suponía una sensación de aventura nueva. Miro hacia la ventana y ya no sintió la soledad, en su pecho se había instalado una sensación de tranquilidad inquebrantable. Dispuesta a no abandonar el lugar volvió a sentarse y retomo el libro. Tenía la manía y la mala costumbre de decir "Sólo un capítulo más y me voy a la cama", pero cuando eso sucedía terminaba leyendo al menos tres. Se sumergió otra vez en la historia, sus pensamientos de lado y su mente acariciando casi con pasimonía cada palabra, mientras su mente viajaba años atrás en las hermosas palabras del autor.
Pasado un rato sus ojos pesaban y estaba dispuesta a irse a dormir, cuando el sonido de la puerta interrumpió el silencio.
Adara Carstairs.
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
60

Volver arriba Ir abajo

Re: In the silence of the night.

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Jue Ene 17, 2013 2:12 pm

Aquella noche tenía cita con Maryse Lightwood, debía transmitirle saludos desde el Instituto de Oxford, formalidades de su familia, y que la pusiera al tanto de la situación en América, aun le sonaba tan distante estar viviendo allí, que cuando volvía a casa de Magnus simplemente pensaba que se había perdido.

Pero la reunión parecía entorpecida, y lo comprendió era normal, casi raro que no llegara a suceder eso a un regente de un Instituto, así que prefirió vagar por el Instituto, juro ver entrando en una habitación a un gato. Algo curioso, parecía no ser la única que tenía un felino de mascota, y se acordó de Montblac y Presidente Miau, estarían riñéndose por un trozo de sofá y Magnus se pondría histérico, pero los gatos hermanos eran bastante territoriales.

Al final de tanto paseo, acabo encontrando la biblioteca: para ella, ese lugar era un santuario, los libros eran parte de ella, su literatura la sumergían en su mente. Y la hacían olvidar por largas horas aquella soledad. Lograba ser cualquier heroína, y olvidar aquel maldito don que tenia, de empatía. Sufrir o reír sin temor de transmitírselo a otros, o que su risa, fuera frustrada por las emociones de su alrededor. Respiró hondo aspirando el aroma de libros, cuando se dio cuenta de que había alguien más.

Estaba semi-dormida, veía con suma claridad como su mente abandonaba el plano de la realidad, y se sumergía en el mundo de los sueños. También la serenidad repasando las palabras del libro, y una ligera placidez. Ahora emborronada, por una sorpresa y duda.

- Perdón, no quise molestar. – se disculpó, comprendía la pasión del lector, y que no era agradable interrumpir su lectura.- Es que Maryse está ahora ocupada, pero ya es tarde, volveré mañana. Disculpa, y buenas noches. –murmuró.

Buscó alguna razón, hacía siglos que no iniciaba una conversación con un desconocido, y francamente no tenía gran habilidad para ello. En otra parte, ella no deseaba, su runa parabatai, le recordaba el dolor que nunca desearía repetir, pero tampoco podía ser antisocial. Así que se veía más tensa que peleando con un demonio.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: In the silence of the night.

Mensaje por Adara Carstairs. el Jue Ene 17, 2013 8:15 pm

Con la visión nublada apenas distinguió a la chica frente a ella. Por su vestimenta y su semblante imponente supo que era una cazadora. Pero nunca antes la había visto, de seguro venía por alguna razón en específico.

Adara no era una experta en personas, pero le llamó la atención lo tensa que la otra chica estaba cuando se disculpo. Los nefilim tenían, la gran mayoría, una actitud natural de confianza y seguridad. De hecho, ella fingía tener esa confianza cuando se relacionaba con las personas externas al instituto.

–Es normal en Maryse estar ocupada. Con los asuntos del instituto y un montón de personas a su cargo... –al momento de decirlo se sintió tonta. La chica era, claramente, una cazadora de sombras. De seguro conocía las obligaciones que Maryse conllevaba con el cargo.– Puedes quedarte, yo ya me iba a dormir. –cerró el libro en su regazo y se levanto con la sensación de embriaguez en su cuerpo.

Apenas se había detenido a observar a la chica y cuando la vio de frente, su visión capto un par de ojos de un tono azul zafiro. Aunque su expresión era tan dura, hasta el punto de llegar a ser un poco fría, ella vio que había algo mas escondido en las profundidades de este. Se dio cuenta tarde y casi con sorpresa que le había resultado fácil hablar con ella, a pesar de no conocerla. Ahora el rostro de la chica se había ablandado, Adara pensó que esto era el resultado de el lugar. ¿Sería ella también una amante de las páginas escritas y el mundo que estas escondían?

El sueño ya se había disipado y a pesar de que sabía que lo mejor era irse del lugar, tenía la curiosidad inminente de saber quién era aquella chica. Con la cual, por primera vez se había sentido mas cómoda al hablar.

–No te había visto antes, y creo tener la certeza de conocer a todos los del instituto. ¿Quién eres? –preguntó. Le tensión aún asechaba el aire y esperaba que esta se disipara, aunque esto parecía no ocurrir.

La chica permaneció un momento en silencio, parecía absorta en sus pensamientos. Quizá se sentía como Adara en esos momentos. En una lucha interna entre la barrera de ser sociable y la de rebelar demasiada información que no quería, o que no debía mencionar.
Adara Carstairs.
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
60

Volver arriba Ir abajo

Re: In the silence of the night.

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Vie Ene 18, 2013 11:27 am

- No soy una persona que viva continuamente en un Instituto. –casi sonrió con gran amargura, posiblemente si hubiera permanecido en algún lugar el suficiente tiempo, no se encontraría tan sola. No obstante no podía culparlos, sus padres eran los mejores que tuvo, el fallo era ella y su ser tan antisocial. – Me llamo Adrianna Birdwhistle, acabo de llegar a New York. –declaró sin temor, un nombre no era más, no provocaría dolor, se giró para mirarla.

Aquella joven parecía tener un aura que en cierto sentido le recordaba a Christine, no quería hablar en exceso para no crear lazos. Pero era la misma emoción, como de no temer que decir, ¿podía confiar en esa corazonada? ¿Es que ahora era tan poco racional? Suspiró y se giró para mirarla a través de sus ojos azules melancólicos.

- Disculpad, pero si no tiene mucho sueño podría hacer compañía, adoro los libros, una biblioteca es para mí un santuario, pero esta noche, nada es mi santuario, nada me da paz, hasta ahora.-se mordió la lengua, ¿Cómo se le ocurrió decir eso?, definitivamente el viaje no solo la había trastocado la hora de dormir, sino que le soltó la lengua. Era como si buscara el suicidio social.

Fue hasta un sillón cercano al fuego, y se hundió en el, abatida. ¿Cómo podía ser tan lamentable transmitiendo su desazón a una desconocida? Llevaba años perfeccionando su máscara, manejando cada palabra para ser lo más frívola y carente de emociones, ser capaz de hablar y no crear un lazo con nadie. Llevar una vida con mentiras, y medir las emociones de quien tenía delante de ella para adelantarse a sus actos. Ahora, años de entrenamiento se debilitaban, ¿había encontrado otra persona con la esencia de Christine, aquella que vio a través de esa mascara? ¿O era algún juego de destino?

- De nuevo reitero mis palabras de disculpa, y le deseo buenas noches, no la molestare más. –murmuró cerrando los ojos, estaba concentrándose, aunque sus fuerzas le flaquearan, y arrastrara agotamiento, la máscara debía volver a su rostro, no quería volver a sufrir, no como entonces. – Sentirse perdida en los lugares que conozco, magnifico. – musitó agriamente para sí misma, reprendiéndose por su carácter.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: In the silence of the night.

Mensaje por Adara Carstairs. el Vie Ene 18, 2013 4:22 pm

Me agradaría su compañía —se apresuró a responder—. La verdad ya he perdido el sueño y no he podido concentrarme en la lectura.

Sin duda, no había sido necesario mencionar ese detalle. Pero de alguna forma se sintió tranquila luego de haberlo dicho.

A pesar de que sus palabras no revelaban mucho, sintió como un poco del gran peso que su alma arrastraba, se deshacía con esa simple frase. Decidida a llevar la conversación adelante, prosiguió.

Mi nombre es Adara, Adara Carstairs —murmuró—. Creo que esta noche las dos hemos estado intranquilas. —se detuvo al ver el rostro pensativo de Adrianna— Siempre me he tranquilizado en la biblioteca. Es el único lugar, además de la sala de música, en el que me siento en paz.

Nunca había sido buena en temas de conversación, por lo cual eligió cada palabra cuidadosamente. Generalmente, sus conversaciones se basaban en saludo y despedida, a no ser le preguntarán algo puntual, a lo cuál siempre respondía sin añadir detalles. Estaba acostumbrada a los silencios incómodos. Pero de alguna forma con Adrianna, quién parecía estar sumida en sus pensamientos pero al mismo tiempo pendiente de sus palabras, el silencio era bienvenido y le agradaba tener algo en común, algo como una de sus grandes pasiones, la lectura.

Estaba repasando Historia de las dos ciudades. Lo he leído miles de veces, pero aún así lo sigo haciendo. Es impresionante como el autor narra su punto de vista, un fiel testamento de la locura de esa época. ¿Lo conoce? —no quería molestar demasiado a la chica, pero tampoco quería que la poca sensación de calidez se fuera. A lo lejos escucho uno de los maullidos de Iglesia el que luego apareció por la puerta entreabierta.
Adara Carstairs.
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
60

Volver arriba Ir abajo

Re: In the silence of the night.

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Sáb Ene 19, 2013 11:41 am

- Perdona mis modos, trato con poca gente, bueno mejor dicho, con una, soy lo que se dice una persona antisocial.- la interrumpió disculpándose y a modo de expiación de tal conducta la escuchó en silencio. Le sorprendió que también encontrara paz en una biblioteca. Escuchó lo referido al libro de Dickens, Historia de dos Ciudades. – Lo he leído tantas veces, pero me sigo sobrecogiendo al leerlo, aunque no apruebo mucho a Sydney, debo decir que al final, demuestra su profundo amor por Lucie, sacrificándose es bellamente triste. –se quedó en silencio.

Claro que había leído ese libro, lo recordaba, cuando llego al instituto de Oxford, tras la muerte de sus padres, su tío se lo ofreció para que se distrajera, y en efecto pudo sobrellevar esos días de gente recordándola que estaba huérfana, disculpándose como si lo hubieran provocado. Lo único que la había sacado de aquel caos, era la música y los libros, quizás por eso en ambos sitios, ella se sentía totalmente serenada, sin problemas ni dudas.

Se fijo en las manos de la joven de ellas podía ver calidez, y una posición permanente que le recordaba a como si estuviera tocando el piano. Ella había explicado con interés y reflexiva que a parte de la biblioteca, la sala de música era también un lugar de paz.

- Disculpa Adara ¿puedo tutearte? – cuando parecía que esa manía se esfumaba, resurgía desde lo más hondo de ella, sin duda era un espécimen ciertamente paradójico. - ¿Toca el piano? Es que sus manos….igual me equivoco, pero me recordaron a las mías cuando voy a tocar algo en el piano .He pasado tantas horas ante él, que a veces creo que me fundí con él.

Se alivió de estar frente al fuego intento tomar un poco más de su calor. Estaba congelada, no estaba acostumbrada al clima de New York. Creía que estaba perdida, todo era nuevo y extraño, Magnus la llevaba a lugares interesantes, pero no eran idóneos para ella. No le cautivaban tanto como a él, que estaba en su salsa, ella completamente desorientada.

- ¿Carstairs? Le oí tantas veces en Beijing que me resultaba familiar ¿Estuvo alguna vez en China? – la miró fijamente, la joven parecía confusa y perpleja.- por su cara, creo que dirá que no….viví allí un tiempo, ya dije, no soy permanente, y menos siendo cazadora de sombras: Una nunca sabe donde acabara….o donde la requieren. –musitó. Se asombraba, había estado en el Instituto otras veces, pero solo hoy parecía sentirse cómoda y serena.- Uhm…créame me resulta difícil hablar con alguien sin meter la pata, algo que hago habitualmente. - Comentó con total sinceridad.

Junto las manos, frotándolas, estaba helada sin duda y su cazadora de cuero no es que se dijera que fuera abrigado. Vagando su mente por la estancia se percató de que algo que entraba a la biblioteca, un gato, debía ser domestico de alguno de los cazadores de sombras.

- ¿Tenéis un gato? Es adorable. – se acercó y le recogió en brazos, Adrianna no entendía a las personas, pero tenía un especial cariño a los animales, y ellos no veían que fuera tan desastre. Le arrascó tras la oreja, y el gato ronroneo satisfecho.- Igual debería vivir aquí, no estaría tan sola…
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: In the silence of the night.

Mensaje por Adara Carstairs. el Sáb Ene 19, 2013 12:33 pm

Le agrado la forma de expresarse que la chica tenía, sin duda era un amante de la lectura al igual que ella.

Oh, claro. No hay problema con que me tutees, creo que no debemos tener mucha diferencia de edad.

Podría haber dicho que no tenían diferencia de edad, pero claramente la chica era mayor a ella. Tenía la postura firme de una adulto, no mucho quizá tres o cuatro años, pero sin duda era mayor.

Creo que tenemos varias cosas en común. Hablar con las personas no es lo mío —hizo una mueca que en la oscuridad de la noche difícilmente era percibida—. Estoy completamente de acuerdo, amores como el de Sydney y Lucie son únicos, es increíble que el autor lograra algo tan magnifico. Una verdadera obra de arte.

Le llamó la atención que la chica mencionara algo acerca de la procedencia de su familia. A pesar de no conocer la identidad de sus padres, Adara conocía perfectamente la historia de la familia Carstairs. Sus antepasados habían vivido durante una larga época en Beijing, de hecho no le sorprendería que el fueran conocidos en los institutos de aquel lugar. Una historia que en particular le llamaba la atención era la de un chico llamado Ke Jian Ming. Cuando este apenas tenía once años, un demonio llamado Yanluo logró entrar al instituto y asesino a los guardias y apresó a su familia.

El demonio torturo al chico inyectándole veneno frente a sus padres. Durante dos días, el chico alucino y tuvo sueños en los que escucho los gritos de desesperación de personas a lo largo de la historia. El único tiempo en el que no alucinaba, todo lo que oía eran los gritos de sus padres. Nunca supo el final de la historia, pero supuso que el chico había muerto por las alucinaciones. ¿De que otro modo podría haber terminado la historia si no era así?.

El piano es mi otra gran pasión, aprendí a tocarlo cuando tenía nueve años, desde ahí no he dejado de hacerlo. Me asombra que lo haya notado, muchos tocan el instrumento pero no lo sienten —se detuvo en sus pensamientos por un momento—. Nunca he estado en china, pero estoy segura de que otros Carstairs viven allí —era lo único que podía decirle, ella no sabía nada más sobre ellos—.

Un pequeña sonrisa se asomo en su rostro, sin duda, Adrianna le agradaba. Tenía distintas similitudes con ella y le agradaba la forma en que percibía las cosas.

De hecho, sólo he viajado a Idris —agregó—. Creo que soy de las pocas cazadoras que no ha conocido el mundo —suspiró.

Iglesia estaba a su lado, se acerco para acariciarlo.

Este es Iglesia. Lleva un largo tiempo en el instituto —el gato maulló y se alejo caminando mientras su cola se enroscaba—. Es una buena idea, sin duda ya no se sentiría sola. Somos una gran familia.

La idea le hizo sonreír, Adrianna era distinta a cualquier otra Cazadora de Sombras. Había algo en su aura que se lo decía.
Adara Carstairs.
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
60

Volver arriba Ir abajo

Re: In the silence of the night.

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Dom Ene 20, 2013 11:40 am

- Entonces somos dos, mis padres solían decir que yo me escapaba para tocar el piano, aunque solo diera golpecitos en la misma tecla durante horas. Al final me enseñaron, aprendí a no solo tocarlo. –poso la mano en el pecho.- escucharlo me alivia, es cómo, si me creyera libre, mis emociones me guían al tocar. Es algo extraño, pero a veces me siento más segura tocando una pieza que con cazadores de sombras. Menudo bicho raro soy ¿no crees? – se avergonzó de sí misma, trataba de comprender las emociones y sus albedríos, pero lo que se suponía sencillo, era un propósito casi imposible.- Como creía, no estuvo allí, pero su apellido…Discúlpame, meto la pata casi siempre.

Notaba un cierto malestar, la joven no parecía tener recuerdos hermosos de los Carstairs, Adrianna se preguntaba que la llegaría a ocurrir. El porqué de esa aflicción y rostro tan apesadumbrado, pero no podía preguntárselo no era cortés, ni era seguramente la persona más adecuada para hablar del tema.

- Créeme, es mejor no ver tanto mundo. Yo crecí en mil sitios, y nunca fui capaz de definir uno como mi hogar, tan solo Idris, pero no he vuelto. Dudo que vuelva a ir. – la joven abandonó Idris al poco de morir su parabatai, Alacante la recordaba a ella. El que no pudo salvarla de su enfermedad, que la fracasó. La culpabilidad oscurecía sus ojos de un azul casi negro.- Es mejor permanecer en un lugar y crecer en él, te lo recomiendo. Además para ver el mundo, hay tiempo… E-es mi opinión, no más. – No era su pretensión influirla a tomar decisiones basado en su pésima experiencia. El gato maulló llamando la atención en eso se parecía mucho a Montblanc, caviló la joven. - ¿Así que se llama Iglesia? Igual se hace amigo de Montblanc, es quien me acompaña. Le gusta ser el centro de atención, supongo porque parece un trozo de algodón con patas. – definió animada pensando en Montblanc: Cuando se le encrespaba el pelaje por la humedad, no sabía donde empezaba y terminaba el gato.

Había prestado gran atención a las palabras de la joven Carstairs, ¿vivir en el Instituto? ¿Era buena idea coexistir con más cazadores de sombras? Nunca se creía cómoda con ellos, y era una más. Pero la sensatez acudía como siempre a sus juicios internos: Magnus era encantador, un hermano mayor un tanto mandón. No le hacía falta tener una máscara, pero si insistía en su aislamiento, no podría continuar la promesa a Christine. Adrianna resopló y junto las manos, enredó con el anillo de los Birdwhistle, un gesto habitual cuando tenía dudas.

- Quizás debería quedarme aquí, quizás es lo más correcto, ¿Familia? ¿Una gran familia? –meditó un poco, había venido a hablar con Maryse para que la pusiera al día, pero podía añadir pedir que la acogiera, a fin y al cabo era un hogar para Nephilims, Adara estaría allí, no se sentiría sola, siempre podía llamar a Magnus y hablar. – Decidido… no obstante, tengo algo que pedirte ¿me acompañarías al piano? Necesito oírlo para poner orden en mi cabeza y podemos escucharnos mutuamente, no creo que nadie se de cuenta. Maryse esta aun reunida, y creo que será hasta tarde. Aunque si tienes sueño, es mejor que vayas a dormir….-se disculpó, sabía que no debería hablar tanto, pero era tan fácil en su presencia y se sentía tan bien ¿era un pecado tratar de ser “feliz”? Se lo prometió y Adrianna juró no romper esa promesa, costara lo que costara.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: In the silence of the night.

Mensaje por Adara Carstairs. el Dom Ene 20, 2013 3:26 pm

Una vez, sólo una, se había sentido insegura acerca de su herencia como Cazadora. Si no sabía quién era, ¿cómo sabría que los Cazadores eran su familia?. Desde el viaje a Idris, varias ideas pasaron por su mente.No podría ser una submundo, las runas la habrían matado. Menos una mundana, no con su habilidad. Pero estaba segura de que desconocía una gran parte de su pasado, y con eso una gran parte de su esencia, "Si tu misma no sabes quién eres, ¿cómo esperas que el resto lo averigue?", había pensado amargamente muchas veces.

A veces, no se a donde pertenezco. Pero cuando toco el piano, se que hay un lugar, un mundo creado por el sonido, donde nunca estaré sola. La mayoría de Cazadores de Sombras, parecen hostiles. Son pocos los que saben por todo lo que han tenido que pasar, creo que esa es la razón de que los Cazadores semanas un secreto. Sólo imagínate, miles de personas con vidas perfectas, tratando de entender lo que es perder a alguien a diario. Sería un caos. Jamás encajaríamos —tomó aire—. En la música hay un lugar para todos, sin importar quién seas, ni de donde vengas, nada de eso importa. Lo único que importa es lo que sientes cuando la escuchas. Me habría gustado que mis padres me enseñaran —se detuvo casi de golpe sorprendida por su última declaración. Nunca le había dicho a alguien eso, pero en su más profundo ser siempre lo sintió. Ni siquiera sabía si sus padres tocaban algún instrumento.

Se pregunto por que Adrianna aseguraba arruinar sus conversaciones. Hasta el momento, ella era la única persona con quien se había sentido así de segura y con quien había compartido detalles, mínimos, pero al fin y al cabo detalles íntimos, que nunca se habría atrevido a mencionarle a alguien. O eso pensó ella.

No te preocupes, es sólo... —selecciono sus palabras antes de que escaparan de su boca y luego de un suspiró continuó— No se mucho acerca de mi familia, como te dije, he vivido toda mi vida en el instituto, literalmente.

No quiso añadir más detalles, de seguro, Adrianna tendría su propia historia y sus propias penas que cargar. No necesitaba a una niña contándole la lamentable historia de su vida. Si tenía suerte, ella podría llegar a convertirse en su amiga, y quería que así fuera, pero no por lastima. Quería que ella la aceptara tal y como era, sin la obligación de hacerlo porque era un simple huérfana con mala suerte.

Idris es un lugar hermoso, el hogar de todos los Cazadores de Sombras —no podía recordar cuántas veces había escuchado esas palabras. "Idris" y "hogar" siempre estaban juntas en una oración.— Como tu lo has dicho. Aún tengo tiempo —sólo tiempo. Ni mucho, ni poco. Para una Cazadora de Sombras no había una edad de defunción estimada—. Se llevarían bien, a principio Iglesia suele ser un poco... difícil. Pero con el tiempo se llevarán bien, de todos modos ya esta acostumbrado a la llegada de nuevos inquilinos. Estoy segura de que le agradaría tener un amigo felino —acaricio al gato. Adrianna no había mencionado que su mascota fuera un gato, pero lo supuso por su descripción.

Otra cosa rara esa noche. Con su inseguridad, Adara nunca habría afirmado algo así sin tener la certeza de que así fuera. A la gente no le gusta la gente tonta, menos a los del tipo nefilim.

No te arrepentirás de tu decisión. Pero te aconsejaría que etiquetaras tu comida. Todos lo hacen para evitar problemas —profirió una sonrisa. Siempre le gustaba recordar las peleas causadas por la comida en el instituto.

Estaba segura de que Adrianna amaba el piano tanto como ella lo hacía. Y quería oírla tocar algo.

Oh, me encantaría. La sala de música esta cerca, ven conmigo.

Se levanto del sillón y avanzó hacia la puerta.
Adara Carstairs.
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
60

Volver arriba Ir abajo

Re: In the silence of the night.

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Lun Ene 21, 2013 9:30 am

- Trataré de recordar ese detalle. –comentó, debía haber autenticas guerras sobre la comida, y no quería sumergirse en problemas tan banales, rompiendo la calma de esa gran familia. Adara parecía alegre de que Adrianna se quedara, algo que la pilló por sorpresa, que alguien apreciara que estuviera allí, la infundía mas seguridad de su decisión, algo dentro de ella decía que era lo adecuado.

Se levantó siguiendo a Adara por los largos pasillos del Instituto, ella era la experta. Parecían que estaban dando vueltas, pero conocía esa sensación, los pasillos tenían la misma decoración. Adrianna observaba a su alrededor, memorizando el camino que correspondería seguir desde la biblioteca, a la sala de música.

Se detuvieron ante una gran puerta, al abrirla, si bien estuvieran sumidas en la oscuridad de la noche, podía percibir la paz de aquel lugar. Como una pequeña orquesta, estaban todos los instrumentos situados, pero el centro de la sala, era para el gran piano de cola, que relucía ante los demás, una energía afloraba de él. Era la quietud que alentaba su alma, notas que constituían sus palabras, partituras eran su voz. Como Adara mencionó “En la música lo único que importa es lo que sientes cuando la escuchas”.

Adrianna, disfrutando de la presencia del piano, acarició la tapa antes de levantarla. Descubrir las teclas: su sonido era sedoso y refinado, cautivador, capaz de exaltar lo más profundo del alma, afligirse o sonreír. Gran momento para la reflexión y la melancolía de un sonido tan mágico. No perdió tiempo y se sentó frente a él, rozando las teclas sin que estas emitieran algún sonido.

- Creo que me atreveré con una de Chopin, es una de mis favoritas: La aprendí de mi padre, él solía tocarla para que durmiera, años después comprendí más a fondo la intención del compositor. Pero para mí seguía siendo armonía, felicidad, hogar…-confesó y se dispuso para tocarla. Las primeras notas escapaban paulatinamente.

Aunque la forma fuera de un rondo, ornamentada mas la primera parte, era una partitura en su memoria llena de emociones, el aprenderla junto a su padre. Oírla mientras se quedaba dormida en el diván, mientras su madre la arropaba. Calidez, alegría ausente, calma absoluta, cuando la tocaba podía volver a ese momento, y sonreír. Los dedos se deslizaban con gracia, elegancia sobre las teclas.

El tempo de la partitura era andante, hacia que aquella melodía suave fluyera lentamente, inundando los corazones y mentes de quienes escuchaban. Aunque Chopin la usó para trasmitir cierta angustia, en sus notas había cierta esperanza y añoranza. Algunos momentos exigían mayor rapidez y reflejos, parecía que sus dedos se impulsaran de un lado a otro del piano. Adrianna, dejaba que la música guiara sus movimientos, sumergida en aquel amor que profesaba a la música. La melodía, la ayudó a apaciguarse, tomar una decisión sensata.
Al terminar el silencio era doloroso, le devolvió a la realidad.

- No sé que es mejor, que nunca conozcas a tus padres, o que cuando los tienes y necesitas, sepas que están muertos. –confesó entristecida, envuelta en sus recuerdos.- Yo viví el no volverles a ver, cuando les necesitaba, solo tuviera un anillo recordándome que ellos no volverían, nunca.- suspiró- no dejes que mi melancolía te amargue, ni que empañe un Nocturne de Chopin, con mis penas. Espero que te gustara. ¿Quieres tocar algo? –la invitó a sentarse, Adara había escuchado algo muy profundo del alma de Adrianna.

No sabía porque quizás, porque Adara sin darse cuenta estaba pasando de ser una desconocida, a ocupar parte de su vida, tan necesaria como una amiga. ¿Una amiga? Seguramente era eso lo que revoloteaba en su cabeza, pero hacía años que no lo sentía y le parecía extraño e interesante. Sin duda la vida de cazadora de sombras, no dejaba de sorprenderla día a día.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: In the silence of the night.

Mensaje por Adara Carstairs. el Lun Ene 21, 2013 1:31 pm

Se sorprendió de lo bien que Adrianna manejaba el instrumento. Sus manos se movían despacio y luego, a medida que a canción avanzaba, más rápido. Seguía el tempo con completa naturalidad, con tanta perfección como una bailarina de ballet. Disfruto de la melodía durante toda su duración. La música fluía llenando el lugar y terminando el silencio, la luz de la luna reflejada sobre las teclas acompañada con la obra musical creaban un ambiente sereno.

Adrianna había mencionado que su padre le había enseñado a tocar esa pieza, por lo que Adara supo que era algo especial para ella, y a juzgar por la forma en que la interpretaba, se dio cuenta de que la melodía le traía recuerdos gratos, pero no cualquier clase de alegría.

Para Adara existían dos tipos de felicidad. La primera era la más común. Esa causada por un recuerdo de algo feliz que podría volver a suceder. Esa que instantáneamente te hacía sonreír o reír; La segunda era la menos común y la más difícil de comprender. Esa era cuando tenías recuerdos que sabías, nunca volverían, y de alguna forma aún estaba la sensación de calidez. Por alguna razón ella nunca la sintió, quizá porque nunca tuvo la desdicha de ver a alguien, que en realidad quisiera, morir.

No sabia que responder. De alguna manera, ya fuera por accidente o por iniciativa propia, Adrianna le había revelado una parte importante de su vida, apenas conociéndola hace unos minutos.

Para ser sincera, no puedo decir que lo sienta, porque no sé lo que es perder a alguien así querido —se detuvo y suspiró—. Nunca conocí a mis padres, ni siquiera se si están muertos. Debe ser difícil perder a alguien que ha estado allí para ti. Al fin y al cabo, creo que lo que más duele no es la ausencia, si no, los recuerdos —se había sincerado por primera vez con alguien. Pero si Adrianna había sido capaz de contarle acerca de su historia, ¿por qué ella no?

Se sentó en la banqueta y acaricio las teclas de piano.

Me gusto mucho tu interpretación de Nocturne, es una de mis favoritas. Tocaré algo un poco menos conocido. No es música clásica, pero cuando la escuche me enamore de ella.

Comenzó a tocar. El comienzo era un arpegio fácil que luego iba tomando complejidad. El sonido era triste y melancólico. Había descubierto esa canción por casualidad, en una de sus salidas del instituto y había pasado meses perfeccionando las notas. Le costo aprenderla porque no tuvo partituras, sólo el vago sonido en su mente. Tocarla para ella, era un recuerdo viviente de que podría sobrevivir día lugar para ella.

Cerró los ojos dejándose llevar por la sensación. Parecieron sólo segundos, pero la pieza ya había terminado.

Se llama Into the dark, es de un compositor llamado Sebastian Larsson. Estuvo rondando durante mucho tiempo en mi mente. Me costo aprenderla pero fue un logro importante para mi. —Estaba insegura sobre lo siguiente que diría, pero las palabras escaparon de su boca casi sin poder contenerse.— Se que no debería preguntar esto —se mordió los labios—. Pero, ¿cómo murieron tus padres?

Adrianna parecía sorprendida por la pregunta, y Adara se sintió mal por preguntar algo así. Pero lo hecho, hecho estaba.
Adara Carstairs.
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
60

Volver arriba Ir abajo

Re: In the silence of the night.

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Mar Ene 22, 2013 10:48 am

Cuando Adara comenzó a tocar, Adrianna dejo que la música la envolviera, el tempo era lento, triste y muy melancólico. Pero podía notar la dedicación y esfuerzo en aquella melodía, la joven había peleado por lograr ese sonido armonioso que llenaba su mente. Las notas más agudas, le recordaban los bellos y fugaces momentos de felicidad en su vida.

Podría pasar horas oyéndola, y jamás cansarse, miro para ver como se manejaba Adara, era ágil, sus movimientos suaves y refinados. Además del gran trabajo, sin duda los Carstairs no solo eran un linaje de cazadores de sombras, tenían un don en la música y ella podía verlo.

Adrianna agradeció oír aquella pieza, desde esa noche estaría entre sus favoritas. Adrianna escuchó sus palabras, Adara estaba orgullosa y podía notarlo, de que a partir de oírla, llegara a tocarla íntegramente, en el fondo la recordó a ella. Lo que fue después, no se lo esperaba, se sorprendió evidentemente, y su mente viajo al pasado, hasta Tailandia.

- Mis padres, eran buenos cazadores, cuando trabajaban juntos, eran dignos de admiración. Así que les contrataron para ir a vivir a Tailandia, no querían dejarme en Idris sola, así que me llevaron con ellos. El lugar era hermoso, las vistas magnificas, gente muy agradable, pero yo no quería salir. Mis padres solían salir casi todas las noches. Así que decidí esperarles una, me resfrié, recuerdo aun esa noche. –la voz de Adrianna, no sonaba tan segura, era de lo más hondo de su alma, un dolor que nadie podía curar, culpabilidad.

>> “Yo tuve una especie de sueño, vi a mis padres a lo lejos, desvaneciéndose en el horizonte, y frente a mí una bestia, un demonio y desperté. Mi madre estaba dejando una taza de su remedio natural, con hierbas medicinales. Era bastante efectivo. Me beso en la frente como siempre. Explicó que no tardarían. Yo note que algo no iba bien. Les dije que se quedaran, trate de persuadirlos, pero al final cedí. Esa bestia había matado a niños y familias enteras, no podía arrebatarle a esa gente más, les vi irse sin hacer nada. Aquel día de tormenta, me quede en la puerta, y esperé, esperé a que volvieran como me lo prometieron, pero nunca fue como dijeron, nunca.

Cuando desperté, mi tío, me llevaba de vuelta a Inglaterra, no quería contarme nada de lo sucedido a mis padres, supuse en lo más hondo, que estaban muertos, pero necesitaba pruebas para creerlo. A la semana un Hermano Silencioso, me trajo las únicas pertenencias que quedaron de ellos: el colgante de mi madre y el anillo de mi padre. Hablaban de que debía estar orgullosa, habían peleado contra una gran bestia, pero yo….no lo veía así, me parecía lo más doloroso que conseguían decirme.”


- Todavía sueño con esa tormenta, mis padres despidiéndose de mí. Por eso dije, mejor no haberlos tenido y ver como nunca aparecían ante ti, sintiéndome culpable de no detenerlos. –inspiró profundamente recobrando el hilo de voz, que pareció atenuado. La observó insistentemente, hacía mucho tiempo que no hablaba de ellos, y menos a una desconocida. Pero ya era ofensivo considerarla así.- Eres la primera persona de la que hablo sobre su muerte, gracias Adara, necesitaba hablarlo. trató de sonreír, pero en su lugar empezó a tocar una melodía triste.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: In the silence of the night.

Mensaje por Adara Carstairs. el Miér Ene 23, 2013 1:39 pm

Ella la escuchaba e imaginaba cada escena. Veía a la niña en medio de la noche, tratando de mantenerse despierta pero vencida por el sueño. Sus párpados inquietos cuando soñó como sus padres desaparecían. Veía a una pequeña Adrianna mucho más frágil, pero con una postura firme, típica de los Cazadores, tratando de sentirse orgullosa porque sus padres habían muerto de una forma digna.

Esas palabras no eran nada, ¿de qué te servía qué te dijeran que tus padres habían muerto de una forma digna?, ¿qué deberías sentirte orgullosa? Ellos estaban muertos, todas esas palabras significaban nada. A un niño el orgullo no le importaba.

Escuchaba atenta la triste melodía, no sabía que decir y tenia miedo de arruinar todo con su inseguridad. A pesar de eso, estaba tranquila. Conocía una parte nueva de Adrianna, una bastante personal y se sentía bien saber que alguien confiaba en ella.

Se pregunto que habría sentido ella en esa situación, no tenia respuesta, claro. Quería decirle algo, algo que la hiciera sentir mejor. Pero no sabía que.

Nunca antes alguien me hablado con tanta franqueza, yo nunca había hablado así con alguien. Siempre he sido —hizo una pausa—, tímida, por así decirlo. Soy insegura, siempre lo he sido. Nunca supe quienes eran mis padres, al igual que tu, lo único que me queda es el anillo de la familia. Siempre me he preguntado porque no dejaron una carta, algo en que me dijeran el motivo, sólo eso.

Y aunque nunca lo hubiera pensado, así era. Sólo guardaba resentimiento y ni siquiera sabia a quien estaba dirigido. Lo único que le habría gustado tener, era una explicación. Un motivo, del por qué, si tan solo así fuera ella se sentiría bien. Prefería tener la certeza de que estaban muertos, a no haberlos conocido nunca.

Cuando viaje por primera vez a Idris alguien me dijo, no recuerdo quién, pero me dijo que yo era una vergüenza para mi familia —se encongío de hombros—. Siempre me he preguntado porque me dijo eso y creo que tal vez ese sea el motivo de que ni siquiera haya existido una explicación. Quizá ese fue el motivo de que me dejaran aquí sin motivo aparente.

Adrianna había tenido la confianza de decirle algo importante para ella, algo que no le contaría a todo el mundo y le había agradecido. En el momento no entendió porque le agradecía, pero luego de contarle su historia, como se sentía, lo comprendió. Nunca se había sentido tan libre, de alguna, forma el peso en sus hombros desapareció, era bueno poder sincerarte con alguien y decirle lo que sentías.

¿Sabes?, me agrada poder decirte esto. Se que ahora puedo confiar en ti y es bueno tener a alguien a quien poder contarle cosas, si necesitas algo estaré aquí para apoyarte, porque se que tu harías lo mismo.
Adara Carstairs.
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
60

Volver arriba Ir abajo

Re: In the silence of the night.

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Jue Ene 24, 2013 11:10 am

- Yo también soy tímida, absolutamente negada para hacer vida social, me resultaba más fácil aprenderme todas las runas y dibujarlas- interpretó jocosa, y dejo de tocar el piano. Juntando las manos enredando con el anillo. Le costaba confesarse, y era un tanto risible que la costara tanto.- que hablar con una persona, pero tú. No se representarlo, pero me siento bien hablando contigo. Juzgo que puedo confiar en ti, es una especie de corazonada, y cuando las tengo aciertan.

Adara le había contado parte de su pasado, así que ahora podía ver claro su malestar, ahora aliviado, decir alguien que eras la vergüenza de la familia, y sin dar explicaciones. Que sus padres la abandonaran en el Instituto, solo aquella sensación la enojaba, no podía comprender la razón de apartarla de la familia. Los Carstairs no eran tan clasistas, si bien no llego a conocerlos en persona, pero se sabía bastante, solo con poner el oído.

Incumbía tener una razón interna, ahora sentía que ella formaba parte de esa historia, no lo veía justo ni con razón. Debería hablar con su tío, y mover hilos para saber las verdaderas razones de abandonarla con la excusa de la vergüenza. No era una razón para convertirse en heroína, solo encontrar unas aborrecibles razones que llegaran a convencerla, cosa que dudaba, para que Adara estuviera sola.

- Se que puedo confiar en ti, lo percibo, emocionalmente, mi don y maldición, me deja ver que eso es cierto, por eso quiero que tengas algo. –rebuscó en los bolsillos de la chaqueta de cuero, y lo encontró era una pulsera hecha con esferas de jade verde aturquesado, un recuerdo de China.- Dicen que protegen a su portador de las influencias demoniacas, es un amuleto y un regalo, cuídalo bien tiene más de cien años o ¿eran trescientos? –bromeaba sobre la fecha, aunque era cierto que se lo legaron a su madre unas mujeres, y hablaban de dinastías mucho antes de que fuera invadida la tierra del arroz y la pólvora. – Debería volver, quizás Maryse acabó la reunión, y me busca. –susurró poniéndose en pie.- Además de tener que organizar el desastre de mudanza, sin duda voy a tener una noche ajetreada…Y eso que me quería ir a dormir temprano. En fin, un placer conocerte Adara, nos veremos mañana, tendrás la ardua tarea de soportarme. –le puso la mano en el hombro si recordara sonreír lo haría, pero simplemente lo olvido.- no sabes en que te metiste amistándote conmigo. – el humor era bastante acido y negro, siempre salía a relucir. – Buenas noches Adara Carstairs.-se despidió de ella, saliendo por la puerta de la sala de música, sabía que solo era el comienzo de una nueva historia.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

TEMA CERRADO

Mensaje por Cónsul J. Nightshade el Jue Feb 14, 2013 8:08 am

Cónsul J. Nightshade
avatar
Cónsul de La Clave
Mensajes :
410

Volver arriba Ir abajo

Re: In the silence of the night.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.