Últimos temas
» You are with me now || Jules & Caleb Nightshade
Jue Ene 05, 2017 9:27 am por Caleb A.Nightshade

» Mundo Subterráneo (Reapertura) {Afiliación Elite} {Cambio de Botón}
Jue Oct 27, 2016 7:18 pm por Invitado

» Walk Of Fame - normal.
Sáb Oct 22, 2016 4:33 am por Invitado

» Forever is only the beginning [Normal]
Miér Oct 12, 2016 5:47 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza - Cambio de Botón
Jue Sep 29, 2016 11:15 pm por Invitado

» || Petición de Rol ||
Miér Sep 07, 2016 11:20 am por Gareth Beckett

» Dark Paradise (af. Elite)
Mar Sep 06, 2016 1:28 pm por Invitado

» University of Southern California [Af.Elitel]
Mar Sep 06, 2016 10:53 am por Invitado

» The Worlds Collide - Afiliación Élite
Mar Ago 30, 2016 2:41 pm por Invitado

» [Af. Normal] Cazadores de Sombras RPG
Vie Ago 12, 2016 11:08 am por Invitado

»  || Ficha de Jules M. Nightshade || (En Proceso)
Sáb Ago 06, 2016 6:23 pm por Jules M. Nightshade

» The next stop is...[Kate Weatherrose]
Miér Jul 06, 2016 11:07 am por Cónsul J. Nightshade

» Un nuevo comienzo. [ Jane Youngblood]
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» Lose your mind, comienzan los problemas (priv.)
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» ||New truth|| Alexandra C. Gray & James F. Jackson
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

Afiliados Hermanos
1 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios es una creación de Arabella23
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33

I'm waking up, I feel it in my bones [Raphael]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I'm waking up, I feel it in my bones [Raphael]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Vie Mar 01, 2013 8:51 am

La muerte de varios mundanos desangrados, no solo habían avivado los deseos primarios de alimentación de los hijos de la noche. También la sospecha de los hijos de Raziel, quienes debían actuar cuando situaciones como estas amenazaban el equilibrio y la tranquilidad de todas las razas sobrenaturales y mundanos.

Al menos esas era la premisa para hacer salir a los nephilims de su Instituto y que se dedicaran a investigar esos casos: Adrianna Birdwhistle había aceptado el trabajo tras estar en uno de los escenarios. La víctima de uno de ellos era una niña, que rondaría los doce o trece años, ¿Qué bestia fue tan cruel de arrebatar una vida solo por alimentarse? La frustración la corroía como un acido por las entrañas.

Incumbía obtener respuestas, y el nido de Camile no fue ducho en palabras esclarecedoras. Solo unas veinte amenazas por minuto, y oír el letárgico discurso de aquella mujer. La que despertaba su alarma siempre, su instinto señalaba que no convenía confiar en ella, y así lo hizo hasta abandonar su territorio.

Al margen de la raza, Adrianna creía en el entendimiento entre todos, una hermandad, aunque era una idealista y la gente así muchas veces se chocaba bruscamente contra la verdad. La crueldad y la maldad existían en la persona no la raza. Muchos preferían ver consumirse al mundo antes que ceder, pese a esa forma de pensar, en el fondo, Adrianna pelearía por lograrlo, pues no había más obstinado que ella.

Después de informar a Maryse Lightwood, les tocaba el turno a los fieles de Raphael Santiago. A falta, de que en su corto año de residencia en Nueva York, no se había topado con ellos tuvo que pedir indicaciones para llegar al hotel Dumort. No concebía que fuera a esperar, que un nephilim pusiera pie en territorio de hijo de la noche, era un acto suicida. Como firmar con sangre tu condena a muerte. Pero era representante de los hijos de Raziel, sin intenciones de perturbar sus inmortales vidas, solo un par de preguntas y seguir investigando.

Lo cierto, es que acudía a gusto, ya que los vampiros ante ella eran mudez. Para una empática, las emociones que tanto comprendía, advertía que la de los vampiros estaban ocultas en oscuridad, y ella no ahondaría donde no la llamaban. Si bien no estaría mal que sus miradas no fueran tan evidentes, no era normal ver un cazador de sombras, pero alguien tenía que hacer el papeleo engorroso.

El lugar parecía estar un poco muerto, durante una fracción de segundo creyó que su tapadera era buena, hasta que vio un par de motocicletas demoniacas por el cielo nocturno aterrizando en la azotea. Y un barullo similar a una fiesta, lo que hacía evidente que había vampiros allí dentro. Respiró hondo antes de entrar, la calma era necesaria: sería una noche larga y agotadora.

Entró, y noto al menos la mitad de todos los ojos contemplándola, como si llevara sobre la cabeza un cartel en neón brillante que dijera “Nephilim” o “Abierto veinticuatro horas” a juzgar por la mirada de un par de ellos ávidos de su alimento.

Rompiendo la estética de su fiesta, alzó la voz, reclamando ver al líder. Pero se presentó por impertinencia, la mano derecha de Raphael, que lo primero que hizo fue enseñarla los colmillos con un coro de risas burlescas de fondo.

- ¿Intentabas impresionar a alguien? –frunció el ceño con ligero tedio. No era la primera ni la última vez que la amenazaban de muerte algún vampiro. A su corta edad, había visto cosas que helarían al propio miedo así que ¿Por qué unos colmillos largos iban a asustarla? Resopló irritada regresándole la mirada asesina, no era el único que poseía una manera de matar con la mirada. – Craso error, como dije quiero hablar con Raphael Santiago, no contigo. Tengo asuntos que solo le competente a tu jefe y no a ti – añadió mientras miraba a su alrededor, los invitados disfrutaban del baile, de insinuaciones y sangre, completamente absorbidos por su universo. No eran tan distintos de los mundanos de los que se alimentaban.- ¿Me llevas hasta él o pongo pata arribas el hotel para encontrarlo? – inquirió en un tono áspero frotándose en puente de la nariz, sintiendo la molestias de sus jaquecas.

Llevaba ocultos pero a mano, su tesela, runas y dos cuchillos serafín. No iba a ir desarmada a un nido de vampiros, no estaba tan demente, aunque su carácter dijera lo contrario. Se quedo ante el vampiro, aguardando que quizás fuera a llamarlo y hacerla esperar otro rato tedioso.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm waking up, I feel it in my bones [Raphael]

Mensaje por Invitado el Vie Mar 01, 2013 9:35 am

Las horas han perdido sentido a su existencia, el tiempo ha dejado de ser importante y lo que hace con él es meramente necesario; ni siquiera las noches son como antes, cuando sus ojos veían al mundo por primera vez, cuando cada paso lo disfrutaba como un hecho nuevo y trascendente; ahora es un poco diferente, mira de otro modo a su alrededor, ya no es tan luminoso y poco a poco se ha acostumbrado a la oscuridad. Como todas las noches, en el hotel se celebran fiestas de mero placer, vampiros que le siguen y que están dispuestos a defenderle siempre que obtengan lo que quieren, lo que no es sencillo, dado que debe invertir parte de su conocimiento en una buena administración del lugar, un término mundano y nada halagador.

Se halla en lo más alto del hotel, en una habitación apenas arreglada para sentirse cómodo, más no para vivir como es debido, su falta de amor hacia lo colorido, como cualquier vampiro, refleja su poco cuidado en todo el edificio. Antes bien, está lleno de luces de neón en las zonas de reunión, con música entrando por todos los poros del cuerpo, bebidas enceguecedoras y cientos de litros de sangre circulando de un lado a otro. Nadie sabe que en el sótano se han creado unos calabozos eficaces y muy creativos para cualquier raza, desde un simple mundano hasta un nephilim, pero claro, jamás ha tenido la intención de utilizarlas, prefiere el dialogo antes que la batalla, no porque le asuste, sino por los costes innecesarios.

Con las manos en la espalda y observando por la ventana escuchó la llegada de uno de sus hombres, apenas ladeó la cabeza le informó de la llegada de un cazador de sombras, uno que en realidad es una chica de goza de curiosa reputación. Asintió al aviso, se dio la vuelta decidiendo ir a su encuentro, que un nephilim le visite a su propio hogar no es tan común, aunque conoce exactamente los motivos; la estupidez de Camille empieza a cobrar factura, la muerte de mundanos a manos de sus “buitres” y de ella misma ha conmocionado al Consejo, sólo era cuestión de tiempo para que empezaran a indagar. La osadía de su ex líder ha empezado a crear sospechas de su ruptura, misma que pone en evidencia su debilidad.

Antes de llegar al lobby principal escuchó las palabras de la chica y de la insensatez de su mano derecha al retarla de esa manera, pero no le diría nada, es parte de la naturaleza de cualquier vampiro sentirse ofendido ante cualquier intromisión. Hubo un repentino silencio, uno que se rompió cuando ordenó que la música siguiera y entonces hizo su aparición entre sus allegados dirigiéndose a donde la chica, el ambiente poco a poco pareció recomponerse. -¿A qué debo tan inesperada visita? –preguntó con tranquilidad, aunque en realidad los pasos de la nephilim fueron vigilados desde mucho antes de que llegara al hotel, aunque que quizás ya supiera. –Disculpa los modales de mis amigos, no están acostumbrados a tratar a los cazadores de sombras, no con cortesía al menos. –sonrió son ironía y la invitó a seguirle.

-Pide lo que quieras, la casa invita. –le dijo, llegando hasta la barra y mirando a quien atendía, sólo eso bastó para saber lo que desea, a su alrededor, muchos les miraban con interés, además de que dos de sus hombres le hacían guardia cerca de ellos. -¿Sorprendida? El gusto por la sangre no significa que no sepamos apreciar lo mundano. –aquella palabras tenían un gran significado, pues pronto empezó a demostrar su simpatía por los mundanos, es decir, empezó a declarar cosas que podrían sacarlo de posibles sospechas de ataques a los mortales. Recibió entonces una copa de whiskey, su favorito, que bebió como si nada y en un solo trago, las bebidas alcohólicas no causan mucho afecto en él, a menos que se beba cantidades exorbitantes. - ¿Y bien? –en ningún momento dejó de demostrar su aire elegante y educado, aunque sus ropas parecían menos imponentes que su modo de hablar.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm waking up, I feel it in my bones [Raphael]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Vie Mar 01, 2013 12:20 pm

Adrianna apartó la mirada de la maño derecha de Raphael para ver al líder, a diferencia de Camille, desconfiaba, cierto, pero en menor medida. Por lo menos tuvo el detalle de disculparse por los actos de sus subalternos, un jefe presuntuoso no lo haría, o quizás si solo para ganarse su confianza.

Ella le siguió en silencio, a la barra. Sabía que vampiros viejos eran capaces de ingerir líquidos que no fueran solo sangre, y poder llegar a nombrar a Dios, sin temor. Pero requería mucho tiempo de adaptación. Un vampiro anciano, era lo más peligroso que encontraba en aquel hotel.

Tenían inteligencia superior, los años y la vida lo adoctrinarían en miles de conocimientos. Sus fuerzas serían superiores a la de un vampiro corriente al igual que su destreza y velocidad, sin dejar de mencionar los poderes. Eran maquinas de matar con apariencias de jóvenes que parecían no haber roto ni un plato.


- San Francisco, sin alcohol. –le dijo al barman.- No me gusta beber mientras trabajo, aunque cierto, tengo la garganta seca, necesito algo frio. –le entregó el coctel, era una mezcla de frutas y hielo picado, el sabor de coco se extendió en su paladar. – Creo que es idiota mencionarlo, pero por si acaso no se entero, cosa que dudo le informaré.

>> “Cuatro víctimas han aparecido con la misma marca y desangrados, dos adultos y un joven en la zona de Central Park, y una niña de trece no muy lejos de este hotel. Los cuatro mundanos, sin una sola gota de sangre en su cuerpo, asesinados con la diferencia de un día entre cada uno. Hemos hablado con el sector que lidera Camile Belcourt, y ellos niegan haber matado o ni tan siquiera tocar a un mundano. Nos corresponde, ahora preguntarle, a usted y los suyos por si pudieran ser los culpables de las muertes acaecidas…”

Continúo el discurso oficial, mencionando las fechas y horas de sus muertes. La que más dolorosa le resultaba fue la de la niña, podía ser que la recordara a su parabatai, pero ella murió en Alacante, en Idris, no en Nueva York. Y ni ella creía que los seguidores de Camile estuvieran limpios.

- ¿Tiene cuartada señor Santiago? ¿Gente que pueda respaldarlo? Si no la presenta me temo que tendré que acusarlo de posible culpable, y tendría que acompañarme a las dependencias del Instituto. –anunció con tono indiferente, pero se detuvo y le miro firmemente.- Aunque si me permite un comentario, no me creo que sea tan idiota para dejar una víctima tan cerca de este lugar es como decir “Estoy desesperado, venid nephilims a por mí” – apartó el vaso con solo el hielo elegantemente, era un festín de sabores frutales en su boca - Pero mi misión no es creer lo que yo piensa. Es oír lo que tenga que decir, y asegurarme de que es cierto. – aclaró con tono cortés y diligente. Odiaba cuando se manifestaba su parte de los modales, ya no servían para nada, pero aun persistían en ella, como si fuera la niña perfecta. Papel fatigoso de interpretar, ya que ella no era así - En fin ¿prefiere hablarlo en privado? No sé si está bien escuchar una confesión delante de tanta gente pendiente de ambos.- se giró sobre sus talones velozmente y pilló a varios hijos de la noche contemplándola.

Algunos disimularon bailando, otros con su ritual de cortejo. A ella le daba exactamente igual, pero debía ser muy metódica y respetuosa con un líder, de ello no solo dependía un clima agradable sino seguir con vida. Su cabeza retumbaba con la música, estaba creciendo su jaqueca, se frotó de nuevo el puente de la nariz, sintiendo algo de alivio.

- Sé que le interrumpo en su hotel, que pronto abandonaré, ya que no me agradan las fiestas. Prefiero la calma, me permite pensar con más agilidad. – contó totalmente tranquila, los vampiros en cierto sentido recordaban a los animales. Si huelen el miedo, nerviosismo, temor, se lanzan contra ti. Pese a todo ella estaba tranquila, porque no percibía emociones, en parte había calma.

Volvió la mirada para Raphael, era distinto a Camile en mil sentidos: latino su piel estaba ligeramente bronceada lo que resultaba curioso en un vampiro, su cara estaba proporcionada, elegantemente en aquella mezcla de exotismo y prohibido. Sus labios dibujaban una sonrisa, o al menos eso parecía. No era más alto que ella, y con las botas de tacón llegaría a sacarle un par de centímetros de más. Sin duda, la muerte elige extraños compañeros a quienes darles el don eterno de la inmortalidad.

- Usted dirá. – concluyó mirando en otra dirección totalmente aburrida de aquel sitio, no representaba ningún desafío ni mental ni físico, lo que le suponía a la nephilim que se aburriría más de lo impensable.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm waking up, I feel it in my bones [Raphael]

Mensaje por Invitado el Vie Mar 01, 2013 2:42 pm

Lo que pidió le pareció muy sutil, algo demasiado dulce para alguien que parece tan frío, es claro que por dentro se ocultan sentimientos y sentires para proteger la fachada de chico malo, él mismo lo hace a pesar de la revolución diaria que tiene dentro de sí mismo a la hora de tomar decisiones, porque nunca sabe qué consecuencias podrían tener, si serán para bien o para mal del grupo, como sea, es su trabajo hacerlo y no dudará en buscar lo mejor. Desdeñó su pensamiento sobre la bebida y escuchó con atención el reporte de las muertes, pudo percibir un ligero achaque cuando habló de la niña asesinada cerca de su hotel, lo que lo enloqueció en su momento al constatar que los esbirros de Camille poco a poco se infiltraban dentro de su territorio.

-No es idiota si te diriges a mí con propiedad y de acuerdo a los protocolos. – respondió, aunque el improperio ni siquiera le importó. –Es correcto, lo sé, mis hombres me informaron de esas muertes y especialmente la de la niña, no es algo que sea vea todos los días y mucho menos de alguien tan… inocente. –mostró un poco de condescendencia y trató de ver qué otra reacción tenía, pues ahí podría tener un arma de debilidad, muy útiles cuando se necesitan. Lo siguiente, la acusación, le provocó una sonrisa de ironía. –Todos ellos me respaldan. –le dijo con tranquilidad, extendiendo los brazos aludiendo a todos los presentes, muchos de ellos poniendo atención de manera disimulada. –Es valiente de tu parte pretender que sea culpable. –agregó, sonriente.

-Bien podría decirte mi ubicación, la que por cierto fue aquí en esos momentos, pero a menos que dudes de las palabras de todos ellos... –señaló a sus compañeros y no terminó la frase por la obviedad del asunto. –Tu comentario es, por añadidura, un acierto a los de tu grupo. –respondió, respecto de la intuición de la chica respecto de la niña asesinada cerca del hotel. –Es clara la impostura en contra mía, alguien trata de ensuciar mi nombre. –su expresión cambió a una más seria. -¿De quién? No sé, pero seguro debe ser alguien que me odia. –no diría el nombre de Camille para no entrar en acusaciones directas, los problemas de los hijos de la noche son propios y nadie más debe interferir, ni siquiera los nephilim, por mucho que se crean la policía de las razas.

-No hay necesidad de hablar nada en privado, mis hermanos y yo somos uno, nada pasa desapercibido para nadie. –afirmó con plena seguridad, aunque es bien cierto que muchos le ocultan cosas y dos de sus allegados le traicionaron un tiempo atrás, la cuestión es que debe demostrar confianza a todos ellos. –Si insiste en que yo podría ser el causante de tal acto, entonces haga las preguntas correctas. –siguió diciendo, respondiendo con naturalidad y bebiendo otra de sus copas que ya estaba previamente servida. Alrededor todo parecía ir lo más normal posible, aunque sin duda todos deben estar escuchando la conversación, todos tienen un oído muy agudo y si alguno de escucha, lee con facilidad sus labios.

-Si tu problema es el ruido, entonces tal vez podamos ir a mis aposentos. –habló, de una manera un tanto cuanto seductora. –Pero te sugiero controlar tu propia mente, separar cada uno de tus sentidos, concentrándote en el que más te interesa, nosotros lo hacemos… todos nosotros. –sonrió, sintiéndose orgulloso de su clan. –Mucho se podría pensar de lo que ha sucedido, pero te aseguro que ninguno de mis hombres, mucho menos yo, ha provocado la muerte de esos mundanos, somos gente de paz y conocemos perfectamente las reglas; el pacto es respetado desde el momento de su creación, nosotros fuimos parte de ello y no nos atreveríamos a violarlo. –afirmó, esperando que cualquier pensamiento negativo fuera en pos de Camille.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm waking up, I feel it in my bones [Raphael]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Sáb Mar 02, 2013 6:15 am

La hija de Raziel mantuvo la compostura mientras él hablaba, estaba totalmente relajado, como si aquello no fuera con él. Era la típica arrogancia de un vampiro que siempre se hacía presente, y a ella la hacía enfermar. No soportaba que nadie se creyera más que otro, cada individuo tenía un valor, y debía ser respetado al igual que él debe ese respeto a sus semejantes y otras razas.

- Matar a esa niña. –resopló indignada.- quien lo hizo no merece ni el valor de persona sino bestia, una bestia descontrolada, que queremos detener. Apoyará que tener libre a alguien que sin pudor mata a un ser tan inocente, es peligroso para el resto.

La compostura, no tardo en tratar de estallar, pero comprometía guardar las formas y dialogar antes de hacer algo de lo que se arrepintiera, debía estar serena para analizarlo todo minuciosamente y no errar en el intento. Raphael parecía ofendido de simples sospechas, a diferencia de la vampira Belcourt, que se lo tomó casi a risa, entendía estar molesto de que se pensara de ellos. Ella no era la jueza del caso, solo un maldito peón en la partida, una especie de detective en versión nephilim.

- No le estoy acusando de ser culpable, señor Santiago. Solo cumplo la misión que me han exigido, saber de sus líderes, que sean inocentes de tales cargos y contar con su cooperación para encontrar a los responsables de los asesinatos. – Respiró hondo- No dudo de la palabra que me den, pero coincidir con la suya, entonces saldré de su territorio pacíficamente. – enunció pacientemente al líder de los vampiros mirándole a los ojos, normalmente ese contacto abriría la puerta de sus emociones, pero en el caso de vampiros, fallaba. Era muy interesante preguntar qué sentiría, que emociones le venían a cada segundo, pero solo era interés personal, no era útil para la investigación.

Alguien debía hacer el papeleo, estar presente en las testificaciones de coartada de sus líderes y contrastarlas con los demás vampiros del clan. Mientras que en nido de Belcourt, respondieron a base de gruñidos, ella se esperaba cualquier tipo de declaración. No obstante mentiría si decía, que veía más disposición de ayudar en aquel lugar. Entonces el líder, en anciano Raphael Santiago profirió aquellas palabras, que tanto odiaba, las que hicieron crujir sus nudillos.

- ¿Propio de mi grupo? Perdóneme, pero permítame interrumpir su monologo, pero yo no voy discriminando a las demás razas. Mi meta es el entendimiento mutuo entre todas, un equilibrio y hermandad. ¿Cree que si pensara que los vampiros son enemigos desearía que vivieran en paz? Existen prejuicios establecidos por cada raza, pero supongo que es lo suficientemente inteligente para no dejarse llevar por ellos mientras hable conmigo.- cruzó los brazos, estaba a la defensiva. Había reventado pese a que había propuesto controlarse, contando algo que quizás podía ser utilizado como arma. Recordó esas palabras enunciadas hace tiempo a otro vampiro, acto seguido trato de borrar el recuerdo y la persona a quien se lo dijo. – Quizás alguien trate de manchar su nombre, pero usted debe demostrarme que esa mancha no existe. Ayúdeme y yo lo ayudare, esa es la prioridad.

Le vio, y parpadeó incrédula cuando creyó que trataba de coquetear ¿Es que por alguna extraña y masoquista razón atraía a los vampiros antes que a otras razas? Una risa se le escapó, no era ni de lejos la mujer por la que los hombres pelearían, ni esperaba serlo, pero le resultaba gracioso.

- Aceptaré acompañarlo, pero también avise de que después vengan los dos testigos que desee, para comprobarlo. Si es hombre de paz al igual que sus “hermanos” y respeta el pacto vera esto como una simple comprobación alejándolo del terreno personal. – se sorprendió a oír las reflexiones de la mente. – Controlo perfectamente mis emociones, llevo entrenándome desde niña, y los sentimientos que ha visto no definen ni la mitad de mí. – comenzó a caminar siguiéndolo sin cortar la distancia.

Después de subir un piso, sintiendo la música como un burdo eco, la llevo a una sala a parte, que la envolvía en el silencio que creía no iba a encontrar. Las paredes conservaban aun el papel pintado en tono escarlata, en un estado óptimo. El mobiliario era suntuoso y antiguo, no por ello menos bello. Pulcramente estaba la sala decorada con cuadros, mesitas y lámparas magníficas y de diseño victoriano. En el centro un sofá y sillón de la época, sencillos adornaban la estancia sobre la que se suspendía una lámpara de araña. Se sentó en el sofá dejándole al vampiro el sillón, cruzando las piernas, situando con parsimonia las manos sobre las rodillas.

- Si bien le haré las preguntas adecuadas, si no le molesta. Antes le aclararé que no puedo posicionarme a favor o en contra de alguno de los. Pero extraoficialmente le diré que sospecho más de su antigua jefa, Camile. Si bien me debo a ser imparcial, espero que lo comprenda. –anunció antes de soltarle cada una de las preguntas que le hizo a Camille esperando que le respondiera con la mayor franqueza.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm waking up, I feel it in my bones [Raphael]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 04, 2013 3:50 pm

Esa chica empezaba a mostrarse muy interesante, no de una mala manera, sino todo lo contrario, parece tener unas convicciones muy propias de una buena criatura, por decirlo de una forma, ya que, al parecer, no tiene mucho gusto por resaltar las diferencias de unos seres respecto de otros, algo resaltable y que sin duda es admirable. Quien sabe, Raphael ha tenido tan malas experiencias con chicas, que quizá tiene esa tonta idea de que todas son iguales. Nada más alejado de la realidad. –Bestias somos todos al final de cuentas, la guerra nos ha degradado a ello. –respondió con cautela. –Pero tiene razón, la inocencia de un ser, alguien que no ha sido corrupto no merece ser asesinado bajo ninguna circunstancia, no que planee hacer justicia a todos aquellos que no merecen la vida, pues no soy nadie para quitarla. –respondió con aparente naturalidad.

Su aspecto empezó a mostrar un poco de su verdadera cara, su verdadera naturaleza, logrando una risa irónica en Raphael; en igualdad de circunstancias todos guardan dentro de sí algo que los vuelve parte del mundo, quizá es algo que todos los seres comparten, de ahí que comprenda su reacción. –Algo es cierto, quien quiera que orqueste tales actos tiene un problema grave. –contestó. –Entre mis compañeros y amigos hay una regla principal… seguir todas las reglas. –soltó un bufido burlón, aunque no con la intención de ofenderla. –Doy la cara por todos ellos y le aseguro que busca en el lugar equivocado. –seguro de sus propias palabras terminó de beber la terca copa. –Pero claro, usted hace su trabajo. –asintió un poco y declaró su respeto por el trabajo de la chica, quizá le haya entendido anteriormente.

-No discrimino a la razas querida, más bien hice alusión a algo que es verdad, ustedes son cazadores, su deber es adelantarse a los hechos, predecirlos de alguna forma… ¿no es esa parte de su labor? –cuestionó, pues de cierto modo no le agradó esa hostilidad tan repentina, casi como si la estuviera reprimiendo por algo, quizá no sea empática con los vampiros, quizá tenga cierta aversión, pero quien sabe, las apariencias han dejado de ser el espejo de las personas, pues lo que hay dentro siempre es lo que determina el tipo de persona. –No hay prejuicios aquí, pero somos conscientes de las particularidades de cada raza, personalmente confío menos en un hada que en un hombre lobo y eso ya es mucho decir. –sus compañeros de alrededor rieron junto a él, fue, en cierto sentido, una broma típica entre los vampiros.

-Me agrada saber que tiene las agallas para acompañarme a mis aposentos. –con una curiosa reacción de alegría se levantó de su asiento. –Me alegra escuchar que todavía no te conozco por completo, aunque sería una maravilla poder hacerlo. -fueron entonces hasta sus aposentos, ahí, esperó a que ella se sentara y luego lo hizo frente a ella, en un sofá. –Ellos son mis dos testigos. –señaló a los dos guardias, mismos que además ostentan enorme amistad con él. –Chicos, denos unos minutos. –les dijo, mirándoles con respeto y dejándoles claro que todo saldrá bien. –No puedo culpar directamente a Camille de estos actos, después de todo hay vampiros errantes, exiliados que aún no definen su estadía en este mundo. –respondió a su última aseveración. –Pero no se contenga, pregunte lo que deba, que estaré dispuesto a contestar. –afirmó, seguro de sí.

En realidad también tiene muchas dudas, es claro que no es el culpable, aunque tampoco puede estar seguro al cien por ciento, por mucho que lo hubiera dicho abajo, ay que siempre ha buscado mantener la fidelidad de sus seguidores, pero jamás se está seguro. Extendió sus brazos a los largo del respaldo del sofá y se puso más cómodo y quizá hasta sugerente, aunque eso es más propio de su naturaleza que por realmente intentar algo con la chica. –Pero antes de que las haga, debe saber que mi grupo mantiene una estricta dieta y que, aunque los mundanos nos dan igual, sabemos su papel en este mundo; agregando los tratados, respetamos la prohibición de asesinarles, por eso es que hicimos un trato y recibimos “donaciones” de sangre cada cierto tiempo… todo en respeto a ellos. –lo aclaró para que conociera su buena voluntad.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm waking up, I feel it in my bones [Raphael]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Miér Mar 06, 2013 12:14 pm

- Señor Santiago si no tuviera agallas no habría nacido nephilim. –comentó en tono burlesco e intercambio una mirada con el vampiro.- Si quiere conocerme, pídame una cita. No intente ligar mientras trabajo. –respondió firme, aunque estaba reticente a salir con un vampiro después de lo de “él”. Pero la vida seguía, y no podía estar totalmente anclada en ese momento.

Se quedo observando a los dos que prestarían sus declaraciones para respaldarle y no entendía porque, podían tomárselo tan a la liguera. Había cuatro muertos, y todos por la misma razón: estaban desangrados con dos puntos escarlatas en el cuello. No había que ser muy inteligente para sospechar de los vampiros. Y aunque ella tratara de creer que eran inocentes, las pruebas les marcaban como asesinos. Eran los únicos inmortales que mantenían relaciones tan profundas y personales con mortales y mundanos. Además poseían colmillos que encajaban en las mordidas de las víctimas.

Cuando los dejaron a solas, Adrianna no terminó de agradarla quedarse a solas con el jefe, quizás en la manera que la miraba. Seguro que eran imaginaciones. Posiblemente usaba la misma técnica de cortejo con las demás vampiras, y no hacia distinciones. Trató de borrar ese asunto de su cabeza, con un espantoso dolor que no la dejaban pensar con claridad. Sabía que la noche seria larga, y acababa de comenzar.

Repaso mentalmente las preguntas que le hizo a Camille, si bien la vampira respondió con ofensas sutiles y no la respondió a nada, directamente. Raphael podía recurrir a la misma treta y estaba harta de estar paseándose sin una respuesta, sin pistas porque sus mentes eran el vacio, su empatía no llegaba a ellos.

- ¿Confía mucho en los suyos? ¿Desde cuándo los conoce? Créame no es una pregunta ilusa, ¿Sabía que una de las victimas mantenía una relación estable con un antiguo miembro suyo? Estaba bajo sus órdenes mientras Camille mandaba. Antes de legarle la titularidad de sus “hermanos” pero cuando Camille se fue no encajo con usted, y trato de buscar ayuda de Camille. Al final quedo sin bando y fue exiliada evidentemente – tomó aliento con dificultad. El dolor aumentaba, y tuvo que detenerse.- Solo es cansancio acumulado. –intentó no darlo importancia, o el dolor crecería.- La pobre al enterarse de la muerte de su compañero, se suicido. Exposición al sol, una muerte un tanto dolorosa. Pero si el amor era tan fuerte, quizá la pena la arrastró a semejante acto. – continuó imperturbable, recuperando información de las víctimas. - ¿Cree que Camille tiene razones suficientes para tratar de acusarle directamente con esas muertes?

Aunque a medida que formulaba la pregunta le resultaba evidente la respuesta: no conocía mucho a Camille pero no la sorprendería que usara trucos tan sucios y rastreros para tratar de ganar la hegemonía del poder vampírico en Nueva York. Ante ojos de los nephilims, se estaba formando una guerra, en un lado Camille Belcourt alzaría a los suyos, Raphael Santiago no se quedaría observando seguramente, aunque no podía aun confirmarlo. Sería una masacre, solo por poder, Magnus tenía cierta razón, algunos inmortales estaban corruptos por el poder.

- Los otros torturados: la pareja, mantenía encuentros sexuales e intercambio de sangre con un vampiro exiliado. Que renuncia a la autoridad de la señora Belcourt y de usted, señor Santiago. Y la niña, fue espiada, una semana antes, por según declaraciones de mundanos: “un ser con velocidad sobrehumana y que desaparecía en las sombras”. Todos tienen una relación, estaban con vampiros. Y… – la jaqueca volvía, se sostuvo la cabeza, era como un taladro en la cabeza.

Resopló con fuerza, normalmente le daban uno dos al mes, pero este mes la cuota había aumentado. Pero no podía detener el trabajo, era una cabezota que no se detendría por un dolor de cabeza cualquiera. No cuando presentía que los tratados eran papel mojado y que podían romperse de un momento a otro. No eran solo victimas cualquiera, eran advertencias, Adrianna estaba segura.

- Lo haremos de un modo más simple, yo haré una pregunta, usted responde y tiene toda la libertad para preguntarme algo sobre mí pero piénselas bien porque solo haré cuatro preguntas .Sé que no es muy profesional, pero al menos me proporcionara unos minutos de alivio a mi cabeza y pensar bien las preguntas. Y por favor, deje de acercar el brazo: no puedo utilizar la empatía con los hijos de la noche, pero soy mujer y tengo ojos. Prefiero que me lo diga a la cara y no se ande con rodeos, sea lo que sea. – Le advirtió y le observo escrupulosamente, era bello pero ella no podía fijarse en más vampiros, acabarían con su corazón y la idea de padecer no se encontraba en sus planes futuros. – Aquí va mi primera pregunta: ¿Qué estaba haciendo los días de los sucesos, no solo las horas durante los asesinatos, sino antes y después? ¿Con quién estaba en cada momento? ¿Noto alguna baja o desconfía de alguno de sus hermanos?- no dudo al formular la primera de las cuatro preguntas del interrogatorio, un interrogatorio, que al parecer se alargaría mas para su disgusto.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm waking up, I feel it in my bones [Raphael]

Mensaje por Invitado el Jue Mar 07, 2013 9:10 am

La chica empezaba a agradarle, en el sentido de que parece realmente comprometida con la causa, no todos los días te encuentras con alguien entregado a su labor profesional como agente de paz, pues, al final de cuentas, han sido muchos nephilims los verdaderos causante de la actual tregua, una que ya se está resquebrajando, aunque está seguro de que serán ellos los que determinen el rumbo de la guerra. Es claro que muchos entre ellos no son dignos de confianza, ya antes se han vuelto en contra de las buenas promesas y han trasgredido a los demás seres, algunos de los suyos fueron asesinados por nephilims traidores a la causa, producto de la soberbia y la falta de sentido común. Si eso volviera a pasar, no tendría contemplación esta vez.

Empezó sus explicaciones sobre los asesinatos y al terminar de escuchar algunas de sus investigaciones prefirió expresar un poco de lo que sabe. –Si bien es cierto que la pareja mantenía contacto con uno de los nuestros, hay más vampiros disgregados que no resuelven sus convicciones y dudan de nosotros, por lo que no los culpo, si no ostentara este lugar, seguro estaría en la misma situación. –dijo, refiriéndose a sí mismo en la última parte, no por presunción, sino aclaración. –Eso nos pone en predicamento, lograr determinar al culpable es imposible, a menos que cometa un error en sus ataques, no puedo expresar más sobre ello. –su contundencia en la última frase no dejaría a dudas, no está dispuesto a asumir la culpa de quien no lo sigue.

-Noto, con preocupación, que sufre de dolor. –habló, irguiéndose un poco y observando con verdadera preocupación el bienestar de la chica. –Creo que está usando más de sus capacidades para encontrar a los culpables de estos asesinatos. –dijo, no en tono menospreciativo, sino de verdadera empatía. –El ataque a una niña, indefensa seguramente, me lleva a pensar que tal vez se trate de un vampiro indiferente a las reglas, que busca saciar su sed o que está siendo manipulado para poner en duda el compromiso de nuestro aquelarre de mantener la paz, es, sin lugar a dudas, un intento de atizar a la guerra. –esta vez fue más claro en su respuesta, aludiendo al hecho de que hay tensiones palpables dentro de los hijos de la noche.

Sonrió con algo de diversión ante la percepción de la chica, acercar su brazo no significa nada en realidad, de hecho, lo hace por el ambiente de confianza que se ha creado entre los dos, su privacidad ha resuelto que no se trata de rivales, sino de dos seres que tratan de llegar a una solución. Pues no se trata de imponer una respuesta, se trata de comprender lo que se tiene, analizarlo y entonces buscar la manera de llegar a un acuerdo. –Me mantendré a raya entonces. –respondió con naturalidad, no negando sus ideas, más bien corroborándolas aunque dentro de sí sabe perfectamente que no son ciertas. Las preguntas que hizo fueron lo suficientemente inteligentes como para que las cosas se pusieran diferentes que al principio.

-Como todos los días, estoy en este hotel siendo parte de la administración, pocas veces salgo, sólo cuando es necesario. –afirmó. –Ese día especialmente recibí a unos amigos, por fortuna llegan casi todos los días. –esa fue una clara señal de que estaba reuniendo sus fuerzas, preparándose para cualquier eventualidad. –Mis dos hombres de más confianza, los que están aquí afuera, ellos se encontraban conmigo en ese momento. –respondió a la segunda pregunta. –Si bien es cierto que conozco a todos mis seguidores, no puedo estar atento a todas sus actividades, no es posible ni siquiera para mí. –respondió a la primera parte de la última pregunta. –Ahora bien… mis hombres son leales a mí, no hay nada que me diga lo contrario, confío en ellos. –afirmó.

No está seguro de que así sea, pero no se puede permitir pensar en otra cosa, de cualquier manera tiene sus estrategias para evitar cualquier insurrección o traición, mismas que no mencionará a la chica. –Si me permites… me gustaría saber una cosa; aunque han tomado cartas en el asunto y supongo que ya habrán visitado a Camille, ¿por qué están seguros que es un vampiro? En efecto, todo indica que se trata de uno, pero en la guerra siempre se usaron artimañas para aparentar ciertos ataques, cuando en realidad los efectuaban otras razas… no intento señalar a nadie, pero temo que esta sea una treta ajena a nosotros, buscando la manera de enfrentarnos y haciéndolos dudar a ustedes. –aseguró, sin un ápice de duda.


off:
Iba a continuar, pero creo que ya me alargué demasiado.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm waking up, I feel it in my bones [Raphael]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Jue Mar 07, 2013 10:52 am

- Llevo trabajando días, intentando discernir una pista que me rebele al culpable, y pueda dejar de pasearme por los dominios, para que dejen de contemplarme como si fuera la cena. Aunque seguramente mi sangre sabría mal, provocaría alguna indigestión. – susurró extenuada, si bien no olvidaba su humor negro, que la espoleaba y se exigió a si misma a luchar. – Tranquilo, solo necesitaré descanso, y lo tendré cuando termine.

Escuchó cada una de sus palabras, la inflexión de voz de Raphael era virtuosa. Reconocía a ciertas de las víctimas, y adjetivaba al asesinato de la niña, como un individuo fuera de acuerdos. Ella puramente no lograba comprender esa necesidad enfermiza de atormentar a una inocente para matarla después. Una tortura psicológica, para luego mostrarse vulnerable y fácil de atacarla. La bilis trepaba por la garganta, una bestia que uso ese truco para matar a la niña, desataba sus pretensiones de matarlo aunque fuera en contra de las palabras de Maryse.

- Eso me alegra, no es que me desagrade su raza, es que ya he jugado con fuego. Y salí enardecida, no me gustaría repetirlo. No sin la seguridad de que no padecería más, y con ustedes, no estoy segura de ello. Es por mi empatía, no funciona con sus mentes, no sé qué puedo esperar. – dejo de hablar por su bien. Si bien se apreció aliviada al contarlo. Así dejaba claro porque se mantenía al margen de los hijos de la noche. Además estaba lastimada aun por lo de “él”, su corazón no estaba aun curado.

La pregunta le sorprendió, apartando las manos de la frente, con la jaqueca jugando con ella. No esperaba que un vampiro fuera tan introvertido, posiblemente era la palabra más adecuada. Supuso que un líder como él, saldría más a menudo, pero por lo visto se debía al trabajo, lo que era admirable en cierto sentido. Luego tendría que corroborar las coartadas de sus dos más fieles hermanos.

Era obvio que pese a ser un anciano, era imposible que controlara a todos sus seguidores, no cuando los seguidores podían tener sus propias convicciones, opiniones, naturaleza propia y vidas pasadas al margen de formar parte de un bando. El control absoluto no podía darse entre vampiros.

La última frase, le pareció que estaba tratando de encubrir algo, si afirmaba que no podía vigilarlos a todos ¿Cómo podía confiar totalmente en ellos? Esa afirmación caía por su peso, pero no quiso volver a ahondar en ello. Parecía que aumentaba, a su desgracia, no había dormido apenas por sus ojeras, el trabajo la tenía demasiado despierta.

- Si le digo la verdad, me ha dejado ligeramente desarmada. Felicidades, pocos logran tal hazaña. –sonrió con dificultad, el martillo de la migraña sacudía su cabeza con fuerza. Aun así debía reponerse y seguir trabajando hasta que pudiera cerrar el caso. – Todas las víctimas estaban desangradas, por la misma razón, ese mordisco en el cuello. Estaban conectados evidentemente con los vampiros. Las sospechas surgen a partir del único conflicto que se está organizando por ahora, el más visible. Y además, mi opinión está vinculada con mi siguiente pregunta…- se puso en pie incapaz de mantenerse dos minutos quieta sin hacer lo suficiente, a su juicio, para solucionarlo.

>> “Señor Santiago: Los tratados se están debilitando, y las razas están al tanto de una batalla inminente. Una batalla entre vampiros, una pelea entre sectores por soberanía ¿Qué política asume usted y sus hermanos? ¿Secundaran la guerra o serán meros observadores?

Adrianna tenía la certeza de que esa batalla era de dos bandos evidentes, los seguidores de Camille y seguidores de Raphael. Una antigua disputa sin resolver, y en medio estaban los mundanos, una raza indefensa ante ellos, eran las victimas perfectas. Aunque eso no apartaba que otras razas fueran también sus futuras víctimas, incluidos los nephilims. Nadie estaría a salvo, y ella no lograba resolver ni siquiera ese caso, hacia que la decepción y la impotencia tornaran su paciente ser, en un ánimo intranquilo.

No deseaba que existieran más daños colaterales. Si los vampiros querían matarse, que lo hicieran entre ellos, no usando a las demás razas, no rompiendo los acuerdos. Si bien ahora no sabía asegurar que fueran ellos. Tenían razones de peso, poseían un móvil a diferencia de un licántropo, un hada o demonios, por tanto estaban en el centro de atención de la Clave, pero ella también dudada en algunos momentos de esa afirmación. Nada era absolutamente rotundo, siempre había un claroscuro imperceptible por muchos.

- Yo no sospecho, soy un soldado un mandado sin derecho a opinar, mis pensamientos me los tengo que guardar y….- todo se fundió en negro, perdiendo de vista la sala, su cuerpo perdía fuerza. Sentía caer su cuerpo pero no podía moverse, cuando notó que alguien la sostuvo, era un eco en su cabeza. La ironía emergió de las sombras, brillantemente se había debilitado en dominios de un vampiro, solo faltaba un lazo y una ética de “muérdeme” para mostrar su irresponsable falta de atención en sí misma.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm waking up, I feel it in my bones [Raphael]

Mensaje por Invitado el Vie Mar 08, 2013 10:21 am

Aunque la preocupación de Raphael fue sincera, no fue suficiente para que el ambiente de confianza creciera un poco más, algo natural dada la profunda hostilidad que se vive en estos días, pocos confían en sus más cercanos colaboradores y, aunque él lo niegue, desconfía de muchos de sus hombres, no todos siguen los preceptos bajo los que ha decidido refundar el aquelarre, lo que claro, se volvió con el regreso de Camille a la ciudad, no es que hubiese sido mejor que se fuera, sino que fue precisamente la cercanía crea un daño superior y el liderazgo de Raphael se ve fuertemente rechazado por quien siempre mostró liderazgo. Ya que la chica desdeñó su malestar, decidió no expresarse sobre ello, no es de su incumbencia y ella bien parece arreglárselas.

-De nosotros no hay mucho que esperar, casi siempre actuamos sin previo aviso, la sorpresa es una de nuestras virtudes. –dijo como si nada, aunque podría no ser tan cierto, las acciones de Camille han deja entrever una telaraña de maquinaciones que pronto podrían dar lugar a un conflicto sin precedentes. Pudo ver la inestabilidad de la chica, es claro que parece luchar contra sus convicciones, muy normal en presencia de quien por años ha causado dolor, aunque en menor medida que otros. –De algo debe estar segura mi joven dama, no podría asesinar jamás a nadie indefenso, no está en mi naturaleza… sin embargo, no todos los que tienen encuentros nefastos conmigo salen bien librados. –aclaró dispuesto a que conociera su lado ambivalente.

-Mi intención, por supuesto, no es anular sus argumentos, sino ser sincero completamente. –afirmó, sonriendo de lado, aunque cualquiera podría pensar que miente. Su argumento sobre la posible infiltración de otras razas en esos sucesos no causó el efecto esperado, quizá fue una treta muy débil, pero sus razones tiene para creer que alguien más, aparte de ellos, podría ser causante de tales asesinatos, si bien los vampiros tiene acciones particulares, son perfectamente conocidas por los demás como para tratar de imitarlos. –Me habla como reportera joven, nephilim. –le dijo como si nada, observando cómo se levantaba y atreviéndose a hacer lo mismo, la inquietud y aparente incomodidad de la chica es algo que le sorprende dada la prudencia de muchos otros.

-No podemos ser observadores en una guerra que trata sobre nosotros. –empezó a decir, decidiendo a ser claro con ella, pues tal vez entonces le daría a La Clave lo que necesita saber, tal vez entonces tendría aliados políticos que apoyaran su causa. –La soberanía que represento es la de quienes creen que Camille ha puesto en peligro la sobrevivencia de nuestra raza. –agregó. –No estoy a favor de un enfrentamiento de esa magnitud, no quiero una guerra, pero tampoco puedo permitir que ella intente usurpar la libertad de nuestros amigos con sangre. –se llevó las manos a la espalda y repentinamente pareció más grande que antes, dando una sensación de hombre sabio y determinado a cumplir con sus convicciones. En cierto modo así es como lo hace.

La mujer entonces volvió a tomar la palabra para decirle un poco más, pero justo mientras hablaba algo en ella no pareció normal y percibió que sus ojos se oscurecían más de lo normal, sabiendo lo que sucedería y usando un poco de su habilidad se aprestó a sostenerla de su inminente desmayo. La tuvo en una posición comprometedora, su cuello, extendido frente a sus ojos pareció infinitamente atrayente. Su mente vagó primitiva en su sed de sangre fresca y mucho más tratándose de tan perfecto espécimen, pero la razón superó su ambición y apenas rozó con su nariz el cuello de la chica para pronto colocarla en el sofá más cercano. –Hasta la opinión del más pequeño subordinado puede cambiar el curso de una guerra. –habló para sí mismo.

Con delicadeza trató de despertarla hasta que pudo lograrlo. –Creo que la entrevista ha terminado. –dijo, poniéndose de pie y mirándola con cierto reproche, pues esa acción, por muy fortuita que pareciera, le dio la sensación de haber sido puesto a prueba, algo que no perdonaría con facilidad si resulta cierto. –Su cuerpo no parece estar de acuerdo en su determinación de conseguir la verdad, sugiero que regrese a su casa, que descanse y que vuelva otro día, si es que su trabajo así lo requiere. –prosiguió. –Por lo pronto he dicho la verdad, considérela dentro de sus propias conclusiones, si requiere de los testigos de estancia durante esos acontecimientos puede preguntárselos afuera. –le dio la espalda, más frío y austero que al principio, sin la atención anterior.
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm waking up, I feel it in my bones [Raphael]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.