Últimos temas
» || Petición de Rol ||
Dom Jul 09, 2017 7:49 am por Alix Rosewain

» You are with me now || Jules & Caleb Nightshade
Jue Ene 05, 2017 9:27 am por Caleb A.Nightshade

» Mundo Subterráneo (Reapertura) {Afiliación Elite} {Cambio de Botón}
Jue Oct 27, 2016 7:18 pm por Invitado

» Walk Of Fame - normal.
Sáb Oct 22, 2016 4:33 am por Invitado

» Forever is only the beginning [Normal]
Miér Oct 12, 2016 5:47 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza - Cambio de Botón
Jue Sep 29, 2016 11:15 pm por Invitado

» Dark Paradise (af. Elite)
Mar Sep 06, 2016 1:28 pm por Invitado

» University of Southern California [Af.Elitel]
Mar Sep 06, 2016 10:53 am por Invitado

» The Worlds Collide - Afiliación Élite
Mar Ago 30, 2016 2:41 pm por Invitado

» [Af. Normal] Cazadores de Sombras RPG
Vie Ago 12, 2016 11:08 am por Invitado

»  || Ficha de Jules M. Nightshade || (En Proceso)
Sáb Ago 06, 2016 6:23 pm por Jules M. Nightshade

» The next stop is...[Kate Weatherrose]
Miér Jul 06, 2016 11:07 am por Cónsul J. Nightshade

» Un nuevo comienzo. [ Jane Youngblood]
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» Lose your mind, comienzan los problemas (priv.)
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» ||New truth|| Alexandra C. Gray & James F. Jackson
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

Afiliados Hermanos
1 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios es una creación de Arabella23
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33

Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Isabelle Lightwood2 el Lun Jul 08, 2013 6:21 pm

Si tuviera que definir con un adjetivo mi armario sería "desastroso" y aun así se quedaría corto. Últimamente las misiones, búsquedas... y el continuo entrenamiento no me han dejado ir de compras por lo que mi ropa se puede resumir en vestidos pasados de moda, vaqueros gastados y camisetas demasiado vintages para mi gusto. Aun así había rehusado ir a comprar ya que aunque parezca mentira odio hacerlo, hasta que ayer por la mañana durante el desayuno Clary me ha dicho algo así como "Izzy desde que ti vi anteayer con esa camiseta, me he encaprichado de ella" haciéndome caer en la cuenta de que llevaba la misma que hacía apenas dos días. ¿Desde cuando Isabelle Sophia Lightwood repite ropa? En fin, que sin pensármelo dos veces corrí tras el entrenamiento matinal hasta casa de Magnus para decirle a mi hermano si quedabámos para ir de compras porque ni Clary ni Jace podían y Simon anda medio fuera de combate en mi vida pero para mi infortunio mi hermano me dijo de manera muy poco amable que no. Su "no" fue suficientemente esclarecedor para entender un "déjame en paz no quiero saber nada del mundo" así que asumí que se había peleado con el novio. Como Magnus no estaba allí en ese momento, de camino a casa lo llamé para así poder quedar con él.

En cuanto dije "ir de compras" el brujo aceptó encantado, así que hemos quedado en el Centro Comercial para que me ayude a elegir la ropa con la que renovar mi fondo de armario y de paso, como quien no quiere la cosa, intentaré averiguar qué demonios le ha pasado a Alec con él. Si no están enfadados, quiere decir que Alec sufre ya de enfado crónico. Impaciente porque Magnus lleva cinco minutos de retraso, saco el móvil del bolsillo y marco rápidamente su número.

-Magnus Bane, ¿son estas maneras de quedar con una dama? Te doy cinco minutos más porque a mí nadie, ni siquiera el Gran Brujo de Brooklyn, me hace esperar. Te recuerdo que nos vemos en Bennetton, empezaré por las camisetas y pantalones. Como no aparezcas me las pagas.

Dicho esto, cuelgo el teléfono con una sonrisa y entro riéndome en la tienda.
Isabelle Lightwood2
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
89

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Magnus Bane2 el Lun Jul 08, 2013 7:28 pm

 Un ruidoso portazo. Zas. El brujo salía de su coqueto departamento para dirigirse al mundo destruído de su alrededor. Venga, servir de ayuda a todos lo dejaba peor que estar durmiendo todo el día. Si, algunos pensarán que dormir es lo más libertador, pero están equivocados. Uh, uh. Al brujo le llenaba de pereza y al levantarse descubría que estaba más aturdido y cansado que el haber estado jugando con Presidente Miaw a las burbujas luminosas de energía. Tonto gato, era tan asustadizo que Bane solía burlarse de sus hirientes maullidos. Lo que le ponía a pensar en su muy querido monito, Ragnor. Habían sido de sus mejores mascotas, por no contar de las épocas. ¿Por qué no había dejado que algún vampiro lo mordiera y convirtiera en el primer mono vampiro? Ya, eso era imposible, además que hubiera preferido la cepia de un hijo de la luna. Ah, que exótico resultaria un mono lobo. "Ban, Bane, ¿por qué piensas en monos lobos? ¿Acaso tu talento crrativo se ha desperdiciado en fantasías ridículas?" pensó mientras una lima de uñas aparecía en sus delgados dedos y caminaba con aparente calma "no, más bien, mis neuronas están tomando un merecido descanzo. Este brujo no puede ser inteligente, atractivo y sensual todo el tiempo. Mi magnificiencia conlleva una gran responsabilidad".

Se limaba las uñas despreocupadamente cuando una llamada recibió. Era nada más y nada menos que la hermana sexy de Alec. Jah, solo tenía una hermana, ponerle calificativos significaba que existía otra hermana menos sexy. Cosa que, podría ser cierto, a saber en que andaban los Lightwood. Sus intachables registros no aseguraban la falta de infidelidad. Como sea, ese no era un tema en el cual pensar, aunque explicaría el final de los mounstros de ojos verdes...

"Ir de compras. Lo que me faltaba para liberar el estres postraumático" se dijo y una sonrisa sacarrona apareció en sus labios. Aún sentía esa subida y bajada de adrenalina, más bien de poder. Odiaba a esos demonios mayores que jugaban con sus habilidades naturales. Pff, ¿qué no veían que era el Gran Brujo? El no debía estar teníendo bajones como un adolescente. Era su magia, sus poderes. Odiaba que no tuviera el completo control de ellos y odiaba más el tener que ponerse a merced de esa brujita atolondrada. ¿Por qué no pidio a los demonios -por medio de sus característicos tratos- que se la llevaran a su dimensión? "Demasiado tarde para ser un egoísta cabrón" suspiró y haciendo acopio de toda su fuerza de voluntad asomó una sonrisita y fue donde Isabelle.

No tenía que fingir nada, amaba ir de compras y aunque bien podría mudar su ropa con solo chasquear los dedos prefería el método convencional. menos cuando se trataba de baratas. Ofertas, que fastidiosas eran. Mujeres locas arrebatándote la ropa, jah, como si se les fuera a ver mejor que al magnífico brujo. Nada de eso, él siempre obtenía lo mejor y no es por sonar pretencioso pero...

—Sinceramente querida, susurró a su espalda mientras cerraba el móvil y lo esfumaba entre sus manos con una elegante chispa azul —esa amenaza, está de más. Y esos  pantalones, son espantoso—.
Magnus Bane2
avatar
Brujo Antiguo
Mensajes :
112

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Isabelle Lightwood2 el Vie Jul 12, 2013 5:30 pm

Unos pantalones vaqueros monísimos y ajustadísimos me están esperando justo delante de mí nada más entrar. Son lo que se dicen perfectos, ni de color oscuro ni claro, ni demasiados vintage ni demasiados modernos, además de tener toda la pinta de ser comodísimos. Lo agarro con ambas manos mientras observo si la talla que escogido me cabrá. Estoy tan distraída que ni siquiera noto la presencia que se acerca por mi espalda y me asusta. Me giro mirándola indignada.

-Magnus Bane, tienes el gusto en el culo- le digo a forma de saludo. 

Le doy un manotazo en el hombro a modo de saludo y lo agarro por el brazo dirigiéndole directamente a una sección de camisetas monísimas que están a mitad de precio.

-Odio las rebajas- le digo sin mirarlo- pero esta camiseta es preciosa.

Me la pruebo por encima y le dirijo una mirada que espero que entienda y que sobre todo me diga "sí, querida, preciosa", acto seguido me la cuelgo al hombro y cojo otra. 
De repente me entra una ataque frenético y escojo unas veinte sin mirar siquiera y del tirón se las tiro al brujo.

-Dime Magnus, ¿con cual te quedarías? Esa de la mariposa parece muy sexy -le señalo una azul que tiene en la mano- aunque ese corpiño lo es aun más.

Se lo arranco de las manos y lo estiro comprobando si mi torso cabrá dentro; me encojo de hombros y se lo vuelvo a tirar.

-Por cierto -digo como quien no quiere la cosa- y mi hermano, ¿dónde está?

Espero su respuesta mirándole de reojo mientras finjo buscar la talla de una camisa verde.
Isabelle Lightwood2
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
89

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Magnus Bane2 el Lun Jul 22, 2013 6:17 pm

Bane podría ser el más agrio ser o el joven con más chispa en el mundo. Hoy, desgraciadamente para la chica Lightwood, estaba de un pésimo humor. Existían tantos problemas en su cabeza morena llena de color que sinceramente prefería no pensar en nada. Quitando su elegancia, sarcasmo, ironía, risitas burlonas y sonrisas juerguistas quedaba el Magnus Bane que hacía caras y gestos petulantes y despreciativo hacia las prendas que le mostraba la cazadora. No es que estuvieran del todo mal, quizá si. A decir verdad esos vaqueros estaban para llorar tres días enteros, cosechar tu propio algodón, hilar y manufacturar la tela tu mismo, sip, al estilo hippie. Eso funcionaría perfecto ahora que veía la poca creativa tela que tenía frente a sus ojos.

—Ja…ja— rodó los ojos y le siguió —veo que compartimos el lugar donde la moda nos acomoda, querida.


El brujo también odiaba las ofertas, eso y la blusa que sostenía esa señora. "Válgame, qué cosa más horrible. Bane, deberías ayudar a la humanidad con tu talento para la moda" le dirigió una mirada ceñuda y una mueca de desagrado cuando encontró un pantalón que contrastaba con ese color melón tan horroroso. Un suspiro y volvió a tener la atención para Izzy.

Esa te va genial, luces como una bruja de cuento de hadas— se giró rebuscando entre las masas de ropa —mira, justo aquí tengo los pantalones perfectos— los estrechos pantalones colgaban de sus largos dedos, eran de niña, mantenían un estampado deslavado de flores primaverales, todo un suicidio para quien lo usara.

 Soltó una risa estruendosa —¿ves? ¿tan sexy como tu camiseta de mariposa?— su risa se elevó y lanzó los pantalones junto con la camiseta a Izzy para que se perdiera entre los mares de ropa en rebaja. —Oh, este, sin embargo es exquisito— tomó la prende y, oh, oh. La mujer que había visualizado con anterioridad cuyos pantalones melón no había querido soltar le arrebataba la prenda a la que le echó el ojo.

 "Oh, no, eso si que no… mujer vestido horrible. Esta blusa es mía". Una risita burlesca se alzó en su cabeza. Allí estaba otra vez esa mente suya con vida propia.

 Dio un tirón a la blusa y la mujer hizo lo mismo, haciendo que él se inclinara sobre la mesilla. Entrecerró sus ojos felinos y comenzó la mini pelea peligrosa de las baratas.

 —Hey, esto es mío, lo vi primero— la voz nasal le hizo fruncir el ceño.

 —Pamplinas, yo la tome y dudo que le quede bien— sonrió con burla —así que…, con su permiso— jaló y retomaron el tira y afloja de la prenda.

 Casi estaba medio cuerpo encima de la mesa cuando dio el último tirón que dejó la blusa entre sus manos. Trastabillo y su sonrisa se ensanchó. Acicaló sus oscuros cabellos y extendió la prenda frente a él. Si, era mona, a la cazadora le iría genial. "Oh…" una fea línea de piedras se extendía en el costado izquierdo. Imitación de perlas. Odiaba las imitaciones. "Lástima, parecía perfecto". Bufó, se giró y lanzó la tela.

 —No importa— se encogió de hombros, ladeó sus caderas y puso cara pensativa. —Seguramente está en tu casa, Isabelle… tu mejor que nadie deberías saberlo— sacudió su suéter retirándole una borla. Pronto tendría que cambiar su guardaropa, ésta ya no era de utilidad.

 —¿Qué tal van las misiones? ¿Algún método para llevar a los tiernos demonios mayores a su hogar?—  tomó una bufanda azul y la enroscó en su cuello —podría crear una casita de dulce, quien sabe, podrían caer muy a la Hansel y Gretel, ¿qué dices?
Magnus Bane2
avatar
Brujo Antiguo
Mensajes :
112

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Isabelle Lightwood2 el Miér Jul 24, 2013 3:32 pm

Me río de forma sutil mientras veo como el larguirucho de Magnus pelea por un par de prendas de ropa. Me apoyo sobre uno de los percheros esperando a que termine su estúpida trifulca. Cuando termina, bufa y tira lo que tanto ha peleado dirigiéndose hacia mí moviendo las caderas.

-No está en casa, te recuerdo, oh Gran Brujo de Brooklyn, que mi hermano pasa el noventa y nueve por ciento de los días... y las noches -replico alzando las cejas- apuesto a que tú lo es más que yo.

Él me enrosca una bonita y pomposa bufanda azul, que si bien no casa mucho con mi estilo ni color de ojos, es verdaderamente bonita.

-Jum, suave- replico.

Me zafo de sus brazos, y me dirijo hacia un estante donde hay camisetas anchas que se llevan ahora y cojo unas cuantas al azar. 

-No, no hemos encontrado nada aún. Se ve que hay algo muy poderoso que no nos deja patearles el trasero hacia su dimensión. Y...-hago la criba de las perchas que tengo en la mano y me decanto por una verde y marrón que casa perfectamente con mi color de ojos- la casita de chocolate estará perfecta pero no creo que haya demonios tan dulces...

Me planto de nuevo frente a él. 

-¿Bonita eh?- le pregunto -sino te gusta me da igual, a mí sí -me encojo de hombros. No se me ha pasado por alto que ha evadido mi pregunta así que decido dejar de dar rodeos e ir directa al grano -¿qué te ha pasado con Alec? Y no me digas eso de "nada", he vivido casi veinte años a su lado, sé cuando está enfadado.

Con la camiseta en la mano me dirijo hacia uno de los probadores. 

-Tardo dos minutos, al salir espero una respuesta creíble -le amenazo con el dedo- no quiero tener a un Alec cabreado en mi casa, es de lo peor.

Alzando la mano en señal de "adiós" entro el probador.
Isabelle Lightwood2
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
89

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Magnus Bane2 el Vie Ago 02, 2013 5:39 pm


El brujo cruzó sus brazos al tiempo que rodaba los ojos. Allí estaba la personalidad inherente de los cazadoes de sombras. ¿Todos tenían que ser tan pesados? Sin duda, ese era el atractivo de todos y cada uno de ellos, evidentemente había sus excepciones, como ese chico Carstain. Pero era el único. Lo que le recordaba que le debía un favor enorme, la poción con Yin Fen todavía estaba en prueba, pero, de no ser por el Hermano Silencioso..., bueno, a saber como habría resultado todo.


—Eso... Apenas iba a responder con algún comentario para nada lindo cuando la morena pasó a otro tema. Vaya, ella tenía una facilidad para dejar todo al hay se va, que sorprendía al brujo. Por otro lado, le evitaba tener que ser poco agradable con la adolescente.


Una sonrisita ladeada muestra su total desagrado. Es evidente que al brujo nada le gusta de haber ido de compras con la cazadora, no porque tenga cierto recelo por ella, sino porque ahora más que nunca estaba entre esos confictos morales que no le permitían ser el inquieto hombre. Por mucho que se esforzaba estaba ese toque disgustado en sus asiáticos rasgos. Sus ojos bombardeados de cansancio dorado mientras inspeccionaba la prenda de la Lightwood. Entonces, la revelación llego. Vamos, no había llegado nada, en absoluto, simplemente se alegró de que la morena se preocupara por su hermano, porque..., era preocupación, ¿no? Una fina sonrisa de suficiencia se abrió paso en los labios del brujo y asintió casi imperceptiblemente por el gusto de la blusa..., claro.


Se quedó recostado con los brazos cruzados. Su mirada daba una inspección al techo con atrevida curiosidad. Unas manchas de humedad, otras causadas por energía demoniaca y dos más de algún pegote, tenían la forma de escorpiones que se clavan la ponzoña uno a otro con furia. Si ladeaba la cabeza lograba encontrarse con hilos plateados, seguramente de algún decorado,"festividades, todos las aman" se dijo entrecerrando los ojos, Visualizó lo que parecía ser una estrella de David. Un hecho poco ordinario se atrevía a decir que...,


La puerta se abrió y la chiquilla salió haciendo alarde de su esbelta figura dentro de una prenda que resaltaba la oscuridad apabulleante de su mirada. Sí, le iba bien.


—Aqui tienes tu respuesta creíblesonrió con una nube siniestra recorriendo sus doradas pupilas —eso..., te luce genial. Cómpralo ya, cazadora de sombras y salgamos, que creo haber visto un abrigo que va a la perfección con esa prendase giró e hizo una señal hacia la caja, dos billetes verdes aparecieron en sus dedos y los movió con encanto. —Pensándolo bien, deja que te la regaledijo y se dirigió hacia la cajera, tomando de paso un gorro que semejaba la cabeza de una rana.

Pagó e hizo caso omiso a todo lo demás mientras se ponía el horroroso gorrito. Dos grandes pelotitas sobresalía de la cabeza del brujo como ojos de la rana verde brillante. Unos puntos oscuros como sus orbes miraban fijo. Sin duda, era todo un fenómeno bizarro. El joven brujo se pavoneaba cual estrella de rock con aquellos pantalones de cuero, botas y su diminuta camiseta, la elegante bufanda y su gorro infantil. Sí, a eso le llamaba una provechosa tarde de compras y lo mejor estaba por venir.


—Hablando del cabreado de tu hermanito sonrió buscando con su mirada gatuna el abrigo antes visto —¿sabes en qué anda metido últimamente? Esta algo..., paranoicomintió con desenvoltura y se detuvo en un aparador en donde observó su reflejo. Su carcajada terminó por restar el mal humor, solo un poco. —Por Lilith, que bien luzco con esto— tocó la enorme esfera del ojo de la rana —¿no crees que la rana me hace ver sexy? Y, nadie me creyó cuando pronostiqué la llegada del estilo minimalistaun encogimiento de hombros y continuó su caminar.

Entonces, Izzy, querida. ¿Cómo va el vampiro diurno y su sed? despreocupado se dirigió a la derecha —me parece que tengo una..., posible solución..., aunque...la miró de soslayo —tiene posibles desastrozas consecuencias.
Magnus Bane2
avatar
Brujo Antiguo
Mensajes :
112

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Isabelle Lightwood2 el Dom Ago 04, 2013 5:35 pm

Preguntar tan directamente a Magnus podría dar como consecuencia dos cosas: hacer reír al brujo, o hacerlo enfadar, y una vez entro en el probador y lo pienso, no soy capaz de dilucidar cual de las dos opciones es la mejor. Dentro del cubículo empiezo a pensar qué es lo que habrá podido pasar entre los dos porque llevan varios meses bien ¿Alec habrá tenido un arranque de celos? ¿Magnus se ha liado con alguien? La sola idea de que Bane haya hecho daño a mi hermano, provoca que por poco destroce el botón de la camisa que me estoy probando. No, no creo que se atreva a hacerme eso y menos después de la sonrisita que me ha dedicado al preguntarle; si lo hubiese hecho posiblemente me habría mirado asustado, me conoce demasiado bien.

Una vez me visto, salgo del probador para que juzgue y le lanzo una sonrisa mordaz.

-No hace falta que lo digas, estoy divina, lo sé- me río, y lo sigo hasta la caja donde sin preguntarme si quiera se ha decidido a pagar. El pantalón costaba más de lo que en un momento supuse, así que es un alivio -gracias, Magnus- le digo con una sonrisa. Cuando iba a decirle otra frase de agradecimiento todo bondad se escurre y lo miro ceñuda lanzando un bufido -podrías comportarte como un brujo normal?- le digo entredientes- estás dando el espectáculo!-.

Suspiro enfadada y me apoyo al final del mostrador, intentando que nadie note que voy con él pero él no se percata y me hace un gesto para que lo siga a través de la tienda -Magnus, mi hermano siempre está paranoico, no es feliz si no lo está- a punto estoy de creerme que no sabe nada, pero sé que miente cuando me habla de moda -no cam..-las palabras mueren en mis labios cuando dice "Simon y Cura". Me mira de soslayo y yo intento recomponerme. Las cosas entre Simon y yo no van bien precisamente; la sed infinita no ayuda en nada.

-Simon creo que está bien- digo con voz dura- y no, no quiero que lo uses como conejillos de indias- me doy cuenta de lo posesiva/protectora que sueno y relajo la voz -quiero decir, no hasta que no sepas que va a funcionar. Si lo matas, tendrás muchos enemigos detrás tuya. Y ahora, sigamos con la pregunta ¿qué le has hecho a Alec? Y no me saltes con otras cosas. ¿En qué anda metido? pues en qué va a ser: matar demonios. Además, tú eres su novio, deberías saberlo mejor que yo- le recrimino.

Esperando su respuesta, me pruebo un abrigo que presumo es el que me ha visto y lo miro echando fuego por los ojos. Casi literalmente.
Isabelle Lightwood2
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
89

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Magnus Bane2 el Sáb Ago 10, 2013 9:01 pm

 La risita del brujo retumbó por todo el lugar. Vaya ego de esta mujer, realmente tenía razones para tenerlo, era hermosa muy al estilo Lightwood. Delicados rasgos, fuerza y energía, capacidad mental, extraordinaria. Sí, era una bella mujer. Sus antepasados seguramente estaban muy orgullosos de esta genética suya. Sin duda una de las mejores generaciones, eso dicho no por Isabelle sino por su desaparecido hermano Alexander. Uhmmm, si, la mejor de las genéticas estaban con él. Qué ojos tan azules poseía, el mar podía vislumbrarse desde esa chispa, como encantaba al brujo cuando le miraba cargado de inocencia. Era un arma de doble filo, tan mortal con esa seguridad y orgullo que se cargaba y la inquietud de un niño cuando se encontraba en situaciones menos controlables que una batalla contra demonios.

Pero niña, yo vivo de mis espectáculos sonrió con descaro por eso soy un brujo, ¿ves? la magia chisporreó por sus dedos como finos hilos de seda azul. Toques púrpura se despidieron de su meñique para caer sobre el cristal frente a ellos, donde se observaba. El pequeño sombrerito se incendió en el acto. Bien, allí quedaba todo de aquella rana llamada Anacleta Dominica, era un nombre pensando con rapidez antes de que el fuego la extinguiera por completo. Sagrada sepultura no tendría así que se conformaría con darle un nombre. Pobre Anacleta, era tan joven, todavía le quedaba mucho por vivir y por culpa de una amargada niña tuvo que pedecer sin haber vivido siquiera murmuró con el rostro magullado en la inquietud y angustia, una simple farza que dejó atrás solo unos segundos después.

Bah hace una señal despreocupada, si, Alec era un tanto paranoico pero no era para tanto. Solo era una invención suya, hoy en día no tenía nada de paranoia solo su repentina desaparición. ¿Por qué se había marchado sin decir nada? "Estúpido nephilim" una vez más se molestaba, la acritud regresaba como su estado de ánimo favorito en estos días. Pobre desgraciado de aquel que le tocaba lidear con un brujo como él. "¿Y si Alexander se fue por eso" pensó repentinamente alarmado "calma, brujo" la risa de su subconsciente saltó cargada de burla "no te creas tan importante, creí que habías llegado a la conclusión de que necesitaba tiempo consigo mismo". Bane asintió y sonrió ante la dureza de la voz de la cazadora.

Ya veo puso cara seria entonces no necesitarás de mi ayuda, excelente, porque ya deben bastantes facturas. La Clave no paga sus cuentas, que decepción se metió a la tienda e Izzy se probó el abrigo ¿qué pasa? es bastante mono para ti negó tirando de el. Se lo quitaría, no le iba muy bien, ella necesitaba algo poco más largo en cambio en mi, lucirá de lo mejor, no hay nada que a este brujo no le siente bien lo tomó y se lo probó. Como mandado a hacer. ¿Que le hecho yo? ¿Qué te hace pensar que yo he hecho algo a tu hermano? Hasta donde sé, passa más tiempo contigo y sus misiones que conmigo, así que yo no tengo nada que ver con su ausencia irritado, el brujo se quitó el abrigo y cogió otro tendiéndoselo a la chica, prueba con éste.

Excelente pareja de compras aquellos dos, echándose indirectas, disgustándose uno al otro pero manteniendo su alma consumidora intacta. Bane cogió un suéter azul marino con finas franjas de azul tenue y lo entregó a la vendedora. Ese, sería para su chico.
Magnus Bane2
avatar
Brujo Antiguo
Mensajes :
112

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Isabelle Lightwood2 el Dom Ago 11, 2013 4:25 pm

A veces me asalta la duda de si Magnus no es en realidad un adolescente con síndrome de Peter Pan porque no puede ser que se comporta de la manera en la que se comporta. No solo ha incendiado el gorro sino que encima ¡me ha quitado el abrigo! Un abrigo monísimo, gris perla que me quedaba justo debajo del trasero, perfecto. Con un suspiro exasperado, cruzo mis manos en el pecho ante su lacónica respuesta.

-Las facturas a mi madre, Bane -le respondo- aunque creo que mi hermano ya te paga con creces la deuda- se prueba el abrigo y me mira insolente con esos ojos rasgados dignos de un tigre más que de una persona -te queda horrible, que lo sepas. Y no, no sé dónde está sino no te estaría preguntando. Hace días que está raro y por eso pensé que tenías algo que ver, y más aún después de verlo salir de tu casa hecho una furia -confieso bajando la mirada. No quiero malmeterme en la relación de mi hermano y él, pero Alexander lleva casi 20 años conmigo siendo mi hermano, tengo derecho a intentar sacarlo de cualquier problema que se precie.  

-¿Seguro que no habéis discutido? Alec lleva unos meses muy bien, muy tranquilo...-le digo al brujo mientras lo sigo a través de ropa y más ropa hasta el mostrador, donde compra un bonito suéter azul marino que con toda seguridad es para mi hermano: sus ojos y el suéter son casi del mismo color -lo único que se me ocurre es que hayáis discutido o que esté preocupado por algo, cosa que no creo porque últimamente nuestra vida es de lo más monótona.

Suelto un suspiro de cansancio porque sí, es cierto que nuestra vida es rutinaria después de la Guerra Mortal, pero no deja de ser agotadora. Tengo el cuerpo con más magulladuras que marcas angélicas y mi ropa lleva siendo anticuada por lo menos tres tempordas, ¡hasta Clary viste mejor que yo! Pongo el cerebro a elucubrar algún motivo por el que mi hermano mayor pueda estar enfadado con el mundo, pero no lo encuentro y todos los caminos me llevan...a Magnus.

-Magnus, quiero que sepas que como mi hermano esté molesto o dolido por tu culpa, te las verás conmigo -pongo los brazos en jarra, dando autoridad a mi voz- y sobretodo como le pase algo peleando contra los demonios por estar distraído, te faltarán kilómetros de tierra donde esconderte -sentencio.

Con pesadumbre me dejo caer en unos de los puff de la tienda, pasando mi mano derecha por el pelo recogiéndolo tras la oreja sin dejar de mirar al brujo de forma acusatoria.
Isabelle Lightwood2
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
89

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Magnus Bane2 el Dom Ago 11, 2013 8:26 pm

 La sonrisa cargada de picardía se instaló en los rasgos del brujo, todavía estaba el estado anémico de humor en sus doradas pupilas. Pero, no quería amargarse el día de compras, tenía mucho dinero en su cuenta bancaria y un guardaropa listo para no cerrar por un buen tiempo hasta que deciiera deshacerse de la ropa pasada de moda, eso si, jamás sacaría su chaqueta de lino que Camille había regalado hacía tantos años. La mantenía en una caja al fondo, olvidada, aunque, de vez en cuando recordaba lo cautiva que la tenía enterrada junto a sus memorias. De pronto la melancolía de la ausencia recaía sobre su ser como una nube oscura, relampagueando, sumiéndole en la agonía de la perdida. Ahora mismo la experimentaba mientras veía el abrigo, a diferencia de lo que decía Isabelle, podía ver en su reflejo que le sentaba bien. Y si de ego se trataba, el brujo lo mantenía mucho más alto. Así que, ganaba.

Oh, eso si que no exclamó tirando del abrigo con fuerza Alec, paga solo sus facturas. Si han sido costosos mis honorarios y no tengo nada que reprocharle, a él, pero ustedes, bueno, digamos que sus cuentas siguen creciendo coge una blusa de tul muy chic pero no estaba muy seguro de que fuera con el estilo de la cazadora. Era negra con un pronunciado escote. La alzó en gancho y la sostuvo en lo alto dirigido a ella uhmm..., creo que al vampiro diurno le daría un infarto si te ve con esto y tu madre no estará muy contenta con ello negó regresándola a su sitio -te gusta el satín, considero que es tu tela perfecta.

Yo nunca discuto, encanto sonrisa zalamera y cogió otra prenda. Un chaleco  de cachemira verde militar de aspecto informal, no recordaba haber visto nada de éste color en el armario del nephilim pero seguro le iría perfecto con aquellos vaqueros desgastados. Lo colocó junto al suéter y siguió pasando entre la ropa vestido entallado, negro de finos tirantes, corto y abierto del lateral. ¿Suena bien para ti o es demasiado vistoso? lo dejó al alcance de su vista enarcando una ceja dubitativa.

Soltó una risita rodando los ojos.

Deja de amenazarme, cazadora de sombras, que a ese hermanito tuyo tan sensual no he tocado ni el cabello. Hablando de discusiones, claro está sonrió con picardía mientras se escabullía a la parte trasera de la tienda. Las bufandas atrajeron su atención. La era de las telas vaporosas estaba aqui y él no perdería tiempo en elegir una docena. Una dorada fue a parar en su cuello, fibras plateadas daban un toque de luz y amo la tela en cuanto la tocó. Otra verde del mismo tono que el chaleco elegido para el Lightwood alcanzó a la primera y varias multicolores fueron sus amigas pronto. No necesito recordarte que antes de dañar a Alec me lanzaría en el gran cañón en cuyo interior me esperaría una horda de demonios, eso o simplemente desaparecería una bufanda más color caqui y un sombrero azul ¿has pensado que tu hermano es tan sensible que quizá lo que a ti te angustia unos segundos a él podría estarlo devorando? Solo digo que quizá, no está afrontando los problemas como todos nosotros.

Se cruza de brazos mirándola con recelo y disgusto. Jaque matte. Solito encontraba la respuesta y no le agradó en lo más mínimo. Ahora se sentía verdaderamente culpable por juzgar tanto al muchacho. Que tan solo es un adolescente pensó en voz alta.
Magnus Bane2
avatar
Brujo Antiguo
Mensajes :
112

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Isabelle Lightwood2 el Miér Ago 14, 2013 5:37 pm

Semienterrada en el asiento, asisto a la perorata que se marca Magnus en un segundo al borde del aburrimiento. Poco a poco, el cansancio acumulado de estos días de investigación y caminatas interminables va aferrándose a mis huesos provocando que este maravilloso día de compras se torne cada más en un tediooooso día de compras.

Mientras Magnus me enseña ropa -que he de decir que me pega mucho- yo me limito a asentir y a negar. Solo me muevo cuando me enseña un vestido negro divino que además es de mi estilo.

-Es perfecto- susurro. Elegante, flexible, y rematadamente sexy. De un salto, dejo mi remanso de paz y tranquilidad convertido en sofá y agarro la prenda que mi cuñado ha soltado de la mala manera. La sostengo entre las manos fingiendo escuchar a Magnus hablar de mi hermano y no sé qué cosas sensuales. Me coloco el vestido por encima y me miro en uno de los espejos; por un segundo me he visto con él y ha sido una visión...más que sublime.

-Mmm...aquí podría enroscarme el látigo -murmuro ante el espejo. La parte abierta en el lateral lo hace perfecto para eso. Sigo jugueteando con la prenda incluso cuando Magnus se pone melodramático y jura que jamás haría daño a Alec porque le quiere y blablabá. Ingenuo, él más que nadie debería saber que cuanto más amamos a alguien más daño le hacemos. Sonriéndome alegre en el espejo por última vez, me vuelvo a tirar en el puff.

-Magnus, ¡es justamente lo que me preocupa!- le digo en respuesta a su pregunta- Alec es paranoico de naturaleza. ¡Por el Ángel! Apuesto lo que sea a que antes de nacer meditó todas las posibles inconveniencias que su parto le podría dar a mi madre- me río de forma un poco despectiva- él nunca afronta los problemas igual que los demás...él, se los guarda y los analiza y analiza...hasta que dejan que lo consuman. Es por eso que te estoy preguntando si sabes qué le pasa. No quiero ver cómo se enferma o cómo se hace daño de forma estúpida.

Me paso las manos por la cara, intentando encontrar alguna solución y apartando de mí la sensación de agobio absoluto. Convierto mis manos en puños cuando escucho decir a Magnus algo que me hace explotar.

-Mi hermano no es ningún adolescente-digo entredientes- ¡tiene casi veinte años! ¡Ya no es ningún niño!- Puedo tolerar muchas cosas pero jamás toleraré que se menosprecien a seres queridos. Sé que Magnus adora con toda su alma a mi hermano pero a veces no le trata como debiera sino que parece que está hablando con un niño, y por desgracia Alec, Jace y yo apenas supimos qué era serlo. Me indigna demasiado que lo escude con esa excusa - Magnus, mi hermano apenas conoce el significado de ser "adolescente"... ha vivido demasiado preocupado por todo como para llamarle así.

Cabreada de repente sin saber exactamente por qué, me levanto del puff y me meto en el probador lanzándole una mirada asesina al pobre dependiente que ha osado a preguntarme cuántas prendas llevo para probarme.
Isabelle Lightwood2
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
89

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Magnus Bane2 el Dom Ago 18, 2013 3:22 pm

Magnus estaba harto de toda esta situación. Jóvenes que apenas acababa de salir de su infantil existencia queriendo ser los héroes en cada instante que hasta se olvidadan de vivir en toda plenitud. Cansado. ¿Será que podría irse a un lugar remoto donde ni las barreras del sumundo le alcanzaran? Pensó que después de que todo esto terminara, podría irse. No volver a inmiscuirse en los problemas de los nephilim, unicamente vivir para él. Ahora ese planteamiento sonaba absurdo existiendo Alec en el camino, pero cuando se marchara..., Nueva York nunca había sido realmente su hogar. Las lejanas tierras lo reclamaban y quizá ese momento estuviera bastante próximo. Idea que le dejó un tanto aturdido, en últimos días la mortalidad de todos aquellos que formaban parte de su vida era la principal causal de su falta de sueño, eso y su plan de ayuda para los vampiros raritos.

Se entretuvo con la tela de una bufanda mientras la chica Lightwood admiraba el vestido que él creyo era demasiado extravagante para una chica, claro que la cazadora amaba esta vestimenta realzadora de sus exóticas facciones, su despampanante figura y sus largas piernas de marfil. El negro realmente realzaba su pálida piel y su encantadora personalidad de patea traseros. Ya se la imaginaba con sus botas altas de tacón de aguja lista para atacar a un demonio con su látigo, llena de todo glomour en una fiesta de gala. Era buena idea invitarla a fiestas, ella siempre estaría lista para la batalla sin perder el estilo.

—Eres tan graciosa, querida— murmuró con disgusto. Hablar de Alec le ponía los nervios de punta. No era muy abierto con sus relaciones, al menos no con todo mundo y estar allí, con Izzy era una perdición, ¿por qué no estar en casa durmiendo una siesta o poniéndose a sus hechizos? No, estaba comprando bufandas y charlando con una niña sobre su hermano, un hermano muy sexy.

—Bueno, pues estamos en las mismas— cogió una playera de franela, reemplazaría la recién tirada en la basura aunque su pijama era de franjas no de burbujas, seguro no luciría muy bien. Que fastidio. Aún así la compraría porque parecía ser bastante cobijadora. —Yo por mi parte esperaré a que Alec quiera contarme todo, y si no lo hace, bueno, no puedo obligarlo, tu en cambio, bien podrías ayudarle..., eres su hermana, después de todo— pagó todo lo comprado y agregó una playera de malla azul eléctrico, solo porque el azul llamaba la atención.

—Pues para mi tu y todos tus amiguitos nephilim son unos nenes en pañales— argumentó con sarcasmo. Una dependiente estaba guardando las bufandas en coquetas bolsas y alzó una ceja sin entender nada de lo que hablaban. Bane le sonrió cuando la cazadora dedicó la más irritable mirada, —tal ves para ti sea tan normal que sea un muchacho con alma de viejo preocupón, pero para mi es ver a alguien desgastarse por tonterías, yo en cambio optaré por llevármelo y hacer que se le olvide todo en la comodidad de mi hogar— sonrió cuando ésta salió del probador.

—Luces como una niñita probándose la ropa de mamá— mintió aburrido, cogió sus bolsas y caminó con toda la dignidad que su alta figura le permitía —aqui entre nos, los Lightwood son demasiado caprichosos e irritables, que lo sepan.
Magnus Bane2
avatar
Brujo Antiguo
Mensajes :
112

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Isabelle Lightwood2 el Jue Ago 22, 2013 4:30 pm

Cualquiera que me viera se pensaría que soy la reencarnación joven, mujer y sexy del típico marido de las comedias románticas que envejece esperando a que su caprichosa esposa elija un vestido adecuado para la boda de algún mejor amigo: tengo las piernas repatingadas, la espalda hacia atrás y el pelo, largo y negro, sobresaliendo del puf. Una postura nada femenina, si me viera mi madre seguramente me reprendería diciéndome "Isabelle, aprende a sentarte en condiciones".

Y es que no es para menos, mi acompañante es exasperante y consigue sacarme de mis casillas con facilidad a pesar del cariño que le tengo. A veces me dan ganas de darle un latigazo pero entonces recuerdo que es él quien hace feliz a mi hermano. Ay, Alec, lo que soporto por tal de saber qué demonios te ocurre.

-Nenes con pañales... y me lo dice el que hace unos segundos se estaba probando un gorro de lo más infantil -replico lanzándole una mirada de irritación- no lo harás tan bien cuando anda gruñendo por todas partes. Quizá deberías replantearte si eres tan buena terapia como crees -me levanto y le alzo una ceja, esbozo mi sonrisa más viperina- quizá tus... "sesiones de terapia" no duren lo suficiente como para hacerle olvidar sus problemas.

En dos zancadas llego al mostrador donde una dependienta medio aburrida medio absorta en el estilismo del brujo me atiende con desgana. Bueno, no está mal: dos camisetas, unos vaqueros y un vestido de lo más ideal. Saco este último de la bolsa y me lo pruebo por encima.

-Si mi madre vistiera esta ropa, seguramente sonreiría más -le replico- "caprichosos e irritables". Sí señor, ese debería ser el lema de nuestra familia. Debería presentarme así: Soy Isabelle Sophie Lightwood, caprichosa e irritable para servirle. ¡Por favor!

Doy una carcajada falsa y seca y salgo de la tienda sin saber si me sigue o no. Entro en otra de ropa más "casual" y más de diario donde decenas de camisetas de esas a la que la gente puritana tachan de indecentes decoran casi todas las estanterías. Si Dios creó el paraíso, posiblemente este fuera el armario de Eva.

-Que sepas que no me olvido de mi pregunta, Bane -grito un poco para hacerme oír. Si me ha seguido hasta aquí me oirá sin problemas y si no, pues bueno, otra loca más gritando en un centro comercial- ¿qué le ocurre a mi hermano? Y no, no se lo puedo preguntar porque sé de sobra que me evadirá y no me dirá nada. El único capaz de sonsacarle información es Jace y últimamente apenas pisa el Instituto.
Isabelle Lightwood2
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
89

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Magnus Bane2 el Sáb Ago 24, 2013 6:16 pm

—Para tu información, ese gorro era bastante mono, señorita irritable— se enfrascó en la importancia de lo que en un tiempo fue llevar vistosos sombreros. Buenas épocas aquellas, algunas tan altas, con amplias alas, detalles, plumas, piedras y hasta velos. Muy gracioso. En esa época Camille era encantadora luciendo sus mejores atuendos, ah, como recordaba los guantes que la vampireza adoraba, tanto o igual que Bane a sus bufandas. Risotadas podía sacarle al brujo cuando hacía su rol de baronesa, muy a la antigua, muy a su tiempo.

Se hubiera quedado soñando despierto en las épocas del pasado, con Camille usando justamente la piedra que la Lightwood traíga colgada en su cuello. Aquellos intensamente verdes mirándole arrogante, decidida. Pero la cazadora estaba empeñada en 1. o hacerle sentir verdaderamente mal o 2. acabar con el resto de la paciencia que le sobraba. Posiblemente no fuese ninguna de las dos. Una cosa estaba seguro, aunque no quisiera causar mayor estragos en él, lo lograba. Bane, esperaba que inconscientemente que sino, la nephilim dejaria de ser de su agrado.

—Mide tus palabras cazadora,— murmuró lo bastante alto para que le escuchara pero bajo para sonar como una frase entre dientes. "Paciencia, Bane, paciencia" se dijo tocando el puente de su nariz. Quizá tuviera razón y todo éste tema sobre ser inmortal estaba afectando al recién declarado homosexual. Venga, se tenía que ser de la minoría para decir algo como eso de recién declarado y Bane no lo era. Como fuese, Alec no estaba aceptando todo como se hubiera esperado. El brujo avanzó en su estado irritable de ánimo, molesto al punto de importarle un bledo seguir comprando.

—Talves deberías agregar que también eres la persona más petulante en la historia de los Lightwood— mira sus uñas con especial interés. Intenta por todos los medios que pase su malhumor antes de que haga algo que lamentará. Bien, no podría lamentarlo, pero Alec no estaría muy feliz de que dejara a su hermana sin su espesa cabellera oscura. Una risita quedó suspendida en su garganta. "¡Te imaginas? ¿Qué meneará después? Pues ya mucho hace con su terrible contoneo".

Allá iba la señorita tan altanera. "Nephilims" salió incluso antes de que el brujo lo hiciera. La observó irse y poco faltaba para que se abriera un portal y se transladara a Timbuktu montado en una..., una llama. Quizá hasta lo que pasó en Perú fuese un suceso menos extraordinario que lo que haría el brujo en la República de Malí. No, mejor prefería quemarle el cabello, eso enfadaría a la chica y de paso lo divertiría a él. Una mejor idea y sin fugarse a un lugar que odiaba.

No obstante la siguió a cortas zancadas. La muchacha entró a otra tienda que por buena fortuna del Hijo de Lilith no tenía rebajas. Se quedó de pie, en las puertas altas del comercio. La escuchaba gritar desde el interior con su voz amortiguada por las telas. Divertidas tiras de ropa coqueta colgaban en las paredes, brillantes, largas, cortas. Todas ellas desbordando la sensualidad y sin tener ningún cuerpo adornandolas. Sí, parecía ser del gusto de la cazadora. Bane, por el contrario no encontraba atractivo, ni siquiera podría usarla.

Se giró recostándose en el marco de la puerta. Sus orbes doradas-verdosas admiraban el diseño de dios. Exacto, veía a los mortales pasar. Los humanos a sus ojos son tan hermosos, perfectos. Adoraba su vitalidad, el brillo en sus miradas, la candidez al caminar, el sonrojo imperceptible. Una hada travieza compartía un panquesillo con un muchacho de indiscretos ojos café. Un hombre lobo compraba una enorme camisa en oferta, horrenda, a cuadros. Bane se debatía en ir y ayudarle a elegir algo favorecedor o seguir golpeando su mal humor con Isabelle.

—En ese caso— entró a la tienda quedándose lejos de la cazadora, temía que "perdiera el control" de su magia y por equivocación la transformara en un bonito perchero donde colgar sus bufandas recién adquiridas. —No te diré nada, soy un confidente— argumentó recargando su hombro sobre el respaldo de lo que aparentemente era una silla alta. Imaginaba que servía para probarse el calzado. —Y dado que no estoy obligado a decirte nada— resopló y la miró con burla. "Sin contar que no se nada, de cualquier forma".
Magnus Bane2
avatar
Brujo Antiguo
Mensajes :
112

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Isabelle Lightwood2 el Mar Ago 27, 2013 7:31 pm

Observo a mi interlocutor que como sospechaba ha entrado detrás de mí en la tienda. Puedo notar cómo mis comentarios han hecho efecto en su falsa apariencia de "no me importa nada" y ha dejado relucir su enfado. Normalmente si no estuviese alterado me hubiera contrarrestado el comentario sobre sus sesiones de terapia con algo mucho menos ortodoxo que un "no te columpies". Además está el hecho de que intenta enfurecerme usando mis palabras en mi contra; suerte que los años y mi carácter me han hecho toda una experta en la materia. A diferencia de Magnus, las cosas no me llegan a afectar tanto como para minar mi carácter y mi vípera lengua. Al final va a tener razón y todo y voy a ser la Lightwood más petulante de la historia, teniendo solo por delante a mi señor padre.

Hipnotizada sigo el rastro de unos zapatos monísimos a cada cual más alto que el anterior. Unos vertiginosos Manolo Blanik color negro me gritan desde su estantería que los pruebe y yo no puedo hacer caso omiso a las voces en mi cabeza. ¿Qué clase de Lightwood sería si no? Poniéndome de puntillas los consigo agarrar sin que se me caigan encima, y sentándome de la manera más correcta que sé, me dejo caer en una silla alta sobre la que se apoya Magnus.

-Eres un confidente: debes de contármelo todo ¿así funcionan las cosas no? -alzo los ojos en un gesto de desesperación- por la forma de decírmelo sé que no tienes ni idea, es más, creo que yo no sé ni de lo que estoy hablando ya.

Hago un gesto con la mano para mandarlo a callar y acto seguido paso a pelearme con el zapato. Como si del cuento de la Ceniciente se tratase, los preciosos tacones negros encajan a la perfección en mis pies. Al levantarme del asiento, compruebo satisfecha que uno, no corro riesgo de caerme -son la mar de cómodos- y dos, estoy a la misma altura que Magnus. Hastiada ya de este estúpido juego, decido que ya es hora de dejarle las cosas claras al excéntrico brujo.

-Mira, no sé si lo sabes pero la ciudad está cayéndose a trozos por minuto y no tengo tiempo para perderlo en hablar contigo sobre el paranoico de mi hermano -le espeto mirándole a los ojos- si vas a decirme qué demonios le pasa para poder ayudarlo, poder decir "ey Alec, no te preocupes por esto" y evitar que acabe siendo pasto de los demonios que asolan la ciudad, dímelo pero si de verdad no tienes ni idea, más te vale averiguarlo -alzo las cejas, y aprieto un pocos los dientes- que yo sepa, tú y yo buscamos lo mismo: proteger a Alec. A mí no se me ocurre qué puede estar pasándole pero sospecho que tiene que ver contigo. Ahora si me disculpas, he de pasar por caja a estas preciosidades.

Me apoyo un momento en la silla y me saco los tacones. Me calzo de nuevo los míos en un santiamén y corro a la caja para comprarlos, son un poco caros pero son tan ideales que no los puedo dejar abandonaditos en la tienda. Ni a ellos ni a los dos tops que he añadido a última hora en un impulso. Antes de salir de la misma, miro a un momento a Magnus de manera altiva y sigo caminando hacia fuera.
Isabelle Lightwood2
avatar
Cazador de Sombras
Mensajes :
89

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Magnus Bane2 el Dom Sep 01, 2013 9:50 am

Su mirada husmeaba entre la ropa, la temporada de otoño-invierno estaba a la vuelta de la esquina. Shorts cortísimos de tantos diseños, destacando los coloridos. Mallas de estilos, colores, estampados; no le sorprendería ver algunas con foquitos de neón. El animal print seguía en la punta de su apogeo. Chaquetas, gabardinas, abrigos, pantalones, botas alta, y más, mucho más. Bane amaba las compras aún cuando solo que tuviera que observar las telas, suaves, texturizadas, con brillos y entramados complicados. Podía olvidarse de su mal humor al estar aqui, o eso hubiese pensado hasta que su santuario fue profanado por la irascible y pérfida Isabelle Lightwood.

—Si te lo dijera dejaría de ser un confidente— negó bajando la mirada hacia la muchacha. Sintió la misma desesperación oculta en su interior. Un paso en falso y zas, el brujo terminaría echo trizas por las dudas, no las suyas. —Tonta niña— murmuró —algunas veces no es necesario saber, la verdad no siempre es divertida y los secretos en ocasiones no son importantes como creímos que eran— se encogió de hombros. Quizá Alec solo quería respirar aire fresco lejos, solo y realmente no escondía nada.

Resopló haciendo un gesto con la mano. Su mirada felina clavada en un par de Allen Edmonds café, bonito diseño pero demasiado elegantes para su gusto. ¿Con qué los combinaría? ¿Sus pantalones de cuero? ¿El sastre olvidado en el closet? No, ni a Alec le vendría bien. Lástima, parecían cómodos.

—Lo que le pase a la ciudad no me interesa— dijo. Su humor para comprar se había ido igual como el querer seguir hablando de Alec con esa cazadora irritable. Le recordó a Tatiana, todo una diva. Soltó una risita que se esfumó al escuchar pasto de demonio y el nombre del moreno en la misma frase. Bueno, allí si que importaba lo que pasaba, pero ese, era su asunto. "No olvides que es su hermana" se reprendió "y no es como que te importara, brujo. Solo salvas a una persona cada milenio" risillas de burla y los ojos entrecerrados del brujo. "¿Una persona? Creí que la última vez había salvado a todo un grupo de nephilim".

Dedicó un guiño a la miradita heredada de "hey, aqui un perfecto Lightwood queriendo enseñarte quien manda". Salió de la tienda, sin comprar nada. Estaba molesto por no llevar ni una prenda, molestia que se dispersó en el momento en que pensó que siempre tendría su magia para tener todo cuanto quisiera. Alegremente "brujo bipolar" caminó alcanzando a la cazadora y pasando de largo de ella. Se detuvo obligándola a hacerlo también, frente a él.

—Que quede una cosa en claro. Si tu mundo se destruye, a mi no me importa. Si Alexander huyó de ustedes, tampoco me interesa y si me entero del porqué lo hizo aunque tuviera que ver conmigo (cosa que dudo), bueno... tu serías la última persona a la que recurriría— sonrió posando sus maliciosas orbes en las de ella. Había una cosa que le sorprendía de todos los nephilim —en la mayoría, en todo caso— era su amor por sus compañeros, sus parabatai y a veces en por su familia, como en esta ocasión.

—Tu tiempo con éste brujo se terminó, querida— dio un paso a su costado para dejarle pasar —hazme saber si necesitas mi ayuda... me refiero al vampiro diurno— se colocó las gafas que no intuyó su magia puso en sus dedos y se marchó.

Gracias a todos los santos habidos y por haber, que este día de compras había terminado. No aguantaría a su horma de su zapato por más tiempo. ¿Así de fastidioso resultaba él también? "Pero yo soy grandioso". Unos pasos más y ya se encontraba en su loft, bolsas desparramadas en su sofá y la botella con Yin Fen esperando su actuar. Tendría que ponerse manos a la obra para mejorar y contrarrestar los efectos adictivos de su fórmula quita sed.

—Debo pensar en un mejor nombre...
Magnus Bane2
avatar
Brujo Antiguo
Mensajes :
112

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Inquisidora H. Blackthorn el Lun Sep 09, 2013 12:07 pm

TEMA CERRADO
Inquisidora H. Blackthorn
avatar
Inquisidor de La Clave
Mensajes :
423

Volver arriba Ir abajo

Re: Si quieres cambiar tu vida, comienza por tu armario [Magnus Bane]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.