Últimos temas
» You are with me now || Jules & Caleb Nightshade
Jue Ene 05, 2017 9:27 am por Caleb A.Nightshade

» Mundo Subterráneo (Reapertura) {Afiliación Elite} {Cambio de Botón}
Jue Oct 27, 2016 7:18 pm por Invitado

» Walk Of Fame - normal.
Sáb Oct 22, 2016 4:33 am por Invitado

» Forever is only the beginning [Normal]
Miér Oct 12, 2016 5:47 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza - Cambio de Botón
Jue Sep 29, 2016 11:15 pm por Invitado

» || Petición de Rol ||
Miér Sep 07, 2016 11:20 am por Gareth Beckett

» Dark Paradise (af. Elite)
Mar Sep 06, 2016 1:28 pm por Invitado

» University of Southern California [Af.Elitel]
Mar Sep 06, 2016 10:53 am por Invitado

» The Worlds Collide - Afiliación Élite
Mar Ago 30, 2016 2:41 pm por Invitado

» [Af. Normal] Cazadores de Sombras RPG
Vie Ago 12, 2016 11:08 am por Invitado

»  || Ficha de Jules M. Nightshade || (En Proceso)
Sáb Ago 06, 2016 6:23 pm por Jules M. Nightshade

» The next stop is...[Kate Weatherrose]
Miér Jul 06, 2016 11:07 am por Cónsul J. Nightshade

» Un nuevo comienzo. [ Jane Youngblood]
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» Lose your mind, comienzan los problemas (priv.)
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» ||New truth|| Alexandra C. Gray & James F. Jackson
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

Afiliados Hermanos
1 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios es una creación de Arabella23
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33

Think of Me [Nathaniel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Mar Feb 12, 2013 8:41 am

Flowers fade,
The fruits of summer fade,
They have their seasons, so do we
but please promise me, that sometimes
you will think of me.

Como todos los sueños, llegaba el momento de despertar. Ese amargor en el interior, solo el susurró de su nombre, de esa manera tan esencial sonó tal y como una despedida. Miró a su alrededor tratando de encontrarle, pero se desvaneció. Adrianna sintió un penetrante y estrecho dolor en el corazón, el grácil desquebrajar de una lagrima. Recogió su antifaz del suelo del balcón. Se lo puso, las lágrimas habían terminado, con la máscara no lloraba, no reía, fingía tan solo, lo detestaba.

Volvió a su rutina, pese a que la nephilim se pusiera en contacto con Magnus, para buscar, pero sin éxito. Los días pasaron, y por más que lo intentara, no el vampiro no dio señales de vida. Magnus la llamó por la mañana para describirla que sabía de él. Estaba en el clan de Camille Belcourt y eso no la animó en absoluto. Dejo por imposible buscarle más, si él no quería ser encontrado, ella no le estorbaría.

Siguieron sus duros entrenamientos hasta que su mente le borraba, misiones de vida o muerte en las que estuvo a punto de saborear la muerte, intensificó sus adiestramientos hasta la extenuación, a caer sin defensa alguna. Porque parte de ella, le buscaba aún, parte de su alma precisaba verlo de nuevo.
Recordando sus besos y caricias, se sintió viva. Que la vida tenía algo de piedad con ella, que podía imaginarse ser feliz, que idiota era al creer que eso era cierto. Pero algo aún quedaba en su memoria, algo que la susurró al odio.

“No confíes en mi”

Cierto que no lo conocía, pero algo de ella quiso confiar, ahora estaba en una maraña de emociones. Que incluso para la empática eran ambiguos, quería abrazarlo pero a la vez, abofetearlo con toda su fuerza. Jugó su última carta, su tío Cyril, le había escrito pidiéndole información. Pretendía conocer la razón de cual no debía fiarse, si bien luego no le hiciera el menor caso.

Se puso un suéter negro largo de cuello muy holgado y ancho a juego con la moda de la época. A parte de ser útil para ocultar sus runas de nephilim. Aún así se veían las tirantas de la camisa negra que llevaba debajo y algunas runas. Pantalones de pitillo en tonos metalizados y con tachuelas, estilizaban sus piernas. Unas botas de combate, de poderoso tacón “pateador de demonios” que llegaban hasta las rodillas, y se fue a Taki’s a leer tranquilamente lo que habían enviado de Inglaterra.

Tomó su mesa preferida: pidió el café con leche y un trozo de pastel de chocolate. Mientras el hada fue a hacer su pedido. Adrianna abrió el paquete, había una carta de puño y letra de su tío. Había logrado encontrar toda la información, era poca, pero si encontraba más se la enviaría. La deseaba que hiciera amistades allí, y por último la hizo un regalo.

…Dos entradas con palco reservado, se que adoras esa obra, siempre tenias ese libro contigo, me enteré que iban a estar en Broadway. Así que compre dos entradas para que invitaras a quién quisieras. Incluso a tu amigo brujo si quieres...

Adrianna miró el sobre, eran dos entradas para el Fantasma de la Opera. La nephilim sonrió, se conocía cada canción del musical y adoraba ese amor entre el Fantasma y Christine. Lo primero que se le ocurrió fue Nathaniel. Pero se rió de sí misma, era inútil no pensarlo, y también que él volvería. Igual invitaba a Magnus como su tío se describía, le agradaban los musicales y operas.

El hada trajo su pedido y Adrianna le dio un leve “gracias”. Estaba concentrada, en los documentos, se remontaban a mucho tiempo atrás, hasta 1820. Cuando Nathaniel Alaric nació en el seno de la familia Hellrune. Vio varias menciones de nephilims acerca de una tal Lady Elizabeth, una extraña relación muy cercana, de que podía ser una hija de la noche. La nephilim tomo la taza, y revisó la muerte de Nathaniel. Su desaparición y de nuevo sospechas de alguien idéntico a él. Pero cuando fue a darle un trago al café, la taza se le escurrió de las manos y manchó todo de café. Emborronándolo todo, imposible de recuperar.

- Sublime. - intentó secarlo con servilletas de papel pero era complicado. El hada se disculpó limpiando el desastre que Adrianna cometió pesé a que se disculpara la nephilim. El hada prometió traer una taza no ardiente.

Ella suspiró, estaba cansada de buscarlo, pero quería explicaciones. Quería saber ¿Por qué no podía confiar en él? ¿Por qué desapareció? Tantas preguntas que no veían respuesta, sostuvo las entradas, ¿Por qué pensaba tanto en él? Le resultaba una incógnita que deseaba desentrañar, pero ¿para qué? Pensó mientras partió un trozo de bizcocho de chocolate, su sabor reconfortaba su ánimo. Observó el cielo desde la ventana, antes de que sintiera un frio poco normal, y alzó la mirada.

Allí estaba, perfecto como siempre, Adrianna quería partirle la cara y pedir explicaciones como mínimo, pero no quería que la echaran de Taki’s, le encantaba el lugar, así que tuvo que contenerse clavándose las uñas en las palmas de las manos y evitando mirar sus ojos celestes, no se merecía ni un segundo en sus ojos. Estaba irascible, y no se lo perdonaría.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Nathaniel A. Hellrune el Miér Feb 13, 2013 9:08 pm

Long ago, it seems so long ago
How young and innocent we were



Fugaces y efímeras. Así eran las emociones de Nathaniel. Apenas un flash de luz en un oscuro firmamento. Tratar de evocar las mismas sensaciones ya empolvadas por el desuso no era más que inútil y decepcionante y lo dejaba con un gran puñado de nada en las manos. Lo único que podía recordar con lujo de detalles era el rostro de Adrianna, la profundidad de sus ojos azules, la certeza e idealismo de sus palabras.

Su conciencia estaba limpia. No osaba decirse a sí mismo tal falacia como que se había alejado para prevenirla de él, si bien en un arrebato le confesó no ser digno de confianza. Sus motivos eran por mucho más egoístas. Conoció a Adrianna poco tiempo después de haber llegado a la ciudad, cuando aún ni siquiera se había presentado a con la baronesa vampira que lideraba su clan a como de lugar. Más había tenido la prudencia de no continuar dilatando el momento del encuentro y de hacer conocedora a Camille de su presencia y aparentes intenciones. A partir de ese punto las cosas se le habían ido de las manos. Lady Belcourt resultó ser la más exquisita de las criaturas, inmune a su elocuencia y receptiva a su verdadera naturaleza. Vio de Nathan mucho más que la mayoría y le hizo una oferta imposible de rechazar.

Así fue como Lord Hellrune se convirtió en el segundo al mando de los hijos de la noche de Nueva York. El puesto le valió nuevas responsabilidades así como la creciente necesidad de permanecer invisible y en las sombras lo más que le fuera posible. Si bien se había tirado tierra sobre los asuntos correspondientes a Raphael Santiago, ir por ahí haciendo alarde de su puesto lo habría probado a si mismo como un idiota. Se cernía a los planes de su señora, como era preciso hacerlo si planeaba conservar tanto su estatuto como su vida. Probablemente pasaron unos días o unas semanas antes de que volviera a retomar paulatinamente la nueva rutinaque estaba desarrollando, la cual incluía la visita a Taki’s de tanto en tanto.
El inmortal dormía sin sueños, razón por la cual había podido mantener a raya sus recuerdos y pensamientos, evitando que lo asaltaran cuando era inoportuno. Una nephilim llamaría demasiado la atención, por no mencionar que tenerla cerca siendo quien era como sostener una granada sin seguro y esperar a que jamás explote. Aun y a sabiendas de todo esto, algo muy en el fondo del alma de Nathaniel clamaba por ella, anhelaba la amena conversación y el desenfreno. No podría haberlo puesto en palabras, aquella necesidad imperiosa de verla. Era una certeza que le oprimía el corazón tal y como en aquel momento, cuando la abandonó. Sabía que de quedarse, de hablarle, hubiese sido incapaz de dejarla y aquel descuido habría acabado con su existencia.

El variopinto conjunto de subterráneos le colmó la vista, pero había tomado un sabio consejo y arribado cuando aún era temprano y quedaban muchas mesas a su disposición. Escaneó una vez el lugar con la mirada, reparando en el hada ya conocida que caminaba casi danzante en su dirección.

— Le he dado café caliente... —le susurró casi al oído al acercarse— Cayó sobre documentos que tenía de ti.

No necesitó más explicaciones para comprender de que le hablaba de modo que le dedicó a la fémina una de sus mejores sonrisas y la halagó, como sabía que las de su clase adoraban. A esta en particular la había visto varias veces y por lo que sabía no le guardaba ni el más mínimo cariño a Aria desde la noche en que los vio compartir mesa. Curiosas eran las criaturas mágicas, curiosas y vengativas en verdad. Le murmuró un par de cosas que la hicieron reír y ella señaló con el fino dedo aquel lugar donde se encontraba la nephilim en aquel salón. Asintiendo levemente el vampiro se acercó a la mesa, deteniéndose frente a la familiar silueta de Adrianna que lo miró por un instante y luego apartó la vista con desdén.

“Es lo mejor para ambos.” Pensó, aunque algo dentro de su mente gruñó molesto.

— Buenas noches... —susurró con cortesía, no muy seguro si debería referirse a ella como “cazadora”, “señorita Birwhistle” o “Adrianna”.

Acto seguido y viéndose solo parcialmente ignorado, continuó con su caminata y se sentó en los acolchonados sillones de la mesa contigua, donde el hada regresó enseguida muy dispuesta a atenderle.
Solo había necesitado un momento para comprobar la autenticidad de los papeles manchados, más no pudo evitar sonreír. En todos sus años jamás lo habían capturado ni sospechado de la mitad de los crímenes de los que era responsable. Además... los acaudalados hijos de la noche contaban con falsificadores estupendos.

Cerró los ojos y apoyó en mentón entre las manos entrelazadas. Hora de volver a la dulce neutralidad.
Nathaniel A. Hellrune
avatar
Segundo al Mando
Mensajes :
66

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Jue Feb 14, 2013 8:04 am

Think of me, think of me fondly,
when we’ve said goodbye.
Remember me once in a while -
please promise me you’ll try.

Adrianna pretendía pero no podía responderle, dejó simplemente que la voz de Nathaniel despertará aquella conversación la primera vez. La simple delicia de oír opinar al otro, la complicidad entre ambos y aquella chispa “mágica”. Que ahora parecía haberse evaporado al igual que la sonrisa en sus labios. Dejando en su corazón una fina pero dolorosa cicatriz que desquebrajaba su corazón, pausada y dolorosamente, la tortura perfecta.

Nathaniel era un silencio, sus emociones eran murmullos en el oído y no muy claros. No estaba segura de lo que llegara a sentir o cavilar. El aroma del vampiro se filtraba entre el resto, evocándola hasta el parque donde recordaba cómos sus suaves caricias ahora eran gélidas, y sus besos carentes de emoción, artificiales, lo que hacía que su pecho se contrajera.

- Espero que en el tiempo que no nos vimos señor Hellrune. – acentuó la frase para que no le pasara por alto. Hablaba desde la frialdad y desgana, que él mismo se había ganado.- Que disfrutara, me gustaría decir lo mismo pero estaría mintiendo. – clavó las uñas en las palmas, resistiendo el brutal deseo de partirle la cara.- Y también de la compañía de su estimada Camile Belcourt, sin duda es mejor opción que una nephilim vulgar. – Magnus sospechando que estuviera en su clan, la advirtió que sería muy adecuado que se olvidara de él o sufriría más aún. No quería creerle, pero en el fondo, una voz la decía que seguramente no solo hablaran de negocios. Esa misma voz, que la advirtió de dejarle entrar en su corazón y ahora la reprendía por ser tan osada.

Taki’s como era la hora de la cena para la mayoría, empezaba a llenarse. Adrianna se sintió incomoda al ver a una pareja que buscaban asiento, y les cedió su mesa, sentándose frente a Nathaniel, aunque sería lo más breve posible. Le habían agradecido brevemente el asiento. Estaban concentrados el uno en el otro. Una pareja de licántropos enamorados, era evidente no solo por sus manos entrelazadas que la recordaban a ella y Nathaniel durante un segundo, sino esa plena felicidad, que deseaba en secreto.

- Parecen tan radiantes. No necesitan más, solo al otro para su completo bienestar. Quererse es más que suficiente para darles fuerzas. Uniendo ambas existencias en una sola perfecta. Parece mágico el amor ¿No? –le miró a los ojos, no esperaba encontrar respuestas, eso lo daba por sentado.- Espero que alguna vez lo haya sentido Hellrune, creo que no existe persona más desafortunada que aquella que no sabe amar. – musitó ásperamente, mientras apartaba el plato. Había perdido el apetito y sueño, desde aquella noche. Y en parte unos de los responsables de aquella inapetencia enfermiza estaba frente a ella.

Se apoyó en el respaldó, entre suspiros. Poco parecía que le importara, ella estaba con unas horribles ojeras y sin comer, y él, fresco como una lechuga. Le parecía injusto, no comprendía cómo podía haberla dicho eso, dejarla tirada con tan ridícula escusa. Desapareciendo durante días.

¿Es que no sentía nada por ella? ¿Es que solo fue su juguete aquella noche? ¿O era incapaz de amar a otra persona que no fuera de su raza? Tantas preguntas en el tintero, pero solo quería respuesta a una. Anhelaba enfrentarse a la realidad de una vez por todas, enfrentar el problema desde la raíz, para poner fin a su padecer. Y no encontraba mejor momento, no estaba segura si volvería a verlo, era su única oportunidad.

- Nathaniel, mírame a los ojos – hizo una pausa para soportar como se contraía el pecho de nuevo y le faltaba la respiración. – Mírame a los ojos, y dime la verdad: di si alguna vez te importé. Di la verdad por una vez, si es que no, te juro por mis padres muertos, que jamás volverás a saber de mí. No te molestaré nunca más.- El hada trajo los pedidos de ambos, el café de ella, y tal vez sangre para Nathaniel.

Adrianna guardó las entradas, y tomo un sorbo. En un instante, tuvo que salir corriendo del local, para meterse en el callejón del Taki’s. Se sostuvo en la pared, y devolvió lo poco que había comido. La maldita hada le había puesto sal al café, tendría unas palabras con el encargado. Ahora los ácidos quemaban su garganta, hizo ademan de devolver de nuevo, pero se acordaba que no tenía nada en el estomago.

Estaba a punto de echarse a reír de su mala suerte, iba a definir claramente el fin o comienzo de una relación y tuvo que ir a devolver al asqueroso callejón. Quería llorar, pero estaba cansada, tanto que sus piernas cedían. Sintió a Nathaniel detrás de ella, y se limpió la boca, poniéndose en pie.

- Maldita hada, siempre que te ve, trata de hacerme alguna de las suyas. –murmuró clavando las uñas en la pared de ladrillos. No comprendía porque no podía ser feliz, ¿es que su vida debía ser sufrimiento absoluto? ¿Pedía mucho, si exigía un poco de amor a alguien?
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Nathaniel A. Hellrune el Mar Feb 19, 2013 6:07 pm

La voz de Adrianna llegó a sus espaldas fuerte y clara, tal vez porque le hubiera subido el tono o porque gozaba de un estupendo sentido del oído. Tanto él como el hada compartieron una mirada de complicidad, y esbozo una de esas características sonrisas suyas, mostrando a penas los dientes y negando con la cabeza. Mostrar educación para con una dama no requería de él ni el más mínimo esfuerzo, pero reprimir una risa ante el tono de reproche de la fémina le daba un buen trabajo.

— He encontrada mi estancia en Nueva York placentera y mi nueva residencia acogedora. —le respondió con firmeza a la vez que alzaba la mirada— Lo de siempre, por favor.

El hada se retiró guiñándole un ojo y dando la vuelta sobre sus tobillos. Nathaniel, por su parte, apoyó más el mentón entre sus manos entrelazadas y desvió la mirada hacia la ventana. Cierto era que el paisaje no era el más atrayente, y que ni siquiera la noche era apreciable con claridad, más aún en un día nublado. Sin embargo, se le antojaba más provechoso perderse en su propio ensimismamiento que continuar una conversación que debió de ser zanjada. Hubo de morderse la lengua para no espetar ninguna clase de comentario al escuchar el nombre de Lady Belcourt salir de los labios de la nephilim como si se tratase de ácido. Primero porque se trataba de un modo irrespetuoso de referirse a un exponente de la autoridad local y segundo porque el comentario parecía encerrar en si mismo toda clase de bajas insinuaciones. Probablemente hubiera estado encantado de contar con tan magnífica criatura bajo sus sábanas, más la mutua curiosidad y conocimiento resultaba con creces en una relación más fructífera. Después de todo y siendo honestos, a la líder de su clan y a él los unían la conveniencia y la ambición. Quizá inclusive una mutua admiración y respeto imposible de concebir por cualquier mortal.

Sintió la presencia de Adrianna acercarse inclusive antes de verla por el rabillo del ojo o que el desagradable aroma a perro mojado le llenara las narinas. Bajó los brazos en un gesto cansado y enderezó la espalda, plegandola completamente al asiento. Por muy curiosa e interesante dirección que hubieren tomado sus pensamientos de quedarse solo, a plenas luces se veía que la cazadora de sombras no lo ignoraría así sin más. “Mal.” Gruñó una voz en el interior de su cabeza, aquella conciencia bipolar que arañaba la superficie y se traducía a un gesto de neutralidad, molestia y sobre todo: incomodidad.

Sus hombros se mantuvieron tensos por todo el tiempo que duró el largo discurso, mirándola sin mirarla, derrochando impasividad y arqueando las cejas. La imagen era simplemente demasiado hilarante como para dejarla pasar, un mortal que se cree conocedor, al inicio de sus días, de una fuerza tan extraña y caprichosa como el amor. La arrogancia de buscar en otro lo que no se encuentra en uno mismo, de tratar inútilmente de aferrarse a otro ser hasta llegar a una dependencia cansina o un desgastamiento inevitable.

Esbozó una sonrisa fugaz y sin gracia, sonando su voz como un susurro ronco y cansado.

— "Love is a temporary madness. It erupts like an earthquake and then subsides.”—citó levantando a penas la mirada hacia la melosa pareja de licántropos.— No confunda el enamoramiento con amor, señorita Birdwhistle.

Volvió a posar en ella sus ojos cristalinos, sus gestos controlados, vacíos y artificiales como podían llegar a serlo. Ya no necesitaba de ella absolutamente nada, y no ansiaba llegar al punto de deber de hacerlo. La nephilim era lo que era, un improvisto y una complicación. Un desliz de una noche que jamás llegaría a nada más. Enamorarse era sencillo, él mismo se enamoraba seguido, se enamoraba de todas y cada una de sus víctimas y de aquellos seres interesantísimos y magníficos que surcaban su existencia. Más aquello era una locura pasajera, una fascinación destinada a encontrar un inevitable final.

“Love itself is what is left over when being in love has burned away, and this is both an art and a fortunate accident.”

Elizabeth, su consorte y creadora, jamás se había rendido ni renunciado a su matrimonio. Con el tiempo aprendió a verlo como era, sin todas aquellas fachadas que demostraba para con los demás, Lo temía, Nathaniel sabía que era así, pero aun así seguía apreciándolo, seguía encontrándose siempre presente para él y siempre dispuesta a ayudar. Elizabeth se había convertido en su hogar y su familia, aun cuando él no fuera consciente de ello y la lastimase una vez y otra más. Era por aquella vampiresa que Nathan conocía lo que era ser amado e incluso había logrado esbozar un difuminado reflejo de lo que era la esencia de dicha emoción. Quizá hubiere perdido a la única en el universo capaz de quererle tal cual era, pero no era un desdichado, pues aunque sea por un breve instante la había tenido en su vida.

El recuerdo lo tranquilizaba y de pronto le recordaba qué era lo que había visto en Adrianna. La misma chispa de idealista tontería repiqueteando por los ojos claros, la misma expresión de desconcierto y anhelo el contemplar los propios. Era consciente de que la empática era incapaz de leer cuanto y se le pasaba por la mente, y para hacer honor a la verdad, sus emociones a penas y habían variado uno o dos decibeles. Alivio, incomodidad, enojo, neutralidad y de regreso a la incomodidad. Debería de resultar frustrante.

Obedeció cuando le pidió que la mirase a los ojos, tratando de buscar allí aquello que había visto en esa noche y que ahora parecía perdido y tragado por la oscuridad. En aquel ensimismamiento se encontraba cuando las palabras de ella, rotas y suplicantes más decididas en su tonada, le llegaron a los oídos y por poco provocan que se atragante. La miró con una seriedad helada y frunció el ceño, totalmente perplejo, parpadeando una numerosa cantidad de veces y apretando los labios en una fina línea. Bien pudo estar cocida su boca, no conseguía formular siquiera un pensamiento cordial con la afilada carcajada que hacía eco en su subconsciente.

¿Importar? Inquirió incrédula su propia voz en lo hondo de su fuero interno, mientras la fémina aguardaba por su respuesta y se disponía a tomar de la propia taza. ¿Cómo podía interesarse de verdad en alguien a quien conocía de nada? ¿Qué era un día en la vida de un inmortal? ¿Qué era un beso para quién supo ser esposo, amante y libertino? ¿Qué era, a fin de cuentas, Adianna para él?

No tuvo ocasión de contestar, no cuando la mujer salió disparada como alma que se lleva el diablo tapándose con ambas manos la boca. Nathaniel alzó la mirada para encontrarse con una camarera encantada que reía y le alzaba las cejas, una a la que debería dejarle una interesante propina, por cierto, por salvarlo de ser guillotinado.

Se puso de pie con intenciones de retirarse, dejando que la cazadora tomase su silencio y distanciamiento como respuesta a todas aquellas preguntas. Más otra vez, los papeles en la mesa llamaron su atención. Poco era lo legible ya, solo un nombre, uno que acabó brutalmente con su paciencia y realmente lo molestó:

“ Lady Elizabeth Hellrune”


Siguió los pasos que la nephilim había tomado con los documentos en mano, el paso sobrio y marcado y una ira que comenzaba ya a rozar la superficie. Mala señal, siempre una mala señal. Pues si una emoción conociera el hijo de la noche y estuviera familiarizado con ella a la perfección, ninguna sería más clara ni más potente que su cólera, aquella que se había ahora desatado.

— Tu infantilidad supera mi buen juicio. —sentenció, arrojando al suelo el mar de papeles— No me conoces en absoluto. Nadie te ha dado la confianza o el derecho de referirte a mí persona en esos términos ni mucho menos de hacerme reclamos. Mi error fue considerarte una adulta capaz de lidiar con sus emociones, no una niña que se revira al no obtener lo que quiere y corre a meter las narices donde no la llaman. Esto es mi vida privada, un pasado que me compete solo a mí y al que no has sido invitada. —El hombre hizo una pausa, consciente de que había perdido el control de su tono de voz. Le lanzó a la fémina una mirada mordaz que luego se endulzó, tintada por el cansancio—Si me importabas o no, creo que tus actos superan con creces lo que puedo expresar con palabras o lo que puedo tolerar.

Dándole la espalda, el hombre procedió a regresar por la misma puerta por la que había salido, dispuesto a pagarle al hada y largarse ipso facto del lugar. Ya había tenido demasiado.
— Buenas noches.
Nathaniel A. Hellrune
avatar
Segundo al Mando
Mensajes :
66

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Miér Feb 20, 2013 5:45 am

But I set fire to the rain,
Watched it pour as I touched your face,
Well, it burned while I cried,
‘Cause I heard it screaming out your name


La nephilim se tragó los ácidos al notar otra arcada, era tan penetrante como sus palabras. El callejón estaba apenas sin iluminación, una bombilla que pobremente alcanzaba para mostrar los cubos de basura. Todos tapados excepto uno que era donde había devuelto, lo poco que había comido ese día. Pareció abrir la caja de Pandora, había sacado el demonio interno de Nathaniel, y ahora se volvía contra a ella. Quería llorar al comparar aquella noche con la que se conocieron. Pero se trago las lagrimas, debía explicarse, en ese juicio merecía tener derecho a hablar.

- ¿Crees que soy una niña caprichosa? Qué raro porque ¡Jamás en mi vida me fue concedido ni uno de mis deseos y nunca me queje! -¿Lidiar emociones? Era un vampiro, habría vivido mucho, no era lo mismo que sentir como de las entrañas te arrancaban el corazón, y a tus seres amados ante tus ojos sin poder remediarlo, por ser cobarde o temer. Por dudar, era su condena y no juzgaba que tal castigo fuera igual para él. Golpeó la pared del local con el puño, si algo hacia “crack” seguramente fuera su mano.-Y por supuesto no me enrabiete, no intentes hablar de algo que no sientes. Las emociones son tu terreno Nathaniel Hellrune. Vives sin aceptarlas, y la que mas despierta en ti es una muy oscura ¿Crees que no la siento en mi? Verías más de mí en el silencio que en mis palabras. – trató de guardar calma, pero era un abismo de emociones que solo su presencia haría temblar al infierno. – Aún así vi en ti luz, algo que pretendía despertar. Algo que mi alma anhelaba inocentemente.

Vio los papeles en el suelo, ella no los entendía, el café había diluido sus palabras, y arrugado el papel deshaciéndolo. Era casi imposible leer algo que estuviera dentro de la mancha. Documentos de nephilims antiguos, que no cedieron a chantajes y que antes de morir legaron esas informaciones por si fueran útil en un futuro. Solo era un comienzo, apenas había algo reseñable de él. Solo sospechas, que al igual que las palabras se quedaban en el olvido.

- Busque de ti por algo que tú mismo dijiste “No confíes en mi” –remachó sus palabras amargamente, faltándole la respiración.- ¡Quería saber que debía desconfiar porque yo no creía en ello, yo creía que podía confiar en ti! Pero…Tú te desvaneciste ¡Yo no tenía otra manera de conocerte y comprenderte! Y ahora tampoco se mucho, gracias a esa maldita hada. –amontonó los papeles totalmente decidida y los tiró al cubo de la basura.- Me has dejado claro que no me meta en tu pasado. – se cruzó de brazos, defensiva, Nathaniel estaba malinterpretando sus intenciones y de paso aclarándola que fue algo efímero, desmerecido por ese supuesto “comportamiento pueril”- Que no me compete, ni tengo esa confianza, de acuerdo. Ahora si te importa, antes de que cada uno se marche, deja que exponga mis razones.

>> “¿Sabes lo que es vivir sin vivir? Por supuesto que lo sabes, es muy parecido para los vampiros, vosotros enmascaráis las emociones, muy parecido a lo que yo hago. He vivido desde que los perdí. En ese cascaron, presa de mi misma, de no sentir. Esa noche… No sé explicarlo pero pude ser libre, sentir después de tantos años. Incluso tuve mi primer beso, y me sentí feliz más incluso de lo que pude hacerte sentir, ¿pedí demasiado por vivir libre? ¿Debo de en lo que me queda de vida encerrada, sufriendo cuando quiera sentir? ¿Comprendes mi frustración y mi estúpida insistencia en encontrar algo de ti? ¡Pero has dejado claro todo de mi importancia para ti!

- Ten. – sacó el sobre con las entradas para el musical que su tío le había regalado, Adrianna adoraba ir a verlo, pero era una deuda.- Son entradas para un musical del Fantasma de la Opera en Broadway – se las dio en las mano.- Palco y dos personas, invita a quien quieras. O ve solo y disfruta. Yo no puedo ir, tengo cosas, de nephilim. Es en compensación, aunque parte de mi quiera abofetearte Nathaniel y lo digo en serio. –metió las manos en los bolsillos del pantalón, era el final, al menos ella sentía eso. Seguramente no volviera a verlo nunca, y eso la producía una herida en el pecho allí donde el corazón debía estar bombeando.- Buenas noches. – fue capaz de decir, hubiera dicho mil cosas más adecuadas en su momento, pero ninguna surgía en su mente.

Dio un par de pasos en la dirección contraria de Nathaniel casi saliendo del callejón cuando comenzó a sentirse peor, su mente se fundía en negro, trataba de pelear, y noto la sangre en las manos, las uñas trataban de aferrarse a la pared antes de caer. Era una extraña sensación no era una pérdida de consciencia, allí se sentía un leve alivio. En su lugar podía sentir el frio y la amarga oscuridad viniendo a ella. Trató de pelear con su cuerpo, y saco un cuchillo serafín fuera lo que fuera, necesitaría protección.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Criaturas de las Sombras el Jue Feb 21, 2013 3:57 pm

La noche era un perfecto patio de recreo para salir a jugar. Las criaturas procedentes de otras dimensiones encontraban en ella un amplio abanico de posibilidades...Y presas.
El callejón adyacente al restaurante se impregnó de pronto por el característico aroma pútrido, como de basura y vísceras en descomposición. Un olor casi tan característico como evidente ante la presencia de los demonios.
Aquella noche dos de aquellos seres se habían internado por las calles de la ciudad en busca de un bocado interesante que saciara sus apetitos mas básicos. Rastreando, acechando y saboreando los placeres que les proporcionaban los mundanos incautos.
Pero algo atrajo la atención de los dos demonios raum que acechaban la zona. Captaron un olor casi tan característico como el suyo propio.
-Nephilim...- Susurraron en un tono que sonaba como arena deslizándose sobre el cristal.
Ambas criaturas se alzaron al igual que dos perros de presa de los restos mortales de aquel vagabundo sobre el que estaban encorvados un momento antes. Un simple tentempié que precedía al plato principal que sería su cena aquella noche.
Sus ojillos negros, saltones y perspicaces brillaron con malevolencia al tiempo que los tentáculos que tenian por manos se retorcían en anticipación con un estremecimiento impaciente.




Raum 1:
El demonio está agazapado al final del callejón, con sus ojos hambrientos fijos en la nephilim. Sus tentáculos se ondean nerviosos y su escamosa piel mortecina reluce bajo la luz amarillenta.

  • Fuerza:24

  • Destreza:18

  • Resistencia: 17

  • Velocidad:23

  • Psique: 3


Raum 2:
Todavía se encuentra encorvado sobre el vagabundo, amparado por las sombras mas espesas del callejón. Aguarda expectante el momento para atacar amparado por el factor sorpresa.

  • Fuerza:22

  • Destreza:32

  • Resistencia: 12

  • Velocidad:31

  • Psique: 8


Stats:

Una diferencia menor o igual a 2 puntos implica una habilidad pareja. En una diferencia de niveles la balanza siempre se inclinará hacia quien posea el nivel más alto.
Fuerza:
Adrianna: 15 | Nathaniel: 16
De 10 a 19
Puedes levantar hasta 50 kg, es la media de una persona físicamente normal.

Desteza:
Adrianna: 32 | Nathaniel: 25
De 30 a 39
Excepcional. Tus movimientos son más gráciles y más ágiles que los de la media, sobresales incluso entre otros que también han recibido entrenamiento. Puedes dar un golpe mortal y esquivar un ataque de último momento, si es que cuentas con la velocidad necesaria para ello. Llegado este nivel tienes derecho a elegir un área en la cual especializarte, ya sean las armas de filo, las armas de fuego, las acrobacias, las artes marciales, etc. Tu destreza te permite a su vez, ser casi imperceptible a la hora de robar o hacerte con algún objeto perteneciente a tu oponente.
De 20 a 29
Bueno. Tienes potencial atlético, el potencial de una persona que sabe lo que hace y cómo hacerlo debidamente. Ya sea trazar un pentagrama, una runa, atestar una buena patada o dañar directamente zonas de riesgo vital, has sido entrenado y eres medianamente bueno en ello. Puedes esquivar un ataque que hayas previsto con anterioridad.

Resistencia:
Adrianna: 15 | Nathaniel: 23
De 20 a 29
Bueno. Tu condición física es muy buena, el umbral de dolor que soportas es mayor al de la mayoría de las personas. Puedes seguir peleando incluso con heridas de gravedad, pero evidentemente tus movimientos serán más lentos y torpes. Es raro que padezcas alguna enfermedad.

De 10 a 19
Normal. Estás en buena forma, tanto como una persona promedio. Sientes dolor, sí, pero puedes tolerar un par de puñetazos sin quedarte inconsciente.

Velocidad:
Adrianna: 17 | Nathaniel: 33
De 10 a 19
Normal. Tienes los reflejos y velocidad de una persona promedio, a veces reaccionas a tiempo y a veces no. Moverte con velocidad te supone un esfuerzo físico y te agota, por lo cual extender el movimiento por tiempo prolongado requerirá de elevada resistencia.

De 30 a 39
Súper Veloz. Tu velocidad es altísima así como tus reflejos. En carrera no hay quien te gane y te es tan natural que se requieren horas para que la misma velocidad te produzca cansancio. Puedes realizar movimientos pequeños casi imperceptibles al ojo.

Psique:
Adrianna: 11 | Nathaniel: 8
De 1 a 9
Resistencia mental
Débil. Es un personaje fácilmente manipulable y de fuerza de voluntad escasa para resistir tentaciones o perseverar en sus metas.

De 10 a 19
Resistencia mental
Inseguro. Tu voluntad suele flaquear de a momentos dejando abiertas las puertas a influencias externas, sin embargo, será difícil hacerte actuar de acuerdo a tus convicciones más profundas.



Sistema de combate:




    Ya sabéis que está PROHIBIDO controlar acciones de las criaturas o de los demás, así como dar por efectivas las propias acciones hasta que la cuenta criaturas lo confirme.

    Prohibidas las acciones físicamente imposibles de acuerdo a los stats

Advertencias:
  • Los demonios Raum poseen unos brazos terminados en tentáculos coronados por unas poderosas ventosas. En el interior de cada ventosa hay un ramillete de diminutos dientes afilados llenos de veneno. Su boca redondeada y sin labios posee también una mordida que puede resultar venenosa.

  • Una de las criaturas es visible gracias a la mortecina luz que le confiere un farol de la calle, la otra se mantiene acechando entre las sombras, pasando inadvertida a los ojos de la nephilim.

  • El callejón está oscuro y lleno de obstáculos debido a la cantidad de basura desperdigada por los alrededores.

  • Adrianna no especificó llevar sensores ni runas específicas para la batalla. Puesto que es un ataque fortuito, el factor sorpresa deja a la nephilim solamente con los instrumentos básicos que portan todos los nephilim: una estela, una daga y las habilidades físicas básicas propias de los de su raza.

Criaturas de las Sombras
avatar
Rol Master
Mensajes :
49

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Nathaniel A. Hellrune el Vie Feb 22, 2013 11:37 pm

So here we go again
The same fight we're always in
I don't care so why pretend?
Wake me when your lecture ends

La cólera bullía por las venas de Nathaniel Hellrune, aturdiéndolo y llevándolo al borde de la demencia. Cada palabra que salía de los labios de la mujer tensaba sus músculos y le oprimía las entrañas. No recordaba la última vez que había deseado tanto arrancarle la lengua a alguien sólo para que cerrase la boca de una vez.

La mortal tenía la insolencia de creerse a sí misma poseedora de la verdad referente a su naturaleza y acreedora del derecho de inmiscuirse en sus asuntos y su vida personal. Nada más lejos de la verdad. Quizá pudiere sentir de él las vibraciones de emociones confusas, luz u oscuridad, más aquel caos sentimental estaba lejos de ser aquello que lo definía. La verdadera identidad del hijo de la noche era incluso más enigmática e imposible de descifrar que las páginas de vieja escritura. Radicaba en la intrincada red de su psiquis, el pasado escrito a sangre y fuego y las decisiones que lo habían conducido paso a paso a aquel punto sin retorno.

“Jamás en mi vida me fue concedido ni uno de mis deseos” dijo ella y él sonrió, dándole la espalda.
“ Las emociones son tu terreno Nathaniel Hellrune.” Prosiguió, y la sonrisa del inmortal se ensanchó, tirante en las comisuras.

Aplacado había quedado el deseo de estrangularla allí mismo o de arrancarle el corazón. Ahora la mujer simplemente le daba lástima.

Giró el rostro, asomando el perfil por sobre su hombro derecho lo suficiente como para permitirle que lo viese, más no para contemplarla. Todo rastro de sonrisa se había esfumado de sus facciones, dejándolo con una expresión neutral y meditabunda más usual en él de lo que cabía imaginar.

— Te estás quejando ahora. —sentenció— Ya eres una adulta, no puedes relegar la responsabilidad de quien eres a algo que te sucedió mientras crecías. Tienes el control de quien eres y quien quieres ser, son tus decisiones las que te trajeron a este lugar, no mis palabras, y no tu crianza. Te dije que no confiaras en mí, sí. Pero no implicaba que hubiese cometido una atrocidad digna de incluirme en tales documentos. Simplemente respondía a tu pedido Adrianna, una responsabilidad que no estaba, no estoy y nunca estaré dispuesto a tomar. Fuiste tú quien unió tales conjeturas y lo asoció al peor escenario posible, inmiscuyéndote no solo en mis asuntos sino en un pasado que deseo dejar atrás.

Su voz rozó la tristeza al final de aquella última oración, dando un paso hacia adelante y girando el pestillo de la puerta. Por educación se detuvo, pues de algún modo la inocencia de la joven nephilim lo arrastraba una y otra vez a aquel punto en el que se formaban en su estómago sentimientos adversos y se sentía en la obligación moral de proporcionarle una respuesta. Se dio la vuelta para mirarle a los ojos mientras le hablaba, más no conseguía ver a la cazadora de sombras, no mientras eran los orbes cristalinos y suplicantes de su bella consorte quienes lo observaban y aquella melodiosa voz dulce la que le hablaba. Víctima de un cruel deja vú regresó a él el recuerdo de Elizabeth derramando trágicas lágrimas carmesí, aferrándose a él como si su existencia dependiese de ello. La quebrada vocecilla rogándole un sitio en el interior de su corazón congelado.

— No puedes controlar lo que sucede en tu vida. Nunca podrás. Más lo que haces al respecto depende de las decisiones que tomas a conciencia. Si has vivido en un cascarón es porque has elegido hacerlo, así como muchos hijos de la noche deciden hacerlo. Es más fácil no sentir que afrontar una realidad dolorosa, una en la que tienen que observar morir a todo aquel que alguna vez les importó. El precio de la inmortalidad es demasiado alto para algunos, más no generalices ni digas que enmascaro emociones. No pesa en mi conciencia tal cobardía. Ni tampoco pesa en mi conciencia la obligación de salvarte. No vale la pena si ni siquiera eres capaz de hacer eso por ti misma.

La gélida mirada del hombre pareció atravesar de lado a lado a aquella mujer. Las palabras iban dirigidas a Adrianna y a su vez encerraban todo aquello que no le dijese nunca a su esposa. Jamás comprendería que impulso errático e infantil las había traído hasta él pero si era capaz de terminar con aquel círculo vicioso en aquel momento lo haría sin dudar. Aceptó las entradas, inclinando levemente la cabeza y volvió a darle la espalda, adentrándose en el local. No había dado más de dos pasos cuando se encontró con la mirada inquisiva del hada, a la que le sonrió con desgano y pagó con creces.

— El fantasma de la Ópera. — dijo con aquella voz ronca y apaciguada a la pareja de licántropos, mientras les entregaba ambas entradas— de parte de la joven Nephilim.

Lo miraron con una desaprobación que el hijo de la noche optó por ignorar, ya harto de todo el drama. Sin nada más por decir o hacer, se marchó de aquel lugar.

Nathaniel A. Hellrune
avatar
Segundo al Mando
Mensajes :
66

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Sáb Feb 23, 2013 7:53 am

Spoiler:
Inventario:
  • Una estela
  • Una Daga
  • Runas dibujadas: Agilidad, fuerza, precisión y resistencia.


La nephilim tragó sus palabras al igual que las lágrimas, no había perdón en sus ojos, ni esperanza. Ella no alcanzaba a comprender la trascendencia de aquellas decisiones. Seguía confusa pues estaba ante un puzle al que le faltaban piezas, pero Nathaniel jamás se las daría. Se arrepintió de haberle contado algo tan íntimo para que lo usara en su contra. Pretendía gritarle, no soportaba que la mirara con esa lastima, humillada se detuvo, no podía ir tras él, no lo haría más. Y menos cuando sintió algo tras ella, algo oscuro.

Al darse la vuelta, reparó en la fuente de la oscuridad, estaba sola, y no tenía miedo, pero era el momento menos oportuno. La furia podría llevarla a cometer una locura. Solo la promesa de vivir que le hizo a Christine la llevo a ponerse en guardia tras unos cubos de basura. Era una hija de Raziel. Nephilims combatientes de lo que se ocultaban en las sombras, eso estaba por delante de su nombre y sus emociones.

Sacó del bolsillo de la chaqueta la tesela, y grabó cuatro runas en el brazo izquierdo escapándose lágrimas por la presión: Agilidad, precisión, fuerza y resistencia. Los demonios Raum tenían en sus brazos, en lugar de manos con dedos, tentáculos con ventosas muy virulentas, Aquellas bocas redondeadas con esos dientes, su mordida era toxica, pero podría evitarla con mayor facilidad que los tentáculos.

Sujeto la daga, analizando a la bestia, primero debía eliminar sus brazos, y después matarlo, no se le ocurría mejor plan: Su mente se era atacada con sus emociones pútridas, si se podían llamar así. Como su veneno corrompiendo la mente. Respiró hondo, forzando su cuerpo a crear escudos en su mente, era mejor aparcar el tema de Nathaniel. No había tiempo para él, no ahora.

Sondeó los cubos, y lanzo uno contra el demonio Raum. El cubo debía aturdirlo o distraerle mientras ella saltaba ágilmente por encima de unos cubos, lanzándose contra la bestia, hundiendo la daga en el brazo izquierdo. Debía destruirlo, estaba preparada para ello, no debía fallar, no ahora.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Criaturas de las Sombras el Dom Feb 24, 2013 6:12 pm

El primer demonio parecía esperar aquel movimiento ofensivo. Estaba preparado para atacar a la primera oportunidad, impulsado por su deseo de llevarse a la boca la tierna y dulce carne de la nephilim. Estaba ansioso, se podía apreciar por la forma en la que sus tentáculos se ondeaban cimbreantes de anticipación enfermiza, y de la cual sentía una urgencia enorme que le instaba a atacar.
La otra criatura, en cambio, era testigo silencioso, aguardando paciente el menor signo de debilidad o fallo de la cazadora para atacar.

El demonio observó como aquel cubo abollado salia disparado directo hacia él, pero a pesar de ser estúpido, estaba dotado de una velocidad que superaba con creces su intelecto, por lo que logró esquivar aquel objeto en el último momento. No por ello logró zafarse del ataque que le siguió, ya que aquella maniobra de distracción por parte de la cazadora cuestionaba su inteligencia, y por eso, cuando sintió la presencia de la joven alzándose sobre el, reaccionó en el momento justo con un siseo enfurecido que resonó entre las paredes de aquel callejón en penumbra.

Sentía todo el poder de aquella maldita cosa atravesándole la primera capa de piel, apenas un corte que logró traspasar la dura coraza escamosa que recubría su cuerpo. El demonio se revolvió, herido y enfurecido, chasqueando sus tentáculos en su dirección y sacudiéndose de encima aquel cuchillo, el cual salió despedido hacia el lado mas oscuro del callejón, resonando con un repiqueteo metálico al rebotar contra lo que parecía la antigua escalera de incendios del edificio adyacente al callejón. Finalmente, el cuchillo acabó tirado sobre el frío pavimente a poco metros de donde se encontraban. Icor negro se derramaba a través del corte, contrastando violentamente conforme surcaba la lívida piel escamosa de la criatura.

Mientras, el otro demonio Raum encontró en aquel movimiento la oportunidad que esperaba. Su cuerpo alargado apareció de entre las sombras, valiéndose de una velocidad extrema que lo posicionó entre la cazadora y el cuchillo serafín, el cual todavía aún relucía tenuemente tras él. Los negros ojos saltones brillaban con una astucia y perspicacia mortal, reflejando en ellos una retorcida inteligencia fría y oscura.




Raum 1:
Está herido y algo aturdido por el dolor del cuchillo serafín. Logra sacudírselo de encima, provocando así que la daga salga despedida de la mano de la nephilim.

  • Fuerza:24

  • Destreza:18

  • Resistencia: 17

  • Velocidad:23

  • Psique: 3


Raum 2:
Aparece de entre las sombras, amparado por el factor sorpresa. Se posiciona estratégicamente entre la nephilim y el arma, haciendo imposible así su recuperación sin un enfrentamiento.

  • Fuerza:22

  • Destreza:32

  • Resistencia: 12

  • Velocidad:31

  • Psique: 8


Stats:

Una diferencia menor o igual a 2 puntos implica una habilidad pareja. En una diferencia de niveles la balanza siempre se inclinará hacia quien posea el nivel más alto.
Fuerza:
Adrianna: 15 |
De 10 a 19
Puedes levantar hasta 50 kg, es la media de una persona físicamente normal.

Destreza:
Adrianna: 32 |
De 30 a 39
Excepcional. Tus movimientos son más gráciles y más ágiles que los de la media, sobresales incluso entre otros que también han recibido entrenamiento. Puedes dar un golpe mortal y esquivar un ataque de último momento, si es que cuentas con la velocidad necesaria para ello. Llegado este nivel tienes derecho a elegir un área en la cual especializarte, ya sean las armas de filo, las armas de fuego, las acrobacias, las artes marciales, etc. Tu destreza te permite a su vez, ser casi imperceptible a la hora de robar o hacerte con algún objeto perteneciente a tu oponente.

[size=18]Resistencia:


Adrianna: 15 |


De 10 a 19
Normal. Estás en buena forma, tanto como una persona promedio. Sientes dolor, sí, pero puedes tolerar un par de puñetazos sin quedarte inconsciente.


Velocidad:

Adrianna: 17 |

De 10 a 19
Normal. Tienes los reflejos y velocidad de una persona promedio, a veces reaccionas a tiempo y a veces no. Moverte con velocidad te supone un esfuerzo físico y te agota, por lo cual extender el movimiento por tiempo prolongado requerirá de elevada resistencia.


Psique:
Adrianna: 11 |

De 10 a 19


Inseguro. Tu voluntad suele flaquear de a momentos dejando abiertas las puertas a influencias externas, sin embargo, será difícil hacerte actuar de acuerdo a tus convicciones más profundas.




Resultado de las acciones:


  • Nathaniel ha declarado que abandona la escena de los hechos, por lo que no se le tiene en cuenta en el ataque de las criaturas


  • El primer demonio Raum ha recibido una herida en el brazo, pero el cuchillo no ha podido clavarse profundamente debido a la dureza de su piel escamosa y resistente


  • La daga de Adrianna sale disparada hacia un lado, momento que el segundo demonio aprovecha para bloquearle el paso a la nephilim posicionándose entre ella y el cuchillo junto a la escalera de incendios



Advertencias:


  • Los demonios Raum poseen unos brazos terminados en tentáculos coronados por unas poderosas ventosas. En el interior de cada ventosa hay un ramillete de diminutos dientes afilados llenos de veneno. Su boca redondeada y sin labios posee también una mordida que puede resultar venenosa.

  • La sangre del demonio es ácida, por lo que al entrar en contacto con la piel le provocará ligeras quemaduras a Adrianna.

  • La segunda criatura ha abandonado las sombras, y ahora le obstaculiza el paso a la cazadora con tal de evitar que recupere su cuchillo.

  • El callejón está oscuro y lleno de obstáculos debido a la cantidad de basura desperdigada por los alrededores.

  • Adrianna no especificó llevar sensores ni runas específicas para la batalla. Puesto que es un ataque fortuito, el factor sorpresa deja a la nephilim solamente con los instrumentos básicos que portan todos los nephilim: una estela, una daga y las habilidades físicas básicas propias de los de su raza. NO SE VALIDAN LOS STATS AÑADIDOS POR RUNAS por falta de tiempo. El factor sorpresa conlleva el estar desprotegido ante un ataque de estas características.

  • Ya sabéis que está PROHIBIDO controlar acciones de las criaturas o de los demás, así como dar por efectivas las propias acciones hasta que la cuenta criaturas lo confirme.

  • Prohibidas las acciones físicamente imposibles de acuerdo a los stats

  • Declaren sus acciones en la pelea, la cuenta Criaturas narrará los resultados y la efectividad de sus ataques en los monstruos.


Criaturas de las Sombras
avatar
Rol Master
Mensajes :
49

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Mar Feb 26, 2013 4:44 am

“Desarmada.”

Era el primer pensamiento que acudía a su mente, no el último. Se apartó a tiempo de no recibir aquel chorro de icor, pero unas gotas desgarraron el jersey, provocando leves quemadura sobre la piel de la nephilim. Agachándose a tiempo de que el brazo no herido del Raum la tocara, en tales peleas, cada segundo podía definir la victoria o la muerte.

Dibujo la trayectoria de nuevo de los brazos del Raum y saltó hacia atrás para evitarlos, no es que se dijera que aquellos seres destacaban por ser las mayores mentes brillantes, se movían por la primitiva necesidad de alimentarse. Aunque la jugarreta de interponerse, era resuelta, exponía que había otro que su truco estaba descubierto, las sombras ya no lo ocultarian.

Dibujaba mentalmente más posibilidades, notaba la agilidad del segundo raum, pero si no usaba la mente, era totalmente inútil. Fuerza bruta sin cerebro, no servía francamente para nada. Conseguiría aturdir, pero acabaría antes aturdido. Nunca se debían mostrar todas las cartas al oponente, era tu mejor defensa, guardar un as bajo la manga.

Recordó las clases de Krav Mága, donde el instructor la recordaba una frase que por su tonada logró despertar su mente, y tomar otro cubo no tan pesado y arrojarlo contra el Raum herido, contra el lado del brazo herido si conseguía golpearlo sería interesante, sino al menos usaba para distraerle, mostrando que podría volver a atacarle como antes.

Cualquier elemento de tu alrededor puede ser tu arma o tu obstáculo, solo tú decides qué utilidad tiene”- mencionó su instructor recordándola que no todo era hostil, no todo eran trampas. Incluso en ellas, había puntos flacos, de gran utilidad.

Necesitaba la daga, pero estaba aquel demonio entre medias, y al ver la escalera de incendios, una idea se le ocurrió. Tendría solo segundos, que debería usarlos. Trepo por encima de ellos, iba a necesitar las alturas, se iba a lanzar hacia el segundo raum como un kamikaze. Aunque guardaba un as bajo la manga.

Cuando solo faltaban metros, el raum se proyectaría contra ella, último segundo sobre la tierra. Tomando impulso grave sus piernas se flexionaron, bombeando con fuerza en el impulso, alzándola en el aire. Diestra, se agarro con fuerza, a una de las barras de la escalera de incendios.

Parece que en vez de hija, tuve un mono. Baja de arriba Adrianna, tu madre se enfadará

Recordaba el tono entre bromas y cariño de su padre, era reconfortante saber que aun su voz, ese dejo americano marcado acento cuando hablaba, de voz grave y rasgada era la de su padre. Nunca podría olvidar voz tan singular, capaz de llenar la estancia de calidez, ahora la ayudaba a no darse por vencida. Se agitó bruscamente varias veces, liberando la escalera.

Mientras bajaba a toda velocidad, su mente dibujaba solo dos opciones, una, que el Raum se apartara y ella recuperaría su daga. O que le aplastaría en el intento, y sinceramente, ambas le parecían victoriosas y sus botas de tacón, deseaban hundirse en la piel del demonio.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Criaturas de las Sombras el Mar Feb 26, 2013 9:23 am

El demonio herido lanzaba alaridos y gruñidos, los cuales resonaban como los ecos ululantes de un búho en mitad de la noche. Pero aún estando cegado por la ira y el dolor, aquel rasguño no impediría que alcanzara su preciada pieza de caza ni que sus habilidades depredadoras se vieran afectadas.
Como un borrón de movimientos, la criatura observó como la nephilim arremetía de nuevo con el cubo de basura, pero esta vez la furia lo volvía determinado y feroz, y logró esquivar aquel objeto poco pesado con un ademán de su mano llena de tentáculos, terminando estrellado contra la pared de ladrillos como un amasijo de chatarra arrugado. Sus ojillos protuberantes titilaban bajo la luz de la farola agonizante del callejón con maldad, y se movían frenéticos de un lado al otro. Su intelecto no era brillante, pero el rumbo que tomó la cazadora hacia la escalera la alertó de su próximo movimiento.

Mientras, la otra criatura se mantenía expectante y divertida desde su posición acuclillada, testigo de la encarnizada pelea entre su congénere demonio y la hija de Raziel. Apenas si se movió al ver como la nephilim se encaramaba sobre la escalera sobre ella, alzando su rostro pálido con aquella boca carente de labios abierta y siseante hacia ella.
Un crujido y el chirrido de hierros oxidados atravesó el silencio de aquel callejón, cortándolo al igual que un cuchillo afilado con el eco que les devolvian las paredes de ladrillo junto con los siseos y los gruñidos de los tres que habían allí presentes. A lo lejos, a varias manzanas de allí, el tráfico circulaba ajeno e indiferente a lo que ocurría a su alrededor, así como los habitantes que descansaban plácidamente en las viviendas de alrededor. Ningún transeúnte, nadie con la capacidad de ver a través del potente glamour que rodeaba a las criaturas en aquella noche de buffet libre.

La cazadora colgaba de la barra de hierro oxidada, sacudiéndose y forzando al amasijo chirriante a ceder. El mecanismo hacía años que no se utilizaba, y estando completamente libre a merced de los elementos había quedado terriblemente trabada en su sitio. Un tenue polvillo cobrizo se desprendió de él y la estructura vibró, pero la cazadora no poseía la fuerza suficiente como para hacerla ceder, quedando colgada de ésta por unos segundos vitales en los que el primer demonio se abalanzó sobre ella con una fuerza arrolladora.
Sus tentáculos se enroscaron alrededor de su tobillo con una presión mortal, empujando de ella conforme sus afilados dientes como agujas atravesaban tela e impregnaban el tejido con babas y veneno.
Este movimiento repentino sumado a la potencia del golpe, hicieron a la cazadora soltarse de su agarre, pero no antes de que el mecanismo de la escalera cediera y fuera arrastrado hacia abajo junto a ellos.
Demonio y Nephilim, rodaron por el suelo suelo mientras la criatura luchaba por arrastrarla hacia sí con tal de encaramarse sobre ella e inmovilizarla. Mientras, el mecanismo de la escalera siguió cediendo hacia abajo debido al impulso tomado por la criatura, instante en el cual el segundo demonio rodó esquivando la escalera justo en el último momento. Finalmente, la escalera impactó con violencia en el pavimento y el segundo demonio ululó con su gutural vocecilla al igual que si de una carcajada se tratara mientras volvía a su posición agazapada, pero esta vez el cuchillo quedaba frente a ella, como una ofrenda, un reto para que la cazadora viniera a por él.





Raum 1:
Está enojado y se sacude de encima el cubo con fuerza. Esta vez la arremetida de la cazadora no lo toma por sorpresa y corre tras ella previendo su siguiente movimiento. De un salto, sus tentáculos se enroscan sobre la nephilim y la hacen caer. Ambos ruedan por el suelo, pero la criatura no ceja en su intento de morderla y no la suelta. Forcejea con la intención de encaramarse sobre ella e inmovilizarla.
  • Fuerza:24

  • Destreza:18

  • Resistencia: 17

  • Velocidad:23

  • Psique: 3


Raum 2:
Seguro de su rapidez y testigo de los hechos acontecidos frente a él, se mantiene en su lugar desde el otro extremo del callejón. Solo cuando el primer demonio logra agarrarse a la cazadora y destraba el mecanismo de la escalera, rueda por el suelo, esquivando el impacto de la escalera que cae directamente sobre él.

  • Fuerza:22

  • Destreza:32

  • Resistencia: 12

  • Velocidad:31

  • Psique: 8


Stats:

Una diferencia menor o igual a 2 puntos implica una habilidad pareja. En una diferencia de niveles la balanza siempre se inclinará hacia quien posea el nivel más alto.
Fuerza:
Adrianna: 15 |
De 10 a 19
Puedes levantar hasta 50 kg, es la media de una persona físicamente normal.

Destreza:
Adrianna: 32 |
De 30 a 39
Excepcional. Tus movimientos son más gráciles y más ágiles que los de la media, sobresales incluso entre otros que también han recibido entrenamiento. Puedes dar un golpe mortal y esquivar un ataque de último momento, si es que cuentas con la velocidad necesaria para ello. Llegado este nivel tienes derecho a elegir un área en la cual especializarte, ya sean las armas de filo, las armas de fuego, las acrobacias, las artes marciales, etc. Tu destreza te permite a su vez, ser casi imperceptible a la hora de robar o hacerte con algún objeto perteneciente a tu oponente.

[size=18]Resistencia:


Adrianna: 15 |


De 10 a 19
Normal. Estás en buena forma, tanto como una persona promedio. Sientes dolor, sí, pero puedes tolerar un par de puñetazos sin quedarte inconsciente.


Velocidad:

Adrianna: 17 |

De 10 a 19
Normal. Tienes los reflejos y velocidad de una persona promedio, a veces reaccionas a tiempo y a veces no. Moverte con velocidad te supone un esfuerzo físico y te agota, por lo cual extender el movimiento por tiempo prolongado requerirá de elevada resistencia.


Psique:
Adrianna: 11 |

De 10 a 19


Inseguro. Tu voluntad suele flaquear de a momentos dejando abiertas las puertas a influencias externas, sin embargo, será difícil hacerte actuar de acuerdo a tus convicciones más profundas.




Resultado de las acciones:


  • Adrianna lanza nuevamente el cubo sobre el primer demonio y corre hacia el otro extremo del callejón, saltando sobre una barra de hierro con la intención de activar el mecanismo de la escalera de incendios.


[list][*]El primer demonio esquiva el cubo lanzado por Adrianna, ya que esta vez estaba preparado para recibir el impacto de éste. Puesto que es mas rápido que la joven. da un salto en el aire y atrapa la pierna de la nephilim cuando intenta encaramarse a la escalera de incendios.

  • La cazadora no tiene la fuerza suficiente como para soportar el peso de ambos y sus dedos se deslizan, perdiendo agarre y siendo arrastrada al piso junto al demonio.


  • El impulso del demonio obliga al mecanismo de la escalera a ceder finalmente, pero es demasiado tarde. El segundo demonio está preparado y la cazadora cae hacia el suelo junto con el primer demonio, el cual no pierde su agarre e intenta posicionarse sobre esta sin soltarla.


  • El segundo demonio rueda por el suelo, alertado por el intento fallido de la cazadora. Vuelve a su posición acuclillada y no ceja en su intento de tentar a la nephilim. Esta vez el cuchillo está frente al demonio.



Advertencias:


  • Los demonios Raum poseen unos brazos terminados en tentáculos coronados por unas poderosas ventosas. En el interior de cada ventosa hay un ramillete de diminutos dientes afilados llenos de veneno. Su boca redondeada y sin labios posee también una mordida que puede resultar venenosa.

  • La sangre del demonio es ácida, por lo que al entrar en contacto con la piel le provocará ligeras quemaduras a Adrianna.

  • El mecanismo de la escalera está oxidado y Adrianna no tiene la fuerza ni la resistencia necesarias como para desbloquearlo. El salto de la primera criatura logra hacerla ceder, pero arrastra a la cazadora junto a ella y ambos caen al suelo, alertando de su movimiento a la segunda.

  • El callejón está oscuro y lleno de obstáculos debido a la cantidad de basura desperdigada por los alrededores.

  • El primer demonio ha mordido a Adrianna, pero la tela de su pantalón logra impedir que el veneno en los dientes se filtre del todo. Ha sufrido unos arañazos superficiales que necesitarán atención, pero que por el momento solo le provocan un dolor molesto y punzante.

  • La fuerza empleada para el salto, la resistencia ejercida al soportar el peso de ambos y la caida dejan a Adrianna agotada y magullada por el impacto.

  • La segunda criatura se mantiene al acecho con el cuchillo ante ella a varios metros de distancia.

  • Ya sabéis que está PROHIBIDO controlar acciones de las criaturas o de los demás, así como dar por efectivas las propias acciones hasta que la cuenta criaturas lo confirme.

  • Prohibidas las acciones físicamente imposibles de acuerdo a los stats

  • Declaren sus acciones en la pelea, la cuenta Criaturas narrará los resultados y la efectividad de sus ataques en los monstruos.


Criaturas de las Sombras
avatar
Rol Master
Mensajes :
49

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Mar Feb 26, 2013 11:29 am

El golpe contra el suelo fue más brusco de lo imaginado, y el raum enfurecido, su peso casi creyó que le arrancaba la pierna de cuajo. Pero tras caer rodando por el suelo hasta golpearse contra un cubo de basura y tumbarlo. El demonio estaba agarrado a su tobillo y la había mordido en la pierna. Lo bueno: era que el veneno no se filtraba del todo. La mala: que el dolor punzante la estaba provocando dolor de cabeza.

Pero aquel demonio raum, seguía agarrado a su pierna, descargaría su furia en el, aunque tuviera la daga lejos, debía ser creativa. Movió lentamente la pierna libre, buscó los ojos, y clavo la aguja del tacón en aquellos ojos de búho, una gran patada hacia que el tacón se clavara en el globo ocular.

- Te jodes, maldito demonio. Así aprendes que no se muerte a nephilims.... – murmuró mientras revisaba con la mirada el cubo, encontró un brillo de cristal, sacando con la mano una botella de cristal con restos de sangre.

La golpeó contra el asfalto para quedarse con la mitad, brillante a la luz de la luna, volvió a clavar el tacón, dispuesta a sacarle el ojo si era necesario. Pero el raum seguía sin liberarla y el dolor se agudizaba: no tendría muchos segundos. Así que hundió la botella rota en el brazo que la sujetaba. Debía apretar con fuerza, su piel era resistente, hasta que el icor brotara y la soltara la pierna, liberándola a ella también.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Criaturas de las Sombras el Miér Feb 27, 2013 10:31 am





Nephilim y demonio rodaron por el piso, forcejeando y derribando varios cubos de basura a su alrededor. La criatura no cejaba en sus intentos, reptando sobre el cuerpo de la cazadora sin ceder en su intento de acorralarla bajo su peso. Era una lucha en la que ambos tenian el tiempo en contra, y el minimo fallo por parte de ambos los ponian en desventaja.
Los tentáculos de las manos del Raum se enroscaron firmemente en la pantorrilla de Adrianna, presionando con una fuerza brutal y atravesando el tejido con sus dientes afilados como agujas. Podía sentir como la carne se abria a través de su punzante dentada, saboreando un leve resquicio de su sangre nephilim. Gorjeaba y ululaba con impetu, observando con regocijo como de fácil le resultaría. Pero su breve momento victorioso le duró lo que se tarda en lanzar un suspiro, pues los designios caprichosos del destino le golpearon con toda la furia a la cara en forma de contundente patada. Un gruñido sobrenatural atravesó el aire. Un sonido gutural y espeluznante que salia de su boca redondeada junto a sus babas venenosas.
El tacón de la nephilim se clavó profundamente en su globo ocular y el dolor indescriptible que siguió logró hacerlo retorcerse de dolor, pero sus tentáculos iban por libre y apenas aflojaron el agarre, si no que aumentaron la presión, parejo al dolor que sentía junto a un gruñido feroz de cólera irracional.
El icor brotó, deslizandose por su níveo rostro, al igual que el espeso alquitrán de un color negro y casi tan venenoso como su alma demoniaca.
Cegado y herido, se dejaba empujar por sus instintos homicidas, indiferente a lo que lo rodeaba, a la sangre que le llenaba la boca y el dolor de su otro brazo. Solo buscaba una cosa, y no de detendría ante nada. Pero ajeno a todo lo demás, apenas escuchó el inconfundible sonido del cristal romperse, y mucho menos el movimiento descendente de la mano de aquella cazadora, acuchillando la mano llena de tentáculos que la agarraban. Tan solo pudo sentir el dolor punzante, el vidrio atravesando su carne y cortando músculo y tendones. Los alaridos se hicieron mas continuados, y la presión ejercida por sus tentáculos cedió de forma inevitable en contra de sus propósitos.




Raum 1:
Ambos ruedan por el suelo, pero la criatura no ceja en su intento de morderla y no la suelta. Forcejea con la intención de encaramarse sobre ella e inmovilizarla a pesar de estar cegada y herida. Finalmente su agarre cede y afloja la presión.
  • Fuerza:24

  • Destreza:18

  • Resistencia: 17

  • Velocidad:23

  • Psique: 3




Stats:

Una diferencia menor o igual a 2 puntos implica una habilidad pareja. En una diferencia de niveles la balanza siempre se inclinará hacia quien posea el nivel más alto.
Fuerza:
Adrianna: 15 |
De 10 a 19
Puedes levantar hasta 50 kg, es la media de una persona físicamente normal.

Destreza:
Adrianna: 32 |
De 30 a 39
Excepcional. Tus movimientos son más gráciles y más ágiles que los de la media, sobresales incluso entre otros que también han recibido entrenamiento. Puedes dar un golpe mortal y esquivar un ataque de último momento, si es que cuentas con la velocidad necesaria para ello. Llegado este nivel tienes derecho a elegir un área en la cual especializarte, ya sean las armas de filo, las armas de fuego, las acrobacias, las artes marciales, etc. Tu destreza te permite a su vez, ser casi imperceptible a la hora de robar o hacerte con algún objeto perteneciente a tu oponente.

[size=18]Resistencia:


Adrianna: 15 |


De 10 a 19
Normal. Estás en buena forma, tanto como una persona promedio. Sientes dolor, sí, pero puedes tolerar un par de puñetazos sin quedarte inconsciente.


Velocidad:

Adrianna: 17 |

De 10 a 19
Normal. Tienes los reflejos y velocidad de una persona promedio, a veces reaccionas a tiempo y a veces no. Moverte con velocidad te supone un esfuerzo físico y te agota, por lo cual extender el movimiento por tiempo prolongado requerirá de elevada resistencia.


Psique:
Adrianna: 11 |

De 10 a 19


Inseguro. Tu voluntad suele flaquear de a momentos dejando abiertas las puertas a influencias externas, sin embargo, será difícil hacerte actuar de acuerdo a tus convicciones más profundas.




Resultado de las acciones:


  • Adrianna propina una patada al primer demonio, cegandolo e hiriendolo en un ojo. Encuentra una botella tirada y la rompe, haciendo de ella un arma que le sirve para acuchillar a la criatura.




Advertencias:


  • Los demonios Raum poseen unos brazos terminados en tentáculos coronados por unas poderosas ventosas. En el interior de cada ventosa hay un ramillete de diminutos dientes afilados llenos de veneno. Su boca redondeada y sin labios posee también una mordida que puede resultar venenosa.

  • La sangre del demonio es ácida, por lo que al entrar en contacto con la piel le provocará ligeras quemaduras a Adrianna.


  • El callejón está oscuro y lleno de obstáculos debido a la cantidad de basura desperdigada por los alrededores.

  • El primer demonio ha mordido a Adrianna. Los dientes de la criatura consiguien abrirse paso a través del tejido, por lo que parte del veneno se ha filtrado en sus heridas. Ha sufrido unos arañazos superficiales que necesitarán atención, pero el dolor se hace mas intenso y punzante. En veneno, en pequeñas dosis, puede provocar parálisis muscular en la zona afectada, dolor de cabeza, mareos y vómitos. Una gran cantidad de veneno puede derivar a una paralisis total, continuado por un estado comatoso llegando incluso a provocar la muerte del afectado.

  • La fuerza empleada para el salto, la resistencia ejercida al soportar el peso de ambos y la caida dejan a Adrianna agotada y magullada por el impacto.

  • La segunda criatura se mantiene al acecho con el cuchillo ante ella a varios metros de distancia.

  • Ya sabéis que está PROHIBIDO controlar acciones de las criaturas o de los demás, así como dar por efectivas las propias acciones hasta que la cuenta criaturas lo confirme.

  • Prohibidas las acciones físicamente imposibles de acuerdo a los stats

  • Declaren sus acciones en la pelea, la cuenta Criaturas narrará los resultados y la efectividad de sus ataques en los monstruos.


Criaturas de las Sombras
avatar
Rol Master
Mensajes :
49

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Jue Feb 28, 2013 5:54 am

El veneno entro en la pierna, pero pronto se extendía por el resto del cuerpo. Pretendía gritar, pero en su caso, libre de su prisión rodó sobre sí misma con la botella manchada de icor demoniaco. La pierna estaba paralizada, tuvo que pegarse a la mugrienta pared para poder levantarse. Lo que fue una mala sugerencia, pues todo se movía en su cabeza.

Le fallaban las fuerzas, y el dolor se había convertido en una migraña. Saco la estela del bolsillo del pantalón, y dibujó sobre la piel un par de runas de curación. Estas se fundían sobre la piel, no eran suficientes, tendría que volver al instituto a curarse. Su respiración era forzosa hacia que le doliera el pecho, estaba agotada y la mordida tenía una pinta horrible.

La ira golpeaba en su cabeza como un tambor, al unisonó del corazón. Tenía que acabar con ese demonio, y ahora era el mejor momento, no tendría otro. Le gustaría tener a Luciel con ella, pero ahora la botella era su cuchillo serafín, su defensa. Se retiró de la pared, y decidida, para darle fin a ese demonio raum de una vez por todas.

Deseaba que todo dejara de agitarse, sabía que el veneno en pequeñas dosis le producía tal sensación, solo esperaba que no fuera más de lo debido o seria el final de sus crónicas. Era extraordinario como las emociones ahora eran fuerzas insólitas en su cuerpo, suministrándola ese apoyo que necesitaba. Por una vez se alegro de ser empática al dibujar una mueca en tono sarcástico.

Apretó contra el demonio la botella como si fuera su espada, haciendo que el cristal atravesara la carne. Que pudiera llegar lo más hondo posible, hasta intentar desgarrarle el corazón. La furia guiaba sus manos, incrementando la presión, aunque a veces se debilitaba por el mareo, pero cólera e ira se unían en el cuerpo de la nephilim para destruirlo, no existía mas estrategia nada más que el golpe de gracia.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Criaturas de las Sombras el Vie Mar 01, 2013 8:19 am

La criatura sintió como se liberaban sus tentáculos de alrededor de la pierna de la cazadora, y como esta aprovechaba para poner distancia entre ambos. El demonio ululaba y gruñía con una furia desmedida, llena de rabia que brotaba de su interior al igual que el icor de sus heridas abiertas. No podía ver, apenas era consciente de la ubicación de la nephilim. Tan solo escuchaba su cuerpo deslizándose a unos pasos de distancia, herida y sufriendo los efectos provocados por el veneno que le había inyectado con sus afilados dientes ponzoñosos.
Pero de pronto, sintió como la muchacha arremetía de nuevo contra él armada con su botella partida, la cual se clavaba profundamente en su pecho, escarbando y traspasando la coraza que llevaba por piel. El vidrio conseguía lacerar carne y músculo, pero no era tan potente como la cuchillada de un cuchillo bendecido por el ángel, por lo que la agonía se alargaba considerablemente, dándole tiempo a la criatura a retorcerse bajo la cazadora. Sus largos tentáculos se ondearon frente a el demonio, buscando alcanzar cualquier parte de la anatomía de la muchacha con tal de evitar que continuara con sus encarnizadas cuchilladas. Alaridos ululantes escapaban de su boca, de la cual goteaba espeso veneno junto a su saliva viscosa.
Finalmente, una de sus manos logró encontrar el cuello de la muchacha, enroscándose alrededor de éste mientras empujaba por liberarse. Era su brazo herido, por lo cual su agarre no resultó ser el mas poderoso, pero si lo suficiente como para intentar morderla de nuevo e inmovilizarla asfixiandola.




Raum 1:
Está muy malherido y siente mucho dolor. Lucha por liberarse a ciegas debajo de la cazadora, a la cual empuja lejos intentando agarrarla por el cuello.
  • Fuerza:24

  • Destreza:18

  • Resistencia: 17

  • Velocidad:23

  • Psique: 3




Stats:

Una diferencia menor o igual a 2 puntos implica una habilidad pareja. En una diferencia de niveles la balanza siempre se inclinará hacia quien posea el nivel más alto.
Fuerza:
Adrianna: 15 |
De 10 a 19
Puedes levantar hasta 50 kg, es la media de una persona físicamente normal.

Destreza:
Adrianna: 32 |
De 30 a 39
Excepcional. Tus movimientos son más gráciles y más ágiles que los de la media, sobresales incluso entre otros que también han recibido entrenamiento. Puedes dar un golpe mortal y esquivar un ataque de último momento, si es que cuentas con la velocidad necesaria para ello. Llegado este nivel tienes derecho a elegir un área en la cual especializarte, ya sean las armas de filo, las armas de fuego, las acrobacias, las artes marciales, etc. Tu destreza te permite a su vez, ser casi imperceptible a la hora de robar o hacerte con algún objeto perteneciente a tu oponente.

[size=18]Resistencia:


Adrianna: 15 |


De 10 a 19
Normal. Estás en buena forma, tanto como una persona promedio. Sientes dolor, sí, pero puedes tolerar un par de puñetazos sin quedarte inconsciente.


Velocidad:

Adrianna: 17 |

De 10 a 19
Normal. Tienes los reflejos y velocidad de una persona promedio, a veces reaccionas a tiempo y a veces no. Moverte con velocidad te supone un esfuerzo físico y te agota, por lo cual extender el movimiento por tiempo prolongado requerirá de elevada resistencia.


Psique:
Adrianna: 11 |

De 10 a 19


Inseguro. Tu voluntad suele flaquear de a momentos dejando abiertas las puertas a influencias externas, sin embargo, será difícil hacerte actuar de acuerdo a tus convicciones más profundas.




Resultado de las acciones:


  • Adrianna se abalanza sobre la criatura y lo acuchilla sin cesar, hiriéndola pero no matándola.




Advertencias:


  • Los demonios Raum poseen unos brazos terminados en tentáculos coronados por unas poderosas ventosas. En el interior de cada ventosa hay un ramillete de diminutos dientes afilados llenos de veneno. Su boca redondeada y sin labios posee también una mordida que puede resultar venenosa.

  • La sangre del demonio es ácida, por lo que al entrar en contacto con la piel le provocará ligeras quemaduras en las manos de Adrianna.


  • El callejón está oscuro y lleno de obstáculos debido a la cantidad de basura desperdigada por los alrededores.

  • El primer demonio ha mordido a Adrianna. Los dientes de la criatura consiguen abrirse paso a través del tejido, por lo que parte del veneno se ha filtrado en sus heridas. Ha sufrido unos arañazos superficiales que necesitarán atención, pero el dolor se hace mas intenso y punzante. En veneno, en pequeñas dosis, puede provocar parálisis muscular en la zona afectada, dolor de cabeza, mareos y vómitos. Una gran cantidad de veneno puede derivar a una parálisis total, continuado por un estado comatoso llegando incluso a provocar la muerte del afectado.

  • Los tentáculos del demonio se enroscan en el cuello de Adrianna, pero no tienen la suficiente fuerza debido a sus heridas, por lo que no logra morder con precisión, pero si cerrarle las vías respiratorias.

  • El vidrio no puede matar al demonio, pero sí herirlo de gravedad y provocarle bastante daño físico, perdiendo así agarre en sus ataques.

  • La criatura y Adrianna están agotados, pero el demonio, a pesar de estar herido, sigue teniendo mas fuerza que la nephilim, por lo cual sigue luchando y resistiéndose.

  • La fuerza empleada para el salto, la resistencia ejercida al soportar el peso de ambos y la caída dejan a Adrianna agotada y magullada por el impacto.

  • La segunda criatura se mantiene al acecho con el cuchillo ante ella a varios metros de distancia.

  • Ya sabéis que está PROHIBIDO controlar acciones de las criaturas o de los demás, así como dar por efectivas las propias acciones hasta que la cuenta criaturas lo confirme.

  • Prohibidas las acciones físicamente imposibles de acuerdo a los stats

  • Declaren sus acciones en la pelea, la cuenta Criaturas narrará los resultados y la efectividad de sus ataques en los monstruos.


Criaturas de las Sombras
avatar
Rol Master
Mensajes :
49

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Helena Trueblood el Vie Mar 01, 2013 9:33 am

Inventario:
  • Látigo de cazadora de sombras, con cuentas similares al material del que están hechos los cuchillos serafín y con una pequeña runa grabada en cada una de ellas.

  • Cuchillos serafín: Shekinah y Sammael

  • Runas: Bloqueo, equilibrio, fortaleza, poder angelical, fuerza, percepción, precisión, resistencia, sin sonido, velocidad aumentada, agilidad, coraje en combate.

  • Sensor

  • Luz mágica

  • Estela

La noche ventosa y fría envolvía a Helena, haciendo ondear tras de sí el imponente mar embravecido de tinta indeleble que tenía por cabello. Eran muchos los pensamientos que la atiborraban y muchas las emociones que acudían a ella intentando inútilmente barrer con su concentración. Cólera, incertidumbre, dolor e incluso alegría, todo mezclado en un nudo en su estómago que la confundía y que solo el manto de la noche podía silenciar. Como un espectro divino corría y saltaba de edificio en edificio, más silente y grácil que cualquier felino. La piel pálida y aporcelanada tenía un aspecto más lívido en contraste con las negras runas que perlaban su anatomía y el traje de cazadora de sombras que se ceñía con exquisitez a sus pronunciadas curvas. Para quien lograra divisar el angelical rostro de la mujer a la luz de la luna, resultase tal hermosura casi inconcebible e impropia del mundo terrenal.

La belleza de La Rosa era tan imposible de ignorar y tan atrayente como lo era el engañoso aspecto perfecto del clan de las hadas al que su destino estaba unido. De rasgos delicados, concebidos solo en las ensoñaciones de Raphael, labios carnosos y enrojecidos, pestañas gruesas y pobladas y un mirar que evocaba la bóveda celeste.

En el silencio de la noche, la presencia demoníaca hizo vibrar el sensor que llevaba contra el muslo, calentándolo inclusive conforme seguía el inconfundible rastro. Reconoció que había llegado incluso antes de verles, colmados sus sentidos por el aroma a podredumbre que emanaba de las criaturas y los desgarradores gorjeos que escapaban de sus labios. La mujer se agazapó contra la cornisa del techo, alzando la vista solo lo suficiente como para poder mirar, mientras la diestra se hacía con el látigo que llevaba enroscado en su pierna. Las runas mejoraban su percepción aun en la oscuridad, permitiéndole divisar la enorme cantidad de basura desperdigada por el lugar y que de seguro le haría dificultosa una pelea por tierra.

Pero Helena no necesitaba bajar. De un diestro movimiento se incorporó, desenrollando su fiel látigo que brillaba tenuemente y parecía hecho de cuentas de diamante. La empuñadura de enredadera se amoldaba a sus finos dedos, mientras aquella azotaba el arma una única vez desde las aturas, buscando envolver el cuello del demonio apartado y arrancar la cabeza de su cuerpo de tan solo un tirón.
Solo tendría unos segundos para reaccionar si fallaba, y la siniestra ya se cernía en torno a la empuñadura de Shekinah, el más querido de sus cuchillos serafín.
Helena Trueblood
avatar
Instructor
Mensajes :
81

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Criaturas de las Sombras el Vie Mar 01, 2013 10:06 am

La segunda criatura gozaba de excelentes vistas desde su perspectiva, a varios metros de donde se derarrollaba la acción. Tenía la certeza absoluta de que, si su congénere sucumbía a manos de la nephilim, no quedaría mucho por lo que luchar. Podía sentir la sangre del ángel entremezclada con el ácido de su veneno circulando por su interior. La sangre brotando de las heridas haciendo que su boca se hiciera agua. La ciratura se relamió, dejando salir aquella lengua viperina entre sus dientecillos afilados con anticipación. Aquella nephilim sería un bocado que estaba servido en bandeja de plata, con sus extremidades inutilizadas y completamente agotada, lista para ser devorada por él.
Pero de pronto, un siseo cortó todo sonido emitido por el otro demonio, el cual pudo ver desde su posición algo que él no alcanzaba a observar desde las alturas, abstraído como se encontraba degustando el sabor a sangre en el aire pútrido del callejón. Al igual que un relámpago, veloz como el ataque de una serpiente y feroz como el azote de los mares, un látigo chasqueó en su dirección en el mismo instante en el que sus ojillos resaltones se alzaron en busca de aquello que había perturbado su momento.
Apenas un gorjeo, ni tan siquiera un ligero movimiento capaz de sortear aquella mano helada que se apoderaba de su cuello y lo cercenaba con rapidez.
La cabeza del demonio salió disparada hacia un lado conforme su cuerpo sucumbía hacia el otro, al igual que un peso muerto, ondeando todavía sus tentáculos al igual que zarcillos nerviosos. Para cuando la cabeza rodó por el suelo, ya no quedaba rastro del cuerpo, el cual se replegó sobre sí mismo, seguido a los pocos segundos por aquella cabeza nívea de ojos vacíos que miraban la lejanía con una inexpresividad mortal.




Raum 2:
Presa del factor sorpresa, apenas tiene tiempo de reaccionar cuando el látigo se enrosca en su cuello y cercena su cabeza. La cabeza sale disparada y su cuerpo desaparece, regresando a la dimensión a la que pertence.
  • Fuerza:24

  • Destreza:18

  • Resistencia: 17

  • Velocidad:23

  • Psique: 3




Stats:

Una diferencia menor o igual a 2 puntos implica una habilidad pareja. En una diferencia de niveles la balanza siempre se inclinará hacia quien posea el nivel más alto.
Fuerza:
Adrianna: 15 | Helena: 20
De 10 a 19
Puedes levantar hasta 50 kg, es la media de una persona físicamente normal.

De 20 a 29
Puedes levantar 125 kg. Eres fuerte, tus golpes causan gran impacto y eres capaz de saltos superiores a los 3 metros.


Destreza:
Adrianna: 32 | Helena: 45
De 30 a 39
Excepcional. Tus movimientos son más gráciles y más ágiles que los de la media, sobresales incluso entre otros que también han recibido entrenamiento. Puedes dar un golpe mortal y esquivar un ataque de último momento, si es que cuentas con la velocidad necesaria para ello. Llegado este nivel tienes derecho a elegir un área en la cual especializarte, ya sean las armas de filo, las armas de fuego, las acrobacias, las artes marciales, etc. Tu destreza te permite a su vez, ser casi imperceptible a la hora de robar o hacerte con algún objeto perteneciente a tu oponente.

De 40 a 50
Sobresaliente. Tus movimientos son tan fluidos e hipnóticos que resultan casi sobrehumanos a la vista. Capaz de toda clase de acrobacias, de esquivar y escabullirte sin hacer ruido alguno y de quitarle incluso objetos de la mano al oponente sin que se percate de ello. Tu destreza es tal que puedes predecir sin ningún problema cual será el siguiente movimiento de tu enemigo y moverte en consecuencia. Manejar tu especialización te será tan natural como respirar.

Resistencia:

Adrianna: 15 | Helena: 18


De 10 a 19
Normal. Estás en buena forma, tanto como una persona promedio. Sientes dolor, sí, pero puedes tolerar un par de puñetazos sin quedarte inconsciente.


Velocidad:

Adrianna: 17 | Helena: 28

De 10 a 19
Normal. Tienes los reflejos y velocidad de una persona promedio, a veces reaccionas a tiempo y a veces no. Moverte con velocidad te supone un esfuerzo físico y te agota, por lo cual extender el movimiento por tiempo prolongado requerirá de elevada resistencia.

De 20 a 29
Rápido. Tienes buenos reflejos y te mueves con elevada velocidad, podrías ser un maratonista. Es raro que no reacciones a tiempo. Moverte con elevada velocidad te es bastante natural, pero aún te supone un gasto de energía y a la larga acaba por cansar.


Psique:
Adrianna: 11 | Helena 15

De 10 a 19


Inseguro. Tu voluntad suele flaquear de a momentos dejando abiertas las puertas a influencias externas, sin embargo, será difícil hacerte actuar de acuerdo a tus convicciones más profundas.




Resultado de las acciones:


  • Desde las alturas, Helena sorprende al segundo demonio con su látigo. El arma se enrosca alrededor de su cuello y cercena su cabeza, matándolo sin dejarle tiempo apenas para reaccionar.




Advertencias:


  • Los demonios Raum poseen unos brazos terminados en tentáculos coronados por unas poderosas ventosas. En el interior de cada ventosa hay un ramillete de diminutos dientes afilados llenos de veneno. Su boca redondeada y sin labios posee también una mordida que puede resultar venenosa.

  • La sangre del demonio es ácida, por lo que al entrar en contacto con la piel le provocará ligeras quemaduras en las manos de Adrianna.


  • El callejón está oscuro y lleno de obstáculos debido a la cantidad de basura desperdigada por los alrededores.

  • El primer demonio ha mordido a Adrianna. Los dientes de la criatura consiguen abrirse paso a través del tejido, por lo que parte del veneno se ha filtrado en sus heridas. Ha sufrido unos arañazos superficiales que necesitarán atención, pero el dolor se hace mas intenso y punzante. En veneno, en pequeñas dosis, puede provocar parálisis muscular en la zona afectada, dolor de cabeza, mareos y vómitos. Una gran cantidad de veneno puede derivar a una parálisis total, continuado por un estado comatoso llegando incluso a provocar la muerte del afectado.

  • Los tentáculos del demonio se enroscan en el cuello de Adrianna, pero no tienen la suficiente fuerza debido a sus heridas, por lo que no logra morder con precisión, pero si cerrarle las vías respiratorias.

  • El vidrio no puede matar al demonio, pero sí herirlo de gravedad y provocarle bastante daño físico, perdiendo así agarre en sus ataques.

  • La criatura y Adrianna están agotados, pero el demonio, a pesar de estar herido, sigue teniendo mas fuerza que la nephilim, por lo cual sigue luchando y resistiéndose.

  • La fuerza empleada para el salto, la resistencia ejercida al soportar el peso de ambos y la caída dejan a Adrianna agotada y magullada por el impacto.

  • La segunda criatura se mantiene al acecho con el cuchillo ante ella a varios metros de distancia.

  • Ya sabéis que está PROHIBIDO controlar acciones de las criaturas o de los demás, así como dar por efectivas las propias acciones hasta que la cuenta criaturas lo confirme.

  • Prohibidas las acciones físicamente imposibles de acuerdo a los stats

  • Declaren sus acciones en la pelea, la cuenta Criaturas narrará los resultados y la efectividad de sus ataques en los monstruos.


Criaturas de las Sombras
avatar
Rol Master
Mensajes :
49

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Vie Mar 01, 2013 10:39 am

Los latidos retumbaban en su cabeza tambores, mientras fuego abrasaba sus pulmones, el frio de la noche era incomparable con el de su cuerpo, por unos segundos vió a sus padres sonriendo, pronto estaría con ellos.

Pelea, mi pequeña, Adrianna
La voz de su padre retumbó en la cabeza, y abrió los ojos desorientada, trataba de estrangularla con toda la fuerza que le quedaba, su visión se nublaba, y el dolor del pecho, que gemía por las últimas gotas de oxigeno. Las palabras de su padre se repetían, como si fuera el deseo mortal de seguir con vida. De luchar, de existir, no quería morir, no allí, no de ese modo no por un demonio.

Cariño, lucha. Eres poderosa mi Adrianna
La voz de su madre, le hizo que le saltaran las lágrimas, creía que había olvidado su voz, pero seguía viva en su mente. No sabía porque, pero su mente trazó el movimiento, sus manos arrancaron un trozo largo de cristal del pecho del demonio, lo extrajo y con sus últimas fuerzas en su cuerpo lo hundió en el ojo, deseando que traspasara el ojo y llegara al cerebro si es que tenia.

La pierna le estaba de dolor, el veneno la mareaba, y la asfixia iba a matarla, pero por lo menos ese demonio estaría herido y ciego si ella moría. Era como decían, la gloria del guerrero, “morir luchando” no había mejor muerte.

Tras que sus brazos abandonaran las fuerzas, cerró los ojos, sintiendo un sueño, arrastrándola al fondo, quería seguir peleando, pero su cuerpo cedía, ya no había más fuerzas en él.

Prométemelo, vivirás por las dos, y serás feliz” añadió la voz dulce e inocente de su parabatai, la joven Christine Evans, que murió por un fallo cardiaco, con solo catorce años. Era una promesa, quería luchar, su alma deseaba pelear eternamente, luchar, sentirse viva.

- “Perdóname Christine” –se le escapó una lagrima antes de olvidar todo lo que la recorría, era más fácil que dormir, pero no deseaba dormir.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Criaturas de las Sombras el Vie Mar 01, 2013 11:09 am

El demonio sentía a la joven desfallecer poco a poco entre sus brazos, pero aún así ella consiguió herirlo una vez mas en un ojo. La tentación era demasiado grande, y aún sabiendo que otro de los suyos acechaba en lo alto, se resistía a abandonar aquella presa. Estupidez, quizá, tal vez un ansia incapaz de ser saciada aun cuando la razón se ahogaba en una sed capaz de nublar sus sentidos.
Había visto venir el destello de aquel látigo antes incluso que su camarada, por lo que reconoció el brillo del material con el que daban caza a los suyos. Se encontraba en seria desventaja, malherido y completamente solo. Al fin y al cabo, un nephilim era un bocado que a muchos se les antojaba caprichoso, y él había conseguido mucho mas que los demás. Había saboreado parte de su esencia vital, había envenenado su sangre angelical y pensaría vivir un día mas para contarlo.
Así pues, el demonio hizo acopio de una fuerza que le iba abandonando poco a poco, y con un gruñido sobrenatural, se abalanzó sobre la nephilim y mordió su brazo con ferocidad, sacudiendosela de encima cuando pensó creerla muerta.
Aquel fallo lo impulsó a querer abandonar el lugar, mezclándose con las sombras, ciego y completamente malherido, antes de que el otro nephilim decidiera seguirlo y terminar también con él.
Había conseguido terminar con un nephilim, y deseaba contar con ello saliendo de esta con vida.




Raum 1:
La criatura muerde a la nephilim en el brazo con tal de sacudírsela de encimar. Una vez cree haberla condenado a una muerte segura, huye de la zona con tal de salvar su vida, fusionándose con la oscuridad.

Fuerza:24

Destreza:18

Resistencia: 17

Velocidad:23

Psique: 3

Stats:

Una diferencia menor o igual a 2 puntos implica una habilidad pareja. En una diferencia de niveles la balanza siempre se inclinará hacia quien posea el nivel más alto.
Fuerza:
Adrianna: 15 | Helena: 20
De 10 a 19
Puedes levantar hasta 50 kg, es la media de una persona físicamente normal.

De 20 a 29
Puedes levantar 125 kg. Eres fuerte, tus golpes causan gran impacto y eres capaz de saltos superiores a los 3 metros.


Destreza:
Adrianna: 32 | Helena: 45
De 30 a 39
Excepcional. Tus movimientos son más gráciles y más ágiles que los de la media, sobresales incluso entre otros que también han recibido entrenamiento. Puedes dar un golpe mortal y esquivar un ataque de último momento, si es que cuentas con la velocidad necesaria para ello. Llegado este nivel tienes derecho a elegir un área en la cual especializarte, ya sean las armas de filo, las armas de fuego, las acrobacias, las artes marciales, etc. Tu destreza te permite a su vez, ser casi imperceptible a la hora de robar o hacerte con algún objeto perteneciente a tu oponente.

De 40 a 50
Sobresaliente. Tus movimientos son tan fluidos e hipnóticos que resultan casi sobrehumanos a la vista. Capaz de toda clase de acrobacias, de esquivar y escabullirte sin hacer ruido alguno y de quitarle incluso objetos de la mano al oponente sin que se percate de ello. Tu destreza es tal que puedes predecir sin ningún problema cual será el siguiente movimiento de tu enemigo y moverte en consecuencia. Manejar tu especialización te será tan natural como respirar.

Resistencia:

Adrianna: 15 | Helena: 18


De 10 a 19
Normal. Estás en buena forma, tanto como una persona promedio. Sientes dolor, sí, pero puedes tolerar un par de puñetazos sin quedarte inconsciente.


Velocidad:

Adrianna: 17 | Helena: 28

De 10 a 19
Normal. Tienes los reflejos y velocidad de una persona promedio, a veces reaccionas a tiempo y a veces no. Moverte con velocidad te supone un esfuerzo físico y te agota, por lo cual extender el movimiento por tiempo prolongado requerirá de elevada resistencia.

De 20 a 29
Rápido. Tienes buenos reflejos y te mueves con elevada velocidad, podrías ser un maratonista. Es raro que no reacciones a tiempo. Moverte con elevada velocidad te es bastante natural, pero aún te supone un gasto de energía y a la larga acaba por cansar.


Psique:
Adrianna: 11 | Helena 15

De 10 a 19


Inseguro. Tu voluntad suele flaquear de a momentos dejando abiertas las puertas a influencias externas, sin embargo, será difícil hacerte actuar de acuerdo a tus convicciones más profundas.




Resultado de las acciones:


  • Adrianna hiere al demonio en el ojo, por lo que este, pensando que ella está casi desmayada por el efecto del veneno, la muerde y huye de la zona, completamente ciego y malherido.




Advertencias:


  • Los demonios Raum poseen unos brazos terminados en tentáculos coronados por unas poderosas ventosas. En el interior de cada ventosa hay un ramillete de diminutos dientes afilados llenos de veneno. Su boca redondeada y sin labios posee también una mordida que puede resultar venenosa.

  • La sangre del demonio es ácida, por lo que al entrar en contacto con la piel le provocará ligeras quemaduras en las manos de Adrianna.

  • El callejón está oscuro y lleno de obstáculos debido a la cantidad de basura desperdigada por los alrededores.

  • Adrianna ha sido mordida. Los dientes de la primera criatura consiguieron abrirse paso a través del tejido, por lo que parte del veneno se ha filtrado en sus heridas. Ha sufrido unos arañazos superficiales que necesitarán atención, pero el dolor se hace mas intenso y punzante. El segundo demonio ha clavado sus dientes profundamente en su brazo antes de huir. El veneno, en pequeñas dosis, puede provocar parálisis muscular en la zona afectada, dolor de cabeza, mareos y vómitos. Una gran cantidad de veneno puede derivar a una parálisis total, continuado por un estado comatoso llegando incluso a provocar la muerte del afectado.

  • El demonio ha mordido profundamente a Adrianna en el brazo, inyectándole una gran cantidad de veneno. Pronto comienzan los primeros signos del veneno sobre la zona. Si no recibe ayuda pronto, colapsará y sufrirá un desmayo.

  • La criatura y Adrianna están agotados, pero el demonio, a pesar de estar herido, sigue teniendo mas fuerza que la nephilim, por lo cual sigue luchando y resistiéndose.

  • La fuerza empleada para el salto, la resistencia ejercida al soportar el peso de ambos y la caída dejan a Adrianna agotada y magullada por el impacto.

  • Ya sabéis que está PROHIBIDO controlar acciones de las criaturas o de los demás, así como dar por efectivas las propias acciones hasta que la cuenta criaturas lo confirme.

  • Prohibidas las acciones físicamente imposibles de acuerdo a los stats

  • Declaren sus acciones en la pelea, la cuenta Criaturas narrará los resultados y la efectividad de sus ataques en los monstruos.


Criaturas de las Sombras
avatar
Rol Master
Mensajes :
49

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Helena Trueblood el Vie Mar 01, 2013 11:59 am

Supo al instante que había acertado, tirando de aquel látigo que era para ella no muy distinto a una extensión de su brazo. Cerró los ojos por medio segundo, transmutando con maestría el tornado emocional que la había absorbido minutos antes y al que ahora se sumaba la preocupación en una calma absoluta y serena, tintada por la certeza. Los sentimientos fluían a través de La Rosa con una suavidad semejante a la de la seda, despejando su juicio e infundiéndole el valor y la determinación necesaria para la batalla, alejando de ella la ira, el odio y la cólera infundada.

Era Helena un espejismo delicado y precioso, irguiéndose en todo lo que su atlética figura amazónica le confería mientras cada una de las cuentas de diamante regresaban junto a ella. Abrió los ojos de zafiro, chasqueando una única vez su arma con la diestra y azotándola a continuación contra una de las columnas de iluminación que se erguía frente a la salida de la callejuela. Entretanto, la siniestra permanecía detrás de su espalda, cerrada fuertemente sobre Shekinah. La mujer se balanceó por los aires describiendo un semicírculo que controló con el movimiento de su abdomen y la dirección de sus piernas, dando suaves e imperceptibles pasos en ambos muros lado a lado del callejón.

Su látigo se soltó justo para posicionarla frente a frente con la huidiza criatura maltrecha, mientras invertía la diestra por la siniestra y rugía con determinación.

— ¡Shekinah!

Y con estas palabras, el resplandor cegador del cuchillo serafín rompió la noche en dos, mientras de un solo corte, la hija del ángel pretendía hacer lo mismo con aquel monstruo.
Helena Trueblood
avatar
Instructor
Mensajes :
81

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Criaturas de las Sombras el Vie Mar 01, 2013 2:18 pm

La criatura avanzó rápidamente entre las sombras, regocijándose en su propia tenacidad creyendo salir vivo de aquel lugar habiendo dejado a una nephilim herida de muerte. Cuan orgulloso se sentía, ondulando sus tentáculos al compás de su ulular de búho entremezclado con el siseo que emitía su boca redondeada, llena del delicioso manjar que era la sangre de la cazadora junto con la ponzoña que rezumaba su saliva.

Casi podía sentir la libertad frente a él en forma de recodo, el edificio que señalaba el final del callejón y por el cual se perdería entre las sombras mas oscuras bajo las relucientes luces de la ciudad de nueva york.
Pero jamás debió subestimar la precisión y rapidez de la nephilim, pues se plantó frente a él con una velocidad inesperada, deteniendo su avance y bloqueando su salida.
Sus pasos eran demasiado lentos, demasiado torpes debido a su condición, y sin servirse de su vista, mas que de su débil olfato, se había convertido en un blanco perfecto para ella.
Apenas un gruñido alarmado escapó de su pecho antes de ser atravesado por el cuchillo del ángel, sintiendo a la nephilim mas que verla, alzando su poderosa arma, la cual rezumaba poder y lo hacia encogerse de temor. Nada de esto importó, pues era demasiado tarde y la afilada hoja descendió, abriendo un horrible tajo desde la parte superior de su hombro hasta mas abajo de su torso pálido.
Sin apenas emitir sonido, la criatura se derrumbó sobre sus rodillas mientras negra sangre se deslizaba por sus heridas abiertas. Un gorjeo repugnante abandonó su pecho, al igual que un último estertor antes de la muerte física. Lentamente, su cuerpo se plegó sobre sí mismo en un charco de su propia sangre, desapareciendo ante los ojos de la Cazadora y regresando a la dimensión a la que pertenecía.
Criaturas de las Sombras
avatar
Rol Master
Mensajes :
49

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Vie Mar 01, 2013 3:34 pm

De pronto sintió que estaba en el suelo, mareada incapaz de comprender nada, el brazo izquierdo tenía un mordisco infectado en ponzoña. Rodeada de basura en aquel maldito callejón, solo lograba recordar a fragmentos la discusión con Nathaniel, el café, las lágrimas, los demonios. Intentó levantarse pero no conseguía, tenia paralizado todo el lado izquierdo.

La decepción golpeaba sus ojos al igual que la frustración, si los demonios ya no estaban, pero la cantidad de veneno, era superior a lo imaginable, según los libros, se producía el coma o la muerte. Se arrastró, hasta recuperar su cuchillo serafín, su ropa estaba rota, sucia y manchada de icor y sangre suya.

No valía lamerse las heridas, no se entrenó para ello, se entrenó para luchar, para vivir cada segundo de su existencia. Peleo contra su cuerpo, y se arrastró ayudándose de los cubos para ponerse en pie, la visión se agitaba, mareándose. Con nauseas, comenzó a dar lentos pasos dirección a Taki’s

- Sin duda te has cubierto de gloria Adrianna. – se dijo hiriente a sí misma. A veces su sarcasmo podía volverse contra sí misma, casi destructiva. Las lágrimas afloraban pero no permitía ni que rozaran las mejillas.

El agotamiento la obligaba a cerrar los ojos, si bien ella no ambicionaba cerrar los ojos, sabía que la muerte la acompañaría, o quien sabía que habría después, pero era difícil pelear contra el cuerpo. Controlar la respiración para que no se detuviera, y sufrir cada vez que no oía un latido. Sus ojos perdían fuerza, vio una silueta frente a la luna, era una mujer, pero ella no la conocía. Llevaba un látigo, y lo reconoció fue el que hizo desaparecer a un demonio, quería agradecérselo pero antes necesitaba una cura y lo más cercano era Taki’s.

Solo al pasar, la pareja de hombres lobos acudieron, y vio mucha gente a su alrededor, un par de brujos, dispuestos a curarla, ella callada suplicaba que la dejaran de mirar así, con esa lastima. Estaba cansada, pero debía tragar su orgullo, encontraría a esa nephilim, y le agradecería seguir viva.

Después de haber recibido curas intensas, la invitaron a tomar una taza de té, para entrar en calor, pero se disculpó, precisaba volver al Instituto, estaba sin fuerzas. Aun así los licántropos la acompañaron, preocupados. Ellos le contaron que Nathaniel les había entregado las entradas, el amargor le trepo por el esófago, pero les deseo que le agradara.

Ambos habían acabado, y era mejor aceptarlo de una vez, Nathaniel ya no estaría en su vida, nunca más, y cuanto antes lo aceptara menos la dolería.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Helena Trueblood el Vie Mar 01, 2013 5:43 pm

La Rosa dio un salto de retroceso ni bien su ataque se dio por efectivo, esquivando de aquel modo el icor demoníaco que emanaba brutalmente de la herida del monstruo. Sonrió con suficiencia al verlo partir, y consciente del cese de presencia demoníaca que indicaba su sensor, volvió a enfundar la daga del ángel en su sitio correspondiente.

Alzó la vista en busca de la joven cazadora de sombras, más ya no estaba en aquel lugar contra la pared, ahora avanzaba, lentamente y dando tumbos dirigiéndose a la puerta trasera del restaurant. Sus sentimientos y su cuerpo batallaron por lo que le pareció eterno, deseosa de ayudar más consciente de que heriría el orgullo de la nephilim si no le permitía salvarse ella sola. Sabía que se encontraría sana y salva si lograba atravesar dichas puertas, que los brujos en el local podrían cuidar de ella y sanarla de un modo casi automático. Aun así temía por la vida de alguien de momento tan frágil y a su vez tan joven. Así que Helena esperó, esperó a que entrara y luego se escabulló dentro, asegurándose de que la cuidaran bien y la curaran. Cuando la creyó en buenas manos, se marchó.

Era preciso que regresase pronto al instituto, podían necesitar de ella si es que había ocurrido otra emergencia y la joven se preocupaba demasiado por todo el mundo como para simplemente tomarse la noche de descanso. Tenía obligaciones que cumplir, e iba siendo mejor que no se le olvidaran.
Helena Trueblood
avatar
Instructor
Mensajes :
81

Volver arriba Ir abajo

TEMA CERRADO

Mensaje por Inquisidora H. Blackthorn el Vie Mar 01, 2013 7:21 pm

Inquisidora H. Blackthorn
avatar
Inquisidor de La Clave
Mensajes :
418

Volver arriba Ir abajo

Re: Think of Me [Nathaniel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.