Últimos temas
» You are with me now || Jules & Caleb Nightshade
Jue Ene 05, 2017 9:27 am por Caleb A.Nightshade

» Mundo Subterráneo (Reapertura) {Afiliación Elite} {Cambio de Botón}
Jue Oct 27, 2016 7:18 pm por Invitado

» Walk Of Fame - normal.
Sáb Oct 22, 2016 4:33 am por Invitado

» Forever is only the beginning [Normal]
Miér Oct 12, 2016 5:47 am por Invitado

» Twilight Rol Suiza - Cambio de Botón
Jue Sep 29, 2016 11:15 pm por Invitado

» || Petición de Rol ||
Miér Sep 07, 2016 11:20 am por Gareth Beckett

» Dark Paradise (af. Elite)
Mar Sep 06, 2016 1:28 pm por Invitado

» University of Southern California [Af.Elitel]
Mar Sep 06, 2016 10:53 am por Invitado

» The Worlds Collide - Afiliación Élite
Mar Ago 30, 2016 2:41 pm por Invitado

» [Af. Normal] Cazadores de Sombras RPG
Vie Ago 12, 2016 11:08 am por Invitado

»  || Ficha de Jules M. Nightshade || (En Proceso)
Sáb Ago 06, 2016 6:23 pm por Jules M. Nightshade

» The next stop is...[Kate Weatherrose]
Miér Jul 06, 2016 11:07 am por Cónsul J. Nightshade

» Un nuevo comienzo. [ Jane Youngblood]
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» Lose your mind, comienzan los problemas (priv.)
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

» ||New truth|| Alexandra C. Gray & James F. Jackson
Miér Jul 06, 2016 11:06 am por Cónsul J. Nightshade

Afiliados Hermanos
1 de 5
Créditos
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» El tablón de anuncios es una creación de Arabella23
Directorio
0 de 9
Afiliados Elite
0 de 33

Freak's Pulse [Noah Bennet]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Lun Jul 29, 2013 5:22 am

La ciudad de Nueva York, tenía muchos puntos de interés, edificios históricos, monumentos, museos. Parajes de naturaleza en mitad de todo aquel entramado de fríos edificios, anómalo no era la calle que poseía una decena de restaurantes. Cada minuto miles de personas atravesaban las calles de la ciudad de camino a los grandes rascacielos. El asfalto saturado de coches y taxis enloquecidos pitando como siempre  un día corriente de trabajo. El metro congestionado en aquellas horas de gente impaciente dirigiéndose a su lugar de trabajo, clases o de turismo. Pero en la quinta avenida, había una singular atracción a la que los neoyorkinos comenzaban a unirse.

Cuando la famosísima marca de dispositivos móviles, informática y accesorios, reconocida por el símbolo de la manzana, sacaba en primicia un nuevo modelo de cualquiera de sus dispositivos. Miles casi millones de tecnofrikis hacían colas kilométricas, para comprar el producto. Realzando la imagen de un país sumido en el completo caos del consumismo.

Entre todos esos mundanos, se encontraba la nephilim. Resguardada del frio con su abrigo de lana, con la capucha puesta. Su cabello castaño cobrizo se lo había recogido en una trenza que se apoyaba en su hombro escapando del abrigo. Se apartó un mechón del cabello de la cara, con rasgos delicados daban siempre la errónea imagen de su carácter. Dejando a la vista sus grandes ojos azules zafiro rodeados por espesas pestañas, que siempre analizaban cuanto rodeaba, quizás defecto de su trabajo. Las runas estampadas en su piel blanca, ejercían un poderoso contraste en la piel. No obstante solo se lograban ver un par de terminaciones cerca del cuello, y en las manos.

Un detalle que no se percataría nadie de los presentes, era un don o maldición de la joven: Y  es que cada una de las emociones que cada ser viviente emitía era capaz de canalizarlas como suyas en su cuerpo. Era información que a veces deseaba no tener, y debía por su bien, protegerse por escudos mentales, bloqueando el acceso de esa información. Con tanta gente: era capaz de sentir la impaciencia de la joven de gafas, varios puestos, detrás de ella que no hacia más que dar golpecitos con el zapato al asfalto como si fuera a servirle para obtener el dichoso teléfono nuevo. Un hombre ataviado con un traje de etiqueta, estaba leyendo el periódico, terriblemente molesto con los gritos de varias chicas atrás que comentaban con energía las fotos que tenían en los móviles, mirando las redes sociales y bebiendo un café recién hecho de una marca internacional de cafés con el logotipo en verde y blanco de una sirena. Cansada del exceso se puso los cascos y algo de música  a todo volumen, aislándose del planeta por minutos.

- “When you feel my heat, look into my eyes….It’s where my demons hide….” – cantó en bajo, se sabia de memoria miles de canciones, la música era su vía de escape y su salvación. No era extraño oírla cantar cuando pasaba, pero era plenamente inverosímil que cantara ante los demás.

Miró al cielo encapotado, esperaba que la tormenta no le pillara esperando, pues estaba de mal humor y hambrienta, no había desayunado con las prisas y necesitaba su dosis diaria de café o más de uno padecería su cólera. En cierto sentido era una tecnofriki, pero no estaba allí por capricho sino necesidad. Su anterior móvil estaba en la basura, destrozado en mil piezas: las peleas con demonios a veces tienen daños colaterales irritantes. La batería estaba fundida, miles de chips sueltos, y la pantalla partida en dos saltando chispas, con icor demoniaco destrozando lo poco que quedaba de lo que se llamo durante mucho tiempo “su móvil”.  Por suerte, un viejo contacto había logrado reservarle un nuevo modelo, con los mismos detalles del anterior modelo: todos sus datos, y la frase de su familia nephilim grabada en el posterior del móvil.

Concluyentemente, precisaba un nuevo móvil, o todo el mundo especularía que había muerto.
Por fin abrieron la tienda, con unos minutos de retraso y casi la gente sufre un colapso por la emoción. La joven nephilim resopló malhumorada entró, acercándose al mostrador, mientras se quitaba los auriculares. Un mundano la sonrió y gentilmente se dispuso a atenderla. Se preguntaba cuanto duraría aquella sonrisa artificial, ya que no era capaz de simular alegría en el interior de la persona. Era el tipo de emociones que la irritaban al borde de querer sacudirlo. Pero se llevó la mano al colgante de su madre, una lágrima de zafiro. Era serenidad y paz, calma cuando mas la demandaba, como si su madre al otro lado del plano de la muerte, la pretendiera ayudar.

- Tengo una reserva a nombre de Birdwhistle. – explicó con claro acento de la antigua Inglaterra, mientras el joven tecleaba en busca de esos datos. Y acto seguido le devolvió la misma sonrisa.
- ¡Ah si! Matthew lo trajo esta madrugada, ¡Felicidades! - ¿Por qué felicidades? ¿Por qué un demonio había destrozado su móvil, y ahora tenia que gastarse los cuartos por otro? ¿Por qué no había desayunado solo para llegar de las primeras? ¿Por tenerla esperando, para abrir con retraso pese a que para ellos eran puntuales? Seriamente, la joven estaba pensando si al romperle las costillas seguiría sonriendo con la misma cara de palurdo y felicitándola.
- Ah gracias, ¿puede dármelo? – preguntó educadamente, dejaba sus pensamientos de apalearle para disfrute de su cerebro. – Tengo algo de prisa, y la gente detrás de mi querrá tener uno también antes de que acabe el día. – Suspiró, veinte minutos después, con la cartera más ligera de dinero, sintiendo el desprecio de los impacientes de la cola en la nuca: Ya tenía el móvil. Además de la bolsa de la tienda en la mano cargando con la caja del móvil y demás tonterías que hacia que un friki pudiera sufrir un paro cardiaco. Oficialmente, era una victima más del consumismo, ya podía añadir ese detalle a su currículo vitae.

Se apartó de la cola, frente a un expositor con tabletas de última generación, para encenderlo y comprobar las llamadas, tenia en torno a diez llamadas de Magnus. Eso iba a costar caro explicárselo sin que no acabara regañándola y posiblemente sin dirigirla la palabra unos minutos como castigo. Su estomago estaba agonizando por un trago de café, no era su día. Cuando se dispuso a irse a por el típico desayuno americano,  distraída con el móvil. Chocó de frente contra alguien y  ambos cayeron  al suelo, mientras se desperdigaron sus pertenencias por el suelo. Pero lo que la impresionó no era el hecho de que parecía una especie de confabulación planetaria contra ella aquel día, sino que con la persona que había chocado, tenia la misma aura que un hijo de Lilith.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Noah Bennet el Lun Jul 29, 2013 7:04 pm

Dice un antiguo dicho que el tiempo pasa más lento cuanto más deseas algo. Noah, el Nómada, lo sabe bien porque lleva esperando el ansiado día "D" desde que Apple anunciará el nuevo iPhone 7G. Como si de un mundano se tratase, el brujo se ha levantado más temprano de lo habitual dispuesto a hacer cola en la tienda nueva que han abierto en Nueva York. Aun con legañas en los ojos ha esperado estoicamente en la cola durante un par de horas, y por fin ha adquirido su maravilloso télefono nuevo, que además contiene de todo. Como dueño de una pequeña multinacional de telecomunicaciones y experto en la materia, examina con ojo clínico probando sus funciones, disfrutando como un enano en el día de Navidad. Bien podría haber chasqueado los dedos y haberlo tenido gratis, pero como comerciante tenía el deber de comprobar el precio y calidad del producto; además la tecnología es uno de sus placeres culpables. 

Una vez catado el móvil, se lo guarda más feliz que una perdiz en el bolsillo de su chaqueta y sonríe al pasar por delante de un espejo. Su pelo está corto, mínimamente rizado, lleva la perilla bien perfilada y va impecablemente vestido: un tweed gris perla, con camisa blanca, corbata azul oscuro y zapatos italianos. Todo eso unido a una perfecta sonrisa y a un pequeño pendiente en la oreja izquierda. 

-Don Juán- se dice. Con una sonrisa trastea por la tienda buscando algunos objetos que necesita, como por ejemplo un nuevo portátil donde seguir diseñando nuevos dispositivos. Su empresa no es archiconocida, pero en secreto diseña cosas para la famosa marca de la manzana mordida. La ironía de trabajar en un Mac para crear cosas para la compañía y venderlo bajo el sello "Bennet Co", es una de las cosas que más gracia le hacen al inmortal.
Con mucho disimulo, cotillea el precio y mira las características para saber si ese es el que necesita. Asiente y saca su flamante nuevo móvil para apuntar la referencia y decírsela al dependiente.  Distraído, comienza a moverse entre el tumulto de tecnofrikis ansiosos por el iPhone y consigue hacerse un hueco libre hasta el mostrador, sin embargo, no es capaz de dar dos pasos cuando por culpa de estar jugueteando con el cacharro, choca contra una muchacha de frente. Él mostrando su no perdida caballería del siglo pasado, le coge de la mano y la ayuda incorporarse.

-Perdone, señorita- le besa la mano en un gesto estudiado, galante- no le había visto.

Con una sonrisa seductora, fija su mirada en su rostro y se sorprende al ver que en el borde del cuello hay señas de unas marcas.

-Nephilim- entrecierra los ojos- no sabía yo que a los de tu raza les gustara la tecnología.

Se ríe de su chiste y provoca que de su mano salga una pequeña mecha azul.

-Noah Bennet, el Nómada -se señala a sí mismo- a su servicio.
Noah Bennet
avatar
Brujo Novato
Mensajes :
56

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Mar Jul 30, 2013 6:12 am

El golpe la dejó unos segundos aturdida, lo suficiente para no darse cuenta de que habían tomado su mano y ayudarla a levantarse. Se sacudió el abrigo. La nephilim  vestía un sencillo jersey de color chocolate, unos vaqueros azul oscuro pitillo y botines de tacón grises. Sencilla, pasaría desapercibido entre la multitud, no le convencía ser el centro de atención. El que había reconocido como hijo de Lilith se había disculpado y besado la mano,  eso la quedó congelada un par de segundos antes de reaccionar. Hacia tiempo que no había visto tal muestra de modales, inclinó la cabeza, como si olvidaran por segundos que estaban en el siglo XXI y en una tienda de alta tecnología mundana. Apartándose el cabello, notó sus mejillas sutilmente rojas, apagándose ya de la sorpresa del beso, la voz de Magnus Bane surgió en su cabeza diciéndola al oído “en el fondo eres una ingenua, pequeña Aria” y ahora se llevaba toda la razón.

Ante ella tenia un sujeto interesante, con una sonrisa elegante pero sin tratar de ser excesivamente pretencioso. Sus emociones se encontraban agitadas, sin lugar a dudas algo reciente le había provocado un estallido de felicidad e ilusión, pero en el fondo podía sentir un leve marca del pasado, ¿dolor? No estaba muy segura, los hijos de Lilith sin darse cuenta creaban escudos que volvían mas complejo analizarlos pero no imposible.  Para ella era un sujeto ya bastante atrayente desde el punto emocional y sobrenatural.

- Disculpa, yo no miraba por donde iba…- mencionó mientras recogía el móvil del suelo por suerte no había sufrido daños y lo guardó en el bolsillo. Aquel comentario, cuando logró ver que era una nephilim interesada por esos cacharros, le molestó aunque buscaba aun el porqué de su enfado. - ¿Tecnología? Esto son obras de arte de la tecnología y el diseño. Su procesador, agiliza el manejo a una velocidad vertiginosa incapaz de ser igualada. Poseen un disco duro de gran tamaño para la descarga de aplicaciones que faciliten su uso. La conexión a internet brilla, haciendo que casi desde el móvil puedas pagar un café. Disponen fuentes de bibliotecas, para horas de música, al igual que la tarjeta grafica permite ver películas y series mejor que la televisión. Sin mencionar otros miles de atributos. – se cruzo de brazos, tras aquel discurso que parecía mas propagandístico en defensa de la marca. Aunque el nivel de conocimientos no era el de un experto, podía hablar de su experiencia personal, y como se había acostumbrado a la vida con ellos. Era una friki, no solo de tecnología, los mundanos tenían demasiadas cosas atrayentes en las que ocupar tiempo de la vida de un cazador de sombras.- Tecnología a secas es casi insultarlos. – se enfrentó, aunque no hablaba ella sino su estomago por estar en ayunas.- Y lo mismo podría decir de usted, no esperaba que un hijo de Lilith estuviera tan interesado para hacer cola.- Sonrió brevemente  encogiéndose de hombros. No tenia remedio, si tenia hambre se ponía de mal humor, siempre había sido así. Si bien era concluyentemente chocante que dos seres sobrenaturales se encontraran en algo tan mundano, aquel encuentro tan fortuito le provocó una breve carcajada, nunca se sabia que iba a ocurrir en este mundo y cada día se sorprendía mas aún.

La carta de presentación, la fascinó, la nephilim sentía una profunda devoción y respeto por la magia. Era como si a un niño pequeño le ofrecieran la vista de deliciosos y coloridos caramelos. Siempre atendía respetuosa a Magnus, y no le quitaba ojo de encima mientras trabaja aunque al final la echara de la habitación cansado de sentirla detrás de él. La magia estaba en parte conectada con la fuerza de la naturaleza, la requería y tomaba fuerzas de ella. No era extraño que sintiera fascinación de gente que podía lograr invocar bestias, elaborar pociones y hechizos manipulando la naturaleza a su antojo.  Pero al menos debía guardar las formas, miro a su alrededor, por suerte los mundanos estaban centrados en absoluto en los móviles para prestarles atención.  Ni siquiera aquella llama azul de la mano del brujo consiguió que apartaran las narices de los móviles.

- Disculpa mi mal humor, no desayune, y me pongo ligeramente irascible. – las mejillas adquirieron calor unos segundos, hablando de un modo mas respetuoso. No era tan idiota, solo tenía hambre. – Adrianna Birdwhistle, es un placer. Es decir, no chocar, sino conocerle. – Explicó tratando corregir el error. Parecía que el error había sido solventado.-  ¿Qué le trae por una tienda mundana, haciéndole despertarse tan pronto, señor Bennet?  – preguntó cortes, tratando de corregir su mala imagen del comienzo.- Disculpe ser tan indiscreta, pero sentí su agotamiento, así que supongo que no soy la única que madrugó para llegar de las primeros. – Argumento en defensa, la observación y la empatía, le proporcionaban más información de la que una persona normal lograría obtener. Se preguntaba siempre si era una maldición o una bendición, siempre dudaba en ese punto. Se fijo en Bennet, había algo en el a parte de que fuera brujo, que le advertía de que probablemente lo había visto antes, aunque su memoria no era capaz de ubicarle. – Me resulta familiar, aunque es la primera vez que nos hemos encontrado. - ¿Dónde le podía haber visto a ese brujo? ¿Es que era famoso? ¿Algún músico? ¿De algún grupo? Miles de preguntas asaltaban a su cabeza, el brujo era un rompecabezas sorprendente.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Noah Bennet el Miér Ago 07, 2013 2:20 pm

El brujo observa la reacción de la nephilim entre divertido y receloso. SU relación con los hijos de Raziel no es que fuese especialmente mala, aunque tampoco era excelente, sino que siempre se había limitado a simples acuerdos comerciales relacionados con invocaciones o con productos relacionados con viruela demoníaca o similares. Cruzarse con una nephilim puesta al día e interesada casi tanto como él en la tecnología, era algo que en sus casi ochenta años de existencia no había conocido nunca.

-Interesante...-murmura con una sonrisa, totalmente maravillado- jamás había conocido a una nephilim que trabajara para Apple -suelta una carcajada seca, dándole a entender a la muchacha que no la está insultando y que la sola idea de ver a uno de los suyos modernizados, le resulta prodigiosa-sin ánimo de ofenderle, señorita, he de decir que me resulta usted... fascinante. Siempre he tomado a los hijos de Raziel como personas arcaicas, demasiados embaucados por el poder y la gloria y ahora usted, con un simple discurso, me acaba de romper los esquemas -le guiña el ojo, y se ríe al escuchar cómo le trata de señor -vaya! esto sí que es una sorpresa, pocos nephilims lo tratan a uno como señor...- susurra. A cada segundo que pasa, el espécimen que tiene en sus narices, se va haciendo cada vez más único al comportarse de una manera tan educada y cortés que le es difícil creerse que no sea de verdad una "runárica" como él le dice a los de su raza. Con una sonrisa cada vez mayor, la escucha atentamente guardando un respetuoso silencio. 

-El placer es mío, señorita Birdwhistle. Déjeme decirle dos cosas: la primera, no me trate de usted, me hace sentir viejo y a este cuerpo -se señala así mismo- no le gusta sentirse así; y segundo no está usted siendo indiscreta sino curiosa. Y la curiosidad es una características de los inteligentes -se humedece los labios y asiente ante la afirmación que ella pronuncia al decir que está agotado- no le falta razón, estoy agotado. Me he levantado más temprano de lo habitual, y eso, cuando uno está acostumbrado a vaguear pues le pasa factura -se encoge de hombros- pero merece la pena, ya que tal y como usted dice madrugué para llegar temprano, pero lo hice por un buen motivo: recoger a mi nuevo y flamante amiguito- saca del bolsillo de la chaqueta el móvil que poco antes de tropezarse guardó y se lo enseña- como usted sabe, ha salido hoy a la venta y no quería perder la oportunidad de tenerlo el primero. Bien podría hacerme con él con un chasquido, pero querida, comprar cosas que funcionan gracias a un chip, es uno de mis placeres culpables. Además, mi oficio secundario son las telecomunicaciones, por lo que ¿qué menos que conocer a la competencia?

Sonríe divertido y gira el dispositivo móvil para mostrárselo, guardándolo segundos más tarde. Acto seguido pone cara de sorprendido al ver que la chica le reconoce -créame que si nos hubiéramos encontrado antes usted y yo lo recordaría. Es difícil olvidar un rostro tan bonito y mucho menos, unos ojos como los suyos -interiormente, el hijo de Lilith se reprende a sí mismo por coquetear con todo aquello que se le cruza por el camino pero en el fondo sabe que está en su naturaleza- quizá me haya visto en la Guerra Mortal- se pasa la mano por el brazo donde la runa brilló esa noche- o puede que nos hayamos cruzado en el Instituto; Hodge solía llamarme de vez en cuando, sobretodo para ayudarle en tareas de reconocimiento... o puede que me haya visto en Internet o en la Tv... hace años tuve mi época dorada -contesta vagamente.


Con un suspiro, se pasa la mano por la barba y sonríe al tiempo que la examina en profundidad sin querer parecer indiscreto. Durante un segundo, pierde la concentración al ver que la chica lleva al cuello un colgante parecido al suyo y eso provoca que su glamour se "desconecte" durante dos segundos. Como si de un niño pequeño se tratase, se refriega los ojos mientras la magia vuelve a hacer efecto. Se sorprende así mismo deseando que no haya visto cómo se pupila se tornaba roja; no quiere que la chica se asuste pese a que posiblemente haya visto a brujos mucho más terroríficos que él.

-Perdona, no quiero incomodarle pero no he podido parar a observarle, como le he dicho me resulta fascinante -explica- no piense usted que la miro de una forma que no sea mera curiosidad... científica. Simplemente me llama la atención -con delicadeza, le ofrece la mano- espero que pueda perdonarme. ¿Puedo compensarla con un desayuno?
Noah Bennet
avatar
Brujo Novato
Mensajes :
56

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Jue Ago 08, 2013 8:45 am

Las palabras del brujo la hicieron reír. Era cierto, creía que tratara de venderle el móvil que hoy se ponía a la venta. Por suerte le resultó hilarante al hijo de Lilith y no le molestó. La ausencia de desayunar, inducía a un humor del que siempre se arrepentía. Era extraña la forma de proceder de su organismo, pero no iba a discutir en esos momentos con su cuerpo.

- Si fuera de ese modo, deberían estar pagándome un sueldo. Cosa que no hacen, convendría hablar con recursos nephilims. – bromeó dibujando una sonrisa, por lo menos había algo bueno en el día, lejos de todo lo material, una compañía agradable.-  Señor Bennet, en lo referente a mi persona, me salgo de las imágenes mentales que los demás crearon sobre los hijos de Raziel. - aclaró al brujo que la miraba atónito.

¿Por qué procuraban aquella imagen? ¿Es que ser nephilim incluía la arrogancia por defecto? ¿Estar atado a las largas tradiciones y despreciar a los subterráneos? ¿Es que no habían transcurrido los siglos suficientes para evolucionar mentalmente? Como ella solía preguntarse muchas veces ante la actitud de los demás subterráneos.  “¿No eran todos, un compendio de seres sobrenaturales conviviendo los unos con los otros?”  No obstante esa idea, quedaba en el tintero. Idealista, era una de las características de la joven Birdwhistle.

- No me ofende señor Bennet. Sé que no nos ven como seres comprensivos y modernos. Me da lastima que muchos den esa imagen y me disculpo por el trato que haya tenido con mis hermanos nephilim. – bajó varios segundos la cabeza, a modo de disculpa. – Pero tiendo a romper ese icono de nephilim, mis padres me educaron en la igualdad de todos los seres mágicos. – sus mejillas adquirieron un tono carmesí, no estaba acostumbrada a un halago, sin borrar la sonrisa del comienzo. – Me gusta rodearme de conocimiento, máxime si estos incluyen desarrollos tecnológicos.  Para comprendernos, debemos comprender todo lo que nos rodea. Eso exige mucho estudio. – lo que dijo el brujo le asombró aún mas. – Son mis modales, disculpe si le resultan extraños. Bien si no quiere que le trate de usted ¿Puedo llamarlo Noah? ¿No le molestará?- encogió los hombros, restándole importancia a sus tan odiados modales.-  Sin embargo, a veces la curiosidad entra en terrenos personales, y no soy capaz de controlarla. Por eso me disculpo.

Las palabras del brujo Nómada, parecían tratar de cautivarla, cada frase era delicadamente seleccionada para sorprender a su mente aún mas de lo que ya estaba. El tono de su voz, agradable y alegre, sin duda daba un gran ejemplo de aquello a lo que se dedicaba. Un buen director debía tener una cierta capacidad para hipnotizar con las palabras tanto a sus clientes como a sus socios. Coincidió en esa idea de obtener las cosas con esfuerzo, la recompensa era mas alentadora que chasquear tras haber dormido sus horas pertinentes y desayunar sosegadamente, teniendo el teléfono sin haberse esforzado en conseguirlo.  “Sin esfuerzo no hay beneficios “decía su madre, lograba escuchar su voz de nuevo en su cabeza con total claridad. Los dos habían madrugado para lograr un cachivache que haría babear a los mundanos y los que no eran mundanos, sin duda eran dos frikis de la tecnología.

Volviendo al tema de haberse visto, nada de aquello encajaba en la memoria de la nephilim, poco tardó en responder. – Señor Bennet…es decir, Noah, llevo viviendo en Nueva York un año, no conozco a ese Hodge. Si bien mi tío solía mencionarle como un miembro del Circulo, algo que no aceptaba él ni tampoco  yo. Nadie esta por encima de nadie,  ningún ser sobrenatural debe ser subyugado a otro. Vivimos en una comunidad, debemos tratarnos de iguales, aunque tengamos mil características diferentes. –explicó, y su mente viajo a la Guerra Mortal en Idris, la runa de alianza, la suya estaba atada a un hijo de Lilith, pero no sabia quien fue. Estúpidamente no presto atención, solo se centro en recibirla, y pelear. – No recuerdo mucho a parte de pelear, y que tengo la runa de la alianza pero no se con quien fue. Fui egoísta en no fijarme en mi acompañante. poso la mano en la frente, cada vez que trataba de recordar ese momento, parecía emerger una jaqueca de grandes dimensiones.- Pero no me resulta familiar en esos términos…es algo aún… ¿Estuvo en televisión? – Una niebla parecía aclararse sutilmente, aunque no del todo, una melodía trataba de atravesar su mente, pero no lograba encajar aún el rostro del brujo, pero por alguna razón la voz ahora le resultaba más familiar. – Quizás fuera eso. – La nephilim tenía secretos que eran mejor que nunca salieran a la luz, eran pasado el tiempo, muy bochornosos. De pronto le vio como un ojo cambió de color, y trató de repararlo.- No le hace falta mantener el glamour conmigo, prefiero ver a la persona tal y como es.  – Dibujo una sonrisa discreta, el aire animado que acompañaba al brujo juzgaba contagiarla.- Por favor, no hace falta decir tales cosas. –el calor subió a sus mejillas, y el brillo de sus ojos azules se intensifico. – Mi rostro es demasiado corriente, al igual que mis ojos. De seguro que vio otros más bellos – apartó la mirada ruborizada.

Las adulaciones o piropos a su apariencia física no lograba nunca encajarlos. No se consideraba ni mucho menos hermosa, encantadora o singular para el sexo contrario. Era bastante corriente, aunque decir eso sería insultar a sus padres y su legado. No solía reparar mucho en su aspecto físico, prefería desarrollar más los atributos correspondientes a su mente, donde ella consideraba que se encontraba la verdadera belleza de las personas.

- No hay nada que perdonar si es la curiosidad quien llama. Si bien aceptaré su invitación a un café, necesito desayunar. Con las prisas de comprar el móvil,  no tome nada y temo que mis tripas interrumpan la conversación con sus gorgoritos. – le acompañó. Al fin el día iba arreglándose, una buena compañía y la invitación a desayunar, le hacían sonreír de oreja a oreja. - ¿Vamos Noah? – inquirió con firmeza mientras sostenía la puerta para salir de la tienda.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Noah Bennet el Sáb Ago 10, 2013 6:02 pm

El brujo sonríe con malicia al ver cómo la chica se sonroja con sus cumplidos, complacido por no haber perdido su habilidad con las damas. Su nerviosismo y timidez, no hacía sino acentuar aun más la curiosidad que Noah siente por ella porque ¿cuándo diablos se ha visto con una nephilim educada con los subterráneos, humilde y guapa? Por lo menos, en los últimos veinte años no. 

-Encantado con que acepte mi oferta- le dice ante su pregunta- si me permite.

El brujo haciendo gala de sus modales, se coloca junto a la puerta y la agarra del brazo para caminar junto a ella.

-Noah, ¡cuánto tiempo hace que nadie me llama así! -suspira con aire melancólico- puede que un lustro. Siempre soy o "brujo" o "nómada" o "señor Bennet". Noah, ¡suena a joven y a refrescante!

Noah se ríe contento y alegre descubriendo lo mucho que hacía que no se sentía así. Su vida ajetreada y sus contactos más bien nulos sino eran por temas de trabajo, habían provocado cierto desapego con los suyos. Su humor siempre bueno, llevaba unos meses resentido por el estrés y gracias a la chica con la que camina del brazo parece haber mejorado considerablemente. 

-Me gusta su visión de las cosas -le dice- quiero decir, que no le importa verme sin glamour. A mí también me gustaría ser así, pero llevo tanto tiempo controlando mi aspecto que casi me olvido de cómo desconectarlo -le dedica una sonrisa dulce- es un poco cansado ir ocultando tu cara oculta a los demás.

No sin esfuerzo, el Nómada deja caer sus escudos. Mira a la chica levantando una ceja, asegurándose de que ella ve su marca demoníaca: sus ojos, siempre entre marrones y grisáceos, tienen ahora, a modo de maldición una fina línea roja que los cruza.

-Parece una marca pequeña, en comparación con las otras monstruosidades que uno ha visto -se señala el ojo- he tenido suerte de no tener la piel de colores, o una cola de animal... aun así, cuando la gente me ve se aterra. 

Se guarda para sí la verdadera muestra de su poder, la verdadera razón por la que oculta su insignificante marca al mundo. "Si supiera que los ojos se me vuelven totalmente granates y opacos en el momento en el que utilizo la magia...no diría eso". El brujo mira hacia delante olvidando sus pensamientos buscando un sitio en el que desayunar.

-Sugiero el restaurante a final de la calle, tienen una carta de cafés excelente- camina a un paso pausado, con ella a su ritmo. De cuando en cuando, la mira por el rabillo del ojo e intenta descifrar qué es eso que le llama tanto la atención, algo que emana del aura de su acompañante, algo que va más allá de su aura nephilim. Intenta no frustrase y sigue caminando.

-Y dígame, señorita, ¿qué hace una británica como usted en una ciudad tan sucia como esta? Vamos, no se sorprenda. Cuando uno viaja por tantos lugares, aprende a reconocer un acento al segundo, pese a que el suyo parezca haberse mezclado con alguna lengua oriental -sonríe un poco pagado de sí mismo- soy el Nómada por algo, me conozco el mundo casi al completo y bueno, soy un suberudito de la cultura -deja caer una carcajda suave- espero no aburrirle con mis cuentos de viejo.

El suave viento casi invernal, le remueve el pulcro pelo engominado lo que provoca que se pase la mano libre por la cabeza -puedo preguntarle una cosa?- gira la cabeza hacia ella, fingiendo inocencia en el gesto con la mano en la nuca- tienes un don ¿verdad? ¿qué es? -pregunta mostrando curiosidad. Si no es un don es algo que la hace exteriorizar algo muy especial que lo fascina por segundos.
Noah Bennet
avatar
Brujo Novato
Mensajes :
56

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Dom Ago 11, 2013 8:38 am

El viento invernal agitaba, sus mechones libres y la trenza, que como bandera  hondeaban elegantemente en un tono castaño rojizo frente al cielo gris. Su danza podía ser hipnótica, pero para ella le resultaba un tanto inoportuno, pensó en ponerse la capucha, pero era de mala educación ocultarse mientras se mantenía una conversación. Mirando al cielo, dibujando una mirada breve y escrutadora, estos se aclararon varios tonos en su azul zafiro. El paseo era agradable, lograba arrinconar por completo el viento fastidioso y el frio, pues estar acompañada del brujo, sujeta de su brazo, era acogedor.

Aunque el contacto físico del sexo opuesto era algo que aún le resultaba raro, comenzaba a asimilarlo. Solo una persona había conseguido que ese “pseudo-panico” desapareciera, y era Magnus Bane. Con él, la familiaridad y el afecto transcendían de qué sexo fuera. Era para ella su “hermano mayor” y él acepto tal rol en la vida de la hija de Raziel. No significaba que estar del brazo con Noah se sintiera incomoda, todo lo contrario, era hondamente agradable, tanto que no pretendía soltarse. Aclaró la voz, sujetándose a su brazo con la mano libre para llamar la atención si bien creía que no hacía falta.

- Ya que rechazo que le llamara por su apellido, pensé que Noah,  era lo más correcto. Aunque no niego que suene moderno, le queda a juego. Puede llamarme Adrianna, o Aria, suelen preferir acortarlo para agilizar la conversación. – pero prefería en el fondo que se detuviera a decir su nombre completo, con las flexiones de su voz adentrándose en sus oídos como una melodía, de la que no olvidaría ni una nota ¿A caso era una caprichosa? Cuando volvió al mirarle, sonrió con gentileza, sin apartar la vista. Atravesaban la calle, obligando a la gente a apartarse a su paso. – Es una visión que quiero tratar de convertir en realidad, aunque sea yo sola contra el mundo. –argumento idealista, nadie la haría cambiar de idea en ese tema. - Todos tenemos que aprender de los demás, y no aprenderemos jamás si no nos bajamos del pedestal que creemos tener. Para aprender hay que ser humilde. – recordó las frases de aquel buen hombre, un viejo monje budista, que vivía en un templo solitario. Aún así, disfrutaba de su soledad, decía que le permitía meditar y emplearlo para interpretar mejor las enseñanzas de Buda. – Perdón, le interrumpí, continúe.- se disculpó al pisarle, sin darse cuenta, la conversación.

La atención se centró  en él, y la joven nephilim vio cómo surgió esa marca en el ojo, de un tono escarlata. Ella alzó una ceja sorprendida pero a la vez le resulta agradable, único. Como que con su voz y risa no eran suficientes seductores, el brujo nómada, tenía guardado más trucos bajo la manga, y cada uno mejor que el anterior. Le prestó oídos a  su explicación, cierto era que había visto de todo entre hijos de Lilith. Desde gente con la tez azul eléctrico pasando por una joven bruja con cuernos de ciervo y un hombre con la piel escamada como un lagarto.

- Mi sincera opinión es que no oculte esos pequeños detalles que lo hacen especial. A mí me gusta más así, siento que estoy ante la verdadera persona que es. El glamour a veces me parece una mala costumbre. Comprendo ocultarnos de los mundanos, pero entre el resto de seres sobrenaturales ¿Por qué? Le da un toque único, y original.sintió el sabor amargo de la tristeza, viniendo del hijo de Lilith. Algo le perforaba dentro del alma, pero ella no era quien para meterse en su vida de pronto. Sonrió tratando de hacer que no había percibido nada. Su estómago se animó al oír que iban a ir a un restaurante para desayunar. Por fin tendría una taza de café y alguno dulce para recargar sus energías. – Le acompañaré con gusto, mi estómago se lo agradecerá y mi humor también. – Entonces pronunció nuevas palabras que lentamente se hacían hueco en ella. Buena pregunta era tratar de explicar que hacía allí, pero de todas sus vivencias no se arrepentía de haber caído en esa ciudad. – Digamos que buscaba un lugar donde poder volar libremente, en Inglaterra estaba encerrada en una jaula, sola. Esta ciudad, es lo opuesto, no tiene esos bellos parajes, pero aquí me siento libre. – confesó al brujo ligeramente ruborizada, enredando con un mechón de su cabello. Al instante, la asombró el nómada, podía saber que había estado viajando durante su joven vida por los países orientales, que tan buenos recuerdos la traían. – “MóguI zhidào gèng duo de laorén, jí mógui” – pronunció sin dificultad alguna en chino tradicional, y dejó escapar una breve carcajada. – Quise decir que el “Diablo sabe más por viejo que por diablo” Mis padres eran enamorados de viajar y de las culturas de Asia, así que me llevaron con ellos, era la primera y única hija, consideraron que querían aprovechar ese tiempo si les acompañaba. Cosa que se lo agradeceré eternamente, conocí lugares y personas. Aprendí conocimientos que jamás creí que llegaría a conocer por mi sola. – detuvo su largo discurso para tomar algo de aire y regalar una sutil sonrisa. – Me encantara oír todo lo que quiera enseñarme, me gusta aprender nuevas cosas.

La melancolía se filtraba por sus palabras, la ausencia de sus progenitores, era un hueco profundo que jamás sería capaz de llenar. Aunque ella sospechaba que su madre trataba de comunicarse desde el más allá con el colgante que ella llevaba. Apretó el zafiro entre sus dedos, su madre estaría siempre viva en su memoria. Su padre vivía cada vez que tocaba el piano, ambos cuidaban de ella siempre, así que no había razón de apenarse, si bien extrañaba muchas de las veces, no poder abrazarlos. Empujó la melancolía al fondo, estaba acompañada de Noah. Pese a ese día invernal, en su compañía incluso parecía que saliera el sol. Era encantador, en muchos sentidos, y profundamente sugestivo para ella.

- Así que acertó de lleno, tiene que tener un oído muy agudo para haberse dado cuenta, es sorprendente. – vio un restaurante coqueto, por el camino que ambos seguían, parecía el destino de la Meca del café. Desde fuera parecía un lugar atractivo, y con un aroma que hacia rugir las tripas. Cuando pensó que no podía volverla a hacer abrir la boca sin palabras, lo hizo de nuevo. Ganándose el máximo nivel de interés de la joven nephilim. - ¿Don? A veces es una maldición Noah, si tengo uno. Soy empática, las emociones de cuantos me rodean las siento como mías, en un grado superlativo. Es herencia, mi padre lo era y él lo heredó de su padre y etcétera. A veces parece una maraña de pensamientos y voces a la vez, pero tengo salvaguardas para mantener la privacidad mía y de los demás aparte. Las emociones me dan información tan íntima, que a veces puede ser malinterpretado. Si le soy franca, usted es la primera persona que se da cuenta que tenga ese don, normalmente tengo que mencionarlo yo. Así que ahora me resulta profundamente llamativo. Me temo que se ha ganado toda mi atención. –bromeó antes de entrar al local, tenía hambre y el aroma del café recién hecho la incitó.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Noah Bennet el Dom Ago 11, 2013 4:04 pm

Los ojos azul zafiro completamente llenos de tristeza se clavan en el brujo mientras explica qué clase de don tiene. Por una parte la chica parece tener un gran peso sobre sus hombros y así lo demuestran sus palabras, pero por otra un pequeño deje de orgullo se deja traslucir al mencionar a su progenitor. Él esboza una enigmática sonrisa y entra al local dejando que pase ella primero, y hablando con el camarero que al ver un billete de cien dólares corre a buscarles una mesa al fondo, donde los reservados. Una vez al lado de su mesa, el brujo aparta educadamente la silla de su acompañante para que pueda sentarse, haciendo él lo mismo segundos más tarde.

-Señorita Birdwhistle- dice con voz suave- Adrianna -sonríe al decir su nombre- permítame decirle que me parece que su don es algo extraordinario, casi tanto como su dominio de las lenguas asiáticas. No crea que es una maldición: todo poder lo es. Sus runas son una maldición, mi magia es una maldición... sin embargo es mucho mejor llamarlos "dones" porque son habilidades que ninguna otra persona posee. Habilidades que nos hacen verdaderamente únicos y especiales. -calla durante un momento mientras vigila que el camarero no esté cerca; no tiene ganas de hacerle un conjuro que lo aturda- no sé si sabe que los brujos percibimos la magia, así como sabemos utilizarla. En mi existencia me he cruzado con varios eruditos, varios señores importantes y varios personajes interesantes... que tenían en común un aura especial que podría ser desde que sean personas muy hábiles en la música a personas que esconden un oscuro y pesaroso secreto. El aura de las personas es como un sello de su magia personal, y cuando he caminado con usted he percibido que además de ser una señorita nephilim diferente al resto, posee usted un aura un pelín distinta -hace un gesto con la mano indicando el tamaño- no es ninguna habilidad y todos los brujos son capaces de notarlo, pero sobretodo aquellos que lo entrenan y lo estudian... y le aseguro que en los primeros años de iniciación no hice otra cosa sino estudiar. 

Se encoge de hombros restándole importancia al tema, sabedor que la chica no parece cómoda hablando de ello.

-Me complace saber que gozo de su atención, es un honor -corresponde a la broma anterior de su acompañante- Déjeme decirle que usted entonces debe de ser profundamente pasional ¿me equivoco? -se ríe por lo bajo, apoyando su cabeza en la palma de la mano, sonríendole con picardía- si puede sentir todas las emociones a su alrededor, en un Instituto lleno de jóvenes nephilims debe usted estar aturrullada con tanta información íntima. Le compadezo.

El joven y sobornado camarero por fin hace acto de presencia interrumpiendo el desafortunado discurso que Noah pensaba dar provocando que este le de las gracias al cielo por haberle hecho callar. El muchacho deja la carta de cafés, tés y demás colección de elementos del desayuno, marchándose a esperar a que lo llamen.

-Mmmm... café irlandés...no...¿colombiano? No...ya está decidido: italiano con espuma y chorrito de brandy -el Nómada no deja de murmurar cosas de la carta de cafés, indeciso ante tanta oferta- ¡al final elegiré uno simple con leche y azúcar! ¡o todos! -bromea- ¡Arg! ¡Hay más cafés que banderas en el mundo! 

Deja caer la carta en la mesa y mira a Adrianna.

-Si me deja recomendarle, le diría que lo mejor que viene para acompañar a eso de ahí -señala las tartas que están tras un mostrador y que tienen formas y colores de todo tipo- es el capuccino. Es más: ese voy a pedir yo -con un gesto llama al camarero quien promete acudir en cuanto selle un pedido de otro cliente- patán... perdón, no he debido decirlo delante de usted, pero es que la ineptitud es algo que me enferma... -viendo que no acude, comienza a canturrear y tamborilear una melodía con las manos imitando a un piano en la mesa; el silencio entre los dos no es incómodo y Noah no deja de analizar a la chica que tiene delante, sobretodo fijándose en esos inquietantes ojos azul zafiro. Lo hace en parte porque últimamente nada más se irrita un poco es incapaz de controlar sus poderes y lo último que quiere es dar un espectáculo de fuegos artificiales en el local- ¿le importa contarme algo? Odio esperar. ¿Suena irónico verdad? Alguien con todo el tiempo del mundo, odia esperar....-hace un gesto de "qué se le va a hacer".
Noah Bennet
avatar
Brujo Novato
Mensajes :
56

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Lun Ago 12, 2013 10:50 am

Adrianna no espero aquello y le impresionó ¿Cuánto tiempo hacia que no le apartaban la silla, para acomodarla? Quizás durante su estancia en Inglaterra, tanto tiempo y de la sorpresa se quedó casi sin saber reaccionar. Pero supo dominarlo y acomodarse, agradeciéndole el detalle. La llamaba por su nombre, y no lo acortaba, era como si la leyera la mente, le gustaba oír su voz y no dejaba de hablar. Una vocecita dentro de ella susurro algo que la inquietó “¿No está tratando de ligar contigo, Adrianna?¿Por qué? Solo estaba siendo amable, se respondió acallando a la voz. Con la espalda recta contra el respaldo y las piernas juntas  bajo la mesa, se situó  como una señorita, para escucharle.

- Me alegro que le parezca algo positivo, la gente cree que con mi don puedo llegar a manipular a las personas a mi antojo, algo que jamás haría.- Desgraciadamente la gente veía antes esa parte negativa que el comprender mejor a la persona, el saber ponerse en su pellejo, que sin necesitar palabras, podía ayudar a alguien, animarlo, hacerlo sonreír. - Pero ante eso prefiero callar, además de que se sienten violentos en mi presencia, como si me gustara cotillear. Ya es suficiente con los problemas que uno acarrea, para que encima crean que me gusta sentirlos y añadir más preocupaciones a mi mente. – murmuró frunciendo el ceño pero lo relajó. – Sin duda extraordinario, no que hay estudiado. –era la segunda vez que parecía meter la pata ¿era el día oficial de meteduras de pata?si no esa opinión. Siempre me intereso la magia, pero los nephilims, carecemos de ello, comprender las energías, controlar un trueno con las manos si es necesario –bromeó- o simplemente ver nacer una flor gracias a mi magia…perdón divago mucho. – cuando el joven camarero llego y les ofreció la carta ella la repaso. No sin antes mencionar que era pasional “¿Decías que no, entonces esto que es Aria?” acalló la voz, roja como un tomate, miró al exterior y luego al local. Estaba muerta de vergüenza, nunca habían dicho eso de ella, todo lo contrario, la acusaban de ser un tempano de hielo. - ¿P-pasional? Bueno trato de bloquearlos, creo escudos en mi mente, como murallas, llevo muchos años aprender y adquirirlas, pero me ayudan a no volverme loca con tantos sentimientos metidos en mi cabeza. Otras veces, simplemente me pongo los cascos y me concentro en la lectura.

Dirigió su mirada, después de ver la sonrisa traviesa de Noah a la carta, tratando de olvidar ese detalle. Sí que había gran cantidad de cafés, y totalmente distintos, con la voz de Noah de fondo, resultaba aún más difícil elegir algo sin reír. Era agradable, recordar que era capaz de sonreír después de la tristeza, era como una balsa de aire para descansar y liberar las emociones contenidas. Prestó atención cuando le indico el café que era mejor, parecía haber adivinado su café favorito a la primera. Miró hacia donde señalaba, sin duda, los pasteles tenían una pinta excelente, y su estómago estaba más que dispuesto a comer.

- Es libre de opinarlo, está en su derecho como consumidor, aunque quizás puede  que influya en que le haga más caso a usted que a otro. –estaba bromeando, ironizando la escena, que le parecía divertida. -  Si funciona, tendré que probar esa técnica yo también aunque tendrá que disculparme a mí si se me escapa alguna palabra inadecuada.

Se encontraban en un profundo silencio, uno de esos en los que alguno trataba de encontrar una conversación sin éxito, Adrianna oyó los golpecitos de Noah en la mesa, rítmicos. Casi escribían una melodía, en la que había que poner letra. Dejo pasar el primer fragmento que comprendían los golpes, eran como notas, un tanto estrambóticas, pero notas del pentagrama. Como si estuviera ante su piano, podía visualizarlo.

- “I may seem crazy….Or painfully shy…And these scars wouldn’t be so hidden. If you would just look me in the eye...”- cantó suavemente al ritmo de la música que salía de las teclas de su piano, poco tiempo cuando de pronto oyó la voz de Noah y abrió los ojos. – Por el Ángel…- parpadeo un par de veces sin entender.- ¿No habré cantado? ¡No! –se tapó con la carta. – Canto horriblemente y me oyó. Perdone si el tiempo cambia, suele llover más cuando canto. – No era capaz de ocultar el color de sus mejillas así que la carta era una buena barrera para no mirarle hasta que la vergüenza desapareciera, lo cual les llevaría la eternidad absoluta. ¿La pregunta si podían hablar de algo? ¿De qué? Estaba en blanco en el peor momento. Pensó en algo rápido, y sin meditarlo lo dijo. – Cuando no mato demonios, me gusta la pasar las horas leyendo. Mi dormitorio está plagado de libros, y a este ritmo temo que tendré que pedir otra para guardarlos. Ah, toco el piano, desde niña…. – Una conversación sobre gustos, no parecía tan disparatada, pese a todo no saldría de la carta, era un buen refugio. Avergonzada no sería capaz de mirarle a los ojos, un tanto descortés, aun mas lo era esconderse. Pero ahora no estaba pendiente de los modales, sino de la supervivencia de su apaleado ego y dinamitado ánimo. Y todo gracias a un amor no correspondido, luego graciosamente le daba más la razón al corazón que a la razón. Debería tener que cambiar esa configuración o padecería más, pero no soportaría que la llamaran de nuevo “la mujer de hielo” como en antaño.- Mi padre me enseño, él era un genio, nació con ese don.  Me instruyó para aprender, y luego tocar mis propias composiciones, me relaja, es mi vía de escape, me ayuda a expresarme. Aspiraba estudiar en un conservatorio y mejorar. Pero la vida nephilim apareció y tuve que cancelar parte de mis sueños. – Definitivamente lo estaba rematando, primero vergüenza y luego una ola de tristeza. “Te estas luciendo” le recordó la voz. – Disculpe si mi relato le pudo entristecer, pensé que hablar de nuestros gustos, a parte de la tecnología sería una conversación amena, hasta que viniera el maldito camarero incompetente, si me permite decirlo. – miró de reojo al camarero queriendo fulminarlo con la mirada, igual captó la indirecta y se dirigía hacia ellos, pero lentamente. Definitivamente  los mundanos agotaban su paciencia. -¿Y usted? ¿Qué le gusta Noah? –levanto por fin la mirada de encima de la carta, pese a que aún sus mejillas brillaban en un tono escarlata. Creía que todo el calor del mundo se encontrara en su cara.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Noah Bennet el Sáb Ago 17, 2013 5:20 pm

Noah mira fijamente a su interlocutora mientras no deja de dar golpecitos a la mesa y se sorprende cuando esta empieza a canturrear.

-Qué dice! Canta usted muy bien, aunque debería intentar hacer sonar más las agudas, así -hace un sonidito agudo y se ríe- pero tienes unos graves muy buenos.

Se calla respetuoso cuando la chica le hace el favor y comienza a hablar de lo que le gusta a hacer en su tiempo libre. Asiente para darle a entender que la está escuchando y sin darse cuenta se queda ensimismado. "Noah, qué te ocurre? Cierra la boca" se dice a sí mismo, sorprendiéndose de lo que le ocurre. La nephilim no solo es una entre un millón por su forma de pensar sino que también resulta ser toda una chica del Renacimiento lo que le hace quedarse boquiabierto. A cada palabra y a cada dato, la chica le abría una nueva perspectiva sobre la mezquina e interesada raza de los nephilim. Su experiencia en la Guerra Mortal le había mostrado que muchos de ellos no estaban de acuerdo con la representación de los subterráneos en materia política y esto le había formado una imagen no muy buena de ellos. Y ahora una hija de Raziel joven estaba dando al traste con todo.

-Que qué me gusta...-se hace el pensativo por unos segundos, para esbozar después una sonrisa encantadora- pues para empezar la magia aunque ahora me da más bien dolores de cabeza -se ríe- la tecnología como bien sabes... la música, ¡todo tipo de música! Desde la de los años cincuenta hasta la actual, desde la clásica al funky -los ojos le brillan de emoción- ¡la música es el motor del alma! ¡no sabe cuánto la entiendo cuando dice que componer relaja! -baja el tono porque se da cuenta de que está subiéndolo por segundos- el piano y la batería son mis instrumentos estrella, aunque también sé tocar el violín, el chelo, la guitarra, el saxo... es más, me ha alegrado mucho canturreara esos versos porque justo estaba tocando "Cut" porque es la que estaba escuchando en el iPod de camino aquí.

Se deja caer en la silla cuando el camarero deja con desgana un par de tazas de café en la mesa. Con educación le pide un par de trozos de tarta de chocolate "selva negra" y se frota las manos.


-Le voy a decir un secreto... - se acerca a ella dejando su rostro a apenas 30 centímetros- no sé si se acuerda de Kai Takiato, en los años 80... pues era yo- se aleja y se tapa la cara con la carta, imitando su gesto. "Si recordara cómo era eso de sonrojarme, lo haría" se dice - como ves, tarde pero realicé mi sueño de adolescente... a mí una guerra me impidió serlo. No dejes que una te lo impida a ti por segunda vez, apuesto lo que sea a que triunfarías en el conservatorio.

Ataca su café con ganas y da un mordisquito a la tarta. Con los dedos manchados de chocolate, agarra el móvil y chasquea la lengua -soy un torpe, ¡así es normal que el más simple hechizo me salga rana últimamente!- lo limpia con delicadeza con la servilleta y sigue hablando- también me gusta la literatura, sobre todo la clásica y la de los años de Joyce. La actual, exceptuando Crepúsculo, también me sirve. -se chupetea los dedos- la política me interesa pero menos, ¡ah! ¡adoro el circo! y los idiomas, ¡bailar!... aunque mi pasión es viajar.

El brujo sonríe y se calla porque considera que ya ha dicho suficiente y que no la está dejando hablar a la chica. Se limpia la comisura de los labios con delicadeza y la mira con ojos entrecerrados.

-¿Y a usted, qué le gusta?- se inclina un poco en la mesa para ver mejor cómo se encienden sus mejillas y cómo sus ojos color zafiro miran hacia otra parte cuando siente vergüenza -aparte de tocar el piano, cosa que podríamos probar otro día si le apetece...
Noah Bennet
avatar
Brujo Novato
Mensajes :
56

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Dom Ago 18, 2013 11:43 am

Adrianna se sonrojó,  era la primera vez que la halagaban sobre su voz, el consejo y la demostración la hicieron reír, la timidez se escondía de nuevo en su escondrijo dejando libertad a su alegría acompañada de sonrisas.

- Trataré de alcanzar los agudos. Aunque ,a veces, se oyen gallos si subo tantos tonos la voz.  Gracias por el halago, practicaré aunque no sé si será mortal para los demonios. Nunca se sabe, debería probar ¿no? –bromeó, igual un agudo, los dejara confusos y mareados.

Le escuchó hablar, de su boca brotaba, pasión y entusiasmo. Una persona segura de sí misma, lo demostraba por todos los poros. Bromista, quizás para ocultar algún detalle, o simplemente para demostrar que ni aquel tiempo caótico parecía mermar sus ganas de reír. La hija de Raziel se alegró, contagiada por Noah, deferían en  muchas cosas. Asentía dándole la razón en la música, era melómana, adoraba cualquier tipo de música que llenara su alma de emociones. Le impresionó que reconociera la canción, no suponía que fueran a tener en común esa canción.  

- Vaya entonces eres habilidoso. Me gustaría tocar más instrumentos, pero parece que solo nací para el piano. Mi corazón de músico esta con él, le seria tremendamente infiel si probara otro. – rio tímidamente. – Pero me hechiza escuchar el violín, es muy romántico, o al menos tengo yo asociado eso. – se ruborizó aflorando la timidez de nuevo, parecía una batalla sin tregua.

Observó al camarero que dejo dos cappuccino, y aquel deliciosa tarta de chocolate. Parecía haberla leído la mente, o que ella sin querer le hubiera contado su dulce adicción. Dio un sorbo al cappuccino, estaba en su punto, ni demasiado amargo ni dulce. Además la temperatura hacia entrar en calor, aunque ella parecía una calefacción andante, y aún más cuando Noah se acercó tanto a ella. Pero el rubor le duro poco al oír su secreto, fue Kai Takiato, ahora reconocía su rostro, le había visto en un videoclip musical y de los conciertos. Aunque ella era muy joven, cuando creció se hizo una gran fan de su música.

- ¿Kai?¿Kai Takiato? –aún no podía imaginarlo tener a alguien que admiro delante de ella.- Tengo todos tus discos en mi cuarto, me encantaban tus letras. –se detuvo. - ¿Sonó demasiado fanática, no? Lo lamento, pero cuando viví en Japón hubo grupos y cantantes que me fascinaron, sobre todo de Visual Kei. Su estética, y letras eran imposibles de borrar. - ¿Lograr un sueño? Quizás para un brujo era fácil, tenían todo el tiempo inimaginable para desarrollar mil y un talentos, pero la vida de cazador, apenas tenía minutos libres. – Mis horarios no encajan con los del conservatorio, créame, lo intenté, pero fue en vano. Guardo las esperanzas, pero la vida de nephilim me absorbe. – Aquello la entristeció, era la eterna pelea entre una vida más mundana, cortar muchos de sus impulsos de nephilim, sintiéndose como si fallara a su raza. Y si intentaba poner un límite, nada lo respetaba. Sonaba a sueño inalcanzable. – Me gustaría contar mis emociones, a través de la música. Soy capaz, pero no tengo gente que me escuche.

Prefirió guardar silencio y dejarle hablar, era atrayente. Seguro que alguien así tendría una agenda de relaciones casi completa. No lo dudaba, cualquiera con esa voz capaz de encantar solo con un susurro y su carácter, conocerían más alcobas de las que ella imaginara. “¿Crees que no intenta ligar contigo?” Volvió a recordarla su mente con su lengua afilada, trató de no hacerla caso, así esta desistía al final por aburrimiento. ¿Política? Definitivamente si él se metía en el tema, conseguiría hacerse presidente de cualquier país sin dudarlo ni un segundo. Normalmente había debatido con su tío, un tanto conservador y que no veía con buen ojo los pensamientos idealistas y soñadores. Le interesaba el tema,  pero no tanto para convertirlo en una afición. Los idiomas también eran un don para el brujo, podían tener una conversación larga y sin molestias de si alguien los escuchaba. El baile, le encantaba ver como las parejas ejecutaban hermosas danzas, con elegancia y majestuosidad. Ella también quería probar, pero sus acompañantes solían abandonarla tras que los pisara los pies continuamente. Si era capaz de ejecutar una pirueta y atravesar un demonio, tan patosa no debía ser.

- Mis padres me metieron el gusanillo de viajar de un lado a otro, me encanta viajar también, aprender todo de una nueva cultura, adaptarme, ser uno más. Pero no sé qué tendrá esta ciudad, que aún no me dejó irme de aquí, tal vez la tomé cariño. Digamos que Nueva York, me sorprende cada día esta ciudad de una manera distinta, pocas ciudades son capaces de tal hazaña.- explicó clara, guardaba bellos recuerdos de cada lugar. No obstante una cosa era cierta, seguiría viajando aunque Nueva York la tuviera embelesada. Anhelaba conocer más mundo, y vivir nuevas historias. – Bueno me gusta, las pequeñas cosas de la vida, una agradable conversación. Música, la lectura, tocar el piano, mi gato, pasear por Central Park. También ir al cine. Eso sí, no soporto el género de terror, son tan predecibles, que me aburren, además abusan demasiado con el gore, si vísceras, sangre, parece que me estén relatando un día de trabajo. –explicó entre risas- Prefiero románticas, si me confieso romántica empedernida, pero hasta un límite: si son excesivamente empalagosas sufro mala digestión. – dio un mordisco a la tarta, el sabor la transportaba casi al cielo. Y no pudo evitar un segundo para acallar a su estomago. – También el teatro, como alguien se mete en el papel e interpreta en directo, es muy sugestivo. – se detuvo al recordar lo que había dicho Noah. – Eso, estaría bien, ¿está sugiriéndome una cita? –se adelantó a que él hablara.- Porque yo probaría, una cena seria agradable en su compañía. –dejo caer la pelota a su tejado del mismo modo que él había sugerido piano ellos dos, no pudo evitar sonrojarse por atreverse a pedirlo. – ¡Ah! y me gusta el chocolate, así que gracias por pedir esta delicia….Tiene una mancha, cerca de la boca. –le señaló pero no acertó.- Déjeme, se irguió con el pañuelo de tela bordado, hasta que no le había quitado la mancha que tenía. No se percató de lo cerca que estaba, muerta de vergüenza volvió a su asiento. – Perdón, me tome demasiados privilegios sin darme cuenta. – probó otro trozo acompañado del café, estaba hambrienta y totalmente ruborizada, pensaba que se iba a quedar roja ya para siempre.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Noah Bennet el Jue Ago 22, 2013 5:53 pm

El brujo, totalmente recto en su asiento la escucha embelesado oír a hablar sobre las cosas que le gustan preguntándose porqué dice que no es alguien pasional cuando toda ella manda un claro mensaje de que no es así. Es alguien que aprecia la vida y las pequeñas cosas, y eso a un brujo como él no se le pasa desapercibido, ella no se ve a sí misma pero Noah está casi seguro que es de esas personas con las que amas hablar de cosas como viajar o tocar el piano. Es cierto que cuando ha comenzado a hablar lo ha dejado momentáneamente desconcertado al reconocerlo y por un momento ha pensado que se ruborizaría al comprobar que la chica que tiene enfrente cuya existencia se remonta a los noventa y tantos admiraba a un músico ochentero japonés que durante unos años fue su alter ego.


-Dejemos a Takiato olvidado, por favor -le ha dicho un pelín avergonzado entre risas-

Con calma, va enumerando las cosas que le gustan que para placer para Noah son bastantes comunes con las suyas propias: que si el cine, el teatro, la música... ah, una chica del Renacimiento, lo reafirma de nuevo. Divertido la observa mordisquear más feliz que una perdiz su trozo de tarta esperando su reacción ante su propuesta encubierta de una cita. Para su sorpresa toma la iniciativa y le devuelve la pelota, con los ojos más abiertos que de costumbre; da un bocado a la tarta para pensar qué responderle.

-Estaba sugiriéndole una cita, sí -sonríe complacido- y bueno, yo había pensado en algo más diurno pero una cena está más que perfecto -da otro mordisquito y se pasa un dedo para limpiarse- aunque me encantaría visitar con usted la Feria de las Tecnologías, dar una vuelta por Nueva York y después llevarla a cenar pero creo que es tomarme demasiadas libertades -achina un poco los ojos en una mueca traviesa y vuelve a reclinarse en el asiento, esta vez en una posición más informal.

De repente ocurre algo que logra desconcentarle: se ha puesto nervioso porque una chica le ha tocado. Adrianna se ha inclinado poderosamente cerca de él para limpiarle los labios de chocolate y él no ha sido capaz de apartar la vista de los suyos. Su aliento a café y a chocolate lo obnubilado por un segundo. Estático la mira por un segundo con expresión pánfila, que cambia para dar paso a su máscara más y mejor usada: la seductora.

-No se disculpe, puede tomarse tantos privilegios como guste -hace un gesto para darle a entender que no está para nada incómodo, acto seguido apoya su cabeza en la mano y sonríe picaro- no sé si es la primera vez que va a la tienda, pero me está haciendo arrepentirme de no haber acudido más mañanas... ojalá todos mis encuentros casuales sean así por el resto de mi existencia -da un sorbo a su café y saborea el momento, porque sabe que ella se sonrojará más si cabe y eso no hace sino hacerla parecer más mona según su apreciación- me haría inmensamente dichoso si quisiera quedar alguna mañana que otra para desayunar conmigo.

Apoya ambos brazos en la mesa y se saca la chaqueta con elegancia, dejando al descubierto si pulcra y ajustada camisa blanca. Con un rápido movimiento de muñeca suelta la corbata; el aspecto no podría ser más parecido al anuncio de cualquier línea de ropa formal. Él lo sabe y sabe muy bien el efecto que provocan sus gestos y sus miradas, era un don anterior a la magia, por eso nunca ha tenido que esforzarse mucho en desarrollar su magnetismo y persuasión. Una parte de él le recrimina que no de la imagen de "modelo machito chulito" con ella pero otra, desea con fuerzas resultarle atractiva a la chica. Con calma, abre las palmas de las manos en la mesa y se inclina un poco, mirándola a los ojos.

-¿Qué me dice? ¿Me acepta como su acompañante mañanero? -pregunta con una sonrisa enorme.
Noah Bennet
avatar
Brujo Novato
Mensajes :
56

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Vie Ago 23, 2013 11:04 am

Hizo un mohín, tenía ante ella a la persona que había encarnado a ese cantante, sus ideas de fan se fueron al garete. – Entonces ¿Tendré que desechar que me firmes algún disco? Que mala suerte. – bromeó, y acto seguido se sorprendió: Era la primera vez en el día que le había visto sonrojarse, y lo cierto es que era bastante sugestivo, difícilmente encontraría una definición para explicarse. Era como contemplar por unos segundos quien se ocultaba en el fondo. Tanto que tuvo que apartar la mirada avergonzada por quedarse embelesada.

- ¿Feria de las tecnologías? Suena entretenido, y en su compañía creo que será mucho mejor.  Me gusta el plan completo, tómelas si lo cree procedente – sonrió indudable, pero después de lo que ocurrió, la seguridad se desvaneció  por completo.

Se había incorporado, sosteniendo su pañuelo para limpiarle un resto de chocolate y el tiempo creía parado para los dos, los ojos miel, sintiendo como no se apartaban de los suyos. Reparó en el  nerviosismo cuando había terminado: sin querer había rozado sus labios con la yema de sus finos dedos. Se sentó en su silla mirando a otro lado, advirtiendo que  el corazón latía a una velocidad alarmante vertiginosa.

La voz de Noah y su sonrisa de pícaro, hace que la tímida nephilim se vuelva del color escarlata si bien menos intenso. La sangre acumulada en sus mejillas al igual que el calor del local, debían estar a cuarenta grados.  Sus palabras sobre el encuentro: “me haría inmensamente dichoso si quiera quedar alguna mañana” diera vueltas en su cabeza. Despertar de un lóbrego y dolorido letargo, sus palabras la llenaban de alegría. Y trágicamente a su vez de temor.

Pero no podía vivir eternamente en el temor, no conseguiría avanzar, ni daría oportunidad a conocer a otras personas. La vida eran alegrías y decepciones, si negaba por dolorosas que fueran esos “fallos” no aprendería. El brujo la hablaba y miraba de forma especial, de un modo tan encantador que conseguía eclipsarla casi por completo. Conocer el interior, quien en realidad se ocultaba bajo ese ser, la fascinaba. Noah conversaba directo sin tapujos,  refrescante como una brisa fresca un día de verano caluroso.

Entonces llego el momento en el que el brujo nomada, es decir Noah,  se quitaba la chaqueta, y un peculiar cosquilleo trepa por su cuerpo por la nephilim. Esta advierte como la camisa blanca y ajustada, marca  un poco un torso trabajado. Ella repara en un calor secando su boca, como si no hubiera bebido en millones de años. Los músculos  de los brazos de Noah, se tensan, contrayéndose al mover. Adrianna trata de apartar la mirada, cuando Noah se afloja la corbata, siente un breve momento de tal vez inseguridad ágilmente sellada.
 
- No podría negarme a disfrutar de buenos momentos. Y creo que si te tengo de acompañante, eso siempre estará presente. –sonríe interesada aún más por el brujo, es un interesante rompecabezas, encantador.  Alarga la mano y cuando va a tocar la palma de su mano una chispa salta. - ¡Perdón! ¡He tocado el móvil! – se disculpó pero no renunció a aquello. Probó que no saltaran más electricidad electroestática, y junto su mano a la de Noah. En ese momento emergió misteriosamente  un cosquilleo tocando en la boca del estómago,  mientras el corazón daba un vuelco osadamente. Ambas manos encajaban de una forma especial que nunca se le hubiera pasado por la cabeza. – Le acepto de acompañante “mañanero” –rio ante el peculiar apodo, que templaba  aquel encuentro de sus manos. Adrianna solo encontraba en su mente un calificativo “mágico”, entendiendo que no había mejor manera de expresarlo.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Noah Bennet el Dom Ago 25, 2013 5:09 pm

Sus mejillas color escarlata esbozan una bonita sonrisa y casi puede oír el corazón de la nephilim acelerarse por un segundo. Sabe que se siente incómoda y profundamente turbada, suele tener ese efecto en los demás y por eso le gusta tanto hacerla reaccionar así. Tiene que evitar reírse cuando ve cómo aparta la mirada cuando se afloja la corbata "la pones nerviosa... y eso es buenísima señal" se dice a sí mismo. Seguro de que la chica va a aceptar se inclina un poco hacia delante pero sin embargo ocurre algo que no espera, algo con lo que no cuenta. Ella, sonriente alarga la mano hacia él y una chispa salta entre ambos electrocutando por dos milésimas a la chica que tiene que apartar la mano. Él sorprendido mira hacia las puntas de sus dedos y observa casi fascinado como aun hay un refuljo de azul allí donde ella se ha rozado; la magia le recorre el cuerpo como un chute de adrenalina y acelera sus sentidos. No se esperaba su contacto y su magia ha reaccionado por él: se ha puesto realmente nervioso.

-Estará cargado a tope- responde tragando saliva, sorprendido aún por lo que acaba de ocurrirle. Respira hondo y la mira con una sonrisa torcida recuperando su calma, aceptando de buena gana las manos de ella sobre las suyas; estas parecen haber sido esculpidas para estar ahí, porque tienen justo el hueco perfecto.

-Es un gran honor para mí suministrarle su dosis diaria de cafeína -se rie quedamente y aprieta las manos de la muchacha- quiero hacerle un experimento, no se asuste -levanta las cejas para darle a entender que no correrá peligro- quiero que sienta lo mismo que he sentido cuando me ha rozado -sonríe pícaro- no le dolerá.

Alza las manos unos centímetros de las de su interlocutora y se concentra. Poco a poco la energía mágica fluye con rapidez por su cuerpo, arrullándolo en un calor infinito y calmado a pesar de los días que está viviendo. Se imagina un embudo, pequeño, casi minúsculo por el que pasa un líquido ocre y espeso que va tornándose azul al caer gota a gota; es su forma de canalizar la energía. Con suavidad la mira a sus preciosos ojos azul zafiro y posa sus palmas sobre las de ella.

-Rélajate y piensa en algo que te parezca cálido -de su mano izquierda, que levanta un segundo, sale una chispa que hace que los dos parezcan estar dentro de una burbuja -así hago yo mis glamours -explica. Vuelve a colocar la mano- respira y...disfruta- le susurra. Controlando mucho la presión, consigue traspasarle algo de energía propia para que sepa qué es sentir la magia. Para que sepa qué siente él cuando ella lo mira. Durante un segundo sus manos parecen fundirse gracias al líquido azul que es la magia para Noah; antes de que pueda perder el control y herirla, quita sus manos sin brusquedad -¿y bien?- pregunta con una sonrisa expectante.
Noah Bennet
avatar
Brujo Novato
Mensajes :
56

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Lun Ago 26, 2013 10:54 am

Aquella chispa, sin darse cuenta ninguno de los dos, es una débil pero a su vez simbólica señal. Adrianna no se había cuidado de mantener sus poderes alejados, cuando le distinguió quitarse la chaqueta. Estaba tan concentrada, que se olvidó de mantenerlos bajo control, incluso de dominarse a sí misma, porque él era capaz de hacerla relegar todo y solo existir los dos. ¿Cómo era capaz? Sus mejillas ardían, y si bien no quisiera observar, no lograba seguir mirándole. Su corazón amenazaba con estallar debido al potente latir. Él sonríe, y ella ansiaba ocultar sus delatoras rojas mejillas.

Lo que ambos no esperan es aquella chispa, ella lo atribuye a un aparato mecánico, pero en secreto siente su nerviosismo como el mismo que transitaba el cuerpo de la nephilim. Incluso como trataba de bromear, pero a él también le pilló por sorpresa. No obstante, Noah sostiene sus manos con cuidado, acariciando los dedos, extendiendo el cosquilleo que atravesaba el cuerpo de la nephilim ¿Qué era aquello? ¿Podía serlo? De solo pensarlo su corazón se agitaba, y perdía el aliento. Al igual que apreciaba cuando sus manos encajaban, extiendo aquel hormigueo que nacía de la boca del estómago, a cada fibra de la piel, algo totalmente “mágico”.

- Debe ser así, pareceré una adicta la tecnología sin soltarlos ni un minuto. – sin embargo si tuviera que elegir entre ellos y estar con él, sabía perfectamente la respuesta. – Mío también será el honor de disfrutar de un buen café y tu compañía. –sonrió y se asombró, curiosa por saber que sería ese experimento. – No temo, adelante. – le ofreció las manos.

Le observó cómo se concentraba, e incluso haciendo magia resultaba atrayente, ella inquieta, no comprendía que iba a apreciar cuando la magia tocara sus dedos. Siempre anhelo aquello, y ahora iba a cumplirse. Tomó sus manos plenamente concentrado y Adrianna no quería perder ni un detalle de aquel momento.
De nuevo cuando sus miradas se cruzan, el corazón se le encoge ¿Cómo era capaz de despertar aquellas emociones en ella? ¿Cómo era capaz de llevarla lejos de aquel local, a un lugar donde solo importaran los dos? Entonces las manos de Noah estaban sobre ella, y su voz se convirtió en un bálsamo relajante para la mente.

¿Algo cálido? Pese a su vida, a los momentos tristes, ella guardaba recuerdos atesorados como sus pequeños y secretos tesoros. Tan solo tenía que echar la vista atrás y recordar su vida con sus padres, jugar con Christine en Alacante, o recordar cuando Magnus la visitaba cuando era una niña, todos llenaban de felicidad aquellos momentos de caos. Ella contempla una chispa de sus manos y no pudo evitar la sorpresa.
Entonces un cosquilleo nació de sus dedos, una sensación difícil de explicar para ella. Sus manos tienen un leve brillo azulado, es como si una fuerza invisible rodeara sus dedos, constante, vigorosa. Acelera y desarrolla todo lo que la rodea. Disparando su empatía, consigue apreciar a la perfección el aburrimiento de un camarero que estaba atendiendo a unos indecisos recién llegados.

- Es extraordinario. – le dirige una mirada sincera al brujo, aunque pudiera pensar unas palabras acordes con la situación, nada sale, está totalmente impresionada, la magia se desvanece, pero para ella fue suficiente. – Es “mágico” – rodó los ojos ante aquella “original” respuesta. – E-es decir, sentí una fuerza…que no tengo palabras para definirla, pero me sentí muy feliz.- sonrió. – gracias por ese regalo Noah. – Los ojos le brillaban, estaba conteniendo las lágrimas, se había sentido desde días atrás como si sus manos únicamente sirvieran para esgrimir cuchillos y matar demonios. Nada bello, carente de vida, unas manos que solo las arrebataban. Ahora el brujo le había regalado un poco de esperanza, sus manos eran también de una pianista, de alguien que trataba de expresar emociones en cada melodía que escapaba entre sus dedos.Me fascinó, no sé explicarme bien. Porque ni yo misma se definirlo, pero me g-gusto. – enredó con el mechón de cabello.

Su egoísta corazón no deseaba únicamente las mañanas con su compañía, ansiaba más y más de lo que ella pudiera imaginar. Para la nephilim era la primera vez, que tal necesidad la ahogaba. Ella tomó su móvil y se lo entrego a Noah.

- Me gustaría que apuntarás su teléfono. –se ruborizo sutilmente al atreverse a decirlo sin tapujos, si bien, no pretendía andar con rodeos, sospechaba de morir asfixiada si no hablaba. - ¿Qué te parece si quedamos mañana a la hora de comer y me llevas a esa feria de las tecnologías? – no siempre tenían que ser los hombres los que se lanzaran a la piscina. Era una idea un tanto machista y anticuada. – No obstante si tienes otros planes, podemos aplazarlos, no me importa. – Sus ojos se entristecieron, si bien comprendía que el brujo podía tener otros asuntos pendientes. Aquello era alocado, pero no retiraría las palabras, jamás. – Siento ser tan precipitada, pero me sentí tan cómoda en su compañía que aspiraba repetirlo. – confesó de nuevo con las mejillas de un intenso rojo, mirándose sus propias manos, aquellas donde había visto ese brillo azulado, y no pudo evitar dibujar una sonrisa.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Noah Bennet el Lun Ago 26, 2013 7:19 pm

Noah observa totalmente en silencio y sin perder la concentración la reacción de la nephilim ante su contacto. Sabía de sobras que era arriesgado hacer algo así y más después de que en los últimos meses su magia se hubiera desbocado provocando pequeños incendios pequeños, grietas en el suelo y cosas similares... ese "algo" que hacía que su magia fuera incontrolable le es tan ajeno a él, era como una sobrecarga de energía, que lleva semanas sin dormir intentando encontrar la raíz de problema sin éxito alguno. Un poco perdido tras divagar sobre su poco control en sus poderes, reacciona cuando escucha a la chica decir algo. Ella parece estar bien, ni se ha electrocutado ni ha entrado en shock ni nada por el estilo, "sí que puedes dosificar la magia un poco, Noah" se dice a sí mismo en un tono un poco pegado de sí mismo.

-La magia no se puede definir. Es lo mejor, lo que fascina, lo que gusta... es como si atraparas el mundo en tus dedos y -saca una llama azul de sus dedos y la coloca cerca del rostro de ella, para que la observe- pudieses transformarlo -apaga la llama y baja las manos; una parte de él no quiere separarse de ella. Complacido acepta el teléfeno que ella le ofrece y con dedos ágiles y rápidos, acostumbrados al uso frecuente de un dispositivo así, marca su número para llamarse a sí mismo y quedarse con el número de la chica -espero que no le importe que haya apuntado el suyo- dice con una sonrisa de disculpa- Mañana a la hora de comer... no va a ser posible; lo siento- se calla pensativo, intenta pensar un hueco en su agenda. Ciertamente al día siguiente tiene trabajo que hacer tal como revisar que todo lo que hay en el nuevo móvil está bien, pensar ideas para el nuevo diseño de la reedición que sacará la empresa en unos meses, reunirse con algunos inversores... pero decide que eso puede aplazarlo, que tiene demasiada carga diaria y que no todos los días se cruza alguien con una persona tan extraordinaria como ella. Mentalmente manda a la porra todo y esboza su sonrisa más inocente- no voy a quedar mañana con usted porque bueno, pensaba quedar con una señorita llamada de apellido Birdwhistle y recogerla donde me diga, ir a desayunar, llevarla a la Feria... se le adelantó -se ríe- y no va a ser posible cancelarlo porque uno, primero tengo que averiguar dónde quiere que la recoja y dos es demasiado bonita e increíble para dejarla tirada. Disfruto como nada de su compañía -le explica. Durante dos segundos le aguanta la mirada y rompe a reír a carcajadas, consciente de lo payaso que puede llegar a ser.

-Disculpe la broma -dice tapándose la sonrisa, un poco avergonzado- no de veras, claro que sí, estoy dispuesto a ir donde me diga y a la hora que guste; excepto por la mañana muy temprano porque tengo asuntos que resolver, pero prometo que a partir de las 9 de la mañana estaré donde me diga -si la chica accede, al brujo se le presenta uno de los días más interesantes y movidos que haya tenido en el último lustro porque mañana por la mañana el susodicho tiene un encuentro con un brujo oscuro del hampa neoyorquino que se ha ofrecido a darle respuestas sobre su problema con el control de la magia- ¿le parece si hacemos algo informal? Este traje me empieza a apretar demasiado, como todos los que uso. Sueño con el día en el que las reuniones de trabajo se hagan en vaqueros y sudadera -bromea. De forma natural baja la mirada hacia las manos de la muchacha, que es dónde está mirando ella y comprende que está todavía ensimismada por lo vivido hace unos minutos. Y quién no; la magia lo hace sentirse a uno especial.
Noah Bennet
avatar
Brujo Novato
Mensajes :
56

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Adrianna Birdwhistle el Mar Ago 27, 2013 4:57 am

Le contempla aun fascinada, puede percibir aun ese leve cosquilleo rondando por su piel, sin duda es algo indescriptible. Controlar los dones de la madre naturaleza, era único, unas de las mil razones por las que la hechizaba la magia. Volvió a ver la llama azul, estaba empezando a asociarla a Noah, quizás era una representación de sí mismo. Aunque le quedaba bastante por conocer de él, y constatar que eso era cierto. – Esa es la idea, que el otro tenga el teléfono. Para poder ponernos en contacto. – al comienzo le entristeció sus palabras, pero poco duraron antes de asaltar a la joven con una broma, él brillaba con un gran humor y un carácter atrayente, decidido, no le veía dudar nunca de sus palabras.

- Creo que esa chica es afortunada, y rápida. –le siguió el juego en la broma. A los pocos segundos sintió de nuevo las mejillas rojas. – Me temo que aún no me acostumbro a los halagos Noah, no creo ser como me ve, pero gracias.

Ella no se distinguía como “bonita” eso era un detalle descuidado, al que pocas veces, casi nunca le solía hacer caso. Estaba demasiado concentrada en las lecturas para fijarse en un detalle tan insignificante. Pero que lo hubiera dicho, la hizo mirarse en el reflejo de la ventana del local. El cristal le devolvió su imagen: Una joven delgada y de estatura media –alta, con la ropa varias tallas más grandes, tapando sus formas. Como indicaba Magnus “chica con complejo de chico” siempre con pantalones, olvidándose a veces que era una mujer. Suspiró, tenía el cabello revuelto y sus ojos reflejaban ser bellos, pero ahora sin maquillar eran un poco sosos. Magnus haría algún tipo de comentario mordaz, pero prefirió no pensar en cual.

- Perdón me distraje, -recordó que debía darle un lugar para recogerla. Le parecía tan extraño aquello ¿Cuándo se imaginó teniendo una cita? Para ser francos, nunca había manejado esa opción. - ¿Le importaría ir a recogerme a casa de Magnus Bane? Es que soy un desastre de la orientación – intentó corregirse.- Es decir, si me sueltan en mitad de una selva, o bosque sería capaz de guiarme sin problemas. Pero la ciudad, no sé qué tiene, pero casi siempre acabo en una calle que no pretendía ir. – La joven abrió la aplicación de gps que siempre usaba. Marcó la dirección enviándosela al móvil de Noah, reconocido y registrado. – Por si no sabe la dirección, le esperaré a las nueve si le viene bien o nueve y media. Claro, mejor informal, no quiero obligarle a vestir algo que le haga sentir incómodo.

Si bien el traje no le quedaba nada mal, pero prefería no morirse de la vergüenza contemplándolo todo el día. Trataba de hacer una imagen de Noah informal, estaba segura que también se volvería roja como un tomate en la cita. Y le hizo recordar algo, su ropa, la mayoría estaba en el Instituto, tendría que ir de compras con Magnus urgentemente. A menos que se quisiera presentar con su camisa de Iron-man, nunca, menos en una cita.

- Esperare impaciente a mañana, ha sido un placer conocerle Noah Bennet - ¿Cómo se despedía? Dos besos era muy atrevido, y no sabía si lo encajaría como cortesía. ¿Un saludo con la mano? Un tanto frívolo, así que le dio la mano. Le fascinaba como encajaban, el calor que desprendía él, ese fuego era una diminuta droga, a la que se estaba haciendo adicta. Adrianna casi salta cuando sonó el teléfono, y miró quien podía estar llamando.- Hablando del rey de Roma, tengo que irme. – Se despidió a prisa dejando al camarero un billete de veinte, no iba a consentir que Noah pagara la cuenta de ambos. Al menos pagaría su parte y una propina para animar al camarero.

Se sentía eufórica, pudiendo olvidar por completo el caos de la ciudad, y los extraños sucesos que estaban ocurriendo en tan poco tiempo. El mundo no iba a irse a pique porque no estuviera por un tiempo detrás de todos los demonios del submundo. Ella también se merecía un poco de atención ¿no? Además, se lo debía por todas las veces que situó su trabajo por delante de su felicidad personal.
Adrianna Birdwhistle
avatar
Mensajes :
553

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Inquisidora H. Blackthorn el Dom Sep 08, 2013 7:04 pm

TEMA CERRADO
Inquisidora H. Blackthorn
avatar
Inquisidor de La Clave
Mensajes :
418

Volver arriba Ir abajo

Re: Freak's Pulse [Noah Bennet]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.