Últimos temas
» || Petición de Rol ||
Dom Jul 09, 2017 7:49 am por Alix Rosewain

» You are with me now || Jules & Caleb Nightshade
Jue Ene 05, 2017 9:27 am por Caleb A.Nightshade

» Mundo Subterráneo (Reapertura) {Afiliación Elite} {Cambio de Botón}
Jue Oct 27, 2016 7:18 pm por Invitado

» Walk Of Fame - normal.
Sáb Oct 22, 2016 4:33 am por Invitado

» Forever is only the beginning [Normal]
Miér Oct 12, 2016 5:47 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza - Cambio de Botón
Jue Sep 29, 2016 11:15 pm por Invitado

» Dark Paradise (af. Elite)
Mar Sep 06, 2016 1:28 pm por Invitado

» University of Southern California [Af.Elitel]
Mar Sep 06, 2016 10:53 am por Invitado

» The Worlds Collide - Afiliación Élite
Mar Ago 30, 2016 2:41 pm por Invitado

» [Af. Normal] Cazadores de Sombras RPG
Vie Ago 12, 2016 11:08 am por Invitado

»  || Ficha de Jules M. Nightshade || (En Proceso)
Sáb Ago 06, 2016 6:23 pm por Jules M. Nightshade

» The next stop is...[Kate Weatherrose]
Miér Jul 06, 2016 11:07 am por Cónsul J. Nightshade

» Un nuevo comienzo. [ Jane Youngblood]
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» Lose your mind, comienzan los problemas (priv.)
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» ||New truth|| Alexandra C. Gray & James F. Jackson
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

Afiliados Hermanos
1 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios es una creación de Arabella23
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33

|| Primer Sello: Veneno Negro 1/2 || Ankhiära K. Trejžtiakova & Helena Trueblood

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

|| Primer Sello: Veneno Negro 1/2 || Ankhiära K. Trejžtiakova & Helena Trueblood

Mensaje por Rol Master el Miér Jun 12, 2013 7:32 pm

Miles de fragmentos salen disparados en dirección a los nephilim, que a su vez se ven empujados por una fuerza invisible. La sala está sumida en la oscuridad y el suelo se ha tornado resbaladizo e irregular debido al mobiliario desperdigado y los vidrios. Los cazadores de sombras sienten por unos segundos el aplastante zumbido que proviene de su propio cerebro, que en ese momento sufre una presión desconocida y aplastante capaz de anularlos y desorientarlos por unos instantes. Tan solo los gritos desgarradores de los pocos humanos que quedan allí rompe el silencio sepulcral que se ha adueñado del tiempo y el espacio a su alrededor, ciegos e impotentes. El gruñido de los hijos de la luna se hace cada vez mas insistente, rugiendo desde algún punto. Solo el que se encuentra mas cercano a los nephilim aguarda frente a la puerta atrancada del local, otros dos se enzarzan en una pelea a muerte y completamente incoherente, empujados por la locura del cambio. Dentelladas y desgarros de carne y sangre succionan los pocos segundos de calma que siguen al momento. Una calma relativamente peligrosa y perturbadora, pues en la oscuridad aguardan las criaturas de las sombras, que se deslizan sigilosas y expectantes, dispuestas a atacar en el momento en el que se revelen a la luz de las refulgentes dagas del ángel de los Nephilim.

stats:
Una diferencia menor o igual a 2 puntos implica una habilidad pareja. En una diferencia de niveles la balanza siempre se inclinará hacia quien posea el nivel más alto.

Fuerza:
Ankhiära K. Trejžtiakova:25 |  Helena Trueblood:24

  • De 20 a 29
    Puedes levantar 125 kg. Eres fuerte, tus golpes causan gran impacto y eres capaz de saltos superiores a los 3 metros.

Destreza:
Ankhiära K. Trejžtiakova:39|  Helena Trueblood:47

  • De 30 a 39
    Excepcional. Tus movimientos son más gráciles y más ágiles que los de la media, sobresales incluso entre otros que también han recibido entrenamiento. Puedes dar un golpe mortal y esquivar un ataque de último momento, si es que cuentas con la velocidad necesaria para ello. Llegado este nivel tienes derecho a elegir un área en la cual especializarte, ya sean las armas de filo, las armas de fuego, las acrobacias, las artes marciales, etc. Tu destreza te permite a su vez, ser casi imperceptible a la hora de robar o hacerte con algún objeto perteneciente a tu oponente.
  • De 40 a 50
    Sobresaliente. Tus movimientos son tan fluidos e hipnóticos que resultan casi sobrehumanos a la vista. Capaz de toda clase de acrobacias, de esquivar y escabullirte sin hacer ruido alguno y de quitarle incluso objetos de la mano al oponente sin que se percate de ello. Tu destreza es tal que puedes predecir sin ningún problema cual será el siguiente movimiento de tu enemigo y moverte en consecuencia. Manejar tu especialización te será tan natural como respirar.

Resistencia:
Ankhiära K. Trejžtiakova:22|  Helena Trueblood:20

  • De 20 a 29
    Bueno. Tu condición física es muy buena, el umbral de dolor que soportas es mayor al de la mayoría de las personas. Puedes seguir peleando incluso con heridas de gravedad, pero evidentemente tus movimientos serán más lentos y torpes. Es raro que padezcas alguna enfermedad.

Velocidad:
Ankhiära K. Trejžtiakova:25|  Helena Trueblood:30

  • De 20 a 29
    Rápido. Tienes buenos reflejos y te mueves con elevada velocidad, podrías ser un maratonista. Es raro que no reacciones a tiempo. Moverte con elevada velocidad te es bastante natural, pero aún te supone un gasto de energía y a la larga acaba por cansar.
  • De 30 a 39
    Súper Veloz. Tu velocidad es altísima así como tus reflejos. En carrera no hay quien te gane y te es tan natural que se requieren horas para que la misma velocidad te produzca cansancio. Puedes realizar movimientos pequeños casi imperceptibles al ojo.

Psique:
Ankhiära K. Trejžtiakova:16|  Helena Trueblood:17

  • De 10 a 19
    Resistencia mental
    Inseguro. Tu voluntad suele flaquear de a momentos dejando abiertas las puertas a influencias externas, sin embargo, será difícil hacerte actuar de acuerdo a tus convicciones más profundas. 



SISTEMA DE COMBATE:
 Recordad pelear de acuerdo a las reglas del apartado Sistema de Combate

ADVERTENCIAS:



  • Adara ha declarado una ausencia, razón por la cual esta ha sido justificada por la cuenta Rol Master del modo que se vio más conveniente.
  • Declaren sus acciones en la pelea, la cuenta Criaturas narrará los resultados y la efectividad de sus ataques en los monstruos.
  • Buena suerte y que el Ángel os acompañe
Rol Master
avatar
Rol Master
Mensajes :
37

Volver arriba Ir abajo

Re: || Primer Sello: Veneno Negro 1/2 || Ankhiära K. Trejžtiakova & Helena Trueblood

Mensaje por Criaturas de las Sombras el Lun Jun 24, 2013 3:58 pm

El olor dulzón a descomposición y basura se adueñó del callejón adyacente al Midnight al igual que la niebla. Se deslizaba sigilosa, impregnando todo cuanto tocaba con sus largos dedos invisibles con la oscuridad como aliada. Las sombras pronto tomaron el control de la luz artificial de las calles a lo largo de varias manzanas. Reinaba un silencio sepulcral y un frío helado penetraba hasta el tuétano de toda criatura mortal que se cruzara con ella. Una calma engañosa que precedía a la tempestad, al igual que un océano en plena noche despejada sin luna ni olas que alertaran de los secretos que se ocultaban a la mirada de los seres humanos. 
Pronto el silencio fue ligeramente perturbado por un sonido deslizante en la distancia. Un siseo agudo e inhumano, amenazante y capaz de helar la sangre de todo aquel que lo escuchara. Asemejaba al grito ahogado de cientos de almas torturadas concentradas en aquel único sonido indescriptible. El cuerpo no solo se deslizaba, sino que también avanzaba a pasos retumbantes hacia ambas cazadoras. Pronto la niebla y las sombras se abrieron frente a ellas para revelar a una criatura enorme, con piel dura y grisácea que jugaba entre la de un reptil y la de un elefante debido a la rugosidad casi viscosa  que denotaba. El demonio se erguía sobre sus dos extremidades delanteras con una larga cola y un cuerpo alargado de serpiente. Afiladas y punzantes crestas huesudas perfilaban en su totalidad el cuerpo de la criatura, casi tan peligrosas como cuchillos, al igual que las que recubrían el cráneo triangular de la lamia. De entre sus labios rezumaba un líquido viscoso de color negruzco, icor se derramaba de su boca repleta de serrados dientes de tiburón. Varias hileras centelleantes que relucían en la penumbra con la misma violencia que sus garras curvadas como cuchillas. Mitad serpiente, mitad mujer, clavó sus penetrantes ojos completamente negros sobre ambas nephilim con su larga cola alzándose tras ella nerviosa y amenazante.

Criatura de las sombras:

Fuerza: 36
Destreza: 28
Resistencia: 34
Velocidad: 27
Psique: 8


  • La criatura mide aproximadamente dos metros y medio. Alzada, supera la estatura media de una persona.
  • Sus crestas terminan en punta. Son afiladas y contienen veneno. Demasiado de esta sustancia en el organismo, podría incapacitar una persona derivando en la muerte casi instantánea. Una limitada cantidad de este veneno provoca alucinaciones violentas y fuertes delirios acompañadas de fiebres altas.
  • Las mismas características para los dientes, salvo que son capaces de arrancar gran cantidad de carne de una sola mordida.
  • Su cola es rápida, flexible y escurridiza.
  • Posible apariencia del demonio: Lamia

Criaturas de las Sombras
avatar
Rol Master
Mensajes :
49

Volver arriba Ir abajo

Re: || Primer Sello: Veneno Negro 1/2 || Ankhiära K. Trejžtiakova & Helena Trueblood

Mensaje por Rol Master el Lun Jul 15, 2013 6:02 pm

Los demonios, aprovechando el momento de distracción de los nephilim, que continúan peleando contra las criaturas, abandonan el club por una de las puertas traseras junto con uno de los hijos de la luna, que se asegura de cerrar tras ellos para impedir que los sigan.
Rol Master
avatar
Rol Master
Mensajes :
37

Volver arriba Ir abajo

Re: || Primer Sello: Veneno Negro 1/2 || Ankhiära K. Trejžtiakova & Helena Trueblood

Mensaje por Helena Trueblood el Mar Ago 13, 2013 7:29 pm

No habían palabras en el mundo capaces de expresar con plenitud la emoción que invadía a la rosa. Un sentimiento extraño y curiosamente familiar se extendía por su cuerpo, viajando desde la punta de la estela hasta todas y cada una de sus terminaciones nerviosas. Ardía, quemaba.

Más no era el delicado trazado de la runa iratze contra su piel aporelanada lo que evocaba el resurgimiento de los recuerdos, la oleada atronadora de confianza y genuino afecto. Era la mano de dedos largos y finos de Ïara sujetando la estela, sus ojos ámbar refulgiendo con tonalidades del color de la miel bajo las luces de neon del Midnight Club. Se trataba del rostro de rasgos exquisitos de una niña a la que había visto crecer, resurgiendo de entre las cenizas de la tragedia. Ella era más de lo que habría podido pedir en la vida, más de lo que merecía. La única constante en su vida terrenal, sujetándola y socorriéndola como siempre lo había hecho. No se trataba de una relación convencional fácilmente expresable sin hacer mano de terminología intincada, cayendo en clichés baratos. Ankïara no era su mejor amiga, no podía usar un término tan vulgar para definirla. Ambas eran timón y mástil de sus vidas entrelazadas, un fuerte que desafiaba permanentemente las crueldades de la tormenta. Helena había perdido su hogar y su familia, alejada del mundo que conocía para internarse en el ojo del huracán bajo un juramento traicionero y mentiroso. La habían engañado y movido como si no fuera más que una mera pieza en un tablero de ajedrez, un ente prescindible y manipulable a antojo.  Podía sonreír a gusto, inclusive reír a todo pulmón sin que un atisbo de alegría alcanzase el paraíso ártico de sus ojos. Una parte dentro de sí se encontraba helada e inamovible, allí, a la izquierda, donde se había situado su corazón. Ankïara llevaba el odio grabado a fuego en lo hondo de su pecho, el recuerdo mordaz de la matanza de su familia y la traición de su padre quemaba aún y quemaría siempre la sangre en sus venas. Geist era la pasión derivada de la pérdida, el rencor enfermizo que opacaba sus bonitos rasgos. Una herida que permanecía abierta día tras día. Eran distintas la una y la otra.

Necesitaban de la estabilidad de sus diferencias, del temple de Ïara y el cariño de Helena, de las palabras dichas en confianza y el resguardo mutuo en la batalla. Parabatai, el trazado negro y firme de una runa capaz de unir dos almas en perfecta sincronía,  las miradas de hielo y fuego de dos muchachas que habían crecido azotadas por el lado más cruel de la vida.

Helena podía sentir como la fuerza de la runa se extendía por su tejido muscular, apartando el dolor y la cortina espesa que nublaba su pensamiento. Se aferró con más vehemencia al brazo del mundano, abstrayéndose por completo de la presencia de éste, o de cualquier otro a su alrededor. Toda su atención recaía en los gestos de la joven serbia, tirando de los propios labios una sonrisa. Supo, con una certeza ardiente, que mientras la muchacha que tenía frente a sí respirara, habría una razón más que necesaria y suficiente para aferrarse a la vida. Aun y si la persona que ansiaba ser se colaba entre sus dedos como arena, aún y si la azotaban la decepción y el dolor, aún y si perdía  cualquier retazo restante de aquella mundana que había sido, si Ank seguía a su lado, jamás desistiría. La amaba de un modo en el que era incapaz de amar a nadie más, confiaba en ella plenamente, y la conocía, la conocía más allá de las apariencias o las murallas que la separaban del mundo exterior.  Había hecho un juramento una fría noche parisina y ni en un millón de vidas hubiera osado romperlo. Ese el verdadero sentido tras la palabra “Parabatai”.

El efecto del iratze fue inmediato y efectivo, la ebullición de su sangre Nephilim contra el efecto nocivo del polvo de hadas, aún presente en su sistema. La mejoría desde la primera vez luego de la fiesta en el invernadero era más que notable. Quizás, con un poco de viento a favor, esta hubiera sido su última recaída. De lo contrario, su condición comenzaría a levantar sospechas que no podría despejar. La interferencia del pueblo mágico y la Reina Seelie en su vida permanecía siendo el único punto ciego a los ojos de Ank. Lo odiaba, pero por el Ángel había jurado silencio y no había nada que pudiese hacer al respecto ahora.

El hombre bajo su tacto le acarició la cabellera,  abrazándola de un modo sobreprotector mientras la alejaba un tanto de su parabatai, desentendido por completo de las sircunstancias. Helena sonrió, preguntándose entre sí si encontraría un modo de llevar al barman a la Ciudad Silenciosa por las buenas ahora que había osado desafiar tan abiertamente a su compañera. Era improbable. Más aún cuando la recostó contra la pared del edificio y le dio la espalda para encarar a la joven serbia,  cuestionándola, inconsciente del renovado bienestar de La Rosa. Helena se mordió el labio y negó suavemente con la cabeza, ligeramente divertida. Sería mejor silenciar a aquel varón antes de que Ankhïara se hartara. Deshizo los dos pasos que los distanciaban, abrazándose al cuello del muchacho por la espalda. Él se volteó a dedicarle una mirada de soslayo, más no alzó la guardia lo suficientemente pronto. Tras 20 segundos de sofocamiento, había perdido la conciencia.

— Siento preocuparte... — comentó la de nívea piel y oscura cabellera, a la vez que sujetaba el cuerpo del mundano— Tengo razones para creer que este hombre tiene un bloqueo en sus memorias. No es mucho... pero creo que vale la pena que la Asamblea lo vea en la Ciudad Silenciosa.

Intercambió con su parabatai una mirada intensa, recargando sobre ella parte del peso de aquel al que sostenía. Lo mejor sería llevarlo inmediatamente, sobre todo y en consideración del numeroso grupo del que disponían. Esos eran sus pensamientos más urgentes, alejar al muchacho de la zona de riesgo y enviarlo inmediatamente al resguardo de los hermanos.

Fue en ese preciso instante cuando el olor a podredumbre invadió sus fosas nasales y el sensor, aunque inestable, intensificó considerablemente su frenética vibración. Algo en el aire había cambiado, se encontraba de pronto más espeso y oscuro, como si un velo de tangible oscuridad hubiera caído sobre el Midnight Club. Giró de inmediato hacia Ank, recargando sobre ella el peso del mundano.

— Llévalo. Es prioridad. —pidió más que ordenó, con llamaradas de fuego azul destellando en sus ojos claros. Sabía que la serbia se resistiría, más no quedaba otra alternativa a la vista. Ya debería de conocer los sentimientos de Helena para con los mundanos— Confía en mi.

Encarando el callejón divisó la criatura que serpenteando se acercaba, recubierta en una capa de fría y dura piel de reptil con ojos que helaban el alma. Se trataba de un ser imponente y peligroso, uno que no podría derrotar por su cuenta si el enfrentamiento se demoraba. De aquel tanto estaba segura.
La Rosa negra se hincó en el asfalto, haciéndose con el látigo que llavaba enroscado a la pierna con la diestra y un cuchillo serafín en la siniestra.

— ¡Sammael!— rugió la cazadora, despertando el brillante sable a la vez que lo arrojaba al rostro de la criatura, pretendiendo cegarla.

Alzó la vista, divisando varios metros por encima de su cabeza las firmes vigas que sostenían un letrero secundario que anunciaba en neon el nombre del lugar en el que se encontraban. Perfecto.
Helena Trueblood
avatar
Instructor
Mensajes :
81

Volver arriba Ir abajo

Re: || Primer Sello: Veneno Negro 1/2 || Ankhiära K. Trejžtiakova & Helena Trueblood

Mensaje por Criaturas de las Sombras el Miér Ago 14, 2013 1:50 am


Fuerza: 36
Destreza: 28
Resistencia: 34
Velocidad: 27
Psique: 8


Aquel ser, parado ante la vista de la nephilim, apenas retrocedió ante la luz que desprendía su cuchillo serafín, pero un siseo escalofriante se deslizó por el callejón en el que se encontraban. Mostrando sus afilados dientes, la lamia percibió los músculos tensarse de su presa, la disposición a la pelea que aquella criatura misma ansiaba. Sin demasiadas ceremonias que aplazaran aquel fatídico encuentro, la criatura removió su cola perezosamente instantes antes de que entre los pliegues rugosos de lo que parecía su abdomen surgieron una serie de tentáculos terminados en un ramillete de espinas negras. La viscosidad de la que estaban recubiertas las hacía parecer resbaladizas, pero su rapidez letal pronto separó los pocos metros que las distanciaban de la nephilim. Seis, siete...hasta ocho alargados apéndices serpenteantes y mortales se dirigieron hacia la cazadora de sombras al igual que gusanos del color rancio de la sangre con la única intención de atraparla entre sus poderosos tentáculos.



stats:
Una diferencia menor o igual a 2 puntos implica una habilidad pareja. En una diferencia de niveles la balanza siempre se inclinará hacia quien posea el nivel más alto.

Fuerza:
Ankhiära K. Trejžtiakova:25 |  Helena Trueblood:24

  • De 20 a 29
    Puedes levantar 125 kg. Eres fuerte, tus golpes causan gran impacto y eres capaz de saltos superiores a los 3 metros.

Destreza:
Ankhiära K. Trejžtiakova:39|  Helena Trueblood:47

  • De 30 a 39
    Excepcional. Tus movimientos son más gráciles y más ágiles que los de la media, sobresales incluso entre otros que también han recibido entrenamiento. Puedes dar un golpe mortal y esquivar un ataque de último momento, si es que cuentas con la velocidad necesaria para ello. Llegado este nivel tienes derecho a elegir un área en la cual especializarte, ya sean las armas de filo, las armas de fuego, las acrobacias, las artes marciales, etc. Tu destreza te permite a su vez, ser casi imperceptible a la hora de robar o hacerte con algún objeto perteneciente a tu oponente.
  • De 40 a 50
    Sobresaliente. Tus movimientos son tan fluidos e hipnóticos que resultan casi sobrehumanos a la vista. Capaz de toda clase de acrobacias, de esquivar y escabullirte sin hacer ruido alguno y de quitarle incluso objetos de la mano al oponente sin que se percate de ello. Tu destreza es tal que puedes predecir sin ningún problema cual será el siguiente movimiento de tu enemigo y moverte en consecuencia. Manejar tu especialización te será tan natural como respirar.

Resistencia:
Ankhiära K. Trejžtiakova:22|  Helena Trueblood:20

  • De 20 a 29
    Bueno. Tu condición física es muy buena, el umbral de dolor que soportas es mayor al de la mayoría de las personas. Puedes seguir peleando incluso con heridas de gravedad, pero evidentemente tus movimientos serán más lentos y torpes. Es raro que padezcas alguna enfermedad.

Velocidad:
Ankhiära K. Trejžtiakova:25|  Helena Trueblood:30

  • De 20 a 29
    Rápido. Tienes buenos reflejos y te mueves con elevada velocidad, podrías ser un maratonista. Es raro que no reacciones a tiempo. Moverte con elevada velocidad te es bastante natural, pero aún te supone un gasto de energía y a la larga acaba por cansar.
  • De 30 a 39
    Súper Veloz. Tu velocidad es altísima así como tus reflejos. En carrera no hay quien te gane y te es tan natural que se requieren horas para que la misma velocidad te produzca cansancio. Puedes realizar movimientos pequeños casi imperceptibles al ojo.

Psique:
Ankhiära K. Trejžtiakova:16|  Helena Trueblood:17

  • De 10 a 19
    Resistencia mental
    Inseguro. Tu voluntad suele flaquear de a momentos dejando abiertas las puertas a influencias externas, sin embargo, será difícil hacerte actuar de acuerdo a tus convicciones más profundas. 



SISTEMA DE COMBATE:
 Recordad pelear de acuerdo a las reglas del apartado Sistema de Combate

ADVERTENCIAS:



  • Adara ha declarado una ausencia, razón por la cual esta ha sido justificada por la cuenta Rol Master del modo que se vio más conveniente.
  • La criatura mide aproximadamente dos metros y medio. Alzada, supera la estatura media de una persona.
  • Sus crestas terminan en punta. Son afiladas y contienen veneno. Demasiado de esta sustancia en el organismo, podría incapacitar una persona derivando en la muerte casi instantánea. Una limitada cantidad de este veneno provoca alucinaciones violentas y fuertes delirios acompañadas de fiebres altas.
  • Las mismas características para los dientes, salvo que son capaces de arrancar gran cantidad de carne de una sola mordida.
  • Su cola es rápida, flexible y escurridiza.
  • Posible apariencia del demonio: Lamia




[*]Declaren sus acciones en la pelea, la cuenta Criaturas narrará los resultados y la efectividad de sus ataques en los monstruos.
[/list]
Criaturas de las Sombras
avatar
Rol Master
Mensajes :
49

Volver arriba Ir abajo

Re: || Primer Sello: Veneno Negro 1/2 || Ankhiära K. Trejžtiakova & Helena Trueblood

Mensaje por Helena Trueblood el Lun Sep 02, 2013 8:00 pm

Aquel instante ganado había sido más que suficiente para proporcionar a la rosa la ventaja de la estrategia, un planteo claro del sitio en el que se encontraba y cómo podría utilizarlo a favor. Siendo como era una mujer metódica y calculadora, despreciaba hasta el más mínimo detalle librado a la suerte o al simple azar. Quizá no contase ahora con Giest, más su más poderosa arma se encontraba siempre presta y afilada: el ingenio.
En una fracción de segundo Helena se impulsó por los aires, aplicando toda la fuerza de sus piernas para ponerse fuera del alcance de los tentáculos. Chasqueó con violencia entonces el látigo liberado, enrroscándolo en la viga sobre la que pretendía situarse, al menos medio metro por encima del alcance de la criatura erguida.
Necesitaba esa posición, se dijo a sí misma, con la consideración imperiosa de que jugaba una carrera contra reloj. Un demonio como aquel no se limitaba simplemente a vagar por las calles Newyorkinas. Se trataba de un ser poderoso. Uno que seguramente, tenía compañía.
Helena Trueblood
avatar
Instructor
Mensajes :
81

Volver arriba Ir abajo

Re: || Primer Sello: Veneno Negro 1/2 || Ankhiära K. Trejžtiakova & Helena Trueblood

Mensaje por Rol Master el Jue Sep 05, 2013 2:25 pm

Desarrollo de los acontecimientos

Varios personajes han notificado una ausencia. Por el momento se han tomado en consideración varias opciones y la trama sigue su curso mediante la intervención de nuevos protagonistas y distintos acontecimientos.

La monitora del Instituto, Helena Trueblood, ha solicitado refuerzos a la Líder del Cónclave de Nueva York. En pocos minutos, su compañera hace llegar las órdenes al instituto y un grupo de Nephilims acude al lugar de los hechos. Consiguen derribar una de las puertas, y una oleada de uniformes negros y rostros serios irrumpen en el local, haciendo retroceder a las sombras con la refulgente luz azulada de sus cuchillos serafines frente a ellos y enfrentándose a varios hijos de la luna.

En el interior, varios nephilim yacen inconscientes, por lo que los miembros del Cónclave toman el control de la situación, luchando con diversos demonios que allí se encuentran. Otros, en cambio, continúan registrando el lugar, en busca de mas de esos seres con el único propósito de ayudar a sus camaradas de armas.

Rol Master
avatar
Rol Master
Mensajes :
37

Volver arriba Ir abajo

Re: || Primer Sello: Veneno Negro 1/2 || Ankhiära K. Trejžtiakova & Helena Trueblood

Mensaje por Jeriel Cross el Jue Sep 05, 2013 3:59 pm

Equipamiento:

Dos dagas del Ángel, Uriel y Sansanvi
Dos chakram y una estela al cinto.
Piedra runa de luz mágica.
Kindjal.
Sensor.
Un teléfono.
Equipo completo de cazador de sombras de grueso cuero negro y que cubre la mayor cantidad de piel posible, guantes y botas reforzadas con punta de acero.
Runas: Fuerza, Agilidad, Velocidad, Resistencia, Precisión, Sin Sonido, Percepción, Bloqueo, Equilibrio, Coraje en combate, Parabatai, Poder angelical, Glamour.

No importaba que aún en su rostro se reflejaran los hematomas de su última batalla; ni tan siquiera que su cuerpo todavía conservara las consecuentes heridas aún cicatrizantes y el olor a runas quemadas se desprendiera de su piel con la misma facilidad que éstas parecían fundirse sobre las ya pálidas cicatrices que mostraba todo su cuerpo marcado. Era un cazador de sombras, y como tal, no era capaz de asimilar ni tan siquiera un momento de serenidad en su frenética vida, contrapuesta sobre la existencia casi suicida de sus constantes peleas contra un mal que parecía no querer extinguirse jamás.
En los últimos días pareciera que la ciudad fuera uno de esos cochecillos  de carreras sin frenos que tomaba impulso en una pendiente pronunciada, descendiendo sin control hacia un colapso general que los estamparía contra un muro consistente de absoluta perdición.

Tampoco es como si el reciente numerito ocasionado con Dieudonne en la sala común ayudara en su caso de convaleciente de máxima prioridad. El tirón de orejas de Maryse resultó de lo mas conveniente, enviándolos de una patada hacia el llamado que habían recibido hacia tan solo unos minutos. Sobra añadir que su orgullo se vio injustamente amenazado al tener que compartir su rato de diversión junto con su cada vez mas presente parabatai. Ambos fingieron arrepentimiento ante la directora, uno que se fue por la borda en cuanto Jeriel tuvo que proceder a aplicarle las runas con una mueca de disgusto, así como de igual modo tuvo que dejar que él se las aplicara. La tensión se hacía evidente para todos, y conforme los allí reunidos tomaban parte del equipo que necesitarían de la sala de armas, ambos nephilim fingieron no reconocerse mutuamente una vez finalizado el proceso. Jeriel ni tan siquiera le dedicó una sola mirada, marchándose antes que nadie con una expresión huraña en el rostro lleno de magulladuras y un ¨Esta vez intenta que no te maten, imbécil¨ en los labios fruncidos.
Odiaba reconocerlo, pero aquella actitud casi les había costado la vida a ambos hacia un par de noches, y ahora las consecuencias relucían con aparente ironía. Viejas costumbres que jamás se olvidaban y una rutina entre ellos casi tan palpable que relucía como grabada a fuego en su conciencia, así como la runa del juramento que los había convertido en hermanos de sangre y en parabataí junto a su corazón.

Poco después ya se encontraban todos allí reunidos, asaltando aquel club que reconocía por sus incontables visitas y concurrida clientela relacionada con el submundo. Una lástima, pensó en cuando sus botas pisaban los restos de vidrio y la refulgente luz de sus piedras runa de luz mágica desvelaban el escenario frente a ellos. A partir de ahí todo resultó de lo mas caótico, cada cual murmurando el nombre se sus respectivos cuchillos serafín en un creciente cuchicheo que se sumó a los gruñidos de las criaturas y el sonido de pelea. Haces de luz regalando retazos de los hechos que se desarrollaban a su alrededor. El joven, en cambio, recorrió con la mirada el interior de club, evocando mentalmente su verdadera apariencia y ubicando sus diversas salidas de emergencia. Frente a una las escaleras que se desvelaban tras una de las puertas para personal se hallaba Adrianna junto con una muchacha. La estela de lobos muertos y aparente lucha le informaron del resultado de aquella trifulca, así como también aseguraban mantener bajo control la situación en cuanto un grupo de cazadoras las sacaba de allí. Intentó no demorarse en buscar una explicación coherente que justificara por qué había varias humanas muertas con los pechos al descubierto, así como tampoco por que otras tantas se encontraban desmadejadas en un rincón tras Adrianna.

De pronto, un rugido atronador llegó a sus oídos, así como el constante retumbar de algo enorme pisoteando el asfalto bajo sus pies. Sus pasos se tornaron apresurados y corrió hacia un lateral de la pista de baile. Allí se encontraba una de las puertas que daban a un callejón contiguo al edificio y que muchos clientes utilizaban como ansiosos grupos adictos a la nicotina, intercambiaban drogas por dinero y favores o simplemente decidían partirse la cara a guantazos fuera de la vista de los miembros lupinos de seguridad.

Murmurando el nombre de su cuchillo Sansavi, el poder angelical del arma pareció contagiarlo de vida y refulgió ante él con fuerza, bañando su rostro de luz plateada. Mientras, con la otra mano grabó rápidamente una runa de apertura sobre la puerta. Apenas le tomó unos segundos, y la barra que hacía la función de manillar se desbloqueó con un chasquido, informándole de que había surtido efecto. Guardando de nuevo la estela en su bolsillo lateral, Jeriel se apartó de la puerta y tomó impulso, abriéndola de una patada y saliendo al exterior con el cuchillo cortando la oscuridad frente a él.

La escena que se desarrollaba junto al club no precisó de demasiada celebridad y pomposa bienvenida, pues en lugar de los habituales clientes se encontraba una enorme Lamia con sus asquerosos tentáculos, que ya se disponía a atacar a Helena, que esquivó el ataque con facilidad, saltando lejos de aquellos apéndices que le salían de lo que parecía ser...  - ¿El vientre? ¿En serio? Puaj -  musitó para sí mismo apenas inaudiblemente. Y aquello fue todo lo mas que tuvo que objetar, pues se lanzó de lleno a la trifulca, corriendo hacía delante y saltando frente a la criatura.  El calor de la batalla calmó el dolor que se hacia eco en sus extremidades, y los músculos actuaron en consecuencia, tensándose.  La rapidez en sus movimientos lo convirtieron en un borrón mientras rodaba por el piso.  Aquella criatura apenas tuvo tiempo de percatarse de su llegada cuando el cazador ya se encontraba junto a ella, alzando su cuchillo rápidamente desde una posición agazapada y gracias a la cual tomó impulso, realizando un movimiento ascendente que cortaría con facilidad la carne de aquellas lenguas babosas  que se lanzaban de lleno hacia delante.
Jeriel Cross
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
168

Volver arriba Ir abajo

Re: || Primer Sello: Veneno Negro 1/2 || Ankhiära K. Trejžtiakova & Helena Trueblood

Mensaje por Leonides G. Dieudonne el Sáb Sep 07, 2013 12:52 pm

Inventario:


  • Runas trazadas por el parabatai:

      Fuerza
      Agilidad
      Resistencia
      Velocidad aumentada
      Precisión
      Bloqueo
      Equilibrio
      Fortaleza
      Percepción
      Coraje en combate





  • Runas permanentes:

      Parabatai
      Poder angelical





  • Cuchillos serafín: Nemamiah, Harael.

    Diez cuchillos arrojadizos con runas grabadas, bendecidos.

    Piedra runa de luz mágica.

    Estela.

    Sensor.

    Ballesta.

    Doce pernos del mismo material traslúcido y luminoso que un cuchillo serafín, de unos 48 cm de largo cada uno y punta de estrella.

    Uniforme reforzado. Chaqueta con capucha, pantalones cargo, botas acordonadas, guanteletes.


Tengo que estar loco...

Las palabras retumbaban en su fuero interno mientras sentía cómo la estela de Jeriel le mancillaba la piel ya marcada con cicatrices y quemaduras, produciendo un siseo similar al del aceite hirviendo y finísimas volutas de humo. Tenía que estar loco para salir de cacería en plena recuperación, tenía que estar loco para salir con su parabatai otra vez, y tenía que estar demente como para dejar que aquél le trazase las runas con tanta buena voluntad. En cierto momento percibió una presión inusitada en el brazo cuando el último símbolo terminaba de ser dibujado, y decidió plantarle cara con expresión adusta antes de verle marchar a la sala de armas. Allí, una vez equipados con lo necesario y hasta más por si las dudas, sintió la mirada penetrante del rubio en la nuca y terminó siguiéndole a veinte pasos de distancia para no provocarle de ningún modo. Estaba cansado de pelear con él. Muy cansado.

A decir verdad, ambos eran el problema. Evocaban una complejidad que, lejos de competir con la de una mujer, les hacía la vida a cuadritos cuando el destino parecía enfrentarlos cual niña jugando con muñecas. Sus propios deseos y ambiciones tiraban de los hilos, y siempre, siempre chocaban como trenes. Pero tenían que madurar. Espabilar, y rápido. La vida se les iría como arena entre los dedos si pensaban ser así de idiotas todo el tiempo, sabiendo que a los veinticinco, un cazador ya va sentando cabeza en las cuestiones más elaboradas. No, no se habían casado ni tenido hijos, como el resto de sus conocidos que temían fallecer pronto. Ellos no pensaban morir al día siguiente, ni al siguiente, ni al siguiente. Vivirían de acuerdo a sus motivaciones, no al tiempo que se les acababa. La hora aún no llegaba.

Y a la prueba estaba que, incluso queriendo morir, a Leonides Dieudonne no se lo habían permitido.

Con ese alegre pensamiento en mente, salió tras Jeriel subiéndose la cremallera de la chaqueta y tanteando los cuchillos serafín que descansaban a los lados en sus caderas. La noche estaba inusitadamente tranquila, como si el lugar al que fueran a parar fuese una burbuja de bullicio y caos contenido de la que los humanos se salvaban por voluntad divina y nada más. Menuda suerte tenían los muy desgraciados, pensó, siendo que eran los nephilim los que debían pagar los platos rotos en silencio, trabajando entre las sombras para servir a la luz. Leo negó con la cabeza. No tenía por qué ponerse a cavilar en pleno avance, dado que necesitaba la mente lo más despejada posible si el cuerpo colaboraba poco. Se mentalizó de una liviandad que no sentía pero que anhelaba, de la ligereza del viento. El cerebro es el arma más fuerte, y de eso se convenció cuando dejó de sentir que tropezaría en cualquier momento. Una sensación agradable, un placebo intangible que bailoteaba en sus sienes, le aguzaba el oído y aclaraba su vista. La oscuridad ya no sería un impedimento para él.

---

Contadas veces había puesto un pie en el Midnight Club, y aún así recordaba el hedor a perfume caro, champaña y carne caliente que flotaba en el aire como una fragancia bastante peculiar. Retazos de tela embebida en sangre, vidrios rotos y tubos de neón partidos crujían ruidosamente bajo la suela de las botas de quien pisaba fuerte conforme atestiguaba los resquicios de inmundicia que yacían desperdigados por la pista aún encendida. Divisó a Jeriel escasos metros por delante como un borrón rosa que aparecía y desaparecía espasmódicamente bajo los led aún encendidos, y de repente bufó por lo bajo al patear un par de muñones de barman con la punta del pie, absorto como estaba al registrar el lugar. ¿Signos de lucha? Diablos, sí. ¿Actividad demoníaca? No me digas. El aire comenzó a cambiar con la brisa nocturna que se colaba por las puertas abeirtas, y el hedor a basura y piel quemada le hizo arrugar la nariz, mientras el sensor vibraba cada vez más desbocado. Problemas cerca.

—Revisad tras la barra, los baños, y cualquier recoveco; luego volved a este mismo punto para una puesta en común en una hora —musitó con voz ronca a los cazadores que habían entrado tras él, y acto seguido devolvió la vista a su parabatai porque, a pesar de saber que podía cuidarse solo y que las cosas con él no andaban de maravilla, creyó que era mejor no perderle el rastro. Era un igual, después de todo. Su hermano.

Un débil alud vibró bajo sus pies. Luego otro. Luego otro. Un patrón lento y pesado, seguido de un inmundo sonido de algo rechoncho arrastrándose. Flanqueó el piso de colores chillones que aún titilaba al ritmo de una música que nadie se había molestado en apagar, y atravesó el umbral de la salida a grandes zancadas para, desgraciadamente, encontrarse con la agradable visión de una bicharraca gigante y babosa que acaparaba casi todo el ancho del callejón con la cola. Lamia, la cosa más motivante del inframundo, se dijo a sí mismo, y aquel hilo conductor terminó de repente cuando divisó a Helena agazapada sobre una de las vigas circundantes. Joder, que se ve bien bue-...

Un coletazo de la bestia que regurgitaba babas dió contra el pavimento, amenazante, mientras la cereza del postre para aquella demostración de salvajismo eran las fauces abiertas de una cara femenina bastante desfigurada por la furia. Aquello le sacó de su ensimismamiento y lo arrastró a un estado de alerta repentino que le hizo dirigir la diestra a la ballesta, cuyo gatillo tiró mientras apuntaba con un ojo entrecerrado a la base de la cola: único segmento de dicho apéndice no se movía con tanta rapidez dado su grosor. La trayectoria del perno luminoso describiría una larga estela refulgente que surcaría la penumbra, y, en un descenso oblicuo, sería capaz de atravesar la carne gelatinosa y clavarse fuertemente en el suelo. Si la cosa seguía moviéndose, podía llegar a dañarse a sí misma y, mientras cargaba un segundo perno azul, el rubio experimentó un agradable subidón de adrenalina.
Leonides G. Dieudonne
avatar
Exiliado
Mensajes :
98

Volver arriba Ir abajo

Re: || Primer Sello: Veneno Negro 1/2 || Ankhiära K. Trejžtiakova & Helena Trueblood

Mensaje por Ankhiära K. Trejžtiakova el Dom Sep 08, 2013 4:32 am

Spoiler:
- Runas dibujadas por parabatai: Sigilo, poder angelical, fuerza, intuición, velocidad, valentía, bloqueo, precisión, equilibrio, agilidad.
- Runa de parabatai, posicionada entre los omóplatos, alargándose hasta el cuello.
- Cariel.
- Ballesta.
- Flechas.

Confía en mí. A la Sombra casi se le había desencajado la mandíbula cuando la voz aterciopelada de Helena le había hecho llegar esas palabras; sabía de antemano que, diciendo aquello, Geist no podría negarse. El nauseabundo hedor que empezó a invadir el callejón tiraba de ella a la batalla, casi como un impulso natural que su mente y cuerpo le enviasen. Tenía que luchar. Pero no podía. Básicamente aquellas tres palabras -en apariencia inofensivas- la habían obligado a agarrar a aquel estúpido mundano y arrastrarlo sin demasiada piedad por el suelo lleno de piedrecitas y, con toda probabilidad, cristales rotos. No pensaba malgastar fuerzas que probablemente necesitaría después con él. Repitiéndose a sí misma que probablemente se tratase de un demonio menor, desapareció rápidamente antes de poder verlo, no sin antes lanzarle una mirada a su parabatai que prometía volver rauda y suplicaba que tuviese cuidado. Con movimientos mécanicos y probablemente rígidos en extremo, pues su mente se hallaba lejos de los lugares por los que transportaba al indeseable, consiguió su objetivo. No sabía cuánto había tardado, a ella se le había antojado eterno arrastrar el peso muerto mientras se hallaba pendiente de su conexión con Helena, procurándose así la seguridad de que aquella estaba sana y salva; sin embargo, probablemente el lapso de tiempo transcurrido no había sido demasiado duradero.

Tuvo que informar a los demás nephilims sobre lo qué estaba ocurriendo en aquel lugar de supuesta diversión nocturna, e incluso aquellas necesarias palabras sobre los acontecimientos surgían de sus labios como lo harían de una muñeca de plástico: maquinalmente y sin apenas contar con el melodioso acento que siempre la acompañaba. Bufó furiosa cuando uno de sus compañeros, quizás Jeriel o Leo, o cualquier otro joven de los que se dirigían al lugar, soltó una broma. Sabía que era para quitarle hierro al asunto, lo sabía internamente, pero aquel razonamiento no fue suciente para permitirle aquello; el resto del viaje de vuelta transcurrió en un silencio hermético por su parte. En apariencia, pareció quedar tranquila, sumirse en una relajación casi envidiable teniendo en cuenta la situación en la que se hallaban; pero la ballesta le quemaba en la espalda y Cariel parecía gritarle que quería salir de su funda. Cuando por fin aquel trayecto llegó a su fin, la Sombra ya estaba más que preparada para el combate. Si sus cálculos eran certeros, sabía por dónde tenía que ir para sacar cierta ventaja del demonio contra el que Helena seguía luchando; se separó del resto de sus compañeros sin dirigirles si quiera unas palabras de ánimo. Cariel pronto brillaba en su mano, destacando entre su aspecto totalmente oscuro; se había echado de nuevo la capucha y el uniforme de cazadora reforzado se camuflaba casi por completo con la penumbra nocturna que reinaba en aquel inmundo lugar. Sus pasos, contra todo pronóstico, no se dirigieron al mismo lugar por el que se habían ido, sino que dieron una vuelta compelta para desembocar en la esquina más adelante; si todo salía bien, podría de esa forma atrapar al demonio por detrás y acabar con aquel asunto rápidamente. Cuál fue su sorpresa al confirmarse sus sospechas de que no se trataba de un demonio menor, ni mucho menos; el engendro se alzaba imponente unos metros más alta que ella. Tuvo que acallar una imprecación que luchó por salir entre sus labios al apreciar las innumerables crestas que decoraban a aquella aberración y la cola que restallaba con inusitada frecuencia contra el suelo. Lamia. Sólo entonces cayó en la cuenta de cuán grande había sido su error al posicionarse allí; con cualquier otro demonio aquel lugar habría sido privilegiado -una puñalada trapera en toda regla-, mas contando con las crestas y la cola, probablemente era el lugar menos adecuado. Sin embargo, poco podía hacer; la suerte ya estaba echada.

Con un rápido vistazo comprobó que Helena estaba bien y apreció la súbita aparición de un Jeriel en guardia y un Leo más bien pasmado. La criatura no había reparado aún en ella, estando ocupada como lo estaba con sus compañeros. La velocidad del pensamiento de Ankhïara en aquellos instantes era completamente frenética, buscando en la espalda del ser algún punto flaco; sin embargo, hallándose a la altura a la que se hallaba, aquello parecía casi imposible. Y tampoco podía saltar sobre ella a no ser que quisiera empaparse en corrosivo veneno demoníaco. Una bombillita pareció encenderse en su cabeza, mostrándole el camino hacia un punto donde sí podría servir de ayuda. Una farola que no relucía, pocas -por no decir ninguna- funcionaban en aquellos callejones, fue su redención; con elogiable agilidad subió a lo más alto de ella, Cariel reposando de nuevo en su funda, otorgádole la meta buscada de quedar casi a su misma altura y poder atacar su cuello. Se posicionó con un equilibrio envidiable en la curvatura superior de la elevada farola, cruzando las piernas para conseguir estar totalmente quieta y relativamente segura allí. Si la criatura no reparaba en ella porque la Sombra se camuflaba en aquel oscuro rincón, habría sido un movimiento fantástico, pero si en cambio ocurría lo contrario, estaba más bien jodida, dado que la libertad de movimiento de la que presumía era más bien ínfima. La ballesta que antaño había lucido en su espalda se posicionó entre sus manos, y pronto una flecha estaba preparada para ser lanzada salvaje pero certeramente. La deseable concentración de Ïara le procuró un silencio absoluto, salvo por los latidos de su corazón y su relajada respiración; podría haber lanzado aquel proyectil en menos de un segundo, pero quería asegurar el tiro. Quería que, si era su única oportunidad, ésta fuese aprovechada. Soltó el aire contenido en su boca durante unos milisegundos y, simultáneamente, la flecha salió despedida hacia aquel punto poco protegido del cuello del engendro: la zona del cuello, en concreto aquel pequeño trozo donde la piel destacaba desamparada y frágil. Todo su mundo pareció detenerse en aquellos instantes de tensión, donde unos milímetros acertados o errados podrían significar la muerte o la vida.
Ankhiära K. Trejžtiakova
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
142

Volver arriba Ir abajo

Re: || Primer Sello: Veneno Negro 1/2 || Ankhiära K. Trejžtiakova & Helena Trueblood

Mensaje por Criaturas de las Sombras el Dom Sep 08, 2013 6:14 pm

Fuerza: 36
Destreza: 28
Resistencia: 34
Velocidad: 27
Psique: 8


El insoportable gorjeo emitido por la criatura resonó con ferocidad contra los muros del callejón. Su cola cimbreaba inquieta y sus ojillos sagaces apenas fueron capaces de seguir la estela de la cazadora, que frente a ella saltó y esquivó el ataque de sus tentáculos. Tan solo fue consciente del borrón que se paró ante ella y que con el cruel destello de un cuchillo serafín cercenó sus apéndices con facilidad. Estos cayeron al piso, y al igual que serpientes se retorcieron y corretearon inquietas en un charco de espeso y negro icor, que salió despedido como un estertor dado la facilidad del corte. Otro gruñido enfurecido se sumó al anterior, haciéndose eco del dolor y la rabia demencial que azotó a la criatura, que de pronto se vio atacada y rodeada por varios frentes al mismo tiempo. Un proyectil pasó silbando junto a ella, alertándola de la presencia del otro cazador, y su largo cuello se sacudió hacia delante, y después la criatura cegada por la cólera lanzó dentelladas al aire a diestro y siniestro de cuantos tenía frente a ella conforme se removía inquieta en el estrecho callejón, que parecía encogerse por momentos dada su enorme apariencia.  Pero no se detuvo ahí, y removiéndose volvió a arremeter de nuevo con sus fauces entreabiertas y sus largas y deformes extremidades terminadas en afiladas garras cortaron el aire frente a ella, buscando atrapar a los nephilim. Pero un punzante dolor le atravesó la parte posterior de su cuello, muy próximo a la garganta, haciéndola retroceder con un siseo horrible al tiempo que alzaba el rostro hacia el origen de aquella flecha.


Resumen de las acciones:


  • Helena Trueblood ha esquivado el ataque frontal, encaramándose a lo alto de una viga que la mantiene alejada de las fauces de la criatura.



  • Jeriel Cross ha cercenado los viscosos apéndices frontales de la criatura, provocando que el icor demoníaco salga a presión en una lluvia ácida que quema su piel expuesta. A modo de respuesta, el demonio sacude sus fauces abiertas hacia él, atacándolo.


  • Leonides G. Dieudonne ha lanzado una flecha, pero en el último momento ha errado dado que la criatura se ha removido. La flecha se queda clavada en la cola, pero no lo suficiente, por lo la criatura se la sacude moviendo su extremidad de un lado para el otro, enfurecida y lanzando dentelladas y zarpazos con sus enormes manos deformes y arremetiendo con violencia.


  • Ankhiära K. Trejžtiakova se posiciona estratégicamente tras la criatura, efectuando un disparo con su ballesta. La flecha acierta en uno de los pliegues sensibles del cuello del demonio, pero este alza el cuello y se dispone a atrapar a la cazadora entre sus fauces.

     

stats:
Una diferencia menor o igual a 2 puntos implica una habilidad pareja. En una diferencia de niveles la balanza siempre se inclinará hacia quien posea el nivel más alto.

Fuerza:
Ankhiära K. Trejžtiakova:25 |  Helena Trueblood:24 | Leonides G. Dieudonne:21 | Jeriel Cross:24

  • De 20 a 29
    Puedes levantar 125 kg. Eres fuerte, tus golpes causan gran impacto y eres capaz de saltos superiores a los 3 metros.

Destreza:
Ankhiära K. Trejžtiakova:39 |  Helena Trueblood:47 | Leonides G. Dieudonne:38 | Jeriel Cross:39


  • De 30 a 39
    Excepcional. Tus movimientos son más gráciles y más ágiles que los de la media, sobresales incluso entre otros que también han recibido entrenamiento. Puedes dar un golpe mortal y esquivar un ataque de último momento, si es que cuentas con la velocidad necesaria para ello. Llegado este nivel tienes derecho a elegir un área en la cual especializarte, ya sean las armas de filo, las armas de fuego, las acrobacias, las artes marciales, etc. Tu destreza te permite a su vez, ser casi imperceptible a la hora de robar o hacerte con algún objeto perteneciente a tu oponente.
  • De 40 a 50
    Sobresaliente. Tus movimientos son tan fluidos e hipnóticos que resultan casi sobrehumanos a la vista. Capaz de toda clase de acrobacias, de esquivar y escabullirte sin hacer ruido alguno y de quitarle incluso objetos de la mano al oponente sin que se percate de ello. Tu destreza es tal que puedes predecir sin ningún problema cual será el siguiente movimiento de tu enemigo y moverte en consecuencia. Manejar tu especialización te será tan natural como respirar.

Resistencia:
Ankhiära K. Trejžtiakova:22|  Helena Trueblood:20 | Leonides G. Dieudonne:23 | Jeriel Cross:24

  • De 20 a 29
    Bueno. Tu condición física es muy buena, el umbral de dolor que soportas es mayor al de la mayoría de las personas. Puedes seguir peleando incluso con heridas de gravedad, pero evidentemente tus movimientos serán más lentos y torpes. Es raro que padezcas alguna enfermedad.


Velocidad:
Ankhiära K. Trejžtiakova:25|  Helena Trueblood:30 | Leonides G. Dieudonne:24 | Jeriel Cross:24

  • De 20 a 29
    Rápido. Tienes buenos reflejos y te mueves con elevada velocidad, podrías ser un maratonista. Es raro que no reacciones a tiempo. Moverte con elevada velocidad te es bastante natural, pero aún te supone un gasto de energía y a la larga acaba por cansar.
  • De 30 a 39
    Súper Veloz. Tu velocidad es altísima así como tus reflejos. En carrera no hay quien te gane y te es tan natural que se requieren horas para que la misma velocidad te produzca cansancio. Puedes realizar movimientos pequeños casi imperceptibles al ojo.

Psique:
Ankhiära K. Trejžtiakova:16|  Helena Trueblood:17 | Leonides G. Dieudonne:19 | Jeriel Cross:16

  • De 10 a 19
    Resistencia mental
    Inseguro. Tu voluntad suele flaquear de a momentos dejando abiertas las puertas a influencias externas, sin embargo, será difícil hacerte actuar de acuerdo a tus convicciones más profundas. 



SISTEMA DE COMBATE:
 Recordad pelear de acuerdo a las reglas del apartado Sistema de Combate

ADVERTENCIAS:



  • La criatura mide aproximadamente dos metros y medio. Alzada, supera la estatura media de una persona.
  • Sus crestas terminan en punta. Son afiladas y contienen veneno. Demasiado de esta sustancia en el organismo, podría incapacitar una persona derivando en la muerte casi instantánea. Una limitada cantidad de este veneno provoca alucinaciones violentas y fuertes delirios acompañadas de fiebres altas.
  • Las mismas características para los dientes, salvo que son capaces de arrancar gran cantidad de carne de una sola mordida.
  • Los ataques de la criatura son rápidos como el ataque de una serpiente.
  • El Icor que desprende de sus heridas es ácido y quema la piel.
  • Su cola es rápida, flexible y escurridiza.
  • Posible apariencia del demonio: Lamia

[*]Declaren sus acciones en la pelea, la cuenta Criaturas narrará los resultados y la efectividad de sus ataques en los monstruos.
Criaturas de las Sombras
avatar
Rol Master
Mensajes :
49

Volver arriba Ir abajo

Re: || Primer Sello: Veneno Negro 1/2 || Ankhiära K. Trejžtiakova & Helena Trueblood

Mensaje por Jeriel Cross el Lun Sep 09, 2013 5:37 pm

El cazador de sombras casi podía percibir todo cuanto lo rodeaba gracias a los sentidos agudizados. El fragor de la batalla, la certeza de enfrentar a la muerte con las pupilas dilatadas y los músculos reaccionando al movimiento que apenas sí había sido impuesto por su cerebro. Nada mas parecía rodear a la bestia y al nephilim, que veía desarrollarse los hechos ante sus ojos con mortal lentitud y fria indiferencia. Tan solo los rugidos de aquel ser infernal y las fauces aún lejanas en su ataque sorpresa y que apenas le dio tiempo a reaccionar; un corte limpio que la hizo enfurecer y la alertó de su presencia.
Pero ya era tarde, y la sangre venenosa comenzó a manar y a salpicar el frontal de aquel bicho al igual que una lluvia espesa de icor.
El brazo en el cual sostenía el cuchillo se alzó rápidamente, deteniendo parcialmente el chorro corrosivo que por poco lo ciega sin apartar su atención de aquella criatura que ahora lo observaba desde las alturas con verdadero fuego en la mirada. La piel del rostro le picaba horrores y la mayor parte del traje de cazador se veía salpicado, pero el muchacho preveía la reacción, y antes siquiera de que aquella fuera totalmente consciente de su destreza, ya se encontraba esquivándola e interponiendo su cuchillo entre él y ella a cuando daba lugar la oportunidad de acertarle con saña.
En un último aliento que casi logra dejarlo inconsciente, la criatura arremetió con un zarpazo que tuvo que esquivar en el último segundo, rodando por el piso y alejándose lo suficiente de sus poderosas garras.  Pero pronto se cansó de él, y su atención ahora estaba fija en Leo, a pocos metros de donde había terminado agazapado. Aquella zorra tal vez creyó poder quitarse a ambos cazadores de sombras del medio con un tremendo coletazo que barrió el aire y que de seguro los dejaría como piezas limitadas de coleccionistas de cromos.
Y apenas empujado por nada mas que la impulsividad y la adrenalina que lo embargaba, tomó impulso con todas sus fuerzas y saltó de costado sobre su parabataí, yendo a parar ambos sobre el asfalto y golpeándose el hombro con brutalidad contra el frío suelo. Mientras, el aire sobre su cabeza se removió por la enorme cola del demonio y golpeaba un lado del callejón con una fuerza descomunal que hizo retumbar el piso bajo ellos.  
Al parecer, hay costumbres que nunca cambian, y huesos que se desencajan una y otra vez por culpa de un parabatai al que gustoso hubiera estrangulado hacía tan solo unas horas.
Jeriel Cross
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
168

Volver arriba Ir abajo

Re: || Primer Sello: Veneno Negro 1/2 || Ankhiära K. Trejžtiakova & Helena Trueblood

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.