Últimos temas
» || Petición de Rol ||
Dom Jul 09, 2017 7:49 am por Alix Rosewain

» You are with me now || Jules & Caleb Nightshade
Jue Ene 05, 2017 9:27 am por Caleb A.Nightshade

» Mundo Subterráneo (Reapertura) {Afiliación Elite} {Cambio de Botón}
Jue Oct 27, 2016 7:18 pm por Invitado

» Walk Of Fame - normal.
Sáb Oct 22, 2016 4:33 am por Invitado

» Forever is only the beginning [Normal]
Miér Oct 12, 2016 5:47 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza - Cambio de Botón
Jue Sep 29, 2016 11:15 pm por Invitado

» Dark Paradise (af. Elite)
Mar Sep 06, 2016 1:28 pm por Invitado

» University of Southern California [Af.Elitel]
Mar Sep 06, 2016 10:53 am por Invitado

» The Worlds Collide - Afiliación Élite
Mar Ago 30, 2016 2:41 pm por Invitado

» [Af. Normal] Cazadores de Sombras RPG
Vie Ago 12, 2016 11:08 am por Invitado

»  || Ficha de Jules M. Nightshade || (En Proceso)
Sáb Ago 06, 2016 6:23 pm por Jules M. Nightshade

» The next stop is...[Kate Weatherrose]
Miér Jul 06, 2016 11:07 am por Cónsul J. Nightshade

» Un nuevo comienzo. [ Jane Youngblood]
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» Lose your mind, comienzan los problemas (priv.)
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» ||New truth|| Alexandra C. Gray & James F. Jackson
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

Afiliados Hermanos
1 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios es una creación de Arabella23
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33

This is it, the apocalypse [Nicholas]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

This is it, the apocalypse [Nicholas]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Sáb Abr 13, 2013 11:11 am

I’m waking up to ash and dust
I wipe my brow and I sweat my rust
I’m breathing in the chemicals

I’m breaking in, shaping up, then cheking out on the prison bus
This is it, the apocalypse


La nephilim eligió la música que se abriría paso a través de los altavoces, envolviendo toda la sala, y dejó que las melodías embargaran el ambiente, aquel dormitorio tan singular. Pilares completos de libros antiguos donde el olor a hojas incitaba a la lectura, al lado de una estantería repleta de más libros. Capítulos que narraban su historia, diálogos profundos e íntimos en su memoria, errores y bellas palabras que colmaban de risas y lágrimas los párrafos de los textos. En la mesilla próxima a la cama, junto a una sencilla lámpara, un quemador de incienso de madera, dejando caer la ceniza de la varilla que liberaba el aroma de oriente que tantos recuerdos traía a su mente y calma a su espíritu. En el escritorio frente a la ventana, un portátil y un antiguo cuaderno de viajes, donde sus secretos e inquietudes se paseaban entre fotografías, mapas y partituras. Frente a la cama una cómoda con ropa hasta los topes, en el alto el altavoz donde se conectaba el ipod, agitaba la música repartiendo dosis de rock alternativo en la estancia. A su lado, un pequeño expositor donde descansaban dos viejas katanas. Un ofrecimiento de una familia japonesa, al liberar el templo de demonios Oni, pese a que fuesen decorativas, de colores vivos y elegantes, sabía que partirían a la perfección todo lo que se antepusiera en su camino. En la pared decorando la sobria estancia, siete kanjis sobre telas idénticas. Siete Kanjis correspondientes a los siete principios que dirigen hasta el día de hoy, el código Bushido, la guía moral por el cual los samurái entregaban su vida. Honradez y Justicia. Valor Heroico. Compasión. Cortesía. Honor. Sinceridad Absoluta. Deber y lealtad.

El armario estaba abarrotado de ropa, y la hija de Raziel se miró al espejo, era un día hogareño, por eso vestía su sudadera con la bandera británica, shorts deportivos y zapatillas de bailarina. Su cabello castaño rojizo estaba recogido en una trenza, sus ojos azules encontraron a alguien tras de ella, su guardián. Un gato blanco, de tupido pelaje llamado Montblanc, maullaba requiriendo su dosis de atención y mimos. La dueña rió y se giró para acariciarle tras la oreja, luego le abrazó llevándolo hasta la cama del gato, junto a su cama. Este dio varias vueltas antes de tumbarse totalmente placido, ni siquiera se percató con la joven subiera el volumen un poco más, y examinara la estantería en busca de un libro. Y ella se tumbó en la cama para disfrutar de una buena lectura. Los personajes diestramente escapaban del libro, la heroína incumbía sobrevivir en un grupo donde todos debían destruirse, solo el último saldría victorioso. Con su astucia lograba mermar el número de enemigos, pero el cambio era pérdidas emocionales que inflamaban sus deseos de pelear. Adrianna conseguía sentirse como ella: respirar el mismo entorno con el mismo ritmo retumbando en sus oídos, sentir como se disparaban las pulsaciones, la tensión de la cuerda del arco, el sonido de la flecha cortando el viento, el peligro desatando las alarmas de su cuerpo. Cuando oyó toques, unos golpes en su puerta. “Perfecto", le habían destrozado su momento. Seguramente para quejarse de las paredes de papel que tenía el instituto. Se abrocho las zapatillas, mientras el gato la seguía tras ella instintivamente. Adrianna apagó el ipod y abrió la puerta de golpe deteniendo que la llamaran. – Espero que valga la pena. – farfulló con cara de hastío, era lo mismo que impedirla al tocar el piano, su expresión era la misma. Fruncir los labios, cruzarse de brazos y mirar insistentemente a quien la interrumpió con la intención de enfrentarse fuera lo que fuera. Montblanc maulló y parte de la tensión se disipó. Adrianna suavizo su expresión para mostrar una breve sonrisa amigable, su guardián también cuidaba de ella hasta en esos momentos, agradecía tenerlo con ella.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: This is it, the apocalypse [Nicholas]

Mensaje por Nicholas Nightwine el Miér Abr 17, 2013 11:08 am

Sin tener la oportunidad de conocer a sus anfitriones todavía, fue llevado hasta su respectiva habitación, no se encontró con nada fuera de lo normal, aunque eso sí, con objetos bastante peculiares, quizá producto de la historia de aquel Instituto. Dejó su maleta en la cama y fue hasta la ventana para revisar las afueras, desde ahí pudo observar una calle muy llena de personas, todas iban y venían quien sabe de dónde, despreocupados en su mayoría, sin ser conscientes de lo que se cierne sobre ellos en esos momentos. Los demonios han mostrado especial interés por mostrar un poco de sus destructivas habilidades, seguramente hay demonios mayores implicados, lo que vuelve el asunto mucho más excitante, por decirlo de algún modo.

La espera por Desmond se hacía pesada ahora que tiene claro cuál es su lugar estando ahí, de algún modo se siente desprotegido por la falta de su parabatai, pero al mismo tiempo lo ve como un reto. Miró entonces al cielo, la mañana había cedido y el sol se alzaba en todo lo alto, fulminando con sus rayos a las sombras y despejando el cielo para gusto de cualquier ser vivo que no tuviera conocimiento de lo que hay más allá de esas sombras. Sonrió ante la sola idea de que todos los mundanos se enterasen de lo que en verdad hay en su entorno. Le saltó el recuerdo de su mentor al recordarle el levantamiento y de cómo esos pensamientos de libertad pueden ser tergiversados llevando a la muerte y esclavitud. Irónico.

De pronto, esa calma fue reducida a la nada cuando el ruido de música envolvió todo el ambiente, desde luego no reconoció de quien se trata, pero lo estridente del ruido le causó estupor y con cierta intranquilidad decidió investigar, apenas asomó la cabeza por la puerta se dio cuenta de dónde proviene el ruido. Sus pasos fueron sobrados, pero seguros al llegar. Tocó ligeramente la puerta y esperó a que respondieran abriendo, pero nada sucedió, tocó por segunda vez y aguardó lo necesario, estuvo tentado a hacerlo por tercera ocasión, pero prefirió ser un poco más drástico. Sin embargo, justo en ese momento el ruido cesó y la puerta se abrió segundos después, mostrando a una muy guapa muchacha. Levantó una ceja al ver su actitud.

-Se supone que esto es una institución respetable, no una cueva de subterráneos poniendo música a todo volumen. –espetó sin temor alguno, mostrándose galante pero severo al ver que la chica mantuvo un aspecto enfadado. - ¿Acaso lo mundano está llegando hasta los hábitos de los cazadores de sombras? ¿O es que tratas de recuperar tiempo perdido? –esas preguntas pueden tener muchos significados, pero depende de ella determinarlo, tal vez incluso hasta se sienta ofendida. Observó con inquisición su belleza, porque sin duda la tiene, aunque en su piel logran observarse las marcas de runas desvanecidas, algo que evidentemente demuestra que no se ha equivocado al llamarla “cazadora de sombras”. Se quedó estático, dispuesto a escuchar sus excusas.
Nicholas Nightwine
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
14

Volver arriba Ir abajo

Re: This is it, the apocalypse [Nicholas]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Jue Abr 18, 2013 1:40 pm

- ¿A caso esto es un santuario? – inquirió mirando al joven, sin duda era atractivo, pero su ceja alzada le restaba puntos y otros más su humor. Se cruzo de brazos apoyando parte del hombro en el marco de la puerta. – Los muertos están en la Ciudad Silenciosa. Si buscas la serena paz y el silencio, te invito a que la visites, aunque quizás no les agrade tu compañía a los hermanos silenciosos. - objetó en defensa por haberla hundido su momento de clímax del libro. Que era tan sagrado como sus horas frente al piano, su humor transmutaba según si pudiera o no tocar durante largas horas de intensa abstracción. La música y la lectura eran pasiones que jamás debían ser interrumpidas sin buenas razones. – Hasta hoy no tenia vecino de pared, así que nadie se había quejado. No obstante hubiera adoptado una costumbre mundana, un mundano no disfrutaría de la misma manera una pieza: El ritmo constante y lúgubre del bajo, como el amargor de la fugacidad de la existencia mortal. La fuerza de la batería, cual corazón emanan olas de euforia. Los acordes de la guitarra, tomando el protagonismo como el amor floreciendo. Y la voz del cantante rasgando la cordura arrastrando hacia la locura al oyente. ¿Es algo mundano? Lo dudo – alzó la ceja, se lució posiblemente por su empatía. Pero quien había lanzado el guante desafiante fue él, no ella. Ahora podía estudiarle de pies a cabeza, siempre se debía conocer bien a un adversario antes de batirse en duelo con él.

Era más alto que ella, un poco más, así que tenía que alzar la vista para mirarlo directamente a la cara, más en concreto, a los ojos. Para ella eran la puerta al alma de una persona. Mucho se podía aprender de ellos, además de la energía que estos pronunciaban. Era una manía contemplar siempre los ojos, pero lograba llegar a saber si la mentían o no, a través de lo que no expresaban las palabras. Cabello castaño con las puntas más claras, rodeando a unos ojos verdes azulados, enigmática mezcla que repiqueteaba severidad. Podía asegurar que veía emociones totalmente contradictorias en ellos. La ceja corta aun alzada, como si hubiera cometido algún crimen. Quizás se sentía arrepentida, o quizás no, dejaría ese misterio flotando. Tenía una cicatriz en la mejilla, que llamo su curiosidad, sobre todo, de cómo llegó a formarse. Después de unos efímeros minutos de silencio, mientras se observaban los oponentes, la nephilim estalló en risas disimuladas por modales, doblándose a la vez que, se sostenía el estomago. Las facciones de la joven se relajaron, y concedieron sonrisas esbozadas en su rostro largo rato, hasta que se encontró al responsable de tal risa.

- Ya vale Montblanc. – le sermoneó al gato, que estaba con la lengua fuera. Debía haber confundido el tobillo de su dueña por algún dulce propio de su alimentación. El felino se sentó. Absolutamente calmado, lamiéndose la pata, comenzó a acicalarse. – Quédate quieto. –le indicó con una sonrisa, pero el felino parecía abstraído en su momento de baño. Le devolvió la mirada al joven, entregándole parte de su atención. No le conocía, debía ser un nuevo cazador. Por las runas en su piel, no se confundía, uno más en aquella original familia. – Soy Adrianna Birdwhistle, y él Montblanc –le ofreció la mano.- ¿Y tú eres…?Sus emociones, departían de una dura coraza, si. Sin embargo también conocían de de admirables exaltaciones. Eso bastaba para confiar, si bien pecara de ingenua a veces.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: This is it, the apocalypse [Nicholas]

Mensaje por Cónsul J. Nightshade el Mar Ago 27, 2013 6:15 am

Cónsul J. Nightshade
avatar
Cónsul de La Clave
Mensajes :
410

Volver arriba Ir abajo

Re: This is it, the apocalypse [Nicholas]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.