Últimos temas
» You are with me now || Jules & Caleb Nightshade
Jue Ene 05, 2017 9:27 am por Caleb A.Nightshade

» Mundo Subterráneo (Reapertura) {Afiliación Elite} {Cambio de Botón}
Jue Oct 27, 2016 7:18 pm por Invitado

» Walk Of Fame - normal.
Sáb Oct 22, 2016 4:33 am por Invitado

» Forever is only the beginning [Normal]
Miér Oct 12, 2016 5:47 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza - Cambio de Botón
Jue Sep 29, 2016 11:15 pm por Invitado

» || Petición de Rol ||
Miér Sep 07, 2016 11:20 am por Gareth Beckett

» Dark Paradise (af. Elite)
Mar Sep 06, 2016 1:28 pm por Invitado

» University of Southern California [Af.Elitel]
Mar Sep 06, 2016 10:53 am por Invitado

» The Worlds Collide - Afiliación Élite
Mar Ago 30, 2016 2:41 pm por Invitado

» [Af. Normal] Cazadores de Sombras RPG
Vie Ago 12, 2016 11:08 am por Invitado

»  || Ficha de Jules M. Nightshade || (En Proceso)
Sáb Ago 06, 2016 6:23 pm por Jules M. Nightshade

» The next stop is...[Kate Weatherrose]
Miér Jul 06, 2016 11:07 am por Cónsul J. Nightshade

» Un nuevo comienzo. [ Jane Youngblood]
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» Lose your mind, comienzan los problemas (priv.)
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» ||New truth|| Alexandra C. Gray & James F. Jackson
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

Afiliados Hermanos
1 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios es una creación de Arabella23
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33

~Queen of Spines |Isabelle|

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

~Queen of Spines |Isabelle|

Mensaje por Helena Trueblood el Jue Feb 28, 2013 6:34 pm

Una mujer es como una rosa, llena de pétalos y espinas.


Helena se encontraba total y completamente sola en aquella habitación de altísimos techos que contaba con todo lo propicio y necesario para un apropiado entrenamiento. Altas vigas donde balancearse, espacio suficiente para correr o realizar proezas aeróbicas e inclusive un interesante juego de blancos diversos, cuchillos, arcos y demás armas de práctica, desgastadas por el uso. Tal escenario se le hacía a la vez familiar y ajeno, recordándose a sí misma parada en el centro exacto de más de cien habitaciones casi idénticas.

Por casi diez años había viajado errante de Instituto en instituto, prestando sus servicios a donde sea que los requerían. Habría tenido la opción de establecerse en algún sitio, sin embargo, algo muy dentro de su alma se agitaba intranquilo y la prevenía contra aquellas ideas.

“ Viajar es huir de algo para poder olvidar, pero mientras viajes, no podrás olvidar.”


La frase sonó en el interior de su mente como la más cruel y certera de las bromas y torció su semblante tranquilo e impasible en una pequeña mueca. A pesar de todo, su condición no tenía remedio, ella lo sabía. Sus propias decisiones estaban marcadas por aquellas que hiciere a temprana edad, por el juramento que la ataría con lazo de oro permanentemente al Clan de las Hadas y torcería su destino hasta dejarlo irreconocible. La cazadora de sombras en que se había convertido era obra de su abuelo, el rostro que portaba, obra de la misma Reina Seelie, con desgano se preguntó la muchacha si algo en ella verdaderamente le pertenecía.

Elevó la mirada al techo, fijando las orbes zafiro en una de las tantas vigas y cerrando los ojos luego de memorizarlas. Su distanciamiento, altura, complexión, todo había quedado grabado a fuego en la memoria de aquella a quien llamasen La Rosa Negra. Sonrió para sí mientras procedía a poner la siniestra detrás de la espalda y cernir la diestra sobre su amado látigo que reflejaba la tenue luz. La preciosa arma parecía estar compuesta cuentas de diamante, con un mango que simulaba un entramado de enredadera en el mismo material que se amoldaban a los dedos de la nephilim a la perfección y sin hacerle daño. Podía resentir todo y cuanto desease las espinas que la herían y la envolvían en un pasado que sería incapaz de alterar. Más quien sería de ahora en más dependía tan solo de ella, y Helena no era una mujer para nada fácil de manipular.

De improviso flexionó las rodillas y dio un imponente salto en dirección a la primera de las vigas, azotando su látigo contra esta. Acertó de pleno, a pesar de tener los ojos cerrados, y el impulso la columpió y elevó aún más en los aires. Podía sentir el propio embravecido cabello negro girar en torno a su cuerpo estilizado conforme y daba giros, azotando violentamente el aire a su alrededor. Un precioso y único fragmento de realidad silenciosa y única, un segundo suspendido y congelado en el tiempo que le perteneciere a Helena y a nadie más. No fue hasta el último instante que enlazó con su arma la siguiente de las vigas y se columpió alrededor de esta, dando un salto que la dejaría erguida y en perfecto equilibrio sobre la tercera sobre sus botas de tacón.

Aún de espaldas a la puerta, la fémina alzó la voz, estirando el brazo que hasta entonces había permanecido inmóvil tras su espalda y colocándolo en el talle de la cintura.

— ¿Necesitas la sala? — preguntó con amabilidad a la persona que hacía momentos antes había escuchado entrar.

Con lentitud se volteó, sonriendo con delicadeza y soltura, como si en el mundo nada en realidad pudiera alterarla o quitarle serenidad, encontrándose con una joven cazadora que la contemplaba desde la distancia. No recordaba haberle visto antes, pero de algún extraño modo su rostro le resultaba familiar.
Helena Trueblood
avatar
Instructor
Mensajes :
81

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Queen of Spines |Isabelle|

Mensaje por Isabelle Lightwood2 el Sáb Mar 02, 2013 4:43 pm

Últimamente la actividad en el Instituto ha sido frenética, o al menos a mí me lo ha parecido. Hemos pasado de ser solo tres chicos y un señor a ser más gente, gente a la que apenas he visto. O eso me ha dicho Jace, aunque no creo que pueda fiarme de sus palabras y menos aún cuando al hablarme le sale una sonrisilla burlona por entre las comisuras de los labios. Según Alec sí que hay alguien más en el Instituto, una chica para ser más exactos que además para más inri es mi prima. Recuerdo vagamente el nombre que mi hermano me ha dicho, "Helena" o algo así aunque tampoco puedo estar segura. De lo que sí estoy más que segura es que llevo varios días sin entrenar y mis músculos normalmente alertas y vibrantes están bastante flácidos para mi gusto. Tengo la cabeza en diez mil sitios y en ninguno a la vez llegando a olvidarme de mis verdaderas preocupaciones: la conversión total en Cazadoras de Sombras, o lo que es lo mismo, llegar viva a mis dieciocho años y hacerlo totalmente en forma. Todo esto ha hecho que me vea caminando por el -oscuro y solitario- pasillo del Instituto que lleva a las salas de entrenamiento, embutida en mi traje de Cazadora y con mi maravilloso látigo dorado enredado en mi brazo izquierdo.

Camino con seguridad sabedora de todos y cada unos de los recovecos de este lugar y llego a la tercera sala que es la más grande y mejor equipada. Cuando me dispongo a abrir el pomo de la puerta oigo ruidos en el interior, ruidos que me hacen sospechar que alguien está usando la sala, pero ¿quién?. Jace está con Clary peinando el distrito de Queens y Alec está en el piso de Magnus aprovechando su día libre; mi madre no está así que ¿quién demonios está usando MI sala de entrenamiento? Pienso en meterme en la primera que pese a que sea más pequeña es más útil para entrenar en el equilibrio pero no, primero tengo que averiguar quién está en la sala. Abro la puerta con precaución con la mano en mi cuchillo serafín, y observo dentro.

Y lo que observo me deja fascinada. Hay una mujer entrenando con el habitual traje de Cazadora solo que totalmente ajustado a su figura que es esbelta y delicada al mismo tiempo, está sobre las vigas con el pelo negro como el azabache cayendo furiosamente a ambos lados de su rostro. En su mano lleva un majestuoso látigo con diamantes que blande con auténtica maestría. Es como si me estuviese viendo a mí dentro de unos años en una especie de espejo deformado -mi tez es más oscura y mi pelo es más liso aún- y lo que estoy viendo me gusta. Si no me pareciese tanto a mi madre y esta mujer no pareciese tan joven diría que lo es. Cierro con cuidado la puerta mientras me recompongo de la sorpresa -podrá ir de Cazadora y todo eso pero no sé quien y este es mi Instituto-, doy unos paso hacia delante. Ella sin volverse me pregunta si necesito la sala, seguidamente se gira sobre sus talones ya en el suelo con una sonrisa serena y tranquila. Su cara me suena muchísimo, mi memoria intenta con ganas recordarla pero es un intento fútil. Yo sonrío a mi vez solo que de una forma un poco más socarrona.

-Solo quería entrenar un poco- digo mirándole a sus ojos azules. Son del mismo color que los de mi hermano -soy Isabelle Lightwood. Mi madre dirige este sitio- no lo digo pero en mi voz dejo entrever una amenaza que dice "más te vale tener permiso".

Sonrío de nuevo y le ofrezo una mano amistosa.
Isabelle Lightwood2
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
89

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Queen of Spines |Isabelle|

Mensaje por Helena Trueblood el Sáb Mar 02, 2013 10:16 pm

La sonrisa de la reina de espinas devenía trágica a pesar de su frescura y simpleza. Avanzando hacia la muchacha con el andar sinuoso y felino que le era tan característico. Los finos y sobrenaturales rasgos que definían su rostro se hacían gracias a la luz caza vez más precisos, revelando la sobrecogedora belleza antinatural de la mujer. Labios enrojecidos y carnosos curvados con simpatía, altos pómulos ruborizados por el esfuerzo, una nariz pequeña y los brillantes ojos de zafiro enmarcados por oscuras pestañas. Acostumbrarse a la visión de su ser solía llevarle a los desconocidos algún tiempo, ni siquiera ella lograba reconocerse la mayor parte de las veces.

El aura que la envolvía estaba cargada de dulzura y calidez aún y cuando muy dentro de su pecho la oscuridad de su propia pena comprimía su alma y le escocía.

Pero ella... ¿Quién era ella? ¿Por qué le resultaba tan familiar? Su mente turbada y atiborrada por los recientes sucesos retrocedió atrás en el tiempo y pareció contemplarse a sí misma, encontrarse en el rostro ajeno. La altivez en el mirar, la postura segura y erguida, el largo cabello negro. Pero no, no se trataba de un espectro del pasado que volvía a apalearla, se trataba de Isabelle Lightwood, su prima. El parecido no hizo más que darle un tinte zalamero y juguetón a la sonrisa de La Rosa mientras giraba ligeramente la cabeza y estrechaba la mano de la joven.

El reclamo oculto bajo aquella simple oración la divirtió, tintando su mirar azulado y tiñendo el aura que la envolvía de un desafío implícito. Entrecerró los ojos antes de responder, alzando las cejas.

— Helena... — dijo la melodiosa voz de la fémina, mientras retiraba la estilizada mano y se la llevaba al talle.— Trueblood.

Y tal como la mención de la directora bastaba como aclaratorio de la posición de Isabelle en aquel sitio, el apellido de La Rosa hablaba por sí mismo. No sabía con certeza cuanto sabía la muchacha acerca de la tradición de la familia, cuánto habría podido conservar Maryse viviendo tan lejos de Idris debido al exilio. En realidad era poco y nada lo que sabía de los Lightwood que eran a su vez sus primos y mucho lo que tenía intenciones de saber o adivinar. La simple postura y actitud de la muchacha le decía más de mil y una cosas, la primera de las cuales era que no convenía invadir su espacio personal.

— Encantada de conocerte, Izzy Lightwood. — añadió, y la frescura de sus gestos borró de improviso el aire altanero y socarrón del que se habían visto provistos con anterioridad— Siéntete a gusto, esta es tu casa después de todo. ¿Quieres que me vaya?

De un movimiento casi imperceptible el látigo se vio una vez más enroscado en torno al muslo derecho de la mujer, que como acto reflejo contempló aquel que llevaba en el brazo la chica frente a ella.
— Es grato saber que no soy la única que se decanta por este tipo de armas... —comentó, ya dispuesta a retirarse y colocándose un mechón de cabello por detrás de la oreja— Comenzaba a creerme la oveja negra de la familia.
Helena Trueblood
avatar
Instructor
Mensajes :
81

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Queen of Spines |Isabelle|

Mensaje por Isabelle Lightwood2 el Miér Mar 06, 2013 4:09 pm

hecho de que yo tengo uno.

-Bueno, yo no es que sea una oveja muy blanca tampoco -sonrío- los Lightwood nos vemos demasiado bien de negro.

Me alejo de ella a una distancia prudencial, rodéandola y poniéndome tras su espalda, desenrosco mi látigo y me encojo de hombros. Me preparo para entrenar estando ella aquí.

-Puedes entrenar si quieres, yo solo voy a hacer ejercicios de salto.

Me recojo el pelo para tener más dinamismo y con gracilidad doy un salto hacia una de las vigas. Subo y ando unos pasos por el techo hasta estar encima de su posición.

-Dime Helena, ¿cómo es que no sé de ti? - pregunto curiosa -conozco incluso a los Penhallow pero a ti no. ¿Eres mi prima directa?

La curiosidad me puede y más después del comentario de "la oveja negra".

-Sabe mi madre que estás aquí?-

Sin esperar siquiera a que responda, me lanzo al suelo y caigo sobre los talones perdiendo un poco el equilibrio. Mierda, estoy más oxidada de lo que creo. Un pequeño pinchacito de dolor me recorre la pierna izquierda. Me quito la chaqueta y cojo un par de cuchillos. Los blando en el aire contra un enemigo invisible.

Cuando me canso de darle al aire, me enfrento a ella de cara. Quiero respuestas, y las quiero ya.
Isabelle Lightwood2
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
89

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Queen of Spines |Isabelle|

Mensaje por Helena Trueblood el Jue Mar 07, 2013 9:20 am

La rosa miró sobre su hombro con los ojos como rendijas, el perfil idóneo enmarcado por el embravecido cabello negro, suelto y largo hasta la cintura. Sus labios se curvaron a penas mientras Izzy Lightwood le dirigía un comentario a todas luces socarrón y despreocupado.

— Touché.

Seguro que no fueron las palabras alentadoras de la joven lo que la hicieron quedarse. Si debía de ser perfectamente sincera, jamás había tenido verdaderas intenciones de irse en primer lugar. Demasiados recuerdos amenos le traía el rostro y la figura de su prima, un relato parisino nunca olvidado y nunca dejado atrás. ¿Qué edad tendría? No más de 18, eso seguro. Quizá un poco menos de la edad de La Rosa cuando conoció a su parabatai.

— Bien entonces. — comentó al ver que se le extendía el permiso de permanecer en las cercanías de aquella cazadora.

Desenlazó el látigo con la siniestra, llevando la diestra atrás de la espalda. Una vez más memorizó el amplio espacio que se encontraba en sus cercanías inmediatas y cerró los ojos del color del cielo más azul. Sus pies se adelantaron, conduciéndola a través de gráciles giros en secuencia de un lado a otro del espacio. El látigo se sacudía violento siquiendo a la vez el movimiento y los golpes de su brazo, formando un espectro de luz en torno a la mujer. Se sentía ligera, como si solo fuese ella misma con el arma en la mano, alejada de todos y de todo lo demás.

— Me presenté con la directora ni bien logré localizarla...— entonó la voz, a penas cortada por el cansancio.

Iba a decir “ni bien llegué” pero cayó en la cuenta que la primera cara que había visto era la de Leonides, la segunda la de Ankhïara y ni la una ni la otra le concernían a su interlocutora. El último giro la dejó justo en la otra punta de la habitación, pero podía sentir la mirada penetrante de Isabelle perforarle la nuca.

— La hija del hermano de tu madre. — entonó, dándose la vuelta y mirándola con las mejillas sonrojadas por el esfuerzo sostenido— Se casó con una humana, por eso no sabes nada de mi.

Se paseó por la digna selección de cuchillos que había por escoger, más el arco y las flechas llamaban de sobremanera su atención. Ïara amaba aquellas armas, quizá algún día tendría que pedirle que le enseñara un poco más.

— En cuanto al resto de la familia... los nephilim con los que me crié desde los diez... solo digamos que los tratos se volvieron tensos después del levantamiento. —le sonreí, decantándome por un par de cuchillos del largo de un serafín. — Ahora las cosas están empezando a mejorar.
Helena Trueblood
avatar
Instructor
Mensajes :
81

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Queen of Spines |Isabelle|

Mensaje por Isabelle Lightwood2 el Sáb Mar 09, 2013 4:50 pm

Mientras va respondiendo va paseando por la habitación con la seguridad y el aplomo que solo los años son capaces de conceder a los cazadores más expertos. Mi madre suele decirme que soy de la clase de mujer que cuando entra en un sitio el sonido de sus pies hace temblar al suelo, pero nunca lo había visto en nadie. Hasta ahora. Helena parece tener el control y el orden que debería tener un cazador y es sencillamente fascinante ya que solo había visto esa calma de felino en mi hermano Jace. Tras hacer un barrido del terreno con el látigo comienza a mirar en derredor y yo la observo de frente esperando impaciente las respuestas que me va dando con cuenta gotas.

Dirijo mi vista hacia las flechas que es lo que ella está mirando mientras hace un resume muy breve de su historia familiar.

-Interesante-digo- yo creía que los Lightwoods eran los estirados respecto a las normas y a las traiciones-sonrío. Siempre me pregunté por qué mi madre se fijaría en alguien como mi padre y por fin parece encajar-pero se ve que eso lo llevo en la sangre. Podría preguntarle muchísimo más como que a qué se refiere con lo de los problemas familiares pero no lo veo necesario. Me ha dicho suficiente y si algo he aprendido en los últimos tres años de mi vida es que no debo de indagar sobre las familias ajenas.

Su actitud tan parecida a la mía no hace más que incrementar mi curiosidad hacia ella y por alguna desconocida razón, quizá el hecho de haber encontrado a alguien en mi familia que no me hace sentir fuera de lugar, dejo el látigo reposar tras restallar contra el suelo. De un giro rápido lo recojo sobre el brazo y me acerco con pasos seguros hacia la ristra de flechas.

-¿Sabes usarlas? -le pregunto mientras paso mis finos dedos por las puntas.

Cojo con calma uno de los arcos más rudimentarios de la sala -no es que yo sea una experta- y lo cargo. Tensiono la espalda y me repito mentalmente las lecciones que Alec siempre me dio a la hora de tirar con el arco. Cargo el brazo y disparo, la flecha cruza rauda la habitación y se estrella contra una de las dianas. No da en el centro pero el resultado me deja lo suficientemente satisfecha como para esbozar una sonrisa.

-Si quieres puedo ayudarte con ello. Aunque bueno puede que ya sepas -dejo escapar un leve tono de admiración- mi hermano Alec es un experto en este tipo de armas. Sonrío al nombrar a mi hermano, me hace sentir orgullosa. -No sé si lo sabrás pero somos cuatro hermanos, seguramente te lo habrá dicho ya mi madre. Somos Alec, Jace y yo. -omito el nombre de Max a propósito, me gusta recordar que somos cuatro hermanos porque para mí así será para siempre pero no me gusta nombrar a mi hermano pequeño. Nombrarlo solo hace más palpable que él ya no está. Deseo que no me pregunte por el cuarto nombre. Intento distraerla.

-Yo te puedo enseñar lo que él me haya enseñado pero no creo que pueda llegar a saber tanto. No es un látigo -añado.

Resuelta dejo el arco sobre la pared y las flechas en su sitio. Muevo mi brazo izquierdo y
deshago el látigo otra vez y lo acaricio antes de lanzarlo sobre la flecha que se rompe justo antes de empezar la punta. Golpe certero y rápido.

-¿Ves? Con esto sí soy eficaz- le sonrío. No sé por qué pero me cae bastante bien y sinceramente no me reconozco. Normalmente suelo ser un perro rabioso con la gente que no conozco pero esta vez parece ser distinto.
Isabelle Lightwood2
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
89

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Queen of Spines |Isabelle|

Mensaje por Helena Trueblood el Mar Mar 12, 2013 4:54 pm

— Viviendo en Idris aprendes muchas cosas sobre las grandes familias, como que nunca hay que meterse en una pelea entre un Nightshade y un Trueblood. — Helena examinó a la luz el filo de ambos cuchillos, sonriendo con determinación— O a nunca hacer oídos sordos a los consejos de un Bellefleur.

Helena había crecido como una mundana, pasando su más tierna infancia protegida tras el velo de la inconciencia. La omisión le había proporcionado una felicidad que le sería inalcanzable e indescriptible una vez logró ver el mundo tras la cortina. Pues eso era la vida de un nephilim, un universo distinto y paralelo a aquel en el que vivían los incautos humanos. Le tomó poco tiempo comprender eso, nadie podía negar que se trataba de una chica lista. Y conforme esta cria crecía para convertirse en cazadora y cambiaba todo a su alrededor, muchas cosas más comprendió. Su raza era un mundo, cada instituto, familia e individuo era un mundo. Y ella, Helena Trueblood no era más que una viajera transitoria entre los unos y los otros. El pensamiento le arrancó una sonrisa diminuta, más no la verbalizó.

Sabía todo lo consiguiente a Maxwell, por tanto, no preguntó.

¿A qué venía tanta nostalgia? se cuestionó a si misma, encontrando en la mirada decidida y la postura firme de la cazadora la respuesta. A veces se olvidaba de cómo era, qué clase de persona solía ser. Acostumbrada estaba al peso sobre sus hombros y saltaba a la vista que Isabelle también.
— He viajado bastante, es poco lo que no se usar. —comentó, restándole importancia al asunto— Sin embargo mentiría si dijera que tengo una maestría en el arco y la flecha.

Helena soltó una risita al ver como la joven hacía alarde de sus habilidades con el látigo y se mostraba ante ello tanto feliz como orgullosa. Era algo bueno, por no decir provechoso, disfrutar lo que se hacía. A la rosa le había tomado un buen tiempo comprenderlo, sentir en sus carnes que había nacido para ser una cazadora de sombras. Para su regocijo lo había hecho, y lo suficientemente pronto como para disfrutar de su entrenamiento en la temprana adolescencia.

— Sin duda es mi arma predilecta, ligera, elegante incluso práctica. Sin embargo... — Helena lanzó casi sin mirar uno de los cuchillos que tenía en las manos directo a una de las dianas, clavándolo en el centro exacto— mentiría si dijese que mi especialidad es otra que no sean los cuchillos.

Jugueteando con el otro afilado intrumento entre las manos, la mujer volvió la vista a Isabelle y la fijó en ella por un buen rato.

— Dice mucho del cazador... el tipo de armas que elige por sobre las demás. Los arqueros poseen una mentalidad fría y pragmática, racional y calculadora en cierto sentido. Mi parabatai en ello es una experta, jamás la he visto fallar. En cuento a mi... Creo que el látigo le da a las peleas un toque personal.
Helena Trueblood
avatar
Instructor
Mensajes :
81

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Queen of Spines |Isabelle|

Mensaje por Isabelle Lightwood2 el Vie Mar 15, 2013 6:24 pm

Me quedo momentáneamente embelesada. Helena maneja el látigo tan bien como yo y eso es algo de agradecer: llevo años aguantando las bromas de mis hermanos con respecto a mi arma predilecta. Sonrío frente al último comentario de ella: lleva más razón de la que cree.

-Llevas mucha razón- le digo- las peleas con látigos te hacen sentir más, vibrar más con cada pelea. Mi hermano Alec es la cabeza pensante cada vez que salimos de caza, de ahí que siempre use su arco y su flecha. Y Jace siempre es como más kamikaze. -sonrío al pensar lo diferente que son ambos parabatais- mi padre pareció saber muy bien cómo sería cuando me lo regaló.

Suelto las armas y estiro los brazos, cojo impulso en los talones y me lanzo sobre la viga de hierro más cercana. Me agarro con ambas piernas cual koala y poco a poco voy descendiendo. El salto ha hecho que suelte de una vez por todas la tensión que tengo en las rodillas.

-Espero no molestarte pero pienso estar dando saltos por aquí, ya sabes, para ponerme en forma.

Casi puedo sentir sus ojos puestos en mí mientras me desplazo como un mono por las distintas dependencias. Cada salto parece costarme una barbaridad pero gracias a ello mis músculos van despertando poco a poco y con ello mi espíritu de lucha. Es como si por cada gota de sudor que impregna mi cuerpo se llevara una capa de entumecimiento. Una vez agotada, me dejo caer al suelo al lado de mi prima. No sé que habrá estado haciendo todo el tiempo que he estado haciendo el tonto, solo espero que no me haya estado observando.

Me acerco a ella de nuevo.

-Sabes? Siempre creí que no había nadie en la familia como yo -abarco mi cuerpo con la mano- pasional y guerrera. Mi madre podría entrar en esa definición pero como que no -sonrío- es una auténtica sorpresa.

Saco un cuchillo normal de mi cinto para pedirle que me haga una demostración de estilo; el móvil suena. Le hago un gesto con la mano y contesto.

-Helena, ha sido un placer pero creo que he de marcharme. Sería conveniente que te prepararas para una reunión de la Clave: no sé si sabes lo de las fuerzas demoníacas provoca tornados pero aun así te aviso de que nos vamos a volver a ver. Peleando.

Con una sonrisa le pongo una mano en el hombro y me marcho por la puerta donde minutos antes he entrado. La cosa parece ponerse fea.

Spoiler:
Me ha parecido apropiado ponerle fin para que nos centremos más en la trama Very Happy
Isabelle Lightwood2
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
89

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Queen of Spines |Isabelle|

Mensaje por Helena Trueblood el Vie Mar 15, 2013 7:47 pm

Blandir un cuchillo contra un enemigo invisible era casi que un cliché en esta clase de entrenamientos en solitario. Sin embargo la coreografía de Helena era tan magnífica y exacta que daba la impresión de que de verdad se encontrase peleando contra alguien que nadie más conseguía ver, protegido por un glamour que sólo podía ser traspasado por ella. Y es que la Rosa defendía y bloqueaba con tan afán que el realismo de la situación parecía írsele de las manos. El truco estaba en que no estaba creando en su mente una pelea de la nada, sino recreando aquellas que había tenido o presenciado tiempo atrás y actuando en consecuencia.

Más que una práctica física era una mental, compensada pronto con la aplicada para mejorar su resistencia, equilibrio y fuerza en los brazos. Se paró pues en una sola mano, resistiendo allí mientras realizaba uno que otro movimiento con las piernas. Abrirlas cerrarlas, balancearlas a un lado y a otro.
De un salto se puso de pie al volver bajar a Izzy y esperó pacientemente a que terminara de hablar, asintiendo una única vez con la cabeza.

— La vida está llena de sorpresas, Izzy. —comentó con una sonrisa— aunque espero encontrarte en la cena antes que enfrentando a una horda de demonios... Que el Ángel te guarde.

La puerta se cerró pronto tras su prima y una vez más la reina de espinas fue dejada sola en la inmensidad de la sala de entrenamientos. Sola con sus pensaminetos y aquel presentimiento cada vez mayor de que algo oscuro sucedería, algo más desgarrador que lo que ningún cazador de sombras hubiera visto jamás.
— Y que sea misericordioso con todos...
Helena Trueblood
avatar
Instructor
Mensajes :
81

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Queen of Spines |Isabelle|

Mensaje por Cónsul J. Nightshade el Sáb Mar 16, 2013 2:51 pm

Cónsul J. Nightshade
avatar
Cónsul de La Clave
Mensajes :
410

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Queen of Spines |Isabelle|

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.